Infordeus

B16 en España: una visita normal a un país anormal

b16-tricornioBenedicto XVI llega mañana como peregrino a Santiago de Compostela en el actual Año Santo Jacobeo, el primer Papa que lo hace. Y el domingo consagra la Sagrada Familia en Barcelona, porque no todos los días ni todas las décadas se inaugura una basílica en Europa. El viaje está justificado, pero podía haberlo rehusado tranquilamente en vista de que ya estuvo en Valencia en 2006 y vendrá a Madrid dentro de unos pocos meses. Si no lo ha hecho, y va a visitar España tres veces en cinco años, será por algo.

¿Por qué? Se ha dicho que tiene predilección por España, pero no es verdad o no era verdad hasta ayer mismo. Durante su pontificado, el español ha sido relegado en la Curia por el alemán, y la presencia española es mínima, apenas el Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y el secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Como buen centroeuropeo, el Papa Ratzinger siempre miró para aquí con un poco de distancia, y existen declaraciones suyas que pueden entenderse como una minusvaloración de la contribución española al catolicismo. De boquilla celebra a nuestros místicos, pero apenas les ha prestado atención en su inmensa producción de discursos y homilías. Sus amistades ibéricas son aquellos que le han mostrado absoluta pleitesía y que se han acercado a él a través de su genuflexión a la cultura alemana.

De hecho, en estos cinco años y medio de su pontificado, lo más destacable en cuestiones de selección de sus colaboradores, es el haber vuelto a poner la Curia en manos italianas, que son los tradicionales gestores de confianza. La geoestrategia y la intendencia son de los capacitados norteamericanos. Y para pensar, por supuesto que los centro europeos. ¿Y, entonces, la muy católica España? Para aportar las tropas, para batirse el cobre y para dar la cara como campo de batalla estratégico en la defensa contra el cerco laicista. Quinto Encuentro Mundial de las Familias en Valencia. Camino de Santiago. Basílica de la Sagrada Familia. Vigésimo cuarta Jornada Mundial de la Juventud en Madrid. A ver quién da más.

CUATRO AÑOS DESPUÉS

La Conferencia Episcopal España ha superado divergencias pasadas y es ahora mismo una balsa de aceite en la que domina abrumadoramente la fidelidad al Papa. El cardenal Rouco se ha impuesto totalmente y ejerce con flexibilidad su cargo como muestra la prudencia con la que permanecerá en segundo plano durante esta visita. El 'espíritu postconciliar' es sólo un recuerdo del pasado.

Las relaciones con el gobierno español están estabilizadas. Cuando se piensa como era en su visita de 2006, se comprende el enorme camino de normalización recorrido en tan sólo cuatro años. Los problemas no han desaparecido, pero están fijados con reglas claras por ambas partes. El presidente Zapatero mantuvo el matrimonio homosexual, la ampliación del aborto legal y la marginación de la asignatura de religión en la enseñanza pública. Por el contrario, mantiene el ventajoso para la Iglesia marco bilateral de 1977, ha aplazado quizás para siempre una reforma de la libertad religiosa destinada a acabar con los privilegios católicos, y acaba de cerrar el ministerio de Igualdad donde campaba el anticlericalismo más obtuso. El embajador Vázquez y la vicepresidenta De la Vega encontraron sintonía con el primer ministro vaticano Bertone y los cardenales Rouco y Cañizares. El nuevo interlocutor gubernamental, Fernando Jáuregui, ministro de la Presidencia, era hasta 2004 al menos católico practicante aunque acaba de negarlo. El PSOE atraviesa un período más centrado que deberá llegar hasta las elecciones generales.

Puede decirse que la iglesia católica española ha reforzado posiciones desde 2006 mientras el gobierno socialista se ha debilitado enormemente y eso se nota. Las divergencias internas en el seno de la iglesia son hoy anecdóticas, mientras que hasta cuatro miembros del gobierno se repartirán las tareas protocolarias. Rubalcaba recibirá al Papa, Blanco le acompañará en la catedral de Santiago, Jáuregui asistirá a la Sagrada Familia, y Zapatero le despedirá en el aeropuerto. Resalta la marginación del presidente del Congreso, el católico José Bono.

DEL APÓSTOL SANTIAGO A LA SAGRADA FAMILIA

'Realizaré una visita pastoral a Santiago de Compostela, uniéndome así a los peregrinos que llegan hasta los pies del Apóstol en este Año Santo", dijo el Papa al saludar a los fieles de lengua española presentes en la última audiencia de hoy. "Iré también a Barcelona -continuó-, donde tendré la alegría de dedicar el maravilloso templo de la Sagrada Familia, obra del genial arquitecto Antoni Gaudí. Voy como testigo de Cristo Resucitado, con el deseo de llevar a todos su Palabra, en la que pueden encontrar luz para vivir con dignidad y esperanza para construir un mundo mejor". Obsérvese con atención: primero Santiago, después Barcelona; y en ningún caso se habla de Cataluña o Galicia como tales.

