Blog de Jairo del Agua

¿Iglesia en salida o Iglesia en salazón? - (Sal de tu tierra)

22.11.16 | 08:00. Archivado en Religión

.

Me sorprende la algarabía de una frase tan imprecisa como "Iglesia en salida" que no deja de ser un eslogan. Si leo literalmente, he de concluir que hace mucho tiempo que la gente está saliendo de la Iglesia, especialmente los menos viejos. Muchos han tomado la "salida de emergencias" porque el ambiente se les ha hecho irrespirable, e irracional la "religión mágica" que se sigue sosteniendo (en especial el extraviado recurso a los "sacacorchos de un dios botellón").

Personalmente puedo dar testimonio de las veces que me han empujado hasta la "escalera de incendios", precisamente los que más presumen de eclesiales. Es la paradoja de la "contradicción de los buenos". Pero no han conseguido que "salga" ni de mi fe, ni de mi vocación. Porque estoy convencido de que no hay nada más atractivo, racional, humano y humanizante que el Evangelio.

Por tanto, algo o mucho se está haciendo mal. En mi larga reflexión anterior, por ejemplo, creo haber demostrado que la Liturgia "actualizada" (¡qué pena de ocasión perdida!) entorpece en vez de atraer e iluminar a la gente de hoy. Es una demostración de autoritarismo y no de misericordia. En religión no se avanza con ferias, viajes, jubileos y carteles publicitarios, sino con autenticidad, profundidad y testimonio coherente.

Aún situándome en la buena intención con que se ha lanzado esa frase, me sigue pareciendo muy corta y confusa. De hecho, también quiere "salir" la Presidente del Banco Santander, según reciente declaración. Pero ella tiene muy claro a dónde y para qué: Para fidelizar (atención a esta palabra) y aumentar la clientela.

Y esa es la cuestión cardinal: ¿Salir a dónde? ¿Para qué? ¿Quiénes? Me encanta que los católicos escuchen al Papa. Pero recelo de quienes jalean al jefe como los adulones de mi antigua empresa. (Eso mismo acaba de decir Francisco: "Tengo miedo a los aduladores"). Eso de "salir" es viejísimo e incompleto. Lo cristiano y cabal es: "Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura" (Mc 16,15). Es el mandato final, justo antes de levantar los pies de esta oscurecida tierra.
.

¿Salir a dónde? A toda criatura sin exclusión, sin sectarismos, sin acepción de personas. "Periferia" somos todos los laicos que estamos fuera del poder y la administración de la Iglesia institucional. "Pobres" somos todos -incluidos los religiosos- con pobrezas de distintos colores, pero todos pobres. Sin esta premisa, no nos podemos llamar "católicos", porque católico significa "universal".

¡Claro que existen urgencias, claro que hay prioridades! No es lo mismo el que se desangra que quien sufre mala digestión. Es más urgente atender al apaleado por los bandidos que convertir a Zaqueo. Pero todo, todo es "salida" exigida por el Evangelio. La tortícolis no es "católica", lo diga Agamenón o su porquero.

¿Para qué? Para predicar el Evangelio, para sembrar de luz el mundo. Para eso vino el Señor, no para expiar nada, ni pagar por pecado alguno, sino para sacarnos de la oscuridad con la luz de su vida y su palabra, para convertirnos en seres "humanos". (¿Habrán leído los teólogos ultras el capítulo primero de Juan?).

¿Quiénes? Pues el Clero, lo que llamamos la Iglesia institucional. Esa instrucción final se la dio a los "apóstoles" en la despedida, no la citó en el Monte a la muchedumbre. Porque los laicos (creyentes y no creyentes) estamos fuera, somos el objeto y no el sujeto de la predicación.

Los cristianos laicos difundimos el Evangelio con el "testimonio" principalmente, salvo los atrevidos "predicadores de papel", como este osado escribidor, que "anuncia" Evangelio (con peligro de que le despeñen) y "denuncia" a quienes lo evitan o manipulan de palabra u obra. ¿A quiénes acusa Francisco de "autorreferenciales"? ¿Quiénes tienen necesidad de "oler a oveja"? Los laicos somos las ovejas del redil o perdidas en el campo, todas necesitadas y hambrientas, sobre todo de atención, escucha, cariño y orientación.
.

Hay demasiados religiosos "profesionales" (entiéndase en el sentido más amplio) que están atrincherados, resguardados, ocultos tras sus muros monacales, sus sacristías, sus presbiterios o sus sabidurías varias.

Estos son los que necesitan "salir" con urgencia e impregnarse de "olor a oveja" y no solo de buena colonia o emulsión fragante. Necesitan "salir" al majadal y meterse entre las ovejas, conducirlas, oírlas balar, observar sus heridas, curarlas, echarse a los hombros los frágiles corderitos… ¡Eso es una Iglesia en salida!

