Blog de Jairo del Agua

Carta para deprimidos (La sanadora suma de sicología y religión)

10.01.11 | 08:00. Archivado en Educación, Religión
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

Divorciado 2

Ha llegado el invierno con sus días grises y sus luces cortas. La naturaleza se repliega y parece que la vida se aleja de nosotros como el sol. Sé que tu llagada sensibilidad recoge todos los quejidos de la tierra y tu depresión aumenta en este tiempo. Si le añades la cuesta de enero, entonces todo en ti cruje.

Permíteme recordarte el principio de individualidad, que rige la vida, y el privilegio de la libertad, exclusivo del ser humano. Nadie puede vivir por ti. Eres tú quien tiene que vivir y gestionar tu libre individualidad. Si acaso, alguien podrá iluminarla, como intentan estas líneas. No puedes pretender que carguen contigo como si fueras un fósil. Tienes una responsabilidad intransferible que nace de tu libertad personal, ésa que en ocasiones con tanto ardor defiendes.

Tu tendencia a dejarte caer, a postergar toda acción, a exigir que los demás trabajen y decidan por ti, son hábitos mortíferos que vienes cultivando desde hace demasiado tiempo. Si necesitases un riñón, con celeridad me haría tu donante. Si una transfusión mía te animase, ahí me tendrías. Pero tu situación depende de tus opciones personales y tus actitudes ante la vida, que yo no puedo cambiar. A estas alturas ya sabes que la depresión no mejora huyéndote, ni compadeciéndote, ni justificándote, ni echándote a la suerte, esa fantasmal impostora. Las cosas no cambian solas, es necesario actuar, comprometerse con un plan de vida que te libere de la inacción, recobrar las aspiraciones profundas que laten en tu fondo.

arrepentido

Te ayudará Romanos 8, de Pablo. Es un canto a la esperanza y a la vida. Aunque estés frío y alejado en estos momentos, tal vez encuentres el consuelo que anhelas. No puedes seguir alimentando pensamientos de muerte, no puedes seguir claudicando: "Porque el deseo de la carne es la muerte, pero el pensamiento del espíritu es la vida y la paz" (Rom 8,6).

Tienes miedo y agigantas con tu imaginación los fantasmas del futuro omitiendo la actividad del presente. ¿Olvidaste que a "esa loca" sólo se la vence huyendo y abrazándote a la realidad? Te acongoja la soledad y olvidas que no estás ni dejado ni solo: "Y si el Espíritu del que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en vosotros, el que resucitó a Cristo Jesús de entre los muertos vivificará también vuestros cuerpos mortales por obra de su Espíritu, que habita en vosotros" (Rom 8,11).

Sé que, en ocasiones, tus errores del pasado emergen como monstruos y te sientes culpable, derrotado, perdido. Otras veces culpabilizas a los otros y a las circunstancias. Cuando te dejas envenenar por la culpación propia o ajena estás matando el presente, único momento que realmente tienes para rectificar. Estamos sometidos a la ley de la causalidad: "a tal causa corresponde tal efecto" o, dicho de otra forma, "todo acto u omisión tiene sus consecuencias". Ya no tienes dominio sobre los actos pasados, de nada sirve lamentarse o despreciarse por ellos. Sólo cabe aceptar las amargas consecuencias y gestionar tu presente (tus pensamientos, tus actitudes, tus actos, tus relaciones...). Ése es tu gran poder: de lo que hagas u omitas AHORA dependerán los efectos futuros. No hay actos neutros, todos tienen consecuencias positivas o negativas.

Ayuda

Tu situación actual es consecuencia de tu pasado, el que elegiste o el que dolorosamente te impusieron. Pero no puedes hundirte en una inactiva culpación o paralizante temor. Mientras hay vida hay esperanza: "No hay condenación alguna para los que están unidos a Cristo Jesús. Porque la ley del espíritu, que da la vida en Cristo Jesús, me ha librado de la ley del pecado y de la muerte" (Rom 8,1). "Los que se dejan guiar por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Porque no recibisteis un espíritu de esclavitud para recaer de nuevo en el temor, sino que recibisteis el espíritu de hijos adoptivos, que nos hace exclamar: ¡Abba! ¡Padre!" (Rom 8,14).

¿Dónde nos guía ese Espíritu sino a vivir plenamente, a desarrollar nuestros talentos, a decidir nuestro presente, a ordenar nuestra existencia hacia la madurez y la felicidad? Dios siempre rema a nuestro favor: "El Espíritu viene en ayuda de nuestra flaqueza, porque no sabemos lo que nos conviene, pero el mismo Espíritu intercede por nosotros con gemidos inenarrables... Y sabemos que Dios ordena todas las cosas para bien de los que le aman" (Rom 8,26).

Si estuvieses paralítico y la rehabilitación pudiese devolverte el movimiento, harías ese esfuerzo con constancia. Pero la paciente reeducación que necesitas no la afrontas porque te falta coraje y fe en ti mismo. Cada día eliges seguir atado al inmovilismo de tus atonías. La de tu brillante inteligencia que, adormecida, ya no consigue analizar ni comprender. La atonía de tu libertad (tu capacidad de elegir) estancada en esa angustiosa indecisión permanente. La atonía de tu voluntad, que renuncia a movilizar las energías del cuerpo para ejecutar cualquier acción. Y la apatía del propio cuerpo, que te mantiene demasiado tiempo derrumbado, cuando tu movilidad está intacta y tienes sol, aire, ríos y caminos que sorber.

