Humanismo sin credos

LAS EXPLICACIONES RACIONALES CONVENCEN MÁS Y MEJOR.

30.09.17 | 12:00. Archivado en Delenda est credúlitas


Añadamos al título que una explicación biológica, psicológica, antropológica, incluso filosófica de la vida convencen más y mejor que cualquier explicación crédula.

Dicen los que explican la vida desde criterios celestiales que los hombres son malos. Y ponen los medios para que no lo sea. Dicen que el demonio ha hecho presa en la humanidad. Y buscan juros y conjuros para expulsarlo. Dicen que el pecado seduce, empuja y pervierte a los hombres. Dicen también que Jesucristo vino a liberar al hombre del mal. Dicen que gracias al bautismo el hombre se redime de la mácula original. Dicen que gracias a un sacramento --la penitencia--, podemos ir limpios al cielo. ¡Dicen tantas cosas para sustentar la creencia de que el hombre es malo...!

Frente a eso, los que pensamos un poco y buscamos otra causa más humana, “creemos” explicaciones más sencillas. Es cierto que en el hombre parece existir una maldad congénita. Pero no porque el hombre sea malo. Simplemente porque somos así: nuestra constitución biológica es la que es, racional en determinadas circunstancias, emocional en otras, hormonal en todas, sujeta a reflejos cuando conviene, egocentrista siempre...

Todas las funciones humanas tienen su asiento en estructuras biológicas. Eso de “el alma como informante” del cuerpo es un cuento chino, más debido a ignorancia original que a ínsita malicia. ¡Pero una ignorancia que es además voluntaria e interesadamente consentida y mantenida por instituciones humanas! Esto es lo grave.

>> Sigue...


Prohibido leer la Biblia por si acaso da qué pensar.

08.09.17 | 12:00. Archivado en Delenda est credúlitas


Insistimos en el lenguaje de los textos sagrados, que son el sustento de las fantasías y prácticas de millones y millones de personas que las siguen como ideario vital sin caer en la cuenta de su inverosimilitud.

E insistimos también en algo que cualquier mente que piense no puede admitir, cual es la unión del mensaje al personaje de fantasía y a los hechos inverosímiles.

Todos los tratadistas independientes de los credos están de acuerdo en afirmar que Jesús puede que existiera, cosa que importa poco; lo que desde luego no existió más que como personaje de ficción, es el engendro formulado por Pablo de Tarso Jesu-Cristo.

Pero volvemos a los textos del Nuevo Testamento que crean la ficción “Cristo”. Es sintomática la existencia de miles y miles de páginas descartadas por la Iglesia y que se conocen como “evangelios apócrifos”. Sí, es cierto que fueron descartados porque no constituían el discurso unívoco sobre Jesús que la Iglesia oficial buscaba.

>> Sigue...


El nutriente de las religiones.

03.08.17 | 12:00. Archivado en Delenda est credúlitas


Lo decíamos hace días: recitar oraciones preseleccionadas no presupone pensar. En sánscrito tales recitados se llaman "mantras": puros sonidos, sílabas, palabras, fonemas que, según les han dicho, tienen algún poder psicológico o espiritual.

Es más, quizá el recitado sirva para evitar tener que pensar, algo demasiado costoso para quien se mueve por el primer grado de l inteligencia. En general no piensan, pero tampoco lo hacen sobre aquello que oyen o dicen los adictos a ceremonias de culto.

El creyente verdadero debiera interesarse más por algo que dicen nutre su vida. La inmensísima mayoría no da un paso más allá de escuchar, o meramente oír, lo que le dicen en la misa.

Unos ejemplos: en las lecturas dominicales, la primera de ellas suele ser del Antiguo Testamento o de los Hechos de los Apóstoles; la segunda de las Cartas de Pablo de Tarso; la tercera, siempre del Evangelio. ¿Habrá alguien que prepare en su casa dichas lecturas o que posteriormente, si no las ha entendido bien, las reconsidere en el recóndito de su cubil? Nadie... porque esa ínfima minoría que lo hace confirma la regla.