Creo que ya os conté la anécdota de aquel buen Párroco franciscano (de los que imaginamos con especial misericordia y humildad) al que sugerí: "¿Por qué no baja después de Misa a interesarse por los fieles, muchos con muletas, en carrito de ruedas, viejitos, enfermos, matrimonios vetustos ejemplarmente juntos, etc.". La respuesta me dejó frio: "¿Como los protestantes? ¡Jamás!". Ese fraile (muy querido por mí, por cierto, porque no sé "desquerer") necesita unas lecciones de "salida". (Él me respondería que yo las necesito de "humildad" por atreverme a escribir lo que escribo).

Resulta que el acto comunitario más sagrado que tenemos los católicos es la santa Misa, la conmemoración de la Cena del Señor: "Haced esto en memoria mía" (Lc 22,19). ¿Pero en qué se nota que es "comunitario"? El cura se limita al "rito obligado" (en ocasiones contradictorio con el Abba de Jesús), con mínima participación de los fieles, casi siempre a toda pastilla, ordena "daos la paz" (él no la necesita) y después "te tira la comunión" en vez de entregártela con unción.
.

¡Perdonadme los curas buenos que me leéis! Pero debo confesaros que la mayoría de curas católicos parecen "conejotes de Alicia en el país de las maravillas" que salen, presiden "el rito" y se van corriendo con su gran reloj a refugiarse en la sacristía: "¡Me voy, me voy, me voy!"

Bajar del presbiterio (algunos altísimos) no es litúrgico, no lo exige ningún canon y es contaminante para personas célibes a los que el contacto con la gente puede inducir a tentación.

Y, por supuesto, nada de parecerse a los "pastores herejes" de otras confesiones. ¡Eso ya sería el colmo! Desde luego los "sabios liturgistas" necesitan salir y darse un buen baño de oveja. Pero no quieren perder su perfumado olor a "gente de arriba", dirigente, distinta, entendida, no como estos pobres publicanos que vamos a Misa con vergüenza.

Hay quienes creen que "salir" significa marcharse a otro país o a Roma a hacer la tesis doctoral. Creo que "salir" es sinónimo de "entregarse", de dar lo que llevas dentro, aunque nunca hayas salido de los muros de un monasterio, del sudor de tu trabajo o del calor de una familia cristiana. ¡Cuánto bien están haciendo hoy algunas "clausuras" de religiosos y religiosas, antaño bien cerradas, acogiendo y guiando a los que buscan!

Para "salir" a predicar hay que estar previamente preñado de Evangelio, sentir pasión por la Buena Noticia, porque nadie da lo que no tiene y antes de salir hay que "haber entrado".

Y además haber aprendido a "actualizar" el lenguaje judío de entonces para hablar hoy sin imaginarios demonios, sus tentaciones y sus endemoniados; sin castigos divinos, pero sí consecuencias humanas; sin infiernos eternos, sin expiaciones de sangre, sin redención automática, sin sacrificios "divinos" para obtener perdón, etc. ¡Cuánto daño han hecho y hacen estas fantasmagorías a la religión cristiana!

La gran noticia es que Dios es el Todo Amor. Ese es el ovillo de donde debe devanarse toda la doctrina.

Conviene también tener muy presente que la igualdad ni existe, ni es posible. Dios tiene una gran imaginación y no hay dos personas iguales. Como tampoco nuestra "respuesta libre" a sus dones es igual.
.

A la hora de "salir" hay que memorizar a quien fue pionero en la "salida":

"Así nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo en Cristo y somos todos miembros unos de otros. Pero tenemos carismas diferentes, según lo que Dios ha querido dar a cada uno.

El que tenga el carisma de la profecía, que lo ejerza conforme a la fe; el que tenga el de servicio a los demás, que les sirva bien; el que tenga el de enseñar, que se dedique a la enseñanza; el que tenga el de exhortar, que se dedique a exhortar; el que tiene el de repartir limosna, que reparta con generosidad; el que tiene el de presidir, que presida con seriedad; el que hace obras de misericordia, que las haga con alegría" (Rom 12, 5).

Por eso yo he entendido que el lema "Sal de tu tierra" (Domund de este año) empieza con el sustantivo SAL y no con el verbo SALIR, porque "si la SAL se desvirtúa para nada sirve sino para tirarla y que la pise la gente" (Mt 5,13). (Exactamente lo que hoy "pisa" nuestro mundo).
.

Lo verdaderamente importante es ser SAL y empezar por salar a los más cercanos. Después el viento del Espíritu te llevará donde seas necesario sin eslogan publicitarios -los mismos de los Bancos-, y sin imitar los populismos de moda. No todos tienen que SALIR, pero todos tenemos que SALAR. El Espíritu moverá tus pies, sin apenas darte cuenta, cuando quiera que te muevas.
.

Riega y abona las raíces, ponte a la luz del Sol, y favorece tu crecimiento. A su tiempo tus ramas se cargarán de cerezas, de manzanas, de ciruelas o de aquellos frutos que correspondan a tu especie, según el don de Dios. De esos frutos se alimentará la humanidad entera, empezando por los más cercanos. Así avanza el "reino de Dios" en este mundo, no con peregrinaciones turísticas. ¿Quieres ganar indulgencias? Dale el coste de tu viaje a los que no tienen Paz, Pan, Techo o Trabajo (PPTT) y "tendrás un tesoro en el cielo".
.

