Infordeus

Diez conclusiones tras la segunda crisis de la pedofilia eclesial

1.-En la iglesia católica se está revelando progresivamente un grave problema de abusos sexuales desarrollado a lo largo de varias décadas del pasado siglo. A nivel más profundo ha vuelto a demostrar profundas divergencias internas, defectos estructurales de funcionamiento, y síntomas de que la batalla por la sucesión está ya en marcha.

2.-El problema se agrava especialmente por no haber denunciado a sus autores a las autoridades civiles y haber ocultado su misma existencia mediante medidas paliativas de escaso resultado, como traslados y terapias. Pero desde comienzos de década, el Vaticano ha implementado importantes medidas para atajar el problema, de tipo disciplinario y jurídico, y de aplicación de protocolos de actuación en la jerarquía.

3.-Pedofilia y pederastia han sido delitos ocultos no sólo en la Iglesia sino también en el resto de las instituciones educativas y sociales, sin olvidar fundamentalmente la vida privada y familiar. Recuérdese la plaga de 'memorias recobradas' de víctimas de abusos sexuales en el seno de la familia, -especialmente por parte de progenitor-, que sufrió Estados Unidos en la década de los noventa.

4.-El efecto llamada del escándalo en la iglesia estadounidense, y las altas indemnizaciones pactadas con las supuestas víctimas, ha motivado una proliferación de denuncias en media Europa, especialmente en Irlanda. La Conferencia Episcopal de EEUU ha gastado unos tres mil millones de dólares en ocho años.

5.-Los casos están recibiendo un privilegiado tratamiento mediático, marcadamente sensacionalista, al que contribuye un indisimulado laicismo de gran agresividad. Abunda la inquina y la animadversión desde el exterior contra una institución con desastrosa mala imagen.

6.-El escándalo tiende a hacer un paquete con cuestiones de diversa importancia. La minoría de casos de aberrante pederastia --penetración, felación- incluyendo relaciones sexuales continuadas con menores; los abusos sexuales esporádicos de tocamientos e insinuaciones, de carácter leve; los eximentes de ocasionalidad o los agravantes de premeditación y alevosía; las tendencias más o menos expresadas de pedofilia, una atracción hacia los niños que no se plasma más que pocos casos en actos graves; las circunstancias objetivas favorables en un colectivo únicamente masculino donde la sexualidad es reprimida como norma máxima de identidad colectiva; la influencia en las costumbres del clero de la liberalización sexual de los años sesenta; y la llegada en esos años de un importante contingente de seminaristas con tendencias homosexuales y homosexualidad activa.

7.- El análisis y presentación de los datos estadísticos con objetividad permite adelantar que si numéricamente el problema tiene una presencia muy minoritaria entre el clero católico, el impacto que produce por las características de su llamémosla profesión, es enormemente mayor y es lógico que sea juzgado con mayor dureza por la opinión pública. El oficio de prestar confesión de sus pecados a los fieles, asistencia moral a las personas con problemas, y sobre todo tareas educativas con niños y adolescentes, agrava sin duda la dimensión del problema hasta el punto de poder suponer una inflexión histórica de la presencia de la iglesia católica en el sistema educativo o al menos un aumento significativo de su creciente pérdida de influencia.

8.- Con todo ello, es aún más grave que haya servido para patentizar los mecanismos de autodefensa, complicidad y corrupción extendidos en la iglesia católica a semejanza de las instituciones seculares. La organización eclesiástica practica los mecanismos mafiosos que practican todas las profesiones y categorías sociales frente al exterior -yo te protejo para que tu me protejas-, a pesar del carácter espiritual de su ocupación y de sus esencias morales, tan teóricamente elevadas, pero tan prácticamente deficientes.