Escuchan aquello de “Lectura de la Carta de San Pablo a los...” pero jamás habrán oído siquiera hablar de los Padres de la Iglesia que comentaron dichas cartas.

>> Sigue...


Juegan con Dios y con la salud - 3

17.05.17 | 12:00. Archivado en Delenda est credúlitas, MARIA Y EL MITO


Los que gozan de una cierta cultura, necesariamente dejan de lado aquellos aspectos más groseros de la credulidad “salutífera”, ésta que pretende, busca y a veces hasta encuentra la curación de enfermedades o el restablecimiento de la salud acudiendo a esos centros de “magia oficial” como son Fátima, Lourdes, Medjugorge, Guadalupe... donde se trafica con la esperanza imposible de tanta gente desauciada.

Se sabe que la palabra "obra milagros" cuando de curar enfermedades hablamos. Muchas veces no se sabe ni por qué no cómo, pero así es. Ahora bien, otra cosa son los "santuarios" institucionalizados, Fátima por ejemplo, a los que acuden muchos desesperados "sabiendo" que allí pueden encontrar la salud. Esto es un engaño y un desfalco. Y si eso no es perseguible de oficio, no sé qué atentados más graves puede consentir la sociedad contra la salud mental de sus ciudadanos. Esos centros del engaño autocomplaciente debieran ser objeto de investigación, si no criminal, sí por lo menos profiláctica.

Pero hay encontronazos todavía más groseros si cabe, por ejemplo cuando la palabra de unos exaltados o fervorosos creyentes no es que propugnen centros alternativos de curación crédula, sino que su palabra se alza contra una minúscula vacuna. Vacuna y palabra no están en el mismo nivel de consideración, desde luego, pero eso sólo lo tiene en cuenta la ciencia que descubre las vacunas, que "pasa" de considerandos pueriles, como acudir en “trenes especiales” a Fátima o Lourdes.

>> Sigue...


El dolor sin resolver, con algo de acritud.

19.03.17 | 12:00. Archivado en Delenda est credúlitas


Nos acercamos peligrosamente a la Semana Santa. La denominan santa no se sabe por qué. Sí, no me lo recuerden: porque en ella se conmemora nada menos que la muerte del Hijo de Dios. Pero eso no es motivo para denominarla santa, en todo caso cruenta, brutal, sanguinaria: “Semana de Sangre”, buen título, en consonancia con la película de Mel Gibson.

Cuanto más piensa uno en esta aberración de la mitología cristiana, más motivos encuentra de ininteligibilidad. Algo que no se entiende no debe presuponer por necesidad que haya que entenderlo por la fe y que sin ella sobran comentarios que, de añadido, atentan contra el “buen gusto”, contra las creencias de los fieles cristianos. ¡Ellos sí que atentan! Contra la naturaleza humana, que es racional y piensa.

No nos vengan con la monserga de que la fe es, también, un impulso y un plus intelectual para entender lo que nadie que se diga normal entiende. La inteligencia es como el estómago, digiere todo, pero no puede digerir pedruscos.

>> Sigue...


El miedo a la muerte.

10.02.17 | 12:00. Archivado en Delenda est credúlitas

"Doy fe" es un libro escrito en París y en el año 1937 por el que fuera secretario judicial de Burgos, Antonio Ruiz Vilaplana. No pudo resistir más y, con todos los permisos en regla y salvoconductos de rigor, huyó a Francia.

Sobrecoge su lectura. Es relato de lo que, por oficio y destino, le obligaron a ver y hacer, dejar constancia, de lo que "tuvo que dar fe".