Ayuda 3

Una depresión no dura siempre. De una depresión se sale. Pero ocurre que la reeducación de los malos funcionamientos, y en especial de las atonías, no se consigue con farmacopea. Cuando nos rendimos a nuestros hábitos perjudiciales estamos rodando cuesta abajo, estamos renunciando a la vida y cortejando a la muerte.

Tengo experiencia de lo que cuesta caminar cuando las sombras nos oprimen. Sé que es imprescindible volver a lo más íntimo, a lo más profundo, allí donde todavía brotan aguas cristalinas e incontaminadas, allí donde se encuentra la motivación: "Si somos hijos, somos también herederos: herederos de Dios, coherederos de Cristo; si es que padecemos con él, para ser también glorificados con él. Estimo, en efecto, que los padecimientos del tiempo presente no se pueden comparar con la gloria que ha de manifestarse en nosotros" (Rom 8,17).

¿Podrás decir tú que estás más perseguido que los cristianos romanos a los que escribe Pablo? Déjate vivificar: "Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros?" (Rom 8,31).

En los momentos difíciles de mi vida, incluidos aquéllos triturados por la depresión o el fracaso, estas palabras fueron mi roca e íntimo gozo:Prodigo

"¿Quién podrá separarnos del amor de Cristo? ¿La tribulación, la angustia, la persecución, el hambre, la desnudez, el peligro, la espada?... Pero de todas estas cosas salimos triunfadores por medio de Aquél que nos amó. Porque estoy persuadido de que ni la muerte, ni la vida, ni los ángeles, ni los principados, ni las cosas presentes, ni las futuras, ni las potestades, ni la altura ni la profundidad, ni criatura alguna podrá separarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús, Señor nuestro" (Rom 8,35).

¡Que su fuerza te acompañe! ¡Ábrete a la Vida!
__________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________

Este libro fue escrito para ti. ¿Ya lo conseguiste?

Meditaciones desde la calle 5

__________________________________________________________________________
__________________________________________________________________________


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por victor americo grilli 08.04.11 | 19:28

    qe ria qeresen por mi qe tengo un estent ase unaño y tengo miedo qe se tape gracias

  • Comentario por Marianne 15.01.11 | 14:51

    Saruce concuerdo con tu ultimo comentario,solo que lo que harias en primer lugar estara siempre supeditado a que el depresivo asuma su condicion de tal y voluntariamente quiera acudir al terapeuta,mientras el afectado no tome conciencia y quiera salir el terapeuta esta limitado, solo queda todo lo demas que sugieres que puede ayudar a concientizarlo de la necesidad de ser tratado.
    Un saludo

  • Comentario por Josefa (Málaga-España) 14.01.11 | 21:36

    "Ora y confía


    Padre, escucha mi oración, atiende mi plegaria, porque en ti confío.

    Padre alargo a ti mis manos, porque en ti confió.

    Padre, escúchame pronto, porque me falta el aliento y en ti confío.

    Padre hazme sentir desde la mañana tu gracia, puesto que confío en ti.

    Padre señálame el camino que debo andar, ya que levanto a ti mi alma porque en ti confío.

    Padre, enséñame a cumplir tu voluntad, ya que tú eres mi Dios y en ti confío.

    Padre que tu buen espíritu me guíe y me conduzca por buenos caminos porque en ti confío.

    Padre, por tu Nombre guardarás mi vida; por tu gran compasión me sacarás de las angustias.

    Porque en ti confío y confiare por siempre.

    Tu hijo/a ."...

    Hoy os he tenido muy presente a todos.

  • Comentario por MARCRISPA 14.01.11 | 17:01

    ACALARACIÓN!!!

    Mi último comentario sobre el mejor terapeuta... bueno, si lo tienen, no se lo cuenten a su psiquiatra, por favor!!!
    porque de seguro cambiará el diagnóstico de depresión a esquizofrenia!!!

    =D

    y sospecho que al cura tampoco deben contárselo... se sentirá celoso de su investidura... y podría desatar una caza de brujas sobre ud.

    =s


    besos y abrazos

    =x


  • Comentario por saruce 13.01.11 | 18:48

    Y resumiendo, ¿qué haría yo si me encontrase que alguien muy querido, en quien tengo cierta influencia, está pasando una depresión?.
    En primer lugar, le llevaría al especialista, sicólogo y/o siquiatra, especialmente al último de ellos.
    En segundo lugar, lo estaría abrazando, mimando, hablándole sin cansarle, no dejándole solo, jamás, en ventanas o lugares con cierto peligro potencial de caida.
    Y no le violentaría, pero le haría notar que estamos vivos, recordándole momentos agradables vividos juntos.
    Es muy difícil que un depresivo sonría.
    Pero cuando sus ojos comienzan a tener un poco de brillo, es el momento de reconocer que nuestro esfuerzo está siendo fructífero.
    Además de los antidepresivos, el amor, el contacto y la dedicación continuada, suelen producir un buen resultado.
    Porque la paciencia del acompañante ha de ser tan fuerte como el amor desplegado.
    Y cuando sale del "agujero", el depresivo recuerda todo, todo ...