_____________________________________________________________________________________

_____________________________________________________________________________________
.

____________________________________________________________________________
.

____________________________________________________________________________
.

A veces el perro es más misericordioso que el ausente pastor. Lo sé porque me ha tocado hacer de perro. Y, como ladro cuando oigo el llanto del rebaño, los más puros me llaman molesto y quieren hacerme callar.
.

___________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________


Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Marcia 24.12.16 | 23:02

    "Haced esto en Memoria mía" Lo dice Jesús a todos, hombres y mujeres que le seguían. Los hombres se lo han apropiado, sólo para ellos, un robo.

    "Ve y dile a mis hermanos" mandato de Jesús a la mujer, ella debe evangelizar a ésos soberbios que se creen en posesión de la verdad pero ellos tapan la boca a la mujer para silenciarla y que no pueda decir nada.

    "Quién me ve a mí ve a Dios" dijo Jesús y la Jerarquía sólo ve pecado e inferioridad en la mujer. Hasta Pío XII, la mujer no fue considerada por la jerarquía como imagen de Dios, muchos siguen sin verlo.

    ¿Todavía nos preguntamos por qué se van de la Iglesia? No se van, las echan.

    Un abrazo Jairo.


  • Comentario por Oliva 12.12.16 | 15:31

    ¡Anda! ¡Qué buena idea! Después de ti, Antonio Manuel.

    ¡Feliz semana a todos/as!

  • Comentario por Antonio Manuel 11.12.16 | 23:16

    Literatura amplia. Consejos y mensajes apropiados. Letanía de intenciones...
    ¿Qué tal los testimonios de la obra bien hecha?. Seguro que en tanto saber, habrá bastantes...
    Dadme ejemplos y ahorrad palabras.

  • Comentario por Isabel G 10.12.16 | 06:16

    Gracias Oliva Retribuyo saludos
    Me encantan tus comentarios y me hacen recordar mi años universitarios que fueron acompañados por el estudio de los autores que nombras.Muy hermoso el poema has elegido

  • Comentario por Oliva 09.12.16 | 20:42

    ni piedra de un palacio,
    ni piedra de una iglesia;
    como tú,
    piedra aventurera;
    como tú,
    que tal vez estás hecha
    sólo para una honda,
    piedra pequeña
    y
    ligera...

  • Comentario por Oliva 09.12.16 | 20:40

    De la entrada de J. me quedo con: "salir es sinónimo de entregarse, de dar lo que llevas dentro, aunque nunca hayas salido de los muros de un monasterio, del sudor de tu trabajo o del calor de una familia". Me hizo recordar un poema sobre lo sublime que puede encerrar lo pequeño o lo extraordinario en lo ordinario. La referencia final a la honda, en probable alusión a David y Goliat apunta justo a esta idea.

    COMO TÚ... (León Felipe)

    Así es mi vida,
    piedra,
    como tú. Como tú,
    piedra pequeña;
    como tú,
    piedra ligera;
    como tú,
    canto que ruedas
    por las calzadas
    y por las veredas;
    como tú,
    guijarro humilde de las carreteras;
    como tú,
    que en días de tormenta
    te hundes
    en el cieno de la tierra
    y luego
    centelleas
    bajo los cascos
    y bajo las ruedas;
    como tú, que no has servido
    para ser ni piedra
    de una lonja,
    ni piedra de una audiencia...

  • Comentario por Oliva 09.12.16 | 08:25

    Precisamente, a Foucault me refería cuando citaba el biopoder (control del cuerpo). Es cierto, Isabel, podemos incluir las aportaciones de Bourdieu y G.C., como también las de Giddens. Subrayo tu apunte "La propuesta de Jesús es la única herramienta que puede ofrecer luz a los hombres" pero lo enlazo con lo que me parece una idea valiosísima del artículo de Baldo. Es cierto que algunas de nuestras prácticas religiosas son anacrónicas, pero hay otras prácticas religiosas y otras formas de ser humano hijas de nuestro tiempo (por ej., del artículo: la pujanza del desarrollo personal, la autoayuda, el redescubrimiento de las filosofías orientales, y todas estas corrientes "psi" etc). Forman parte de nuestro andamiaje sociocultural y también empapan nuestras formas de ser cristianos. Podemos (y casi que resulta inevitable) adoptarlas, pero sabiendo que llegará el momento de dejarlas atrás porque no sirvan. El Evangelio es Buena Noticia encarnado en la historia, no fuera de ella. ¡Saludos!

