Blog de Jairo del Agua

Ni salvados, ni redimidos I - (¿Por qué te escandalizas?)

24.02.13 | 08:00. Archivado en Religión
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

Descanso

¿Acaso ya eres un ser humano maduro, equilibrado, pleno, redimido? El que piensa que ya ha llegado no moverá un solo pie.

La redención no es algo estático, no es un punto de llegada, sino un empujón de salida, un dinamismo de vida ("He venido para que tengan vida..." - Jn 10,10), una puerta abierta ("Yo soy la puerta..." - Jn 10,7), un camino que se nos tiende ("Yo soy el Camino..." - Jn 14,6), una esperanza cierta de que el dolor y la muerte terminarán en resurrección. Porque Dios mismo se ha solidarizado con el ser humano y se ha puesto al frente de nuestra caravana de evolución.

Las teorías, las teologías, los libros, las creencias, las sacralizaciones, no redimen. Lo que redime es la transformación de la vida humana real. Si los cristianos estuviéramos "realmente" redimidos, el mundo habría avanzado muchísimo más hacia la paz, la bondad y la justicia.

Es la "adhesión" al Redentor (al Modelo) y la "transformación" personal real, siguiendo su ejemplo, lo que nos redime y humaniza. La Escritura está llena de alusiones a la salvación como futuro, no como presente. Solo como ejemplo: "Al que sigue buen camino le haré ver la salvación de Dios" (Sal 49). "El que persevere hasta el fin se salvará" (Mt 10,22).

Con todo, lo que más oscurece el auténtico rostro del Amor Creador es la creencia tradicional en la redención como "pago puntual" de efectos inmediatos y milagrosos. De ahí el título de esta meditación, que pretende ser un mazazo en nuestra dormida conciencia para despertar y darnos cuenta:

Creación del sol y luna

- Que hay ídolos que necesitan ser expulsados de nuestra memoria. Como el "dios terrible y vengativo" que nos han predicado -con buena intención si duda- durante siglos.

Solo la necesidad humana de una Transcendencia nos ha llevado a enterrar en el subconsciente la "irracionalidad del ídolo" y hacerle convivir con el Dios bueno y verdadero que intuye nuestro corazón.

A la "conservación del ídolo" nos hemos visto empujados por el miedo a la amenaza del "poder religioso" de vernos privados de la ansiada salvación si nos apartábamos de tal creencia. Sustentada, además, en la incoherente explicación de que "cobrarse en el Hijo" los pecados de los hombres era la máxima demostración de amor. Menos mal que muchos fieles (y los santos) se quedaron con el amor coherente y pasaron de puntillas por las explicaciones incoherentes.

- Que tenemos que caer, por fin, en que no existe un "carnet de redimido", sino un camino progresivo de humanización que nos redime y nos salva del fracaso como seres humanos.
.
Lectora en PC 1

Una piadosa lectora de este artículo -publicado en distintas ocasiones y medios- se llenó de gozo tras su lectura. Pero, después, le entraron escrúpulos sobre su ortodoxia (el miedo que acabo de mencionar). Escribió rápidamente a un jesuita de su confianza, le adjunto el texto y le preguntó sobre su fiabilidad.

El sacerdote le respondió que nada había que temer, que lo recogido en el artículo era correcto y conocido por los teólogos. Pero que el título era provocativo y podría escandalizar.

Ciertamente, el título es intencionadamente provocativo. Pretende romper el tabú de un "dios sádico", predicado durante siglos y vendido como cristiano. Pretende descolgar a los católicos de una perniciosa "tradición de barro". Pretende animar a los curas a reconocer el error y predicar la verdad radiante que hoy podemos contemplar. Me rebelo públicamente contra esa ignorancia, indiferencia u omisión en la que muchos clérigos siguen instalados.

¡Con cuánta fuerza deseo que las certezas que expondré lleguen a todos para que se alegren con la Buena Noticia! "¡Fuego he venido a traer a la tierra y qué he de querer sino que arda!" (Lc 12,49). Porque yo no me he inventado cuanto afirmaré o negaré, sino que está escondido en los bordados del Evangelio y en el corazón de los que buscan con pasión sincera el rostro de Dios.

