La Iglesia se hace diálogo

Pablo VI: “Un nuevo humanismo”

04.10.18 | 18:32. Archivado en Vaticano

Pablo VI, arzobispo de Milán sucedió a Juan XXIII como papa (1963-1978). Gracias a su gestión el Vaticano II siguió adelante como acontecimiento decisivo para la Iglesia en el diálogo con el mundo moderno. Al clausurar el concilio, en un discurso singular, expresó el objetivo de la Iglesia: celebrar el humanismo de mundo moderno que hace del ser humano centro de interés, ”lo que cuenta es el hombre”; pero cuando este hombre “ se atreve a llamarse y principio y fin de toda realidad”, la Iglesia propone un nuevo humanismo que “se abre a la trascendencia de las cosas supremas”. Con ese nuevo humanismo Pablo VI apuntó tres rasgos que son de actualidad máxima para transmitir hoy el Evangelio

La Iglesia “debe ir hacia el mundo que le toca vivir; se hace palabra, se hace mensaje, se hace coloquio”. Al morir Juan XXIII, el concilio pudo terminar apenas iniciado. Siguió adelante gracias a Pablo VI que inyectó nuevo espíritu y marcó su orientación en la encíclica “Ecclesiam suam”. La Iglesia se hace diálogo. Conectaba con Juan XXIII: “no inmovilizar sino aggiornamento”. Y era un paso decisivo para lo que hoy el papa Francisco llama “un Iglesia en salida”. Criterio fundamental para la Iglesia que, siguiendo a Jesucristo tiene por misión “servir y no ser servida”

”Abogado de los pueblos pobres”. Así se presentó Pablo VI cuando habló en la Asamblea de las Naciones Unidas. En su sensibilidad humanista y evangélica, cada ser humano puede y debe crecer “en humanidad”. Desde esa convicción en 1967 salió la encíclica Populorum Progressio. “El desarrollo no se reduce a simple crecimiento económico; para ser auténtico debe ser integral, es decir, promover a todos los hombres y a todo el hombre”. Difícilmente se puede expresar mejor la patología y al mismo tiempo el camino de curación para la ideología de un sistema que pone su objetivo en el máximo beneficio económico postergando la dignidad de las personas.

Dignidad de la persona humana. Encíclica “Humanae vitae”, 1968. Fue un documento que no tuvo fácil recepción en la comunidad cristiana, y hubo reacciones en contra no sólo de teólogos sino también de algunos obispos. Todo porque, en continuidad los dos papas precedentes, Pablo VI siguió rechazando la regulación artificial de la natalidad. Sin duda es un tema revisable. Ya es significativo que ante la reacción negativa de muchos a ese rechazo y a pesar de que algunos altos jerarcas de la Iglesia le aconsejaran que con su autoridad cortase las críticas negativas, el papa guardó silencio. Según la misma encíclica, el futuro magisterio de la Iglesia podrá ofrecer “un diseño más amplio, orgánico y sintético”. Es lo que hace el papa Francisco en la Exhortación “Amoris laetitia”.
Pero leyendo a fondo la “Humanae vitae” se ve que su intención básica y su objetivo principal fue defender la dignidad de la persona de dos peligros . Primero, “podría también temerse que el hombre, habituándose al uso de las prácticas anticonceptivas, acabase por perder el respeto a la mujer y, sin preocuparse más de su equilibrio físico y psicológico, llegase a considerarla como simple instrumento de goce egoísta y no como a compañera, respetada y amada”. Segundo, “¿quién impediría a los gobernantes favorecer y hasta imponer a sus pueblos, si lo consideraran necesario, el método anticonceptivo que ellos juzgaren más eficaz?; se dejaría a merced de la intervención de las autoridades públicas el sector más personal y más reservado de la intimidad conyugal”.
Personalmente y quizás otros de mi generación nos sentidos deudores de Pablo VI. Su orientación humanista y evangélica nos dio fuerza para soportar rigores de invierno en el postconcilio, manteniendo vivo nuestro amor a la Iglesia y al mundo.

(Publicado en "Ecclesia")


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Viernes, 14 de diciembre

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Diciembre 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
         12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31