  • Comentario por Isabel G 09.12.16 | 03:40

    Con respecto a la propuesta de Baldo de leer ese texto sobre la sociedad de consumo. he iniciado la lectura y me resulta muy interesante. El autor tiene un marco conceptual y de él deriva todas las conclusiones. La hegemonía del consumo y su incidencia en todos los niveles de la vida humana(incluido el religioso) en el desarrollo del capitalismo es un tema que han tratado, entre otros, García Canclini y Bourdieu.Y Foucault explicó los mecanismos del poder hasta en el control del propio cuerpo.Pero parece que los años futuros marcarán un cambio, con la exacerbación de los nacionalismos, la xenofobia creciente y el individualismo atroz,La propuesta de Jesús es la única herramienta que puede ofrecer luz a los hombres en su devenir por el miundo

  • Comentario por Isabel G 09.12.16 | 03:19

    Me uno al anhelo de unidad entre los cristianos que proponen Oliva y Ramón.Coincido con este último en que la fragmentación que hay en el ámbito religioso es producto de cuestiones vinculadas, especialmente, con los poderes políticos y económicos.Debajo del enfrentamiento entre la Iglesia Católica y Lutero, subyacía la disputa entre el feudalismo en decadencia(apoyado por la primera) y la naciente burguesía(que cerró filas en torno al segundo)Pero los admiradores de Jesús debemos superar esas divisiones y tratarnos como hermanos, según las enseñanzas del Maestro

  • Comentario por BALDO 08.12.16 | 22:00

    Muchas gracias, amigo Saruce. Tienes toda la razón: ese artículo forma parte de un sistema y dentro de él es valido lo que se dice en dicho artículo. El primer eje de ese sistema está en la concepción de los valores y los contravalores como alimento del ser humano. En ese mismo blog tienes un artículo sobre la original y profunda visión sobre los valores y contravalores del profesor y maestro en teología Eladio Chávarri, OP. Si tienes ganas, no dejes deleerlo. No te decepcionará.

  • Comentario por Jairo [Blogger] 08.12.16 | 21:21

    Para los comentaristas y en especial para Gacela:

    El José Luis que ha comentado anteriormente es sacerdote, como él mismo dice. Pero NO es el José Luis que comentaba antaño y que colabora a veces en el Blog.

    Cuando vuelva a entrar el José Luis de antes ya veremos con que nombre entra.

  • Comentario por Saruce 08.12.16 | 18:40

    Amigo Baldo, No me creo capaz de enjuiciar, criticar, o ni siquiera hacer comentarios acertados acerca del artículo que citas, y "que me ha costado leer, en profundidad".
    Me gusta ser agradecido, y alabar, no obstante, los trabajos limpios y bien presentados.
    El único obstáculo que yo he hallado (siempre desde mi humilde atalaya) es que lo he notado bastante canalizador, es decir, si no aceptas los principios iniciales, te pierdes por el camino.
    Espero no haber molestado a nadie.
    Un abrazo a todos.

  • Comentario por Oliva 08.12.16 | 17:41

    Hola, Gacela, ¿qué tal? Gracias, BALDO por el art. Solo he podido ojearlo, pero coincido con Ramón en que es un artículo muy valioso. Si me lo permites, se puede completar (con distancias conceptuales) con otras aportaciones interesantes de la filos. y la socio. Por ejemplo, la pasión por la vida y la evasión de la muerte, el culto al cuerpo o la salud y la fijación por el placer/displacer que son casi al hiper-hedonismo y han sido separados en el artículo en varios epígrafes dentro de las características de las sociedades de consumo, se explican muy bien desde el concepto de "biopolítica" o "biopoder" (regulación social de los individuos a través de los procesos biológicos-vitales). Hay análisis muy ricos sobre las relaciones entre biopolítica y neoliberalismo. También es interesante para el artículo el concepto de modernidad líquida de Bauman (líquidez-perecedero). Aunque, no sé por qué, confundiendo churras y merinas, yo de quien me he acordado es del denostado Heidegger. ¡Besos!

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 08.12.16 | 00:19

    Corroboro que el artículo a que se refiere BALDO tiene unos contenidos muy "valiosos" cuyo precio es el de una lectura tranquila que asimile bien los conceptos y siga todos los pasos de una exposición que es muy clara y pedagógica. El tema es denso y largo. Si uno sabe adentrarse en él, las fascinación es tal que deseará que la exposición se prolongue mucho más. Quien tenga el valor de adentrarse en esa temática leyendo el artículo tres o cuatro veces, si fuera preciso,saldrá sumamente enriquecido con una visión mucho más panorámica y ajustada de lo que realmente es el ser humano, de su proyección en la vida y del desafío que le plantea su libertad de actuación. En otras palabras, partiendo del modelo humano en el que cada cual haya nacido y se haya formado, saldrá convencido de la necesidad imperiosa de contribuir a mejorarlo pacientemente. Es la nuestra una hermosa y reconfortante tarea de "humanización".

