Infordeus

El cuarto secreto de Fátima

22.09.07 | 13:25. Archivado en Vaticano y Santa Sede
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

Será una leyenda urbana o un a superstición de los católicos tradicionalistas, pero el rumor de la existencia de partes no reveladas en las apariciones de la Virgen, ha hecho que el mismo Secretario de Estado, el cardenal Tarsicio Bertone, -como hace unos meses hizo el mismo papa con su libro Jesús de Nazaret-, haya bajado directamente al ruedo de la opinión pública editando «L'ultima veggente di Fatima», «La última vidente de Fátima», tras considerar innecesario durante mucho tiempo volver sobre un tema cerrado para la Curia romana.

«La hipótesis de un cuarto secreto de Fátima es pura fantasía. Sería un engaño», ha afirmado monseñor Serafim De Sousa Ferreira e Silva, obispo emérito de Leiria-Fátima, al presentar en la tarde de este viernes el libro que acaba de publicar en Italia el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado, junto al periodista Giuseppe De Carli.

En la presentación, celebrada en la Universidad Pontificia Urbaniana, el prelado recordó que «el tercer secreto de Fátima ya ha sido revelado de manera auténtica e integral» y pidió a los católicos que eviten «especulaciones» injustificadas. «Las visiones de sor Lucia no son una invención, sino una revelación digna de fe. El tercer secreto ha sido publicado totalmente».

No existe un cuarto secreto comunicado por la Virgen en Fátima a los tres pastorcillos: ésta es la tesis frente a que 'algún escritor en el pasado ha afirmado que Juan Pablo II, al ordenar la publicación del «tercer secreto» de Fátima, no reveló todos los contenidos e indicaciones dejados por María a sor Lucía, la vidente de Fátima'.

UN CUARTO SECRETO

Efectivamente, el periodista e investigador italiano Antonio Socci es autor de un libro publicado en noviembre de 2006 en Italia intitulado "El cuarto secreto de Fátima", cuya tesis sería: lo que se reveló en Fátima como el tercer secreto, la visión de un "Obispo vestido de blanco" que es asesinado y junto con él otros religiosos y seglares, es auténtico pero incompleto, al faltarle las palabras de la Virgen que la explicarían, mensaje éste que contendría terribles profecías relativas a la crisis de la Fe, la traición de parte de la Jerarquía, y catastróficos acontecimientos para la Iglesia y el mundo entero, según los comentarios que hacen del mismo John Vennari en la edición de enero de 2007 de "Catholic Family News", y Christopher A. Ferrara en 'Fatima Perspectives'.

A decir verdad, en círculos tradicionalistas ya se había manejado tal hipótesis. Lo que sí aporta es un mayor "impacto" en la opinión pública y porqué no en las autoridades eclesiásticas.

Por mi parte, dice el autor del blog La honda de David, hace ya un tiempo que recopilé las distintas interpretaciones sobre este "tercer secreto de Fátima" que divulgó el Vaticano en el año 2000:

Una sostiene que todo ha sido publicado en el año 2000 y que la visión refiere al Papa Juan Pablo II en el atentado que sufriera el 13 de mayo de 1981. Es la interpretación "oficial".

Otra sostiene que todo ha sido publicado pero difiere en la interpretación: el "Obispo vestido de blanco" es Juan Pablo I, el cual presumiblemente habría sido asesinado. Es la interpretación del movimiento Contra Reforma Católica a través de su portavoz en la materia el Frère François de Marie des Anges.

Una tercera dice que la visión es verdadera pero le faltan las palabras de la Virgen que la expliquen. Es la interpretación del P. Fabrice Delestre del Priorato de Lisboa de la Fraternidad San Pío X.

Una cuarta dice que el tercer secreto divulgado en el año 2000 es completamente falso. Es la interpretación de Laurent Morlier.

Una quinta interpretación, muy interesante, es la que hace el P. Knittel de la Fraternidad San Pío X: dice él que lo que falta en realidad es una parte del "Segundo secreto" y que es un error de los estudiosos el haber cambiado el orden de las palabras de la Virgen. En efecto, aquellos ubican el tercer secreto después de las "persecuciones al Santo Padre, el aniquilamiento de muchas naciones y el martirio de los buenos " y antes de la consagración de Rusia y el triunfo final. Sin embargo, las palabras que se supone son el comienzo del tercer secreto ("En Portugal se conservará siempre el dogma de la Fe, etc") se encuentran en los escritos de Sor Lucía después del triunfo final.

En lo personal, me afilio por ahora a la tesis del P. Delestre, que sería coincidente con la que expone Antonio Socci en su libro. La fuente más creíble para sostener esto proviene del P. Schweigl, sacerdote austríaco enviado a Fátima por Pío XII el cual a su regreso a Roma habría manifestado que la tercera parte del secreto "consta de dos partes: una que concierne al Papa y la otra lógicamente -aunque nada deba decir- que sería la continuación de las palabras: En Portugal se conservará siempre el dogma de la Fé" (En "Fatima-Joie intime, événement mondial" de Frère François de Marie des Anges, p. 407).

De esta forma pueden descartarse las interpretaciones del Vaticano, de la CRC (que hablan de un único documento que describe una visión) y de Laurent Morlier (que habla también de un único documento pero que en este caso transcribiría sólo palabras y no una visión). Con respecto a la tesis del P. Knittel, tiene a su favor que la descripción de la visión comienza así: "La tercera parte del secreto..", lo que haría suponer que las palabras que la explicarían correspondan al segundo secreto; no obstante, Sor Lucía, en sus cuartas Memorias, dice que por lo que hace al primer y segundo secretos "ya reveló todo". Y está claro que el primer secreto también está constituído parte en una visión (la visión del infierno) y parte en palabras: "Habéis visto el infierno...", lo que no representa inconveniente alguno para que el esquema se repita en el tercer secreto.

En lo que refiere al contenido de esas palabras aún no reveladas, además de la referencia a la apostasía de los católicos que deducen todos los estudiosos, ha de haber algo aún más preocupante si nos atenemos a lo dicho por el fallecido P. Malachi Martin a quien le fuera leído el tercer secreto en los años sesenta: "el elemento central del tercer secreto es terrible" (en entrevista con Art Bell), pero sobre ello y hasta tanto no se revele la totalidad del Mensaje sólo caben suposiciones.

EL ARTÍCULO DE VENARI

Difícilmente pueda exagerarse la importancia de este libro. El Sr. Socci es un famoso escritor italiano de primer nivel, y entrevistador de la televisión, que no está asociado a ningún grupo “tradicionalista”. De hecho, inicialmente su posición era firmemente oficialista cuando el Vaticano afirmó haber publicado el Secreto en su totalidad, el 26 de junio de 2006, escribe John Venari.

Socci escribe en la introducción de su libro que fue movido a la duda por un artículo del periodista italiano Vittorio Messori a propósito de la muerte de Sor Lucia: “El Secreto de Fátima, la celda de Sor Lucía ha sido sellada”. Allí Messori hablaba de los numerosos escritos y “Cartas a los papas” que Sor Lucía habría dejado en su celda. Messori aludía a la revelación vaticana del Tercer Secreto del 26 de junio de 2000 diciendo “que en lugar de resolver el misterio, ha abierto otros: en lo referido a sus interpretaciones, sus contenidos y sobre la integridad del texto revelado”.

Esto desató una vorágine de preguntas en la mente de Socci. ¿Por qué insinuaría un hombre como Messori, “un gran periodista, extremadamente preciso…” el columnista católico más traducido en todo el mundo”, una sospecha tal sobre el Vaticano? ¿Cómo podría una persona como Messori, tan cercana al ambiente del Vaticano estar persuadido de que la versión oficial del Tercer Secreto no es convincente?

Esto era especialmente incomprensible porque cinco años antes, cuando la publicación de la Visión del Secreto, Messori no expresó reserva alguna sobre lo que el Vaticano había dicho. Ahora parece tener dudas. Ahora parece tener cuestionamientos que formular.

Socci respondió tomando parte en una amable disputa con Messori en la cual él defendía la posición del Vaticano. Pero luego, dice Socci, “fui golpeado por un artículo escrito por un joven autor católico, Solideo Paolini”, que fue publicado en una revista tradicionalista la cual participó del debate entre Socci y Messori.

Paolini, dice Socci, “proponía una lista de argumentos contra la versión oficial del Vaticano (que era la mía también, en ese momento)”. El argumentaba que el Vaticano estaba reteniendo la parte principal del Tercer Secreto “debido a su contenido explosivo”. El Sr. Paolini había investigado el tema de Fátima intensamente, y había escrito un libro sobre el Tercer Secreto, “Fátima: no despreciéis las Profecías”, que fue publicado en Italia. Para su propia sorpresa, Socci encontró los argumentos de Paolini dignos de consideración.

Socci expresa su punto de vista: fue un error que la Curia y los medios ignorasen el desafío de los católicos tradicionalistas que sostenían que el Tercer Secreto no había sido revelado en su totalidad. “Por ejemplo”, escribe, “en el libro editado por el padre Paul Kramer [La Batalla Final del Diablo] que reunía los trabajos y artículos de varios autores, hay una denuncia de que el Vaticano no ha cumplido con los pedidos de Nuestra Señora de Fátima, y se afirma que “el precio de la indecisión del Vaticano bien puede ser extremadamente alto y que será pagado por toda la humanidad”.

En síntesis, Socci reconocía que había muchas preguntas sin respuestas, muchos puntos enigmáticos en torno al Secreto.

El Cardenal Bertone no respondió a un pedido de entrevista de Socci. El desconcierto de Socci se intensificó más aún cuando buscó respuestas en la jerarquía Vaticana, especialmente por parte del Card. Bertone, coautor junto con el Card. Ratzinger del documento del 26 de junio de 2000 sobre del Secreto: “El Mensaje de Fátima”.

Socci escribe: “Yo había indagado a muchos hombres de autoridad e influencia en la Curia, como el Card. Bertone, actualmente Secretario de Estado del Vaticano, que tuvo un papel central en la publicación del Secreto en 2000… El Cardenal, que realmente me había favorecido con su consideración personal, pidiéndome diera conferencias en su ex diócesis de Génova, ni siquiera consideró necesario responder a un pedido de entrevista de mi parte. Naturalmente que estaba es su derecho, pero esto no hizo sino incrementar en mí el temor de que existieran ciertas preguntas embarazosas, y principalmente, de que hay algo (extremadamente importante) que necesita mantenerse oculto”.

Cierra la introducción diciendo que no había esperado encontrarse un “enigma tan colosal” en torno al Tercer Secreto. Y si bien no puede suscribir ninguna de las teorías que postula la literatura tradicionalista, “en definitiva tuve que rendirme”, dice, “a la conclusión de que existen dos textos del Secreto, uno de los cuales no ha sido revelado al mundo”.

“Creo que hay algo más”

Los lectores recordarán que el 13 de mayo de 2000, durante la beatificación papal de Jacinta y Francisco en Fátima, el Card. Angelo Sodano, titular de la Secretaría de Estado, anunció que el Tercer Secreto habría de ser revelado y anticipó lo que él decía ser una parte del contenido. Sodano anunciaba que el Secreto hablaba de “un obispo de blanco” que, mientras camina entre cadáveres de mártires, “cae el suelo, aparentemente muerto, bajo un ataque de armas de fuego”.

El Card. Sodano señalaba así que esta era una predicción del intento de asesinato de Juan Pablo II en 1981.

Aunque la multitud congregada aplaudió la alocución de Sodano, algunos se mostraron inmediatamente escépticos. El 13 de mayo Associated Press cita el testimonio de Julio Esteleo, de 33 años, un comerciante portugués dedicado a la venta de automóviles: “Lo que ellos dicen ya ha ocurrido en el pasado. Esto no es una predicción. Es decepcionante. Yo creo que hay algo más”.

En verdad, muchos católicos dicen “Yo creo que hay algo más”.

Luego, el 26 de junio de 2000, cuando la Visión del Secreto finalmente fue publicada, supimos que el Card. Sodano no había dicho la verdad. El Secreto no dice que el Papa cae “aparentemente muerto”, sino que fue asesinado.

Hasta el Washington Post notó la discrepancia en su reporte del mes de julio: ”El Tercer Secreto espolea más cuestionamientos: La interpretación de Fátima se aparta de la Visión”.

“El 13 de mayo, el Card. Angelo Sodano, un funcionario de primer nivel del Vaticano, anunció la inminente publicación de un texto cuidadosamente guardado. Dijo que el Tercer Secreto de Fátima anticipaba, no el fin del mundo, como algunos habían conjeturado, sino el ataque del 13 de mayo de 1981 al Papa Juan Pablo II en la Plaza de San Pedro.

“Sodano afirmó que el manuscrito… dice que ‘un obispo vestido de blanco” que, mientras se abre camino entre cadáveres de mártires, ‘cae al suelo, aparentemente muerto, bajo una lluvia de balas”.

“Pero el texto dado a publicidad el lunes (26 de junio) no deja dudas respecto al destino del obispo, al afirmar que ‘fue muerto por un grupo de soldados que disparaban balas y flechas contra él’. Todos los que están con el Pontífice también mueren: obispos, sacerdotes, monjes, monjas y laicos. Juan Pablo sobrevivió a los disparos efectuados por un solo tirador, Mehmet Alí Agca, y nadie entre la multitud resultó herido en el ataque.”

13 de Mayo de 1981

Este periódico laico no pudo evitar una mirada sospechosa sobre el Cardenal Sodano, puesto que está claro que él dio una imagen falsificada del Tercer Secreto sobre la cual quiso forzar una interpretación fallida.

Los católicos atentos inmediatamente contrastaron la revelación vaticana presentada como el Tercer Secreto completo con lo que el Cardenal Ratzinger había dicho en 1984. En su famosa entrevista con Vitorio Messori, el Cardenal Ratzinger dijo que el Secreto concernía a “los peligros que amenazaban la Fe y la vida de los cristianos, y por lo tanto al mundo. Y también la importancia de los últimos tiempos (novissimi)”. El Cardenal explicó además que “las cosas contenidas en el Tercer Secreto corresponden a lo que está anunciado en la Escritura y confirmado en muchas otras apariciones marianas…”

Pero la visión del Papa siendo muerto por soldados no necesariamente refleja los “peligros que amenazan la fe”, ni se corresponden necesariamente con los “últimos tiempos”. Más aún, uno puede buscar “otras apariciones marianas” en vano si espera encontrar referencia alguna a la profecía de un papa que es muerto por un grupo de soldados. Tampoco la hay en las Escrituras.

La especulación se sustenta en el hecho de que notorios especialistas en el tema de Fátima, como el P. Alonso, y el Hermano Michel de la Sainte Trinité dedujeron, a partir de estudios amplios sobre lo que había sido dicho con anterioridad respecto al Tercer Secreto, que el contenido de la profecía se refería a una gran crisis de la Fe en la Iglesia Católica.

Hablan los expertos

Respecto al Tercer Secreto de Fátima, del Cardenal Oddi resalta: “No tiene nada que ver con Gorvachov. La Santisima Virgen nos está alertando sobre la apostasía en la Iglesia.”

El fallecido padre Joaquín Alonso (+1981) quien por dieciséis años fue el archivista oficial de Fátima, y que había tenido numerosas entrevistas con la Sor Lucía, testifica lo siguiente:

“Por lo tanto es completamente probable que el texto haga referencias concretas a la crisis de fe dentro de la Iglesia y a la negligencia de los pastores mismos [y a las] luchas internas en el seno de la Iglesia y a una grave negligencia pastoral de la alta jerarquía…

“En el período precedente al gran triunfo del Inmaculado Corazón de María han de suceder cosas terribles. Esto es lo que forma parte del Secreto. ¿Cuáles son? Si en ‘Portugal se preservara siempre el dogma de la Fe’… puede claramente deducirse que en otras partes de la Iglesia estos dogmas se oscurecerán o inclusive se perderán totalmente…

“Acaso el texto no publicado habla de circunstancias concretas? Es muy posible que hable no solo de una crisis en la fe en la Iglesia durante el período precedente, sino que como en el caso del Secreto de La Salette, por ejemplo, haya referencia más concretas a las luchas internas de los católicos o a la caída de los sacerdotes y la religión. Quizás inclusive se refiera a las defecciones de la alta jerarquía de la Iglesia. Puesto que ese asunto no es para nada extraño a otras comunicaciones que Sor Lucía ha recibido en este tema.”

Mons. Amaral, tercer obispo de Fátima, dijo lo siguiente sobre el Secreto una conferencia en Viena, Austria, el 10 de septiembre de 1984:

“Su contenido concierne a la fe. Identificar el [Tercer] Secreto con anuncios catastróficos o con un holocausto nuclear es deformar el sentido del mensaje. La pérdida de la fe de un continente es peor que la aniquilación de una nación; y es verdad que la fe está continuamente disminuyendo en Europa.”

Está luego la cita famosa del Cardenal Luigi Ciappi, teólogo personal de cuatro papas, incluyendo a Juan Pablo II:

“En el Tercer Secreto se anticipa, entre otras cosas, que la gran apostasía en la Iglesia comienza por lo más alto”.

Los católicos tienen buenas razones para creer que hay aún una parte del Secreto –un segundo texto que aún no ha sido revelado- que tiene un “contenido explosivo” referente a una apostasía masiva en la Iglesia.

Miró el sobre al trasluz

Los católicos también tienen buenas razones para sospechar la existencia de una segundo texto por la evidencia que presenta Mons. Venancio en Fátima.

En 1957, cuando el Santo Oficio del Cardenal Ottaviani solicitó al obispo de Fátima se enviara el Secreto al Vaticano, el obispo de Fátima, Mons. da Silva confió la tarea a su obispo auxiliar, Mons. Venancio. En determinado momento, cuando Mons. Venancio estuvo solo con el Secreto, miró el sobre al trasluz. Pudo reconocer dentro del sobre grande del obispo otro más pequeño, de Sor Lucía. Y dentro de este sobre había una hoja de papel común con márgenes en sus cuatro costados de unos tres cuartos de centímetro. El Hermano Michel señala que Mons. Venancio “se tomó el trabajo de anotar el tamaño de todo”. Es Mons. Venancio quien nos revela que el Secreto final estaba escrito en una pequeña hoja de papel en la que había unas 25 a 30 líneas.

Sin embargo el Tercer Secreto del Vaticano, revelado el 26 de junio estaba escrito por la Sor Lucía en cuatro hojas de papel que contienen 62 líneas de texto. Aquí, nuevamente, encontramos la evidencia de dos textos del Secreto.

Esta evidencia fue confirmada de un modo excepcional el verano pasado.

El Arzobispo Capovilla admitió la existencia de dos textos.

El Sr. Socci había entrado en contacto con Solideo Paolini, el joven periodista que originalmente debatió con él sobre el Tercer Secreto. Paolini le entregó generosamente a Socci todos los descubrimientos sobre el Secreto provenientes del ex secretario de Juan XXIII, Arzobispo Loris Francesco Capovilla.

Voy a atenerme estrictamente a la cronología de los acontecimientos que aparece en el libro de Socci

Solideo Pasolini visitó a Capovilla el 5 de julio de 2006 en la casa que el Arzobispo tiene en Sotto il Monta. Después de alguna conversación preliminar, Paolini le dijo a Capovilla la razón de su visita: su investigación periodística sobre Fátima. “Dado que Ud. es una fuente de información de primer nivel”, dijo Paolini, “me gustaría preguntarle algunas cosas”, particularmente sobre el Tercer Secreto.

El Arzobispo Capovilla respondió inicialmente: “No, realmente, para evitar malos entendidos, y dado que ya ha sido oficialmente revelado, yo adhiero a lo que se ha dicho. “Aunque yo supiera más sobre esto, debemos atenernos a lo que se ha dicho en documentos oficiales”.

La fascinante admisión de este hecho nos ofrece un pantallazo del modo como opera el Vaticano. El Vaticano presentó su “revelación oficial” sobre el tema, y un funcionario vaticano retirado insiste en que se debe adherir a ella, “aún si supiera más” sobre la cuestión. Le insinúa al Sr. Paolini cual es habitualmente la política en temas así, y a la vez levanta un poco el telón. Es una pista del Arzobispo que insinúa, “Si, yo sé más sobre esto”.

El Arzobispo en este punto de la conversación sonrió y dijo: “Por favor, escríbame sus preguntas y yo las responderé”. Dijo que buscaría entre sus papeles, si es que todavía conservaba alguno, puesto que ya había donado prácticamente todo a un museo. Luego le dijo a Paolini “le enviaré algo, tal vez una frase… solo escriba y espere”.

¿Una frase? pensó Paolini, ¿qué podría querer decir “le enviaré una frase”.

Tres días más tarde, Paolini remitió por correo electrónico una lista de preguntas al Arzobispo Capovilla. El 18 de julio, Paolini recibió un paquete de su parte en el que estaban las respuestas y algunos papeles de sus archivos.

Paolini escribe, “A lo referente a mis preguntas sobre la existencia de un texto no publicado del Tercer Secreto, que no habría sido aún revelado, cuya existencia es altamente probable debido a una masiva cantidad de pistas, Mons. Capovilla (que, como se sabe, leyó el Tercer Secreto) escribió literalmente, “No sé nada”.

Paolini estaba perplejo. El Arzobispo Capovilla leyó el Secreto, conocía su contenido, estaba en posición de afirmar inequívocamente que el Tercer Secreto había sido revelado ya en el año 2000 y que no quedaba nada sin revelar. Sin embargo dijo: “No se nada”.

Esta expresión, en opinión de Paolini, fue “una irónica alusión a cierta ‘omertá siciliana’… una especie de ley mafiosa de silencio”.

Esta no fue la última de las sorpresas.

El paquete enviado por Capovilla contenía algunos papeles oficiales y un tarjetón autografiado en el que se lee como sigue:

“14 de julio de 2006

“Estimado Solideo Pasolini,

“Le estoy enviando algunos papeles de mi archivo. Le sugiero que compre el librito sobre el Mensaje de Fátima publicado por la Congregación para la Doctrina de la Fe, en el año 2000”.

“Con mis bendiciones

“Loris Capovilla”.

¡Extraña sugerencia! Por cierto que el Arzobispo Capovilla no ignoraba que el Sr. Paolini había estudiado el asunto del Tercer Secreto con toda profundidad y por cierto ya tenía el documento del 26 de junio. Quedó claro a Paolini que esta era otra pista del Arzobispo. Algo así como si Capovilla le dijera “Lea el documento del 26 de junio nuevamente, pero esta vez hágalo a la luz de lo que le estoy enviando yo”.

Y por cierto que Paolini encontró una bomba de tiempo en los documentos.

“Comparando el folleto publicado por el Vaticano con los documentos de los archivos enviados por el secretario de Juan XXIII”, afirma Paolini, “aparece inmediatamente una contradicción muy significativa en las ‘notas reservadas’ a los ojos del investigador. Con el sello de autenticidad bien impreso sobre el papel [sello oficial queda certificado que el Papa Paulo VI leyó el Secreto la tarde del 27 de junio de 1963, mientras que el documento oficial del Vaticano afirma que “Paulo VI leyó el contenido el 27 de marzo de 1965 y envió el sobre al los archivos del Santo Oficio, después de decidir que no se publicaría el texto.”

Tenemos, pues, una discrepancia de fechas. Los documentos oficiales de Capovilla dicen que Paulo VI leyó el secreto el 27 de junio de 1964 mientras que el documento del Vaticano del 26 de junio de 2000 afirma que el mismo papa leyó el Secreto el 27 de marzo de 1965.

Paolini telefoneó inmediatamente al Arzobispo Capovilla para pedir una explicación de esta contradicción de fechas. Capovilla, un poco evasivo al principio, respondió con frases como “no estamos hablando de las Escrituras”. A lo cual Paolini respondió inmediatamente, “Si, Excelencia, pero mi referencia es un texto oficial escrito (el documento oficial del Vaticano), ¡que es claro y se basa en otro documento de archivo! Mons. Capovilla respondió, “Bien, puede ser que el paquete Bertone [documento del 26 de junio] no sea el mismo que el paquete Capovilla…”

En este punto brilló una luz en la mente de Paolini y aventuró la pregunta del millón: “Entonces ambas fechas son correctas porque hay dos textos del Tercer Secreto?”

Después de una breve pausa, el Arzobispo Capovila respondió “¡eso es exactamente!”.
Esta evidencia al rojo vivo, publicada por vez primera en el libro del Sr. Socci, es la primera en la que un alto funcionario vaticano, si bien uno ya retirado, admitió que sí, existe un –para decirlo en las palabras de Socci- “Cuarto Secreto, o por mejor decir, una segunda parte del Tercer Secreto (evidentemente una continuación de las palabras de Nuestra Señora interrumpidas por el ‘etc.’), que aún no ha sido revelado, y que fue por otro camino dentro de los muros del Vaticano”.

Los católicos que durante los últimos seis años han sufrido el ridículo y el desprecio por insistir en que el Vaticano no había revelado el Secreto completo, que insistían en que había dos textos, son reivindicados por los hallazgos que publica el Sr. Socci en “El Cuarto Secreto de Fátima”.
Otra discrepancia: “Expresiones en Dialecto Portugués”

En el mismo capítulo, Socci pone en el tapete otros puntos que sugieren don textos diferentes del Secreto. Uno de los más impactantes concierne a las así referidas “expresiones en dialecto portugués” que el Secreto contiene.

Socci nota que el Cardenal Ottaviani había dicho que cuando Juan XXIII abrió el sobre [conteniendo el Secreto] y lo leyó, entendió perfectamente, aunque estaba escrito en portugués. Sin embargo, el Hermano Michel de la Sainte Trinité, autor de “Toda la Verdad sobre Fátima”, señala que el Papa había requerido la asistencia de un cierto Mons. Tavares para ayudarlo a entender algunas expresiones portuguesas. El Arzobispo Capovilla también testimonia que, puesto que el texto contiene expresiones de dialecto portugués, “se llamó a un sacerdote de nombre Mons. Tavares”.

Socci insiste en que esta discrepancia solo puede ser entendida si hay dos textos del Secreto, uno que Juan XXIII podía leer sin ayuda de Mons. Tavares, y otro que requería de su asistencia.

Socci probó su teoría consultando a Mariagrazio Russo, una experta en lengua portuguesa, quien dirigió un análisis muy preciso de la visión del Secreto dada a publicidad por el Vaticano en 2000. No solo concluyó Russo en que hay muchas inexactitudes en la traducción oficial del texto portugués de cuatro páginas de la Hermana Lucía (lo que resulta curioso en un documento de tal importancia), sino que ella no encontró ningún tipo de “expresión regional ni dialectal”. Esto solo puede significar que lo que el Vaticano reveló es diferente de lo que leyó Juan XXIII, en lo cual había “expresiones dialectales”, por lo cual debió requerir de un asistente portugués.

¿Cómo pudo ocurrir?

Socci plantea una hipótesis de lo que puede haber pasado en 2000 tras los muros vaticanos. Afirma que Juan Pablo II y el Card. Ratzinger querían revelar el Tercer Secreto en su totalidad, pero que el Card. Sodano, por entonces Secretario de Estado, se opuso a la idea. La oposición del Secretario de Estado significa una presión formidable.

Se llegó, pues a una solución de compromiso que lamentablemente no revela la existencia de virtudes heroicas en ninguno de los actores.

La visión del “Obispo vestido de blanco” que está reproducida en las cuatro páginas escritas por la Hermana Lucía sería revelada inicialmente por el Card. Sodano, en conjunto con su absurda interpretación de que el Secreto no es nada más que una predicción del intento de asesinato del Papa Juan Pablo II en 1981.

Al mismo tiempo, el 13 de mayo de 2000, durante la ceremonia de beatificación de Jacinta y Francisco, el Papa Juan Pablo II “revelaría” la otra parte, la “terrorífica”, del Tercer Secreto oblicuamente, en su sermón. Es por eso que Juan Pablo II habló en su sermón del Apocalipsis: “Otro portento apareció en el Cielo; un gran dragón” (Ap. 12, 3). Estas palabras tomadas de la primera lectura de la Misa nos hacen pensar sobre una gran batalla entre el bien y el mal, mostrándonos como, cuando el hombre deja de lado a Dios, no puede alcanzar la felicidad, sino que termina destruyéndose a sí mismo… El mensaje de Fátima es una llamada a la conversión, una alerta a la humanidad para que no tenga relación alguna con el “dragón”, cuya “cola barrió un tercio de las estrellas del Cielo, y las precipitó a la tierra”. (Ap. 12:4).

Los Padre de la Iglesia han interpretado siempre a “las estrellas del cielo” como el clero, y las estrellas barridas por la cola del dragón indican un gran números de miembros del clero que caen bajo la influencia del Demonio. Este fue el modo en que Juan Pablo explicó que el Tercer Secreto también predice una gran apostasía.

Fue una revelación implícita del secreto. Así, el Vaticano, y el Papa mismo, no podrían ser acusados de mentir ante la pregunta directa: “¿Se ha revelado completamente el Tercer Secreto”? Respuesta: “Si, ha sido completamente revelado”.

Algunos podrán juzgar esta hipótesis traída de los pelos. Las personas normales, se podría objetar, no actúan de esta manera. Yo, sin embargo, la encuentro perfectamente plausible.

Primero, tenemos el testimonio de Mons. Williamson, de la FSSPX que relata que un sacerdote austríaco de su amistad le dijo que el Card. Ratizinger le había confiado (al sacerdote austríaco) que tenía dos pesos en su conciencia. Uno era el mal manejo del Mensaje de Fátima del 26 de junio, el otro el del problema con Mons. Lefebvre en 1988. “Me equivoqué”, habría dicho con respecto a Mons. Lefebvre. “Me torcieron la mano”, respecto a Fátima. La hipótesis de Socci es coherente con la confesión atribuida al Card. Ratzinger de haberse dejado “torcer la mano”.

En segundo lugar, cualquier que conozca la “romanita” vaticana no tendrá dificultad alguna en aceptar la probabilidad del procedimiento que plantea la hipótesis.

El Vaticano es una burocracia romana que está en posesión del lugar desde los tiempos de Carlomagno. Puede ser extremadamente prudente y sutil cuando actúa por derecha, y evasiva y astuta cuando lo hace por siniestra. Es experta en escurrirse de las situaciones embarazosas. Ni afirma ni niega. Responde a la preguntas con otras preguntas. Se evade con un delicioso encanto.

Como estamos viviendo el período en el que el “humo de Satanás ha entrado en la Iglesia”, debemos admitir con dolor que el Vaticano posconciliar, en muchas ocasiones, ha abandonado el dictado evangélico “Que tu sí sea sí, y que tu no sea no”. (Mt. 5:37). Esta es una de las razones del impacto de la publicación tradicionalista Si si, no no, dado que obtener un Si o un No directos de los funcionarios vaticanos actuales –descubrir los que realmente piensan- puede llegar a ser un tarea imposible.