9.- Del mismo modo, las dudas crecientes que plantea la estructura hiperpiramidal de la iglesia católica, sus obsoletos sistemas de gestión, el celibato clerical, la negación del sacerdocio femenino, la marginación interna de los laicos, la colisión creciente de su sistema de dogmas y creencias con la aceleración del cambio de paradigma planetario, pueden sufrir un agravamiento producto de esta crisis, que es la segunda de la década tras la estallada en Estados Unidos, y que es síntoma de una enfermedad, el 'síndrome pederasta' que ya hemos analizado repetidamente. Una enfermedad que seguirá produciendo efectos notables por una década más al menos, y del que la próxima crisis estará ligada a las iglesias del antes llamado tercer mundo.

10.- Cuando las aguas vuelvan a su cauce, y el escándalo se agote, la iglesia católica habrá sufrido otro grave deterioro de su imagen pública, aunque probablemente la experiencia traumática contribuya a la limpieza interna que promueve Benedicto XVI, y salga mejorada. El modo y profundidad en que el síndrome pederasta pueda precipitar cambios profundos en el catolicismo, en su visión de la sexualidad, en su sacerdocio y su paradigma dogmático, está por ver. Probablemente las aguas vuelvan a su milenario cauce. O quizás estamos en vísperas de un cataclismo interno ligado a la incógnita con que titulábamos nuestro último libro: 'Después de Ratzinger, qué' (Península, 2009).


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por polo 23.09.10 | 07:23

    viva la pedofilia y viva la libertad sexual viva los derechos sexuales de los niños que ellos y ellas sean los que desidan como dueños de su propios cuerpos y no unos malditos senadores, diputados o jueses

  • Comentario por Remo 14.04.10 | 14:31

    Sobre la dificultad para conseguir el libro, hoy me he enterado de que ha habido prohibición expresa para que este libro no sea vendido en la librerías religiosas. Me parece increiíble pero es cierto. Creo que el miedo en las alturas eclesiales les lleva a confundir churras con merinas. Convendría que alguien con buenas relaciones explicase el contenido y la intención de Catalá Deus en sus escritos. Al menos a mí, no me parece un enemigo de la iglesia Católica. Y ya se sabe lo que dijo Jesucristo; quien no está contra nosotros, está a favor nuestro.

  • Comentario por jalon 13.04.10 | 11:46

    Amigo Masiá, lamento que te obligaran a dejar este blog. Pero nos hemos beneficiado de tu palabra y de un auténtico evangelio.
    Dice la Cigú: Se ha envainado su chulería. Dice Perezbús : la doctrina católica es la imposición durante la dictadura. De Inmacú, tu tercera acusadora, no sé nada.
    Orgulloso de tu amistad, juan masiá.
    Sale perdiendo RD. Sugiero la publicacion de escritos de un amigo del papa, Raimon Panikkar, sobre conversión al hinduísmo y budismo sin dejar de ser católico

  • Comentario por ATALANTE -MADRID 12.04.10 | 23:01

    el sucesor de PEDERICTO XVI debe ser el cardenal ARINZE. Un santo y bello negro, lejano de intrigas y escándalos.

  • Comentario por p2 11.04.10 | 14:38

    VIVAN LA PEDOFILIA Y LA PEDERASTIA, Y TODO LO QUE SE DERIVA DE ELLOS... ¿ES MALO? ¿ES BUENO?
    SIEMPRE HAN EXISTIDO, Y EXISTIRAN POR SIEMPRE......

  • Comentario por Remo 10.04.10 | 23:07

    Estoy muy de acuerdo con el diagnóstico y el análisis que presenta. Le felicito también por la entrevista con Gabilondo en la CNN en español, en la que apuntó básicamente los diez puntos que ahora presenta. Sólo me parece más problemático el punto 9. No porque no sean cuestiones debatidas dentro y fuera de la Iglesia, sino porque pienso que, en todo caso, la evolución de la Iglesia no seguirá esos derroteros, salvo en la cuestión referente a la estrucutra,y gestión de la Iglesia, y la cuestión referida al papel de los laicos en esa misma gestión. probablemente, en mi opinión, la crisis provocará un cambio profundo en la Iglesia católica, pero en la línea de una acentuación de su ascesis, disciplina y ortodoxia. Aunque el precio sea la disminución del númeor e influencia en los países más desarrollados. Porque lo contrario sería sencillamente un suicidio.
    Por lo demás, el libro, efectivamente, es difícil encontrarlo. Necesita una mejor y mayor distribución y publicidad.