  • Comentario por BALDO 07.12.16 | 21:07

    Hoy, amigo Jairo, no voy a comentar tu artículo, sino que deseo invitar a los muchísimos y buenos seguidores que tienes a que lean el artículo LA SOCIEDAD DE CONSUMO, que aparece en antiguosalumnosdominicos.blogia.com. Es una visión profunda, muy diferente a las que comúnmente se explican en conferencias y tratados sobre nuestra sociedad.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 07.12.16 | 20:07

    Bienvenida y bien recibida sea Gacela desde Murcia. Cierto, cuando uno no anda bien, los ánimos se desinflan. No importa. Yo llevo un tiempo hecho una cataplasma y hasta un gripón o catarrón me ha anclado o grapado un par de días a la cama. En esa situación sí que se aprecia la futilidad del tiempo, y de cualquier empresa humana. Vanidad, pura vanidad, todo vanidad. ¡Y qué insensato resulta verse a uno mismo preocupado por tantas vanidades! Afortunadamente, el timón de este barco (entiendo por tal el mundo y la vida de cada cual) no está en sus manos sino en las de un patrón que lo conduce lejos de los acantilados hacia un destino luminoso y gozoso. Pero cuando uno recupera algo las fuerzas, el peligro está en volver a creerse un Sansón o un imprescindible cuando, postrado, se valoraba como una piltrafa. Creo que se está más cerca de la verdad en los momentos de postración que en los de euforia porque la verdad es hermana gemela de la humildad. Buen ánimo, Gacela.

  • Comentario por Gacela desde Murcia 06.12.16 | 21:18

    Ya veo como os decía que saldría mal como así ha sido otro día os comento bien mas cosas. No se si Jairo sabe arreglar ,al menos juntar lo escrito .Hasta pronto bs.

  • Comentario por Gacela desde Murcia 06.12.16 | 21:13

    .
    No me lo puedo creer !!Se me ha borrado todo.!!En definitiva decía que vuelvo por que necesito leeros aprender compartir.Cuando dejé de participar no me encontraba muy bien de salud ni de ánimo, ahora con fuerzas renovadas aquí estoy.

    Querido Jairo y comentaristas. Soy un poco irregular en esto del blog. Me fui hace un tiempo y vuelvo, necesito compartir con vosotros lo que el espíritu me dice. Cuando me fui no estaba bien de salud ni tampoco mentalmente y me cansaban algunos comentaristas, miraba hacia mi interior ....ahora con fuerzas renovadas me integro en esta gran familia en salida (me gusta lo de la sal) y voy sabiendo mas de vosotros por ej. Que José Luis es pastor ...y yo que antes lo hacia un padre de familia !!! bueno que aquí estoy otra vez para aprender compartir y seguir perteneciendo a ese blog. Perdonaréis porque a veces soy como el Guadiana !desaparezco por un tiempo !!.Besos.

  • Comentario por saruce 04.12.16 | 20:15

    Ramón_HM, querido amigo, creo que confundes mi esperanza, con una presunta "sabiduría"(02.12 | 22.16).
    Hace unos cincuenta años, un teólogo que después recibió el título de Hijo Adoptivo de Andalucía, nos comentó su admiración por Lutero, y la injusticia que según él, se había hecho con su obra.
    Eran tiempos en los que algunos jóvenes soñábamos que la unión de las iglesias cristianas, era cosa de días.
    Nuestra inquietud intelectual y espiritual, no nos dejaba entender que, tras el Vaticano II no se abriesen todas las puertas y ventanas, para abrazar a "nuestros hermanos separados".
    Yo pagaría de mi peculio particular, que el papa Francisco, y todos los jefes de las iglesias cristianas, vestidos de calle, se fuesen a tomar unas copas, y luego salieran del bar cogidos por el hombro y cantando "Asturias patria querida".
    Luego se grabaría el vídeo correspondiente, y a la Red.
    Igual método con los jefes de todas las iglesias.

  • Comentario por Oliva 03.12.16 | 12:35

    "Muchos, demasiados católicos, olvidamos nuestras señas de identidad y hacemos el ridículo más sonoro. El signo por el que empezó a reconocerse a los cristianos fue aquella rotunda admiración: "¡Mirad cómo se aman!" (1). Hoy día, cualquiera que surfee un poquito por páginas religiosas podría decirnos: ¡Mirad cómo se insultan, juzgan y apedrean! ¿Por qué? Porque olvidamos el Evangelio y negamos el Espíritu. Repetimos lo mismo que nuestro Señor censuró: el fanatismo, el rigorismo humano y la rigidez de una religión miope que se apega a lo secundario (letra, rito, doctrina y tradición) y olvida lo principal (el amor, el Espíritu y el camino a la plenitud). Nos lo dejó clarísimo en su testamento: "Os doy un mandamiento nuevo, que os améis unos a otros; igual que yo os he amado, amaos también entre vosotros. En esto conocerán que sois discípulos míos, en que os amáis unos a otros" (Jn 13,34)."

    Jairo (03/04/2011)

  • Comentario por Oliva 03.12.16 | 12:28

    ¡No, Ramón, qué va! Se te entendía perfectamente. Es que a mi los 1000 caracteres no me daban para más, por mucho que borraba. Te pido disculpas por el malentendido. ¡Si es que cuando hablo, sube...!