  • Comentario por Ramón Hernández Martín - Asturias 13.01.11 | 11:23

    ... Con lo que precede quiero subrayar únicamente que la depresión es una enfermedad muy dura que debe ser abordada con suma seriedad y delicadeza desde cuantas perspectivas sea necesario: fármacos, calor humano, consejos espirituales. Todas las ayudas son pocas y todas deben ser positivas. La psiquiatrìa, la sicología, las relaciones humanas, la religión y la oraicón son todas armas eficaces si se usan debidamente. El enfermo, parece ser, ha caído en un pozo del que seguramente no podrá salir por sí mismo. Pero se puede llegar hasta él suministrándole oxígeno y alimentos, echándole cuerdas, fabricando una escalera o abriendo, si es preciso, un túnel. Recordemos lo laborioso que fue rescatar a los mineros chilenos, cuánto tacto y esfuerzos fueron necesarios.
    Me complace y celebro constatar que este blog es, además, un buen gabinete sicológico y un eficaz confesorio de "dirección espiritual", en el que el mejor director es el que ha recorrido el camino.

  • Comentario por Ramón Hernández Martín - Asturias 13.01.11 | 11:06

    ¿Hay mayor trastorno que el de los celos o más crudo infierno que una depresión? El carácter testimonial de los comentarios que preceden me asombra y me abruma, me encoje e invita al silencio, a la oración, a tender una mano arrugada.
    Pero, ahora que el papa saca a la palestra rudimentos teológicos como el de que el purgatorio es un fuego interior o ese otro, en el que tanto hemos insistido aquí, de que el infierno es una fabricación humana que afortunadamente termina con la vida, no conviene perder de vista que la "confesión", no por lo que tiene de relato pormenorizado de pecados inauditos, sino por lo que siempre llevaba aparejado de "dirección espiritual", era honro en que se acrisolaban muchas depresiones. En ese sentido, se dice que hoy los psiquiatras y sicólogos han venido a remplazar a los curas para el encarrilamiento de muchos individuos, con la diferencia de que aquellos cobran mucho y estos lo hacían todo gratis...

  • Comentario por MARCRISPA 12.01.11 | 22:53

    ha! y cómo no decirlo en éste sitio de RD:
    El mejor terapeuta es ABBA, escucha con la mayor atención y cariño, como si fuésemos únicos en el mundo, (no uno más de los pacientes o feligreses)...
    Da los mejores consejos, sólo aquellos que podemos lograr hacer o implementar.
    Da los mejores abrazos de amor
    Deja que entre la claridad y el perdón
    de la nada hace que suspiremos aliviados
    Por lo más simple reímos a carcajadas
    No necesita templo o consultorio alguno y hace visitas domiciliarias (directo al corazón)
    Es tan ingenioso en sus propuestas como tú en tus negaciones
    No cobra un centavo y no es del servicio social
    Algunos le dicen Dios, otros: Padre-Madre, otros le llaman Jesús, otros le dicen Cristo y otros: Espíritu Santo. Y Él es todas esas Personas, sin necesidad de ir al psiquiatra por padecer de psicosis o algo por el estilo

  • Comentario por Gacela desde Murcia 12.01.11 | 22:48

    Bueno Franccisco creo que te hemos demostrado lo que es este espacio de amigos,un lugar donde acercarse para compartir alegrías ,dudas ,experiencias de fe o de dolor .!Aquí todo cabe porque nos queremos !Podemos no estar de acuerdo con lo que aquí se vierte pero nos respetamos y hablamos .
    Que ha sido si no lo que en estos momentos nos ocupa .Esto es comunicarnos ,meternos en la piel del otro y darle la mano para hacer mas llevadero el camino.Espero verte muchas veces por aquí,AMIGO. un abrazo.

  • Comentario por MARCRISPA 12.01.11 | 22:39

    Insto a todos aquellos que tienen cerca deprimidos o depresivos, que consulten y pidan a Dios, las palabras apropiadas para cada persona de que se trate y a la que quisieren ayudar y consolar y curar...
    y si no es creyente practicante, no lo atiborren de Dios, pues terminarán haciendo más daño al enfermo y al Evangelio...

    saludos cordiales

  • Comentario por MARCRISPA 12.01.11 | 22:34

    mecanismos instintivos de protección sicológica.
    Ahora bien, jamás he podido encontrar un solo cura capaz de conversar sobre la depresión, ni siquiera para palmaditas en la espalda =(.
    Es cierto que para salir de la depre hay que HACER lo que dice Jairo para combatir las ATONÍAS. El problema es cómo decírselo a los que no lo ven así... es por eso justamente que se usa de las terapias, donde el terapeuta sugestiona al enfermo de tal forma a aceptar el tratamiento y 'TOMARLOS'.
    Así como hay buenos y malos terapeutas, ocurre lo mismo con los 'pastores' que no son suficientemente sugestivos a la hora de presentar el EVANGELIO, y por eso se encuentra a tanta gente que se cree huérfana de Dios.
    En definitiva, los MALOS TERAPEUTAS Y LOS MALOS PASTORES, son aquellos que no consideran a las personas como únicas, y tratan de meterlos en casillas prefabricadas de curación y salvación.

  • Comentario por MARCRISPA 12.01.11 | 22:23

    Con aclaraciones aquí y con comentarios acertados, confiando experiencias, esto se ha vuelto mucho más humano y han salido a LUZ muchos aspectos positivos que le hacían falta a la carta o post inicial.

