In itinere

“NO” VETEROTESTAMENTARIO

09.11.17 | 09:30. Archivado en Acerca del autor

Una vez más clamo y proclamo desde aquí la urgente necesidad que se registra en la Iglesia en relación con la renovación-refundación de su liturgia. Pese a las buenas intenciones del papa Francisco por poner al día, y hacer inteligibles y evangelizadoras, las misas, predicaciones- homilías, símbolos y signos, ceremonias y ritos, actos-“funciones” de culto, fórmulas sacramentarias, bendiciones y aún doctrinas y enseñanzas, su fosilización y feudalismo hacen inviable cualquier posibilidad de piedad, de entendimiento y de relación religiosa de lo humano y de lo divino. La liturgia, en términos generales, no hace más substantivamente religiosos a quienes la dirigen y a quienes va dirigida, lo mismo en latín que en las respectivas lenguas vernáculas. Esta nueva reflexión sobre tema tan amplio, podrá contribuir a su esclarecimiento y a su aplicación adoctrinadora.

. Las misas acaparan atenciones muy especiales. Se trata nada menos que de la celebración de la Eucaristía, con información catequística suficiente como para estar convencidos de que sin misa- eucaristía, no hay Iglesia, o la que así se denomina y presenta como tal, carece de sentido y de contenido cristianos.

. La común-unión- comunicación entre quien preside y quienes participan en su celebración, y entre unos y otros entre sí, con el compromiso de proyectar sus creencias en la práctica de la vida ordinaria en su variedad de episodios y de situaciones, es elemento clave al valorar la autenticidad del acto litúrgico por excelencia, que es la santa misa –misión, o tarea eminentemente religiosa.

. La parte primera de la misa –la de la evangelización-, reclama especial y atenta preparación. La selección de las lecturas y su “ordo” es artículo de primera necesidad. El esquema habitual del Antiguo Testamento, de las epístolas y del Nuevo Testamento no tiene por qué mantenerse a perpetuidad, tal y como lo establecen los libros litúrgicos oficiales. Debería conferírseles a las comunidades- asambleas, libertad para la selección de los textos.

. Hay, por ejemplo, narraciones, episodios, parábolas, y aún adoctrinamientos de los que son portadores los distintos libros del Antiguo Testamento, que desdicen, y hasta contradicen, la verdad proclamada por Jesús en los evangelios, de la que es –debe ser- depositaria la Iglesia. Subrayar como “Palabra de Dios” determinadas lecturas veterotestamentarias, es, al menos, una improcedente “contractio in términis”, anque quien predique la homilía sea un experto biblista.

. Es imprescindible actualizar estas y otras lecturas, por la sencilla y constructiva razón de que su exegesis así lo demanda. Tarea eminentemente litúrgica es su selección e interpretación a la luz de las nuevas averiguaciones y descubrimientos científicos, siempre a favor del bien de la comunidad a la que se dirige la palabra de Dios, como respuesta a sus preguntas y necesidades.

. Seleccionar textos de autores, cristianos o no, y hasta “ateos”, y leerlos y comentarlos en las homilías, es función específica y constructivamente religiosa. Lo es, entre otras razones, porque cristianos – católicos, apostólicos y romanos, o no tanto-, jamás podrán acaparar todos los mensajes de Dios, y ni siquiera los más importantes, en determinadas circunstancias de lugar y de tiempo.

. A nadie, y menos a los cristianos por cristianos, les será permitido “disfrutar” del privilegio-misión de la “sabiduría” de Dios y de su comunicación salvadora al resto de la humanidad. Precisamente en relación con las “lecturas de Dios”, a los laicos –hombres y mujeres- se les habrá de encomendar la exegesis y aplicación de determinados temas ético-morales, trabajo que llevarán a cabo, con el mismo, o aún mayor, acierto que los clérigos con su diversidad de hábitos, títulos y emolumentos.

. ¡Señores liturgistas, por amor de Dios¡, manden eliminar cuanto antes ornamentos, vestiduras, símbolos, preces, y fórmulas ininteligibles en latín y en castellano, cuya última intención parece ser la de destacar la “misteriosidad” de lo sacro, que absurda e indecentemente se le suele adjudicar a lo religioso, para que así lo sea o parezca serlo.

. ¿NO al Antiguo Testamento? SÍ, pero menos sobre todo en las misas. Dios, la mujer por mujer, el varón por varón, los ancianos y levitas, el templo, los Sumos Sacerdotes, los oficialmente religiosos, - fariseos y saduceos-, el pecado…no pueden “cristianarse” y servir de modelos según el santo evangelio. Solo los poetas, salmistas y algunos profetas podrían seguir teniendo acomodo en las lecturas de las misas.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por saruce 12.11.17 | 11:55

    ¡Lo que encerramos los viejos del lugar, amigo Antonio!.
    ¡Qué prodigio de sabiduría, y de sensibilidad humana!.
    Algunos nos planteamos la idoneidad de la difusión del AT, en las misas, pero incluso en medio de una discusión amable, dicho tema es abortado por el respeto secular a los padres de Roma.
    ¿Cómo llegar en profundidad a ciertos textos, que no están en consonancia con nuestro habitual modo de vida, y enfoque adecuado de las circunstancias que se exponen?.
    "Cualquier relato que promueva el amor a Dios y al prójimo, debería ser proclamado, no así historias de crueldades, venganzas e injusticias".
    Y siempre estaré de acuerdo con aquellos que simplifiquen el contacto humano entre los participantes en ritos litúrgicos.
    Esos trajes lujosos no son coherentes con la "iglesia pobre para los pobres" que pregona el papa.
    La palabra de los creyentes se hace necesaria en los templos, antes o después de la liturgia.

  • Comentario por Moisés 09.11.17 | 16:08

    Seguro que tiene toda la razón don Antonio y que haría bien el Papa en ordenar seguir sus advertencias, mandatos y consejos. Y deberíamos todos (del Papa abajo) ser conscientes de que con lo actual se "hace inviable cualquier posibilidad de piedad". Estoy asustado.

  • Comentario por SANTIAGO 09.11.17 | 16:08

    Gracias por la entrevista realizada a Paco.

Viernes, 24 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930