    Y sin embargo...¡mirad cómo se apedrean!, que decía Jairo en una entrada de hace unos años.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 03.12.16 | 11:56

    Agradezco a Oliva que ponga de relieve un "evidente peligro", en el que yo no había caído, al hablar de que "el cristianismo tiene que extender, sin complejos, su mensaje de salvación y de alegría a todos los seres humanos": considerar a los otros como ovejas descarriadas a las que es preciso reconducir o adoctrinar. Espero que el contexto haya dejado claro que en mi afirmación no hay nada de eso ni de proselitismo. En él se ve claro que el Evangelio es, sobre todo, "vida y alegría", valores que solo se expanden por contagio y por comunicación. El gran drama del cristianismo de nuestro tiempo, a mi criterio, es que los cristianos, viviendo en el mismo mundo defectuoso que los demás, no estamos demostrando que tenemos un enorme plus de vitalidad y que nuestra vida es incluso más feliz y alegre que la suya. "¡Mirad cómo se aman!", decían los paganos de los primitivos cristianos. Ese, creo yo, debe ser el camino de la nueva o renovada evangelización.

  • Comentario por Oliva 03.12.16 | 11:08

    Coincido con Saruce y con Ramón. En la adolescencia me acerqué una mañana al servicio dominical de una iglesia evangélica. Creíamos en un mismo Dios y compartíamos un mismo seguimiento a Jesús, así que el resto de diferencias no me parecían tan trascendentales. Debo decir que fue una experiencia preciosa. El buen hombre que tenía a mi lado, al otro extremos del banco, se me acercó y, sin hacerme ninguna pregunta me alargó su libro de oraciones, me indicó por dónde tenía que leer y rezamos juntos. Lo de "entender que el cristianismo tiene que extender, sin complejos, su mensaje de salvación y de alegría a todos los seres humanos", sí, pero si me lo permite Ramón, lo "entre-comillo". A mi me produce cierto sarpullido cuando algunos (subrayo algunos), tienden a considerar a los "no creyentes" como ovejas descarriadas que hay que reconducir. Eso es cierta deformación, según creo. A mi son ellos los que me han ido enseñando el rostro del Padre y me han acercado un poco más a Jesús. Saludos.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 02.12.16 | 22:16

    Las sabias últimas líneas de "saruce" me recuerdan a pPaco elogiando la figura de Lutero. En los años 67-70 hice estudios de posgrado sobre ecumenismo en París y Ginebra. Desde luego y sin ambages, Lutero me pareció un "profeta". Ya entonces me atreví a decir que la unión de las Iglesias vendría de que los cristianos comenzáramos a caminar y a orar juntos, seguro de que, de hacerlo, las supuestas diferencias dogmáticas se irían disolviendo ellas solas como azucarillos en el agua. Siempre he pensado que las desunión se ha debido fundamentalmente a causas políticas, culturales, sociales y económicas. Decir esto entonces y más todavía participar en algún acto de convivencia (en Inglaterra conviví tres meses con baptistas, congregacionalistas y metodistas) era todo un despropósito, pero hoy, creo, estamos en condiciones de entender que el cristianismo tiene que extender, sin complejos, su mensaje de salvación y de alegría a todos los seres humanos.

  • Comentario por saruce 02.12.16 | 14:24

    A veces, actualizarse no consiste en cambiar personalmente, sino en abrirse más en nuestro entorno, colocarnos las gafas de ver mejor, acostumbrarnos a caminar sin orejeras, y a meditar internamente, en lugar de escuchar con atención tantas consignas enlatadas.
    Al final de este proceso, que no tiene por qué ser catártico, nos miraremos a nuestro espejo habitual, y probablemente veamos ante nosotros, la misma figura de antes.
    Pero nuestra actitud sí que habrá variado, al integrar en nuestra mente y en nuestro corazón, a cuantos conforman nuestro derredor, conocidos y desconocidos, que serán susceptibles de ser amados por nosotros, por el mero hecho de estar ahí.
    Y no será necesario que nos anunciemos, sino que "actuemos" como cristianos, como seguidores de Jesús el Nazareno, dando ejemplo de buena gente, amigable, solidaria y alegre.
    Cuidemos la sal en nuestras comidas, pero derrochémosla en forma de alegría, en nuestra vida.

  • Comentario por Oliva 01.12.16 | 20:45

    No hay nada que agradecer, Ramón. ¡Y tienes razón! Así que...¡hala! a preparar y allanar el camino de vuelta a la infancia; o a desempolvar cada uno su propio pesebre, mismamente.

    Un abrazo a todos/as.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 01.12.16 | 20:11

    Agradezco a Oliva su deferencia con las ideas simplonas que yo he expuesto, pero que son tan hermosas por su propio esplendor. Los versos de Helder Cámara son muy atinados. Hay otro partir, muy determinante y evangélico, que acontece dentro de uno mismo:salir del hombre encorsetado, del ego encumbrado y del papel social que uno se atribuye, para retornar al niño que siempre se es, a fin de poder alcanzar el reino de los cielos. Identificando la Navidad con la infancia, la de Dios en la celebración litúrgica, tan llena de contenidos,y la nuestra en la celebración social, tan atiborrada de luces, cantos y parabienes, hoy he felicitado ya a una buena partida de amigos invitándolos a hacerse niños para vivir a fondo los días que vienen. Lo de "si no os hiciereis como niños..." es medicina que cura muchas enfermedades del alma. Orgullo, avaricia y dominio casan mal con la idea de niño. En este espíritu, feliz Navidad ya a todos los comentaristas y lectores del blog de Jairo.