No sólo habla de muertes, con ser ya de por sí terribles. Transcribo el caso que sigue que deja helado el corazón a cualquiera excepto a los fanáticos. El pueblo que cita, Buniel, a 12 km. de Burgos deja muchas adherencias en mi memoria por proximidad y por referencias familiares:

Como caso dramático recuerdo el de una pobre viuda de BUNIEL, cuyo marido había sido ejecutado por "izquierdista" y que hubimos de desahuciar y arrojar de su pobre casucha, mientras sus tres pequeñuelos, agarrados a sus faldas, nos conmovían con sus lloros. La pobre mujer no tenía un céntimo y vio como la justicia les dejaba abandonados, arrebatándoles todo lo que poseían, incluso un cerdo que, con grandes sacrificios, conservaba para vender y con su importe ir defendiéndose ella y sus chiquillos. Nuestra tardanza en efectuar aquel inicuo lanzamiento motivó la enemistad del gobernador con nuestro juzgado.

>> Sigue...


Nuevo presidente de U.S.A. No parece tan fanático como...

21.01.17 | 12:00. Archivado en Delenda est credúlitas



Ayer echaba a andar la "era Trump". Su discurso se puede interpretar como se quiera. Unos lo denigran, otros lo ensalzan. No sirven profecías, pero dentro de unos años "por sus hechos lo conoceremos".

A raíz de los atentados de Nueva York, en septiembre de 2001, donde más que nunca fue necesario calibrar lo que daba de sí la presidencia de George Bush, indagué en su personalidad y en sus hechos y descubrí cosas que hacían temblar. Recogí algunos apuntes que hoy traslado aquí. Los hechos posteriores a sus decisiones han demostrado lo que influye la personalidad, la psicología, de un individuo en los acontecimientos.

Según mi opinión, el fanatismo de George Walker Bush (Jorge Arbusto Andador) en poco se diferenciaba del de aquellos a quienes consideró sus enemigos. Hoy mantengo la misma opinión. Su "justicia infinita" equilibró 3.000 muertos en las Torres Gemelas con 654.965 de iraquíes entre 2.003 y 2.006.

>> Sigue...


Don Pedro Herrero Rubio, gran hombre. Siervo de Dios, las sendas del negocio.

18.12.16 | 12:00. Archivado en Delenda est credúlitas


Buena persona donde las haya. Sufriente faz y doliente mirar. Médico pediatra admirado por su saber, reconocido por su profesionalidad y querido por su bondad. Muerto --según el negocio que esperan de su memoria-- en loor de santidad (ya es hora de que cambien eso de "olor").

El siervo de Dios Pedro Herrero Rubio, nació en Alicante (España) el día 29 de abril de 1904. Hijo único de Pedro y Emilia. Fue un médico excepcional, cursando sus estudios con brillantes calificaciones, y perfeccionándolos en París y Bruselas. Participó activamente en la transformación de la Pediatría. Casado con Patrocinio Javaloy Lizón, mantuvo con ella hasta la muerte una fidelidad intachable. Al no haber tenido hijos amó con más fuerza a los del prójimo. Era Adorador Nocturno ejemplarísimo y constante. Hizo de la presencia de Jesús en la Eucaristía el eje de su vida. Su vida era austera, su oración, la Santa Misa y comunión diaria enfervorizaron su alma.

En el ejercicio de su profesión, atraía a la fe a los más alejados, consiguiendo que infinidad de niños recibieran el Bautismo. Fue nombrado Presidente Diocesano de la Rama de Hombres de Acción Católica y trabajó por la fundación de Cottolengo, para atender a pobres y enfermos abandonados. Colaboró con el P.Fontova en la creación de La Ciudad de los Muchachos, ayudándole económicamente y poniendo a su disposición todo su saber médico. Serenamente entregó su alma a Dios, el día 5 de noviembre de 1978.

Hasta aquí la admiración que merece un gran hombre, como él lo fue.

>> Sigue...


La Iglesia cual Sísifo de ida y vuelta.

09.11.16 | 12:00. Archivado en Delenda est credúlitas

Tocaría hoy hablar de "otra" Virgen, la de la Almudena. Pero de virgen tan local, tan pueblerina y tan "in-creíble" ya en algún otro año hemos hablado y no es cuestión de marear perdices cuando es veda.