    Y aporto yo también mi granito de arena:
    He observado que depresivos y deprimidos rechazan la asistencia espiritual (religiosa) justamente, porque es una causa profunda de su estado... parece una aberración, pero así suele ocurrir: el que sufre se niega a recibir esa sutura definitiva a su llaga que sólo suele llegar a través de la fe.
    He observado que así como depresivos carecen de endorfinas, también carecen de fe y esperanza y amor (las tres!)

    También he padecido depresión (90% de la población la sufre por lo menos una vez), pero ha sido en mi adultez donde se ha manifestado con mayor intensidad... el problema más grave es cuando se instala en personas menores, que no han desarrollado su personalidad y sus particularísimos mecanismos instintivos d...

  • Comentario por Josefa (Málaga- España) 12.01.11 | 21:50

    Ya que ambos o algunos más de nosotros hemos pasado algún mal trance,podemos ver amigo Francisco, que no todos salimos de la misma forma. Lo cierto es que tenemos que poner de nuestra parte y no dejar nunca la ayuda de los especialistas, pero como bien dice Jairo, a mi también me ayudó y mucho mis ratos de llanto junto al Sagrario. No dejé de ir al especialista, pero no quería ser una marioneta, me costó, es verdad, pero con mucha fe y fuerzas salí adelante, lo mismo te deseo amigo Francisco, y los que atraviesan algún mal momento... ¡¡Se sale, nunca tiren la toalla!!
    Un abrazo ,junto con mis oraciones diarias por todos los componentes de este Blog. Josefa

  • Comentario por Jairo [Blogger] 12.01.11 | 21:28

    …/…

    3) Es igualmente cierto que, en ocasiones, la religión es el problema y no la solución. De ahí que uno se encuentre en clínicas y consultas con curas y monjas deprimidos. Suele tratarse de una religión distorsionada, cerebral y mortificante (que yo combato con todas mis fuerzas) que agrava el "particular estado depresivo" (tantos como personas).

    Ahora bien, hermano mío, para nosotros los cristianos la religión es básicamente la adhesión y trato a una Persona, el mismísimo Amor encarnado en nuestra especie y convertido en hermano, compañero y amigo. Si el amor del entorno cura o, al menos, suaviza, imagínate lo que significa saber con certeza que el Amor te rodea, te acompaña, te susurra y te abraza…

    Puedo asegurarte, amigo Francisco, que la mejor sicoterapia que recibí en mis peores momentos fue la que me brindó el Inquilino del Sagrario en sesiones larguísimas.

    San Pablo, que pasó más desdichas que tú o yo, sabía todo esto muy bien. Por eso escribe el capítulo 8 de su carta a los cristianos perseguidos de Roma, un verdadero canto de esperanza.

    Con todo cariño de un depresivo a otro. Jairo.

  • Comentario por Jairo [Blogger] 12.01.11 | 21:24

    Querido Francisco: Lo primero mi solidaridad contigo y tu frágil situación. Te puedo mirar con mucho cariño porque yo soy de los tuyos, un depresivo más…

    No sé si has leído mi comentario de ayer. Si no, te ruego lo leas porque aclara muchas cosas. De tu largo comentario destaco:

    1) Es necesaria la farmacopea. Evidentemente. Junto con un buen médico y sicoterapeuta. El "post" no dice lo contrario. Solo que, en su momento, habrá que acometer la curación y reeducación sicológicas en las que el paciente tiene el protagonismo. La depresión en muchas ocasiones es el "síntoma" (más que la enfermedad) de heridas del pasado y malos funcionamientos sicológicos. Para curar es necesaria AYUDA pero también la colaboración ACTIVA del paciente. Esa es la finalidad de la Sicoterapia.

    2) Es cierto que lo que más ayuda es un entorno comprensivo y cálido. Una vez más el AMOR es la mejor medicina. Cuando los "próximos" no consiguen nada, se les recomienda: "Amar y estar presente" .../...

  • Comentario por Francisco 12.01.11 | 19:55

    En cuanto a la psicología en nuestro país, se podría hablar largo y tendido. Me refiero, sobre todo, a la aplicación de la psicología a determinados casos que podrían ser muy valiosos. En lugar de eso, se está tendiendo, en mi opinión, a aposentarse en determinados puestos (en el campo público) o a abrir consultas caras que sólo algunos se pueden permitir.

    Considero que la psicología, o ciertos aspectos de la misma, deberían formar parte de alguna asignatura, puesto que es un elemento individual imprescindible, aunque también de gran valor social. No sólo es importante que las personas tengamos armonía con nosotros mismos, sino que utilicemos la psicología en nuestras relaciones o incluso para resolver conflictos con los demás.

    Para terminar pondré un ejemplo: la violencia de género, que, como podréis ver suele seguir un patrón muy similar: hombre acosa a ex-mujer, asesina a ex-mujer y/o hijos y se suicida. ¿Con una preparación psicológica adecuada, esto no su...

  • Comentario por Marianne 12.01.11 | 19:54

    Estimado Francisco,por lo menos yo no creo seas cansino todo lo contrario y dices una gran verdad:"Hacemos nuestra vida normal (trabajo, familia, amigos, aficiones), pero hay que estar alerta: esto es una enfermedad."
    Como tal tiene variantes y casos,he compartido mas de la mitad de mi vida con un "maniacodepresivo" asumido,tratado,no curado pero dentro de todo feliz,por esto mi estimado no tomo la depresion a la ligera en lo absoluto y entiendo que es necesario tratarse,eso no quita que para quien tiene fe sea importante lo que recomienda Jairo y creo que justamente la accion de Dios se siente a travez de quienes nos estan mas cerca como decia Manuel_RH.Saludos.