  • Comentario por Oliva 01.12.16 | 16:10

    Leyendo a Ramón recordé unos preciosos versos de Helder Cámara. Son estos:

    "Partir es, ante todo,
    salir de uno mismo.
    Romper la coraza del egoísmo
    que intenta aprisionarnos
    en nuestro propio yo.
    Partir es dejar de dar vueltas
    alrededor de uno mismo.
    Como si ese fuera
    el centro del mundo y de la vida.
    Partir es no dejarse encerrar
    en el círculo de los problemas
    del pequeño mundo al que pertenecemos.
    Cualquiera que sea su importancia,
    la humanidad es más grande.
    Y es a ella a quien debemos servir.
    Partir no es devorar kilómetros,
    atravesar los mares
    o alcanzar velocidades supersónicas.
    Es ante todo
    abrirse a los otros,
    descubrirnos, ir a su encuentro.
    Abrirse a otras ideas,
    incluso a las que se oponen a las nuestras.
    Es tener el aire de
    un buen caminante"

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 30.11.16 | 11:14

    Hay una pugna tremenda sobre la "asignatura de religión". De mantenerse, cosa que parece vital para nuestros obispos pero que irá despareciendo de la enseñanza oficial, no debería ser más que "cultural", información del fenómeno religioso, no adoctrinamiento. De ahí que sea muy poco lo que está en juego en esa pugna, pues hay otras dos cátedras en las que debería no solo enseñarse religión, sino también sembrarse para que viva y crezca con el resplandor del valor que es, muy distinto del cultural. Me refiero a la familia y a la parroqquia. Tengo la impresión de que ambas cátedras no funcionan como es debido y eso sí que tiene trascendencia para la Iglesia y también para la sociedad. La religión, y más en particular la cristiana, es un plus enorme de la vida que, en este mundo, se abre por completo a la fraternidad y, en el otro, traspasa las barreras del tiempo con una esperanza radical en que Dios, misericordioso padre, nos abre las puertas de nuestro definitivo hogar.

  • Comentario por Oliva 29.11.16 | 18:38

    "el evangelio o es vida o no es nada, como señala Ramón". Errata. "el cristianismo o es vida o no es nada, como señala Ramón".

  • Comentario por Oliva 29.11.16 | 15:06

    Debo suponer que “sal de tu tierra” se refiere a la crítica de endogamia hecha a cierta comunidades: volcadas hacia dentro, hacia sus ritos y costumbres y llenando la religiosidad de espiritualidad, pero vaciándola de evangelio. En definitiva, una espiritualidad (y una religiosidad) poco cristiana (el evangelio o es vida o no es nada, como señala Ramón, y, también Castillejo y Saruce). Es verdad, como dice Jairo, que es una frase incompleta: salir, ¿hacia dónde? Pero tampoco le podemos pedir más a un eslogan.
    Con respecto a aquello de “sal (como condimento) de tu tierra”. Sí y no. Arraigamos en lo cotidiano, que es nuestro punto de partida (nuestra comunidad), pero sin olvidar que somos llamados al “mundo”. En ese sentido somos “sal de la tierra” antes que “sal de nuestra tierra”. Quiero decir, la sal, como las sámaras, mejor donde la lleve el viento. ¡Saludos!

  • Comentario por Castillejo 25.11.16 | 20:52

    Dices:"Porque los laicos (creyentes y no creyentes) estamos fuera, somos el objeto y no el sujeto de la predicación" Sí pero no, aunque sí. ¿A dónde quiero ir a parar? Que los laicos militantes tenemos como misión la predicación a lo Francisco de Asís; es decir: de presencia, de obras, de hechos, de testimonios, de comportamientos, de gentilezas, de favores, de ayudas, de servicios, de trabajos hechos con muchísimo amor, de también aguantes de tomo y lomo. No somos sermoneros pero sí testimoniales con muchísima alegría, sentido del humor, incluso con "guasa" en esta sociedad variopinta que nos ha tocado vivir con el mejor de lo mejor de nuestro espíritu. Y todo por una causa: Jesús y de rebote nuestra propia felicidad y sosiego.
    _________________________________

    Amigo Castillejo: ¡Me encanta tu forma de comentar! Vas a lo concreto. Eso me ayuda y supongo ayuda a quien lee estos comentarios.

    Gracias.