Europa tiene hoy la sublime misión de hacer ver a los demás pueblos que las recetas crédulas no valen para nada. Por los eriales de la fe europeos, tales recetas, católicas o protestantes, se mantienen en pesada digestión sólo por mor de una necesidad, la de administrar y mantener el descomunal patrimonio inmobiliario y suntuario que han acumulado a lo largo de siglos de tiranía adoctrinante y moralizante.

La Europa fervorosa entró a saco en todos los continentes, sobre todo América y África. Hoy tales continentes son su relevo.

Europa esparció credos destruyendo pasados y ahora, como venganza, son ellos los que tienen que adoctrinar nuestro suelo. Sísifo de ida y vuelta (1)

>> Sigue...


Life starts when the Church ends

28.10.16 | 12:00. Archivado en Delenda est credúlitas

En religión, y también en la vida, parece que estamos abocados a un permanente reinicio del sistema, cual si de un PC ("personal computer") se tratara, como me está ocurriendo estos días. Preciso es buscar y justificar los porqués para descubrir y aplicar los remedios.

O en otras palabras, los que rechazan la idea de ese Dios personal que agitan los cristianos –la esencia, la existencia y la subsistencia, sus cualidades— parece como si tuvieran la obligación de aportar razones para ese rechazo. Razones que, por otra parte caso de haberlas , ningún creyente estaría dispuesto a admitir.

En este blog hemos incidido una y otra vez en tales razones… Pero la razón se da de bruces contra el muro de aquellos que afirman que la fe es su vida o al menos parte de su vida. Quizá sí puedan servir alguna vez a quien está en disposición de creer o a punto de no creer, pero duda.

Su defensa es el ataque, inquiriendo por nuestra negativa. Pero no reparan ni se preguntan a sí mismos, con honradez, por qué y también para qué creen. ¿El creyente se ha preguntado alguna vez por qué cree en Dios? La mayoría, no.

Lo que están y estamos acostumbrados a ver es que a Dios se le da por supuesto. Es un “suppositum”, un presupuesto, un “por descontado”. Dios es algo que no se discute, se parte de él, se considera una hipótesis demostrada. Y a partir de ahí viene todo lo que viene.

>> Sigue...


De principios falsos, conclusiones descabelladas.

26.10.16 | 11:59. Archivado en Delenda est credúlitas

Leo de nuevo las Instrucción “Ad resurgendum cum Christo”. No me puedo creer tamaña estolidez. Y al leer las “disposiciones”, la pregunta es obligada: ¿hay algo más detrás de todo ello?

Cuatro clases de pensamiento y cuatro de actitudes: los que, adoctrinados en la niñez, creyeron, creen y creerán; los que adoctrinados en la niñez, creyeron pero dejaron de creer; los que, adoctrinados en la niñez, lograron salir de ella sin creer; finalmente los que se vieron libres de credos en su niñez pero saben, respetan aunque desdeñan, lo que otros creen.

Pero de hecho existe un quinto grupo ecléctico: la harca, bien numerosa por cierto, de los que creen pero interpretan según su conveniencia y obran según su criterio. Y dicen: “Esto no es de fe, yo pienso lo contrario y hago lo que quiero”. ¿Son congruentes? ¿Con su propio sentido común o con la Iglesia?

>> Sigue...


El cautiverio religioso.

11.10.16 | 12:00. Archivado en Delenda est credúlitas

Muchas sociedades hay en el mundo que tienen como guía leyes emanadas de preceptos religiosos. Naciones donde se valora en alto grado la pertenencia a determinada comunidad religiosa. Grupos que se enorgullecen cuando ven a sus dirigentes sumidos en profunda oración o profiriendo plegarias al Dios que les gobierna.

Impensable sería, es, que en el país más poderoso de la Tierra, EE.UU., el presidente se declarara irreligioso, que no aceptara la existencia de un Dios que rige los destinos de su patria. “In the name of God…” es el presupuesto y la garantía de sus decisiones. