La Iglesia se hace diálogo

Cuaresma para el encuentro. Consigo mismo

22.02.18 | 11:35. Archivado en Autor, Iglesia


”El Espíritu impulsó a Jesús al desierto"

Un interrogante parece ineludible en la existencia humana: ¿hay una razón que dé consistencia y sentido a todos nuestros pasos? Cuando los medios de comunicación nos atolondran con ofertas de todo tipo que se suceden sin parar, la pregunta es más acuciante si no queremos ser marionetas movidas por hilos ajenos. Las instituciones sociales y eclesiales ya no dispensan de que cada uno decidamos por nosotros mismos sobre el sentido que deseamos dar a nuestra propia vida. Cuaresma es tiempo adecuado para pensar en esa decisión.

Jesús de Nazaret fue llevado al desierto por el Espíritu. El verbo griego se puede traducir también: “fue arrastrado”, “fue lanzado”. Según el relato bíblico el pueblo hebreo fue llevado al desierto y allí pasó cuarenta años para ver qué había en su corazón. En ese contexto el evangelista dice que Jesús también estuvo cuarenta días en el desierto y allí manifestó qué había en su corazón. Tentado como nosotros, dijo no a falsos absolutos: las riquezas, el prestigio social, el poder sobre los demás. Y en el desierto descubrió su vocación: la fraternidad universal expresada en el símbolo del paraíso: una relación pacífica con todos los vivientes entre los que, según la tradición rabínica, Adán es servido por ángeles. Así el evangelista Marcos presenta la fe de la primera comunidad cristiana: Jesucristo es el hombre nuevo, la humanidad realizada.

En este tiempo de Cuaresma también a nosotros el Espíritu nos impulsa al desierto. Es el tiempo para ver con realismo la limitación y soledad profunda de nuestra vida con todos sus afanes y logros. Ahí, cuando realmente sufrimos el desierto de nuestra existencia tratamos de llenar en vacío con las riquezas, el poder, el éxito, el placer que apenas llega se disipa. Objetivos que nos entretienen pero no silencian ese anhelo de más humanidad que puja en nosotros. Si realmente decidimos entrar en nuestra intimidad constatando el desierto en que nos deja todo eso y enfrentándonos con la soledad que nos constituye, podemos caer en la cuenta de no estanos solos en la vida. Nos afirma, sostiene y acompaña siempre una Presencia de amor que nos da luz y entrañas para vivir relacionándonos en amor con todos los vivientes. Cuando Jesús en el desierto experimentó esa presencia de amor salió a transmitir el evangelio: somos todos amados y vocacionados para vivir en el amor. Eso significa reino de Dios. Y Jesús ahora nos dice: "convertíos, cambiad de mentalidad y aceptad este Evangelio"


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Martes, 19 de junio

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Junio 2018
    LMXJVSD
    <<  <   >  >>
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930