'Es la primera vez que un Papa en la historia de los Años Santos Compostelanos ha querido venir expresamente para hacerse peregrino', ha recordado el arzobispo de Santiago, Julian Barrio. Y el mensaje de la comisión permanente de la CEE ha subrayado que 'el Papa visitará como peregrino Santiago de Compostela, donde se guarda el sepulcro y la memoria del apóstol Santiago, el primero que derramó su sangre por amor a Cristo, después de haber evangelizado nuestras tierras de España. Desde aquí la fe cristiana se extendería luego por América, en una de las mayores empresas evangelizadoras de la historia de la Iglesia. Antes, Santiago había actuado como polo de atracción para innumerables peregrinos, a cuyo paso se había ido forjando la unidad espiritual de Europa, de la que Benedicto XVI ha hablado de nuevo en su reciente viaje al Reino Unido. A Santiago, pues, el Papa llega como peregrino a uno de los lugares apostólicos más emblemáticos de las raíces cristianas de España, de Europa y de América'.

Dentro de la actual estrategia vaticana de nueva evangelización en el continente europeo, el Camino de Santiago va a ser sin duda piedra angular. Según ha adelantado Federico Lombardi, el jefe de la oficina de prensa pontifica, los temas que abordará en sus discursos y prédicas en Santiago serán la peregrinación como camino de perfección y las raíces cristianas de Europa.

¿Alguien ha caído en la cuenta de que Santiago Apóstol es el Patrón de España por lo menos hasta el momento y desde hace unos siglos?

En Barcelona hablará de la familia y de la relación entre fe y arte, pero su visita tiene por objeto la consagración de la Sagrada Familia y su elevación al rango de basílica menor, su dedicación a un uso exclusivamente sagrado, mediante un rito establecido en 1977, de entre dos y tres horas de duración, que viene a ser una especie de bautismo, confirmación y comunión conjuntos del lugar: aspersión con agua bendita de las paredes del templo, unción con aceite del altar y de doce columnas, incensado del altar. Hay mil quinientas basílicas en todo el mundo, 114 en España de las que 14 están en la provincia de Barcelona frente a sólo 3 en Madrid.

Cuando el papa eleva a una iglesia a la condición de Basílica Menor le otorga el derecho a lucir en el altar mayor dos signos de la dignidad papal y la unión con la Santa Sede, el canópeo y el tintinábulo, y concede a sus parroquianos la gracia de ganar la indulgencia plenaria si visitan el templo en cuatro ocasiones especiales.

La Sagrada Familia es una obra polémica. Gaudí dejó construido menos de un cuarto del total. Ahora quedará terminada menos de la mitad. Se ha dicho que se necesitará otro siglo para terminarla completamente. Las obras se han acelerado en los últimos años gracias a los ingresos del turismo: 12€ por cada uno de los dos millones de visitantes anuales, una inyección en metálico considerable que se debe sobre todo a su puesta de moda entre los japoneses mientras los catalanes siempre la han mirado con poco cariño y devoción. Los trabajos se han centrado en la parte central y el altar, para presentar una imagen aceptable, mientras que otros tramos y la torre de 170 metros están aún por abordar.

La exhortación de la comisión permanente de la CEE, dice: 'El bellísimo espacio, concebido e iniciado por el genial arquitecto y siervo de Dios Antonio Gaudí (1852-1926), se halla ya en condiciones para acoger la celebración del culto divino. Allí se dan la mano la auténtica inspiración artística y la verdadera devoción religiosa. La impresionante arquitectura es expresión de un amor divino; del amor, en concreto, a la familia de Nazaret, donde Jesús, María y José ponen ante los ojos del mundo el hondo significado de toda familia humana como cauce y expresión del amor de Dios por cada persona. A finales del siglo XIX, cuando se proyecta el templo, la Iglesia advertía ya que la familia natural y cristiana, basada en el matrimonio, constituye una célula básica de la sociedad, a la que el Estado y la Iglesia han de prestar una atención prioritaria, poniéndose a su servicio, sin preterirla ni suplantarla'.

EXQUISITA DIPLOMACIA VATICANA

Los intentos de manipulación de la visita por parte de los políticos nacionalistas de izquierda y derecha han sido perfectamente desactivados. El manifiesto de las derechas nacionales, en forma de inserción publicitaria en un diario italiano, se ha limitado a afirmar que Cataluña tiene «conciencia de nación» que siempre ha sido reconocida por la Iglesia, y a desear que la visita del Papa a Barcelona, «rezando con nosotros y en nuestra lengua», marque un hito en la «fortaleza de los creyentes y sea un estímulo para la concordia». Junto a Jordi Pujol, los máximos dirigentes de CiU, Artur Mas, y de UDC, Josep Duran, y los alcaldes de Lérida y Tarragona, lo firmaban los abades de Montserrat y Poblet, dos abadesas, el superior general de los Hermanos Maristas, el ex superior general de los Escolapios, la presidenta y el vicepresidente de la Unión de Religiosos de Cataluña, y el asesor de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede, Josep Maria Cullell. La carta decía textualmente: 'Arribeu a un territori amb una consciència de nació que sempre ha estat reconegut per la tradició eclesial... Som una comunitat cristiana amb orígens paulins, que van forjar la primitiva església tarraconense'.

Ni recuerdo del intento de formar una conferencia episcopal catalana secesionista en 1995, algo completamente cerrado en el Vaticano. El cardenal arzobispo de Barcelona, el prudente Sistach, ha declarado que la Iglesia catalana y la Santa Sede atraviesan un "buen momento", y ha invitado a mantener e "intensificar" esta relación. El secretario de Estado Bertone presidía en Barcelona en abril pasado la ceremonia de beatificación del capuchino catalán Josep Tous, y visitaba Montserrat, monasterio benedictino con el que el número dos de Vaticano mantiene una estrecha relación desde sus tiempos de arzobispo de Génova.

La derecha nacionalista catalana ha jugado con acierto la carta mayoritaria de apoyo al Papa, mientras la izquierda secesionista ha protagonizado ataques y pataleos muy minoritarios y muy impresentables. Ello podría ser un simbólico adelanto de lo que vaya a ocurrir en las urnas catalanas en las inminentes elecciones autonómicas.

PROTESTAS PEQUEÑAS, DISIDENCIAS VARIADAS

De alguna manera, esta ha sido la tónica en todo el país ante el viaje pontificio. Ciertamente, algún teólogo de infausta memoria ha pedido la desaparición del Vaticano y algún estudioso jesuita un nuevo concilio que construya un nuevo paradigma cristiano. Pero las protestas, los desaires y las críticas han estado en relación uno a diez con la actitud de la mayoría silenciosa.

Sintomáticamente coincidiendo con la visita, el obispo Müller, responsable de las Obras Completas de Joseph Ratzinger, presentó en Roma el XII volumen, -en lengua alemana, naturalmente, de la "Opera Omnia" de Joseph Ratzinger, titulado "Künder des Wortes und Diener eurer Freude -Theologie und Spiritualität des Weihesakramentes" (Proclamadores de la Palabra y siervos de vuestra alegría. Teología y espiritualidad del Sacramento del Orden), diciendo claramente que al Concilio Vaticano II, 'a este acontecimiento fundamental de la historia eclesiástica más reciente se suelen asociar, según el punto de vista, el inicio de una transformación, conforme con el espíritu de la época, o una profunda crisis de la Iglesia y, en particular, del sacerdocio... Joseph Ratzinger, con los escritos de este volumen, indica un camino para salir de la crisis en que había caído el sacerdocio católico a causa de los enfoques teológicos y sociológicos deficitarios y de declaraciones encaminadas a suscitar en muchos sacerdotes, que habían emprendido con amor y entrega su camino, inseguridad personal y desconcierto a propósito de su papel dentro de la Iglesia".

con tricornioEl presidente de los obispos españoles lo tiene bien claro: "Que el Papa venga y peregrine a Santiago en un Año Santo, en el año 2010, supone una llamada muy fuerte para que el proceso de evangelización, no disminuya en ningún momento, como alma y médula de la acción pastoral de la Iglesia, y como invitación a todos los españoles a recuperar esas raíces cristianas que son las que les pueden dar vida, y pueden traer mucho bien para toda España". Y la visita a Barcelona para consagrar la parte terminada del templo de la Sagrada Familia "reafirma la verdad de la pertenencia de fe y de vida, de una fe católica que genera vida, y en este caso una espléndida obra de arte de las más brillantes". "Pero sobre todo que aliente a los católicos y a la Iglesia en España a poner su mirada en ese bien que es la familia, y que tiene como modelo la familia cristiana".

69 diócesis, 22.674 parroquias, 124 obispos, 24.849 sacerdotes, 54.599 religiosos, 101.261 catequistas, 4.000 seminaristas y 30 millones de españoles más o menos católicos tendrán este fin de semana una inyección de moral que buena falta les hace. Los patéticos intentos de aguarles la fiesta han puesto en evidencia de nuevo la anormal agresividad del laicismo y el trecho considerable que aún queda para lograr una plena democracia que respete por igual todas las opciones en justa liza.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por Vicent 25.11.10 | 20:07

    el Papa vino a España para decirnos: Dios existe y nos ama.

  • Comentario por rojobilbao 07.11.10 | 15:16

    Los españoles, somos y seremos los soldados del Papa. Es lo que mejor hacemos, es nuestra cultura y en esto nadie nos vence. Él lo sabe y lo agradece.

  • Comentario por Aguila de Patmos 05.11.10 | 19:56

    Al margen de críticas y despropósitos con la visita de El Papa, creo que no debemos olvidar que además representa a un Estado, el Estado Vaticano. Como tal, su visita a un país tiene muchas más connotaciones que las que comenta la gente, o determinados políticos en general.

Martes, 24 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031