Dos ejemplos

El Papa Juan Pablo II presentó su “Pedido de perdón Papal” el 12 de marzo de 2000 como parte de año jubilar del milenio. Le pidió al Card. Ratzinger que preparara una defensa teológica del programa de “Pedido de Perdón” con el fin de ser editado por Doctrina de la Fe.

El Card. Ratzinger, que ciertamente es un hombre de pensamiento progresista, no aprobaba sin embargo este pedido de perdón. Así fue, pues como el manejó la comisión: según relata el vaticanista Sandro Magíster, uno de los periodistas más ratzingerianos de Roma, el cardenal redactó argumentos contra el programa de Pedido de Perdón con gran firmeza y precisión. Luego construyó las respuestas a estos argumentos de un modo poco riguroso y débil. Fue su modo de afirmar, indirectamente, que el programa papal era indefendible teológicamente.

Sin embargo no se atrevió a decirlo abiertamente. Nadie, sin una extraordinaria clarividencia capaz de leer la mente del cardenal podría decir cual ha sido su intención. Pero, finalmente, lo que el católico de a pie asumió fue “Memoria y Reconciliación”, uno de los documentos doctrinariamente más insensatos y ridículos producidos por el Vaticano posconciliar, un delirio producto de un estado de postración. Sin embargo, este documento vino del hombre cuya función primordial era defender la integridad de la doctrina.

De nuevo, nadie podría acusar al cardenal de poseer virtudes heroicas, pero esto nos pinta un cuadro sobre el modo en que el Vaticano se maneja. En nombre de la obediencia, o al menos de un cierto compromiso con la obediencia, el Card. Ratzinger publicó un documento sobre materia doctrinal que confundió a millones de fieles católicos.

Hay otro triste ejemplo de una menos admirable integridad sobre el Vaticano de hoy que yo he experimentado de primera mano.

¡Obedezcan!

Años atrás yo pertenecía a una comunidad de Misa Tridentina que después de 1988 había buscado la posibilidad de una regularización. En enero de 1994 dos de nosotros viajamos a la oficina de Ecclesia Dei en Roma para considerar esta posibilidad. En cuanto a la “regularización” el viaje fue una pérdida de tiempo: pero en lo que respecta a las duras lecciones y el “how’s how” de la operatoria vaticana, fue un viaje invalorable.

En un punto de nuestra entrevista, el P. Arthur B. Caulkins de la oficina vaticana de Ecclesia Dei nos dijo que nuestro deber ¡era obedecer! Y si lo que se manda está mal, la culpa no es de quien obedece, sino en quien manda.

Caulkins hablaba en serio

Yo no podía creer a mis propios oídos. Este modo de obediencia ciega, propuesto por el funcionario vaticano, significa que el clero católico, los religiosos –inclusive los funcionarios vaticanos- obedecerán órdenes verdaderamente dañosas para las almas y para la Fe, mientras se dicen a sí mismos que no incurren en ninguna responsabilidad personal puesto que “Yo solo obedezco órdenes”: “Es la responsabilidad de mi superior, no la mía”. La nueva misa, la monaguillas, la comunión en la mano, las jornadas de la juventud al ritmo del rock’n’roll, encuentros panreligiosos con paganos, todas estas afrentas a la Fe católica se realizan en nombre de una “obediencia”; que no es tal sino cobardía y servidumbre.

Si el Vaticano actualmente opera bajo estos principios como política habitual, lo cual significa una perversión de la piedad filial que el católico debe a sus superiores religiosos, entonces no hay que sorprenderse de la estampida de anomalías y delitos que campea en el mundo católico. Esto también ayuda a comprender la hipótesis de Socci sobre una “revelación de compromiso” del Tercer Secreto.

El libro de Socci contiene muchos otros puntos demasiado numerosos como para enumerar aquí. Habla del menosprecio de Juan XXIII y Paulo VI hacia la Hermana Lucía; del hecho de que la parte oculta del Secreto predice una grave crisis de Fe y posiblemente contenga advertencias sobre el Concilio Vaticano II; de la absurda entrevista a puertas cerradas entre el Card. Bertone y la Hermana Lucía de noviembre de 2001 tras la cual él afirmó que la religiosa concordaba con todo lo dicho en el documento del 26 de junio, incluso aunque el documento minaba el mensaje de Fátima tan duramente que hasta los titulares de diarios seculares como “Los Angeles Times” lo reflejaban: “Los máximos teólogos vaticanos sutilmente desacreditan el culto a Fátima”.

Socci dice además que la parte no publicada del texto del Secreto muy probablemente contenga advertencias sobre catástrofes naturales inmensas.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 21 de octubre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Octubre 2014
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
      12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  

    Sindicación