In itinere

OTROS MONASTERIOS

23.11.17 | 09:34. Archivado en Acerca del autor

Sería preciso militar como miembro pasivo en el colegio de los profetas, profesionales frustrados y sin vocación, para haber llegado ya a la conclusión de que a la vida monacal –ellos y ellas- le faltan pocos calendarios litúrgicos para mantener su supervivencia, tal y como esta es observada en la actualidad. Algunos pueden pensar que en la clausura y en la contemplación, por su condición religiosa son siempre posibles los milagros, por lo que estas reflexiones les parecerán indebidas, apocalípticas y, por tanto, antieclesiales, irreverentes y ateas.

. El descenso de vocaciones, religiosas en general, y tal vez más para el claustro, está suficiente y dolorosamente constatado. Estudios y datos serios lo confirman con autoridad y sin benevolentes concesiones a la duda.

. Por esos pueblos de Dios, y por ciudades de cierta relevancia y con largas tradiciones piadosas, el número de conventos decrece y sus bienes inmuebles se venden y se dedican a otros menesteres, aunque sus fachadas, por haber sido declarados algunos como “bienes de interés turístico- cultural”, les impida, por el momento, su demolición o derribo.

. Es triste y dramáticamente significativo el reciente dato divulgado por los medios de comunicación, de que en la ciudad gallega de Pontevedra acaba de cerrarse el último de sus monasterios. Nada menos que en 700 años habían perdurado estas instituciones, a las que la falta de vocaciones acaban de colocarle el definidito Amén.

. La pobreza, a veces insoportable, que les ha de acompañar a sus moradores/as, teniendo que dedicarse “en exceso” a tareas complementarias, difícilmente justificarían su consagración personal al Señor. Para fabricar rosquillas y “huesos de santos o santas”, quesos, licores y vinos de misa, relicarios, cruces y estampas, medallas y escapularios, atender lavanderías, encuadernación de libros… no hace falta una vocación-llamada religiosa distinta a la de un profesional cualquiera de la escala laboral.

. Tener humildad y sensatez suficientes para reconocer y aceptar esta realidad y, por ejemplo, afrontarla cuanto antes con concentración de conventos-monasterios de las mismas Órdenes y Congregaciones, o de otras consagradas a idénticas, o similares, tareas, pudiera, y debiera, haber edstado al alcance de la mano.

. Llegó ya la hora en la que a no pocos de los conventos- monasterios tradicionales se les cierren las puertas y sus moradores/as se conviertan algo así como en “monjas/es domésticos”. Los mismos –residencias y situaciones- serán los rincones de las calles de pueblos y de las ciudades, casas de acogida, residencias de ancianos, clínicas de reposo, sillas de ruedas, lugares de paseo, cafeterías y tabernas en los que compartir la soledad y las soledades, de tantos y de tantas como lo precisan ya, y habrán de precisarlo aún más, de aquí en adelante.

. La vida contemplativa, la clausura y la huída, o el apartamiento, del mundo, síntesis y clave de la vida religiosa, están ya hoy precisamente en el contacto y la integración con el mundo.

. Peregrinos, divorciados, extranjeros, huérfanos, parados jubilados, ancianos, enfermos, solos y solas, desatendidos, expulsados, por razones o sinrazones, de la sociedad y de la familia, pobres- pobres, ex encarcelados, castigados por sus familiares y amigos al silencio, poco menos que perpetuo …son referencias perfectas de ministerios –atenciones claustrales definitivamente evangélicas.

. Mientras que existan tales realidades y urgencias sociales y de cuya solución, o parte de la misma, puedan ser responsables y cooperadores /as los abades, las madres abadesas y los priores/as, con mitras o sin ellas, los monasterios reclamarán urgentes soluciones, que no pocas de ellas han de pasar por sus respectivos cierres. Curando y atendiendo a los necesitados, y no al ritmo de las “Horas Canónicas”, fue como y cuando predicó y vivió Jesús el evangelio.

. La “desmedievalización” de conventos- monasterios, de sus ritmos litúrgicos y la distribución de sus tiempos es tarea inaplazable, profunda y urgente. Mucho más que sus obradores, talleres e instrumentos de labranza de sus huertas.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por saruce 24.11.17 | 14:44

    Necesito compartir tu discurso, amigo Antonio, y además, decirlo en público.
    Este siglo XXI nos ha traído más claridad, pero según nuestros estadísticos, que siempre están a la que salta, menos número de creyentes.
    Yo opino que esas palabras deben ser pronunciadas y escritas, por sacerdotes, y ojalá lo fueran también por mandos religiosos, y no solo por clase de tropa, como los curas rasos.
    Nunca me interesaron esos números, que se supone conforman una gran fuerza, sino esos miles de millones de individualidades que esperan que Dios se fije en cada uno de ellos.
    En cierta ocasión me dijo un físico, algo así como que la materia humana "comprimida" no sería más voluminosa que una pelota de golf.
    Y no nos hacemos cargo de nuestra pequeñez material, de nuestra estrechez de miras, de la maravillas de la creación, puestas a nuestro servicio.
    Si lo piensas, te puedes volver loco...

Viernes, 15 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031