  • Comentario por Francisco 12.01.11 | 19:39

    Para Marianne: Gracias por aclararme que en el post pone "sicología" y no "sociología". Como bien dices, he leído esto último (suelo poner "psicología") y entonces tengo que pedir disculpas a don Jairo porque yo interpreté que hablaba de psicología. Entonces por supuesto que le doy la razón en que psicología y religión forman o pueden formar un buen tandem para ayudar a salir de una depresión. Tal vez a unos les ayuden sus creencias, tal vez a otros les ayuden "simplemente" (que no es poco) la alegría de vivir.

    Pero sigo siendo cansino y vuelvo a decir que la religión o creencias como terapia no puede ser un puro abstracto, un esperar a que venga alguien a "rescatarte", porque me temo que es más eficaz que un deprimido o depresivo vea esa acción divina a través de sus prójimos (próximos suena mejor). Creo que sentirse querido, apreciado, valorado, etc. aumenta más el "subidón" a un deprimido que pensar en grandes acciones celestiales. En cuanto a la psicología hay de todo.

  • Comentario por Francisco 12.01.11 | 19:33

    Para Josefa: Gracias por tu comentario hacia mí, pero no soy psicólogo. Creo que no se ve, porque aparece al final del texto, pero he tenido graves depresiones (o similares) y soy depresivo (que es un agravante más). Lo que conozco de psicología lo he aprendido desde dentro, desde mi propia experiencia personal y de lo que he visto a mi alrededor. Respeto mucho a quien le pueda ayudar la fe y las creencias (de todo tipo), pero en mi caso fue al revés y ya me descubro: un cura, en confesión y con muy buen criterio, me envió a un psiquiatra, porque él consideraba que lo necesitaba. Con estas cosas creo que no podemos ser generalistas y pensar: "confía en Dios, te va a ayudar" o "tienes que sacar fuerzas de flaqueza". Quienes han estado hundidos o padecen patológicamente (crónicamente incluso) estos temas, debemos cuidarnos (fármacos, terapia personal, etc.). Hacemos nuestra vida normal (trabajo, familia, amigos, aficiones), pero hay que estar alerta: esto es una enfermedad.

  • Comentario por Marianne 12.01.11 | 14:17

    Aclarado esto concuerdo en que es mas que importante la ayuda de amigos,familia,etc pero no solo para decirnos lo que queremos oir y compadecernos sino mas bien como apoyo hacia una salida,muchas veces bastara escuchar,otras "obligar" al deprimido a cualquier tipo de actividad,salir,caminar de a poco y con afecto y paciencia ayudarlo a salir de la "inercia" en la que esta sumergido.
    Solo algo mas yo no leo en parte alguna del post que la "depresion" es culpa de quien la sufre,pero debo volver a reclacar la solucion,si existe,esta dentro del paciente con farmacos,psicoterapia y apoyo del entorno.Saludos

  • Comentario por Marianne 12.01.11 | 14:08

    Sociologia:Estudio de los fenómenos socioculturales que surgen de la interacción entre los
    individuos y entre los individuos y el medio. Ciencia que estudia el desarrollo, la
    estructura y la función de la sociedad. Otras disciplinas de las ciencias sociales
    (economía, ciencias políticas, antropología y psicología) también estudian temas
    que caen dentro del ámbito de la sociología. Los sociólogos estudian las formas
    en que las estructuras sociales, las instituciones (clase social, familia, comunidad
    y poder) y los problemas sociales (delito) influyen en la sociedad.
    No son la misma cosa aunque si estan relacionadas y en el caso del post especificamente la que corresponde es la Sicologia clinica.

  • Comentario por Marianne 12.01.11 | 14:05

    Solo apuntar una pequeña correccion a Francisco ,el post dice :Sicologia y Religion,no sociologia y religion.
    1-Siclogia:La palabra psicología es la combinación de dos términos: Del griego psyche, que significa alma, espíritu y; logos: tratado, es decir “el estudio del alma”.
    La Oxford American Dictionay nos hace entender a la psicología como el estudio de la mente, cómo trabaja y sus características mentales.
    El American Heritage Dictionary, nos dice que la psicología es la ciencia que trata con procesos mentales y su comportamiento; también con las emociones y las características de un individuo o de un grupo.
    2-Sociologia...................../.............

  • Comentario por Manuel_RH 12.01.11 | 13:28

    ...Estas situaciones son un termómetro excelente para calibrar la calidad humana de las personas que te rodean y una oportunidad para demostrar lo que verdaderamente llevamos dentro; una oportunidad para renacer de nuestras cenizas pero siempre con mucha ayuda de todos.
    En mi caso Dios me ayudó a través de una amistad y la confabulación de oportunidades que hicieron posible que me pudiera ayudar y salir de una situación angustiosa. Confiemos en Dios que siempre ayuda; pero casi siempre ó siempre a través de los demás. Y recíprocamente, convirtámonos en las manos de Dios para ayudar a todos los que podamos. Un saludo y perdonadme si me extiendo más de la cuenta.

