In itinere

NOTA “OFICIAL” TARRACONENSE

23.09.17 | 17:22. Archivado en Acerca del autor

Aún con la satisfacción y el razonamiento fronterizos de que “nunca es tarde si la dicha es buena”, por fin, y gracias sean das a Dios, a la Virgen de Monserrat y posiblemente a san Jorge, los obispos de la Conferencia Tarraconense publicaron una “nota oficial, de la que destaco lo siguiente :”Momento delicado”; “La Iglesia fomentará siempre el uso de procedimientos pacíficos, cívicos y democráticos”, y contribuirá a “crear espacios de libertad, fraternidad y paz”, por lo que “anima a todos, especialmente a los laicos cristianos, a ser responsables y a comprometerse en la vida pública “. Termina la susodicha nota con el manifiesto de que “la sensatez y el deseo de ser justos y fraternos nos ayude a todos.”

La nota no puede ser ni más fría, ni más aséptica y “política”. y ni menos cristiana y descomprometida. Abundan en ella los “lugares comunes”, y lo mismo “sirve para un roto, que para un descosido”, pudiendo firmarla los agnósticos que los ateos. Lo que destaca por encima de todo es que los obispos animen expresamente a los laicos a comprometerse, con la implícita intención de que, a ellos, por obispos, tan solo les compete aconsejar, estar atentos a “verlas venir” y “a ver lo que pasa”. Con “notas oficiales” como estas, no se educa y orienta a la gente y menos “en” y “desde” la Iglesia. Así no se dialoga. Las notas no forman parte de la educación de la fe, ni de conversación alguna. Ellas no albergan palabras. Ni proceden, ni emanan. ni llevan al entendimiento. Estas notas no son, ni contienen “palabras de Dios”. Hay quienes piensan que, a los obispos, y en general, a la Iglesia, les hubiera sido preferible y “rentable” haber prolongado su “sospechoso” silencio.

Causa sonrojo y vergüenza que los abades de Poblet y de Monserrat se limiten “con humildad, a reclamarles a Rajoy y a Puigdemont, prudencia y responsabilidad”, en igualdad de condiciones y responsabilidades”. Con tan “santo”, injusto e hipócrita “equilibrio” ha de resultar difícil, imposible, seguir manteniendo sus abadías respectivas en reductos de fe, devoción y piedad.

Expuesto, y dado a conocer en su día, más o menos oficialmente el pensamiento pro- soberanista de los componentes de la Conferencia Episcopal Tarraconense, y de los abades “mitrados”, y a la vista de las más recientes y preocupantes noticias, la voz –palabra de Dios- ha de pronunciarse y vivirse en conformidad con criterios y argumentos elementalmente cívicos y cristianos. El pueblo de Dios no sabe a qué atenerse y si ha de votar o no, y si quienes impiden o favorecen “ejercer” tan sagrada función democrática, son “los buenos” o “los malos”, según Dios, y no en conformidad con eslóganes políticos cambiantes e interesados.

¿Por qué no hablan ya, de verdad, e inteligiblemente, los obispos catalanes y los del resto de España, miembros de la Conferencia Episcopal? ¿Acaso unos y otros, y también los laicos, no somos todos catalanes, a la vez, y en la misma proporción cívica y eclesial, que españoles? ¿Es que resultaría reprobable para algunos la defensa, a pecho descubierto, de leyes tan fundamentales como la Constitución y el Estatuto, democráticamente votadas por todos, en tiempos de bonanza y entendimiento políticos?¿Acaso el voto de castidad respecto a la democracia, tal y como se impone y practica canónicamente en la Iglesia, imposibilita para el adoctrinamiento de este sistema de gerencia política?

¡Señores obispos, hablen de una santa vez, pero no con “notas oficiales”, sino con entrevistas televisivas y manifestaciones, sin temor a las censuras eclesiásticas o civiles, pero siempre con el ejemplo, con ponderación, con audacia y con evangelio¡ Háganlo adoctrinados con el consejo del sabio que advierte que “tus palabras siempre han de ser dulces, por si tienes que comértelas algún día”. El obispo es lo que es su palabra. Es, por teología, palabra. Palabra de Dios. Sin palabras ni se es ni se ejerce de obispo. Palabra que crea y re-crea.: “Dijo Dios: haya luz y la hubo”. Palabra que salva y redime: “En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios y la Palabra era Dios”.

Obispos sin palabras –en latín, en español o en lenguas vernáculas-, han de jubilarse lo antes posible. Más que la mitra, el anillo, el báculo, las capas magnas y los ornamentos sagrados, lo que de verdad les confiere lugar y título en el listado del Episcopologio, por tarraconense y “primado” que sea, es la palabra. Y esta –la palabra- jamás podrá albergarse en una “nota”, por muy oficial e indulgenciada que sea.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por saruce 27.09.17 | 11:12

    Supongo que es este caso se cumple, también, aquello de los vientos y las tempestades.
    Esos individuos que se autoproclaman religiosos, es decir, de los que cuidan el espíritu, y "las cosas de Dios", alzan la voz, de vez en cuando, para reclamar los derechos que consideran que les corresponden.
    Estar mano sobre mano, recibiendo los honores de los gobernantes, y el respeto de los que quieren concedérselo, gratuitamente, les hace caer en el vicio de considerarse importantes, y lo que es más peligroso, aún, es decir, nada menos que decisivos, y hasta incuestionables.
    ¡Pobre Iglesia Católica!.
    Hay que ver la cantidad de mangantes, de aprovechados, de gente poco escrupulosa, capaz de engañar a tanta gente humilde, que deposita su confianza en ellos.
    ¡Cuánto vestido talar de pacotilla está sobrando en nuestra amada Iglesia Católica!.
    ¡Ojalá Francisco tenga un acto de misericordia, y jubile a todos los abates y curas mentirosos!

  • Comentario por Jairo [Blogger] 24.09.17 | 22:18

    .

    Has estado sembrado mi querido compañero Antonio. Totalmente de acuerdo contigo.

    No es lo mismo el que viene, arma en mano, a atracarte que la víctima. Pedir diálogo entre ambos es una enorme inmoralidad, además de otras cosas... Y eso deberían decirlo claramente los Obispos.

    Y hay que ser conscientes de que los primeros atracados son los propios catalanes (la mayoría dicen) a los que les quieren arrebatar su identidad española, en nada contraria a la catalana.

    Si mi cuñado catalán levantara la cabeza...
    .

Sábado, 16 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031