Isabel Gómez Acebo

La primavera

20.03.17 | 12:10. Archivado en Acerca del autor

Los que hemos tenido la posibilidad de abandonar la ciudad este fin de semana nos habremos dado cuenta de que ha llegado la primavera pues los árboles frutales están vestidos de flor y vemos yemas surgir de las especies caducas. La naturaleza se viste con un traje verde, nuevo y brillante pues ha vuelto a una vida lujuriosa tras el parón del invierno y nos llena de esperanzas en el futuro inmediato.

Creo que las estaciones del año tienen también un mensaje espiritual, nos enseñan que los ciclos de la tierra son semejantes a los de nuestra vida y nos invitan a florecer, a dar fruto y a invernar a la espera de un tiempo mejor. No creo casual que el equinoccio de primavera, que este año se ha celebrado el 20 de marzo, sea el nuevo año en la tradición persa pues es un tiempo para hacer balance, renovarnos y acoger la nueva vida que surge alrededor nuestro.

El invierno es tiempo para la calma y el reposo, para consumir lo que como buenas hormigas hemos cosechado durante el verano, pero la primavera nos exige mirar y escuchar la explosión de nueva vida que surge alrededor nuestro. Nos invita a dejar despachos, fábricas y cocinas para salir al campo y no volver a casa hasta que no nos hayamos hartado de ver florecer para volver florecidos. Nos invita a olvidar nuestros proyectos, a dejarlos a un lado para entrar en el espacio profundo de nuestro yo, un campo en el que podremos descubrir nuevas posibilidades que antes no conocíamos.
En la Biblia hebrea las promesas de Dios se expresan en imágenes de un desierto que florece, de una tierra desértica en la que nacen flores como símbolo de generosidad y esperanza en nuevas posibilidades. La imaginación de Dios es más expansiva que la nuestra pues jamás pensaríamos que en las arenas del desierto pudieran surgir rosas ¿Qué piensas puede florecer en tu vida?


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Feli 22.03.17 | 10:50

    Durante los años que cuidé a mi madre me pasé muchas horas cuidando de las plantas de mis dos terrazas. Las observaba y aprendía de ellas. El ser humano y las plantas tienen mucho en común: necesitan un sitio adecuado para desarrollarse. Regalé una gran cala a la parroquia y el responsable se empeñó en ponerla donde no le llegaba la luz. No pasó ni una semana cuando se apagó totalmente.Reflexioné sobre ello. Me servía de parábola para entender lo que pasa en la iglesia con las mujeres.

Miércoles, 29 de marzo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Marzo 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031