  • Comentario por Manuel_RH 12.01.11 | 13:18

    ...... Creo que ante esto, aparte de la medicina, la sicología etc, lo que de verdad funciona es la amistad, el apoyo y el ánimo de quien pueda compartir tu dolor de una forma efectiva, el amigo que te puede tender una mano, y no solo palmaditas en la espalda. Creo que, igual que la risa de uno se contagia a todos, el dolor y los problemas se diluyen cuando otros participan de él de una forma real.
    El ser creyente tambien ayuda si tenemos unas raices fuertes y podemos mantener a flote nuestras creencias del duro embate a que las circunstancias nos someten; si sabemos comprender que Dios nos ha sacado del polvo con algún fin concreto, que somos algo importante para El, y cada dia hacemos un acto de renovada Fe y Esperanza; pero aún así se precisa del estímulo, el calor y la cercanía de otras personas que nos apoyen y nos ayuden. .....

  • Comentario por Manuel_RH 12.01.11 | 13:16

    Es éste un tema para expertos en el que los profanos podemos fácilmente meter la pata. Sin embargo, aunque nunca he padecido este mal o al menos en forma preocupante, sí que he atravesado una dificil situación durante tres años al encontrarme parado a los 50. Gracias a Dios habíamos sido previsores en lo económico y la cosa no llegó a la tragedia de otras familias; pero mi experiencia es que los consejos y manifestaciones de buena voluntad sirven de poco. “Dios cierra una puerta pero abre otra”...”Dios aprieta pero no ahoga”...lo de siempre; pero nadie te quita la angustia de ver un dia tras otro un panorama triste y gris. Te encuentras como imposibilitado para reaccionar y salir de esa situación, te quedas a merced de los demás, como un niño pequeño. Y lo mío fue liviano comparado con otras situaciones muchísimo más graves.....

  • Comentario por Josefa (Málaga-España) 12.01.11 | 13:13

    Después de leer a Francisco, es evidente que es psicólogo, o sabe del tema.
    Muy respetable su opinión.
    No creo que el enfoque que se ha dado a la depresión sea sólo evangélico.

    Voy a contar un caso de forma bien escueta.
    Un amigo mío ,después de un divorcio intentó matarse por tres veces, así de claro, se topó por casualidad conmigo y como lo vi tan mal, me puse hablar con él, en ese momento apareció un sacerdote y le pregunté si quería hablar con él, me dijo que si. Yo me fui y al cabo de un tiempo me dijo que media hora con el sacerdote, le había ayudado muchísimo más que todas las cesiones que había tenido con especialistas ¡¡Nunca menosprecio a nadie¡¡ Hay muchas formas de ayudar en una depresión, en mi caso fueron ambas.
    ¡¡Podemos salir con la ayuda de Dios y de la medicina!!

  • Comentario por Alicia(desde pcia de Buenos Aires) 12.01.11 | 13:10

    Muy buenos los consejos. Creo que dejarse atravesar por el amor de Jesús es la mejor solución.
    Pero hay situaciones que deben ser manejadas por un médico y requieren medicación. Mi primo era un famoso chef de Barcelona. Su esposa , bióloga marina, dirigía el museo local
    Tenían una beba de pocos meses. Un día ella estaba con su hijita, bien estacionada con el auto en un semáforo. La atropellaron por atrás. Murieron las dos
    Mi primo no pudo soportarlo, se negó a recibir ayuda y se suicidó.

  • Comentario por Francisco 12.01.11 | 12:26

    Y ya por último, después de leer algunos mensajes de Santiago (al que animo para que siga adelante) y otros foristas, pediría dos cosas, por favor:

    1) Que no se traten temas interdisciplinares (por ejemplo, una depresión) desde un solo punto de vista (aquí, religión y sociología). Una depresión de tipo endógeno, como es el caso de Santiago es un tema de psicología y, sobre todo, de medicina, con lo que las frases del Evangelio como que no van a funcionar. No nos quedemos en el cientifismo, pero tampoco queramos curar un problema médico a base de frases, consejos y autodisciplina. Nos pegaremos un tortazo, además de hacer mucho daño a los demás.

    2) Intentemos -eso sí- concienciar, informar, asesorar a los familiares y amigos de los deprimidos y depresivos, que podrán resultar de gran ayuda a estas personas. A veces pasar un rato con un deprimido le puede ayudar más que cualquier consejito.

    No descartemos ninguna solución que nos pueda ayudar.
    ...

  • Comentario por Francisco 12.01.11 | 12:06

    ... Respecto al título del artículo (y sigo), debo decir que la religión + la sociología sólo son dos remedios más, pero que en unos casos funcionarán, mientras que en otros, no.

    Creo que, como cada caso de depresión es único e irrepetible, no podemos aplicar los mismos parámetros a todos los pacientes, y sobre todo, no se puede excluir en ningún caso, una ayuda, por pequeña que sea, de tipo farmacológico, puesto que se sabe que en casos de depresión grave la química cerebral cambia de forma espectacular. Dejar de lado la farmacopea es algo que considero imprudente.

    No se pueden curar los casos graves de depresión -enfermedad psiquiátrica- con pasajes del Evangelio cuando a veces son los propios curas quienes, escuchando en confesión a algunas personas, las remiten al psiquiatra.

    Por último, cuando las personas sin conocimientos políticos dejen de hablar de política, aquellas sin conocimientos de psicología dejen de hablar de psicología, etc., mej...

  • Comentario por Francisco 12.01.11 | 11:59

    Sigo mi mensaje de abajo, para aclarar que a veces es más importante concienciar a las personas que conviven con deprimidos y depresivos (personas propensas a la depresión), porque será la única forma de que alguien acompañe, tienda una mano y ayude a los demás.

    Vd., sr. del Agua, entiende la depresión como una especie de "vagancia crónica" que exige al deprimido responsabilidades que éste no quiere cumplir, cuando en algunos casos, un depresivo no puede cumplir. Vd., sr. del Agua, parece que considera la depresión como una falta moral, cuando en psicología (y no digamos en psiquiatría) tiene más que ver con una enfermedad psíquica y una combinación de química cerebral (la serotonina, sin ir más lejos) que con otras cosas. Eso de los "días invernales" con poca luz está un poco demodé: a todos los deprimidos o depresivos no les afecta la falta de luz ni el clima, sino que les puede afectar otro tipo de cosas, a veces, aparentemente insignficantes.

    Respecto al t...

  • Comentario por Francisco 12.01.11 | 11:54

    Creo que si una persona está deprimida de verdad, de poco le valdrán todos estos consejos. Aunque no soy muy amigo de los fármacos para curar las depresiones, creo que en determinados casos no hay otra solución. Es muy osado y poco científico decir eso de "Pero creo que la reeducación de los malos funcionamientos, y en especial de las atonías, no se consigue con farmacopea". Me imagino que Vd. sabrá que existen depresiones endógenas y exógenas y que incluso la tendencia a la depresión puede ir impresa en los genes, como lo puede ir el color del pelo. A una depresión se llega de mil formas, incluso por escrúpulos religiosos, curiosamente.

    No sé si Vd. tiene conocimientos psicológicos, pero creo que las vías por las cuales quiere solucionar una depresión son bastante erróneas. Insisto: no estoy de acuerdo con atiborrar a un paciente de pastillas, pero las frases del Evangelio tampoco son el camino.

    Sería más útil concienciar a las personas que conviven con depri...

  • Comentario por Jairo [Blogger] 11.01.11 | 19:12

    …/…

    Algunos tenemos, además, experiencia de lo mucho que nos ha ayudado la Sicología para identificar nuestras dolencias y saber combatirlas. A veces, se confunden la depresión, el cansancio o el agotamiento con las atonías que son malos funcionamientos sicológicos. También se necesita ayuda (sicológica) para reconocerlos y después reeducarlos. "El coraje, bien lo sabemos, nace en la cuna de la adversidad" (Napoleón Hill). De todo eso habla este artículo.

    Pero… cada cosa a su tiempo. No se puede recomendar andar 5 millas diarias (consejo muy saludable) a quien todavía yace en cama o en silla de ruedas. Por eso, querido amigo Santiago, quien debe darte el tratamiento es tu médico.

    Después, tu sentido común te dirá lo que puedes aplicarte de este artículo, que NUNCA intentará culpabilizarte, sino arrojar luz a tu situación y decisiones diarias. Toma lo que te sirva en este momento y deja el resto… de momento. Ya llegará tu turno, si ha de llegar.

    Con todo mi cariño, especialmente para ti Santiago y para todos los que sufren.

    Jairo.

  • Comentario por Jairo [Blogger] 11.01.11 | 19:07

    Intentando centrar el debate aclaro que este "post" va dirigido a los "deprimidos" en sentido amplio: A los cansados, desencantados, abatidos, desilusionados, frustrados, solos, silenciados, desesperanzados, doloridos... Y tantos como sufren en el cuerpo o en el alma.

    Por otro lado, los que hemos pasado por una "depresión severa", propiamente dicha, sabemos bien que los síntomas más evidentes son ceguera (mengua de la lucidez intelectual) y desgana (atrofia de la voluntad).

    También sabemos que lo primero que hay que hacer es acudir a un buen especialista y hacerle caso. Pero, sobre todo, algunos sabemos que ser conscientes de que "Dios rema a nuestro favor" es un firme refugio para progresar o sobrevivir. Dios siempre es Vida para todos los que sufren una merma de la vida en algún momento o de forma crónica.
    …/…

  • Comentario por saruce 11.01.11 | 16:28

    Santiago, me legro de que no estés siendo víctima de la depresión, en estos momentos.
    Y ojalá dejen de atormentarte las consecuencias de esa enfermedad.
    Has entrado en una zona (este blog es bastante especial, ya lo irás notando) poblada de gente de buena voluntad.
    Todos llevamos en nuestras mochilas respectivas, algunas experiencias duras y crueles.
    Los unos por su edad, los otros, por sus enfermedades, y los más, por sus deseos de comunicarse y ser útiles a los demás.
    No se trata de un grupo de personas pías, de actitudes dulzonas, que lo ven todo de color de rosa, sino de gente que sufre y ha sufrido, comprometida con los demás, de forma activa y virtual, dispuesta a escuchar, y a establecer una oración conjunta al Padre.
    Tampoco es preciso sufrir para entrar en este grupo que no tiene puertas, sino buena voluntad.
    Por lo que he visto hasta ahora, igual se comparte la alegría que la pena o el dolor.
    Y cuando te despides, sonríes.

