In itinere

MISAS CARDENALICIAS

10.02.18 | 19:45. Archivado en Acerca del autor

Recientemente celebró en Madrid una misa solemne de funeral, uno de los Eminentísimos y Purpúreos Cardenales -“Príncipes de la Iglesia” –, miembro preclaro del episcopado español y de su Conferencia. La noticia, como tantas otras, por diversas circunstancias, y sin más, merece reflexión, por supuesto, de carácter estrictamente religioso.

. “Todos la queríamos y ella quería a todos”. “Fue modelo de humildad y de sencillez”. “Pasó por la vida de puntillas, sin una mala cara y con la sonrisa en los labios”. “Se fue sin hacer ruido”. “Aprendió a ser fiel en un mundo hostil”.

. Enterrada, junto a su marido la protagonista destinataria de estas palabras cardenalicias, en la cripta de la catedral de Nuestra Señora de la Almudena de Madrid,(¡¡), diríase que la misa, más que en sufragio de su alma, constituía parte principal del rito de canonización – beatificación, o de las misas llamadas “de gloria”.

. De todas maneras, la misa, como todas las misas, con uno u otro esquema litúrgico, tanto por quienes son aplicadas, como por quienes participan en su celebración, son algo más que un rito, por sagrado que sea, al ser signo y expresión eucarística, es decir, la esencia de la misma Iglesia, en común -unión con todos y entre todos.

. ¿Por qué precisamente ciertas misas, al ser celebradas por los cardenales, se hacen noticias, que después difundirán, los medios de comunicación social, y no aquellas otras de curas de pueblos o de ciudades, aplicadas en sufragio del alma de sus feligreses, tan ejemplares, o más, que la destinataria de las reverenciales y sentidas palabras del cardenal, expresamente llegado de otra archidiócesis?

. ¿Acaso tienen más valor y eficacia ante Dios yante el resto de los demás fieles cristianos, las misas cardenalicias que las de los párrocos o coadjutores, del llamado clero secular o del regular? ¿No se les estará vilmente engañando a los fieles cristianos -con el riesgo de que se les resienta su fe-, al ofrecérseles el ejemplo discriminador de las “solemnes funciones” cardenalicias en sufragio del alma de los ricos, y no de los de los pobres?

. ¿Quién, quienes y en qué catequesis tuvieron a bien educarles religiosamente acerca de que el valor de las misas es infinito y que, del número de las mismas y de la “calidad” de los oficiantes, no dependerá la salvación de los difuntos, ni la consolación de familiares y amigos, previa purificación en el Purgatorio, tal y como se nos predica?

. El “valor” se lo confieren a las misas, el sentido de la común-unión entre todos, la verdad que evangeliza, la humildad del celebrantes y con-celebrantes que participan en ella y la gracia de Dios que salva y perdona con generosidad, aún a quienes no desaprovecharon la ocasión de la organización de acto tan sagrado, para `proclamar sus ideas y sus añoranzas, sin rehuir la posibilidad de que unos –estos- sigan siendo los “buenos”, y los otros, es decir, los demás, serán los “malos” no solo en esta vida sino en la otra…

. A propósito de la noticia que aquí y ahora comento, huelga reseñar que no son pocos los cristianos que lamentan que los cardenales –nuestros cardenales- presidan y actúen en las misas de quienes fueron importantes y de “derechas”, y no en las de los pobres y militantes en partidos y actividades de “izquierdas”.

. Los mismos cristianos, y más, les exigen a quienes ofician las misas de funeral, o de gloria, que elijan las lecturas de los libros sagrados y que, a su luz y ejemplos de vida, preparen y prediquen sus homilías, con veracidad, sensatez y originalidad. La homilía no es un sermón, ni una pieza oratoria y menos, un cántico o epinicio de la “vida y milagros” del fenecido. Es una charla-conversación acerca de la luz, del perdón, de la esperanza, de la mediación y del “descanso en la paz del Señor”.

.. ¿Qué les decimos a quienes, con indiscreción sagrada, preguntan si el estipendio por una misa celebrada por un cardenal u obispo, hay que ajustarlo a las tasas curiales diocesanas, de idéntico modo a las establecidas cuando son los párrocos o los coadjutores sus oficiantes? Es una pregunta no ociosa, sino que tiene su “aquél”.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Moisés 18.02.18 | 17:48

    Que don Antonio diga lo que le venga en gana creo que es lo que hace, con toda legitimidad, supongo. Nada que decir, al respecto. Y si ofende o no, díganlo los ofendidos, si los hay. Yo no estoy entre ellos.

    Los ornamentos, para los actos litúrgicos, están dirigidos (al menos en teoría) a Dios que, por otra parte, es el Único Rico en realidad: Dueño de todo y de todos.

    El lujo de algunos obispos y similares, en sustancia, no muestra más que son eso: simplemente hombres.

    Y he conocido (por sus hechos comprobados) el mal que han hecho muchos curas "redentores" de los pobres (según decían). Recuerde que Judas, al parecer, se quejaba del perfume con que "favorecían" a Jesucristo. Judas decía que mejor utilizar ese dinero con los pobres. Y era ladrón. Aunque, al final, sólo Dios juzga. Por lo menos eso es lo que creemos los creyentes.

    De ahí no deduzca nada personal contra nadie. Es lo que hago yo.

    Saludos, SARUCE

  • Comentario por saruce 15.02.18 | 20:20

    Creo, Moisés, que si no existiese este blog, habría que buscar otro similar.
    Antonio, nuestro blogger, posee el anticlericalismo justo para decir cuanto le venga en gana, sin ofender, a mi parecer.
    El tema de hoy, sin ir más lejos, es para hacernos pensar en el boato inútil y molesto que suelen llevar muchas de nuestras celebraciones religiosas.
    Tuve la oportunidad de conocer durante mi juventud, y tratar, a un cura de pobres, de nombre "Don Jacobo", que decía misa en un cuartucho, con un altar flotante, y santo como él solo, y mantengo unos recuerdos entrañables de algunos de sus discursos.
    Aquellas misas elevaban el espíritu de los jóvenes y de los mayores, y nos hacían sentir el amor de Dios.
    Hay que continuar diciendo la verdad, que no solamente es lo opuesto a la mentira, sino que forma parte del mensaje cristiano.
    "No hay Dios que entre en mierda, ni mierda que entre en Dios", solía decir.
    Un abrazo

  • Comentario por Moisés 11.02.18 | 18:30

    El post tiene, efectivamente, su "aquel". Y demagogia abundante. A los muertos los juzgará Dios, según creemos... los creyentes. Y las misas las valorará Dios, según creemos... los creyentes. Muchos de los que Vd. dice "izquierdistas" no quieren misas... porque no son creyentes... según dicen, que yo no lo sé.

    Aparte eso, y con guiño risueño: ¿no serán necesarias muchas misas y muy "valiosas" en sufragio de las almas de los ricos, a los que será muy difícil entrar en el Reino de los Cielos, según dicen que dijo Jesucristo?.

    ¡Qué cosas dice don Antonio! Lo peor (creo yo) es que se las crea.

Jueves, 18 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031