    Jairo

  • Comentario por Castillejo 25.11.16 | 20:33

    Dices: "Periferia" somos todos los laicos que estamos fuera del poder y la administración de la Iglesia institucional". Disiento. He leído con el afecto de siempre tu poliédrico artículo y me voy a detener sólo en el punto con el que inicio mi entrada.- Yo opino que hay laicos y laicos, todos muy dignos e hijos del Padre, pero los hay en las periferias y los habemos en las entrañas de la Iglesia sin ser parte contratante de la segunda parte. Me explico: ni soy ni quiero ser "autóritas", soy simplemente un cristiano que siente su credo y participa activamente en la liturgia de la Iglesia. No es que haga las lecturas, que no, sino que voy al templo y concelebro desde mi laicidad, estoy unido a los más de dos que estamos reunidos en la Eucaristía (y por tanto con Jesús entre nosotros) Por tanto no me considero en la periferia sino en el cogollo.-Veo la periferia, me apiado de ella, la ayudo en lo que puedo, pido a Jesús por ella y por los que son, digamos, jerarquía.

  • Comentario por José Luis 25.11.16 | 16:24

    Buen artículo, para meditar lentamente y sobre todo para examinarse uno, para ver como está siendo pastor.
    Aunque para mí el eslogan del Domund hace referencia al salir, pienso, que como dices, también se puede aplicar a ser sal, que es lo que tenemos que ser los seguidores de Jesús de Nazaret.
    ¡Ánimo! Los pastores como yo necesitamos oír tu voz, la voz de los laicos comprometidos, que nos ayude a aterrizar más.Bendiciones

  • Comentario por saruce 24.11.16 | 13:42

    Cont.
    Hace unos días, he echado un vistazo general a algunas de nuestras publicaciones, en papel y digitales, a los movimientos sociales y religiosos, en general, y me he topado con una realidad, que no califico de triste ni alegre, sino de simple realidad, y que cada cual lo tome como desee.
    El evangelio, es decir, el mensaje cristiano, se mire como se mire, es un canto al amor, amor al Creador, al Padre, a los iguales, entrega y solidaridad con la causa humana común.
    Pero para llegar a esas conclusiones, el Evangelio ha de ser bien divulgado, quizás no de golpe, no de una sola vez, sino por partes, como decía en broma, en mi anterior comentario.
    Es más fácil implementar el odio, como liturgia de andar por casa, que el amor, ya que éste es justo y solidario, y hace hermanos, mientras que el odio divide, y genera esclavitud.
    ¿Alguno de vosotros entra en la Red, últimamente?.
    ¿Alguna idea para sustituir ese odio por amor?.

  • Comentario por saruce 24.11.16 | 13:18

    Vayamos por partes, como dijo el descuartizador (broma).
    Amigo Jairo, me ha encantado la expresión "preñarse del Evangelio", para hacer a los demás partícipes del mismo.
    Hay pocos temas que se puedan dejar pasar, en esta sucesión de telegramas, sentencias o pensamientos cristianos, que nos has dedicado en esta ocasión.
    Un post bastante rico, del que se pueden extraer un buen número de meditaciones, a cuál con vida más propia,que diría yo mismo.
    Soy poco dado a los eslóganes destinados a las muchedumbres, porque a la larga, la conversión no deja de ser algo íntimo, e individual.
    Y quizás difiero con el conjunto del post, en que no me gusta darle trabajo a los demás, cuando yo no pueda ejecutarlo.
    Posiblemente haya algo de pereza, de miedo, o de confusión, entre los componentes humanos de nuestras instituciones, que algunos critican o justifican como inmovilismo.
    Pero, ¿qué cree o piensa cada uno de esos "inmóviles aparentes"?.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín 22.11.16 | 13:52

    Jairo, muy ocurrente y sugestivo lo del perro dándole el biberón al chivo y, por ende, la visión del reino de Dios como una obra común de todos los creyentes. Si me permites un consejo, no te obsesiones con las jerarquías y demás detentores del "poder jurídico" de la sociedad eclesial. A cada uno le irá conforme a la misión a que se dedique. Lo importante, tal me parece, es hablar en positivo, abrir caminos, iluminar panoramas y desvelar el auténtico rostro del Dios que nos inunda y circunda para que nos sintamos realmente ricos con sus incorruptibles riquezas. Estar fuera, salir, entrar, es lo de menos. Lo demás es vivir. El cristianismo es vida o no es nada. Desde luego, no es un mamotreto de dogmas, ni un voluminoso código canónico, ni un hermoso misal, ni un colegio cardenalicio, ni una conferencia episcopal, ni un ejército de curas. Simplemente, es Dios viviendo en cada ser humano. Nuestro "salado" Dios nos está "salando" a su gusto.
    _________________________________


    ¡Bienvenido de nuevo a tu casa amigo Ramón! Dicho esto te aclaro: Cuando predicas un Camino es inevitable recomendar las "piedras" que hay que quitar. La moneda de oro más preciosa tiene anverso y reverso, cara y cruz. Eso es el Evangelio, que es lo que intento predicar para los hombres libres de este tiempo.

    Hasta las Parábolas están llenas de "anuncios" y "denuncias". Coge alguna de las más positivas como "el hijo pródigo" o "el buen samaritano" y te encontrarás con ambas partes.

    No estoy obsesionado con las jerarquías o la ley. ¡¡Estoy obsesionado con el Evangelio!!

    Jairo del Agua

Domingo, 17 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031