  • Comentario por Josefa (Málaga-España) 11.01.11 | 15:19

    Amigo Santiago.
    Sé que la depresión es mala ,muy mala. Yo la padecí bastante tiempo, no pensaba decirlo, ya que las palabras de Jairo no me habían afectado. Bien sabe Dios que no me quise extender en mi comentario anterior, sé que hay muchos tipos y lo difícil que es salir de ella.
    Lo que si te digo amigo es que mi fe me ayudó bastante,pero la medicina también (aunque poco a poco fui dejando el tratamiento) No creas que nadie quiere hacer daño a otro, eso sería maldad y aquí no la hay..Un abrazo Santiago y mis oraciones por tu recuperación. Josefa

  • Comentario por Gacela desde Murcia 11.01.11 | 15:04

    para Santiago:He vuelto al ordenador (en una hora no común en mi )porque presentía que te habia llegado mi recado al oído. No te conocía en este blog ,al menos no recuerdo tu nombre, y para ver si es posible que saques de este sitio de amistad y de paz lo bueno que aquí se nos comunica,la amistad que se respira ,los temas que Jairo ,habiendolos orado se desnuda y nos cuenta sobre lo que el va descubriendo del amor de Dios.
    Ánimo Santiago que la serenidad te habite y puedas sertirte mejor entre nosotros .Un abrazo lleno de luz y de comprensión.

  • Comentario por Santiago un deprimido 11.01.11 | 14:49

    Gracias,muchas gracias Gacela. Mejor tus pocas palabras, que todo el artículo del Sr. Jairo. Ya me imagino que cuando las escribió no era consciente del mal que podía hacer, pero la sencillez, la empatia y el que se nota que salen del corazon me han traido un consuelo que me había destemplado desde buena mañana. Si vuelvo a escribir, es porque a pesar de los muy malos momentos que a veces paso, he aprendido con la ayuda del DIOS ALTISIMO, no a poder salir, pero sí a saber CONVIVIR con mi enfermedad. Y terminar solamente con unas palabras para aquellos cristianos que se ven aquejados de una depresión, y que encioma viven con sus propios sentimientos de culpa por sentirse qe algo han cometido algo malo por hallarse en tal estado. A mi me han servido y sirven de mucho consuelo, son las de S.Pablo cuando pide por 3 veces que sea liberado del aguijon en sucarne, y EL SEÑOR le responde que NO.... y le dice : "MI PODER SE PERFECCIONA EN TU DEBILIDAD". A Dios pues sea la Gloria. Gracias Gacela

  • Comentario por Gacela 11.01.11 | 12:52

    Siento el daño que has recibido Santiago.Estoy segura que Jairo olvidó decir a que depresión se refería ,nunca pensó en que sus palabras fueran para herir.Si por casualidad sigues leyendo este blog te sentirás comprendido .yo tengo muy cerca a un ser como tu y de veras me merece mucho,mucho respeto.Seguro que a Dios tambien le preocupa el que personas como tu sufran sin poder encontrar el hombre un remedio a su sufrimiento,pero nuestro Dios no es un mago y nos ha dado la capacidad de ayudarnos y en esas personas confió los investigadores los medicos....Es muy doloroso una depresión como la tuya ,pero confía.Dios no se te ha acultado, solo que tu no lo ves ,no lo sientes ,El te acompaña en tu dolor y tú sigue confiando en que saldrá algún medicamento que alivie y si es posigle desde aquí te acompañaremos para que saques ,de lo que tienes, fuerza y VIDA.Un gran abrazo

  • Comentario por Santiago un deprimido 11.01.11 | 11:51

    Lamentable Soy cristiano y al leer he descubierto que Ud conoce bien la Biblia, pero dudo si la entiende.Mi depresión es "endogena"-23 años con ella-es decir, totalmente orgánica, problema de las hormonas cereblales y neurotransmisores. Sepa Ud. que como a cristiano me ha echo mucho daño, no he hallado ninguna palabra de empatía en Ud. No es suficiente con los propios sentimientos de culpa que por inercia de la propia enfermedad sufre el depresivo, para que ahora Ud venga a decirme que la solución está en mi y que si no salgo del pozo es por falta de esfuerzo .Antes de escribir Sr. Jairo piense el mal que puede hacer a quien lo lea. Sepa que soy un conocedor y por la gracia de Dios intento ser un buen servidor de las palabras del Evangelio. Sus citas bíblicas me son muy familiares, e incluso he dado prédicas sobre ellas, pero confunde Ud. la gimnasia con la magnesia. Claro que vivo con esperanza. la de Jesús: "Venid a mi los Cansados y Trabajados que YO os haré de descansar" Más Amor!

  • Comentario por saruce 11.01.11 | 11:39

    Creo caminar por la misma línea que Ramón HM, en cuanto a la relación con personas con depresión.
    Posiblemente creemos que hacemos un favor cuando restamos importancia a una crisis de ansiedad de un familiar o amigo nuestro.
    No sabemos el mal que puede producir lo que estamos haciendo.
    La persona inmersa en una depresión no tiene capacidad para atendernos, y menos aún, para convertirse en héroe/heroína, ponerse la capa de Superman, y salir volando.
    En mis tiempos de "canceroso en activo", (de eso hace poco más de cuatro años), alguien que me quería mucho, llegó a intentar hacerme creer que lo mío no era cáncer, sino otra cosa parecida, que me curaría pronto, y que no me comiese el coco, y "entrase en una depresión, que es lo peor que puede padecer una persona".
    Pueden haber muchas formas de atender a enfermos por depresión, pero nunca deberíamos olvidar que es una larga enfermedad, y no una actitud caprichosa, o fácil de curar.


Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Domingo, 31 de agosto

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2014
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Sindicación