Gallo 3

Por contra, niego rotundamente que esta meditación pueda escandalizar. ¿Escandaliza el gallo que anuncia con su intempestivo canto que nace la aurora? Quien se escandaliza de la luz es que no quiere salir de la caverna de un error de siglos, solo disculpable por la humana "limitación" y por el tan extendido "ambiente" de coacción religiosa.

Sé que este título es una pedrada en el ojo cristalizado de los tradicionalistas inmóviles. Sé que grito lo que muchos curas deberían predicar y no predican. Sé que nuestra anticuada liturgia está plagada de la sádica teoría y no parece que quieran limpiarla. Sé que soy una voz insignificante queriendo cavar una fuente en el desierto y aliviar las gargantas resecas por tantas abstracciones, rutinas e incoherencias. Sé que amo el agua, la luz y la vida que brota en el Pueblo de Dios, aunque algunos dirigentes no quieran reconocerlo…

Por eso grito y seguiré gritando año tras año hasta que me quede sin voz:

- ¡Ni salvados, ni redimidos… de esa manera que nos contaron! Aquello era y es una aberración.

- ¡Ni salvados, ni redimidos… automáticamente! Es necesaria la colaboración del hombre, es necesaria la apertura del ser humano a la redención ofrecida. Lo dijo san Agustín: "Dios que te creó sin ti, no te salvará sin ti".
.

.

(Seguiré en unos días)

___________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________

.

Tropezar

Meditaciones desde la calle

¿En qué Dios crees?
.

¿A quién oras?
.

¿Por qué crees?

¿Porque te lo han dicho o porque has identificado el lenguaje de tu corazón?

Precisamente ahí nacen las certezas y las evidencias.
.

Dios guie tuspasos

¿Tu fe es de papel o de sólida roca?

Las meditaciones de este libro te ayudarán a analizarte y a construir sólido cimiento a lo que crees, a lo que oras y a lo que obras.

Lo escribí para ti, después de larga búsqueda, para que evites mis dolores y mis errores.

.

.

Consíguelo en tu Librería o por Internet:

Amazon: http://www.amazon.es/Meditaciones-desde-calle-Expresar-Teologico/dp/8493761508/ref=sr_1_3?ie=UTF8&qid=1318324237&sr=8-3

FNAC: http://busqueda.fnac.es/ia238636/Jairo-del-Agua

____________________________________________________________________________

____________________________________________________________________________

.

Un lugar para morir

Hace unas semanas publiqué aquí un artículo de Mariá Moreno, un humanista que trabaja por la transformación personal y social.

Ahora ha publicado, en versión digital, una magnífica novela: "Un lugar para morir, un lugar para nacer"
Si estás interesado en tu transformación personal y la del mundo, la puedes descargar por poco más un euro en Literanda:

http://www.literanda.com/librerias/autor/narrativa-contemporanea/moreno-maria/109-un-lugar-para-morir-un-lugar-para-nacer

___________________________________________________________________________

___________________________________________________________________________


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por mª pilar 08.03.13 | 22:25

    Precioso el tema que nos presenta Jairo.
    Cuando lo leí por primera vez (más corto) me llenó de esperanza; el mismo efecto causó a cuantas personas se lo envié como medio para…:

    Una hermosa oración de entrega total, llena de esperanza en la promesa que Jesús nos dejó, cuando nos habla de Dios Abba.

    Ensancha el corazón, lo pone en condiciones de dialogar allá en lo más hondo que el ser humano posee, y donde anida ese soplo Ruah de Dios, que todo ser nacido lleva dentro, y cuanto le cuesta creer, fiarse de él.

    Hay que hacerse consciente, que cuanto necesitamos lo llevamos grabado en nuestros corazones. Cuando nos brindan una imagen de Dios tan hermosa... solo es cuestión de buscar, reconocer yyy...:

    ¡¡¡Dejarse hacer por el Amor que todo lo puede!!!

    ¡Gracias Jairo!

    mª pilar

Viernes, 24 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2014
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Sindicación