  • Comentario por Vicente 10.04.10 | 19:04

    yo creo que se están entremezclando los asuntos, por ejemplo pederastia y celibato, etc...
    Pero la Iglesia es clara al respecto: castidad siempre, cada uno según su vocación.
    El santo padre está llevando a cabo unas estupendas acciones.

  • Comentario por p2 10.04.10 | 14:20

    VIVA LA PEDOFILIA, VIVA LA PEDERASTIA, VIVA LA PORNOGRAFIA INFANTIL, VIVA LA PROSTITUCION, VIVA EL TURISMO SEXUAl, VIVA LA COMPLETA LIBERTAD SEXUAL, VIVA....

  • Comentario por José Catalán Deus [Blogger] 09.04.10 | 11:13

    ... en mi libro hay otros candidatos, incluso ciñéndonos al episcopado yanqui, que tienen también alto perfil papable. Y la 'expertise' antipedófila cuenta, pero no sólo: hay muchos otros aspectos importantes.

    En cuanto a mi libro, si busca en google, salen muchas librerías que ofrecen su adquisición por internet.

    Casa del Libro:
    http://www.casadellibro.com/libro-despues-de-ratzinger-que-balance-de-cuatro-anos-de-pontificado-y-los-desafios-de-su-sucesion/1609779/2900001345696

    Librería Luces
    http://www.librerialuces.com/libro/Despu%C3%A9s_de_Ratzinger_qu%C3%A9/isbn/978-84-8307-871-6

    Saludos cordiales,
    José Catalán Deus

  • Comentario por José Catalán Deus [Blogger] 09.04.10 | 11:12

    Efectivamente, el arzobispo de Boston O'Malley fue creado cardenal en 2006 en la primera hornada de quince del actual Papa, junto a otros ocho pastores de diócesis importantes.

    En mi libro también se cuenta que en el tercer año del actual pontificado, el 27 de junio de 2007, una selección de obispos de todo el mundo son convocados en el Vaticano para recibir en primicia el esperado 'motu propio' del Papa sobre la misa en latín, y entre ellos estaba Sean Patrick O'Malley. El capuchino publicó en su propio blog una reseña de la reunión, contando que fueron unos 25 obispos, incluyendo miembros de la Curia, el presidente de Ecclesia Dei Castrillón Hoyos, el prefecto de culto divino Arinze, y varios presidentes de conferencias episcopales. Bertone fue el encargado de presentar un resumen y después Benedicto XVI "mantuvo una profunda conversación que duró alrededor de una hora" con los presentes.

    Está a punto de cumplir 65 años, una edad perfecta. Pero como incluyo...

  • Comentario por observador 09.04.10 | 03:18

    Maginfica presentacion. Me atrevo a responder a la pregunta de Despues de Ratzinger. El Cardenal Arzobispo de Boston, Shean O'Malley. Desde su primera diocesis en las lejanas Islas Virgenes, pasando por Fall River, Palm Spring y Boston, le ha tocado manejar cientos de casos de pederastia y abusos sexuales, pensando siempre en las victimas y ganandose el respeto de ambos lados. Es quizas aventurado el pensarlo, pero no seria extrano que sea elegido para conducir la Visita Apostolica anunciada por BXVI a Irlanda. Aun siendo americano es de origen irlandes, excelente linguista (habla con fluidez mas de seis idiomas, entre ellos el castellano) avido lector de Isabel Allende y Garcia Marquez, no habiendo perdido el genuino espiritu franciscano. Una luz y ejemplo de energico pastor, sensible y cercano sobre todo a sus sacerdotes. No he leido el libro Despues de... por dificil acceso en librerias, pero creo podria estar en la linea sucesoria

Lunes, 22 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031