In itinere

MISAS “EXPRÉS”

06.06.18 | 09:30. Archivado en Acerca del autor

“Velocidad”, “rapidez” y “ligereza en el movimiento o acción” son términos mayoritariamente coincidentes con el de “exprés”, que me sirve de referencia y fundamento en la redacción de estas reflexiones. ¿Pero acaso todos y cada uno de ellos no llevarían necesariamente consigo una tremenda profanación al serles aplicados a las santas misas?

. El hecho es que son muchas las misas “exprés” que se celebran en la pastoral y liturgia propias de los tiempos sagrados por los que discurren la educación en la fe y el culto divino. Tener que ajustar estas a determinados horarios estrictos, es –sería- de por sí, pretensión irreal, absurda y profana. Las misas habrán de prolongarse en el tiempo que sea preciso, y ya está, teniendo además sagradamente en cuenta la diversidad de sus circunstancias concretas.

. El mundo ha cambiado ya mucho, mientras que apenas si lo ha hecho la Iglesia, por lo que, lo del “exprés” urge y precisa reflexión ponderada, santa y santificadora. Tal y como acontece en la liturgia actual, mientras que a las misas solemnes no se les escatiman protocolos y tiempos, aún con el riesgo de aburrir o distraer al personal, a las “otras” misas se las somete a un horario escueto e inflexible, propio de las ceremonias y ritos, en conformidad rigurosa con lo que oficialmente está establecido en los estamentos burocráticos, con o sin convenio.

. Misas que, por ejemplo, se “celebren” en quince, o veinte, minutos, y que además suelen ser en gran proporción las más frecuentadas, difícilmente podrían ser catalogadas como otros tantos “sacrificios eucarísticos”, aunque el “precepto dominical” se cumplimiente con fidelidad y sin conciencia de “pecado mortal”.

. La falta de sacerdotes en ciudades, y “por esos pueblos de Dios”, dificulta, y hasta impide, que a las misas dominicales se les dedique el tiempo necesario. Son muchos los casos que se narran con toda clase datos y detalles, de cómo los sacerdotes “celebrantes” han de dejarles puestas las llaves de sus vehículos para ponerlos en marcha inmediatamente después del “ite, missa est” de una, para desplazarse a iniciar otra en pueblos o lugares distantes, y así sucesivamente… Llamarles “misas” a estos espacios y tiempos sagrados, no deja de ser al menos un atrevimiento…

. Son hoy ya muchos las parroquias en las que, por falta de sacerdotes, no hay misas durante semanas y meses. Cualquiera, por muy deficiente que sea la formación de su fe cristiana, habría de llegar a pensar que sin Eucaristía no hay Iglesia. La celebración y participación en la misma, aun cuando la existencia del templo y de sus campanas pretendieran demostrarlo, la Iglesia carece del latido imprescindible que manifieste su vida, existencia y razón de ser.

. Si tal sensación y principio son realmente eclesiológicos, no parece serlo, sino todo lo contrario, el hecho de que disciplinas y cánones impidan la celebración de la Eucaristía en parroquias y colectivos, que podrían –deberían- se presididos y atendidos por mujeres o por otros tantos miembros del pueblo de Dios, casados o solteros.

. Les sobran razones teológicas a quienes denuncian que “en el cristianismo vivimos un eclesiocentrismo, falto de la mística de Jesús”, que “llegó ya el tiempo de haber superado tanto clericalismo” y que “ toda la Iglesia que sea y se comporte como autorreferencial es Iglesia muerta”, antes y después de dedicarles a los curas el epíteto tan ajustado de “aduana pastoral”.

. Dando por supuesto que “la verdadera religión no inventa nada distinto de lo que enseña y practica la naturaleza”, el solo intento de querer justificar las misas “exprés” como parte de la solución para el grave problema de la “des-eucarisitización” de la Iglesia, ofende a Dios y al sentido común.

. “Exprés” y “misas” jamás se matrimoniarán sacramentalmente. No pasarán de rito -¡otro más¡- de tantos como configuran la piedad y la “religiosidad” del pueblo de Dios, auspiciado y avituallado por los mismos miembros de la jerarquía eclesiástica…


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por saruce 16.06.18 | 13:01

    Ni tanto ni tan calvo, amigo Antonio.
    Esa calificación de "misa exprés" podría venir a cuento, en ciertas ocasiones, pero lo normal es que una misa dominical dure poco más o menos, media hora larga.
    Quizás lo que yo echo e menos, también en ciertas ocasiones, es una homilía con el mensaje evangélico adecuado, sin recurrir tanto al Antiguo Testamento, donde suelen patinar bastante los predicadores.
    Porque no es lo mismo un mensaje joven y fresco, procedente de las palabras de Jesús de Nazaret, que de las aventuras poéticas de libros antediluvianos.
    Item más, el sacrificio incruento de la Eucristía dominical debería ser atractivo, y hasta me inclinaría por "único", en la mayoría de las iglesias.
    Porque en esta celebración religiosa, como en otras muchas, la empatía personal del oficiante dice mucho...
    Y con algo de humor, te recuerdo que hay verdaderos tostonazos en algunas misas de difuntos, que ya, ya.

Miércoles, 21 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930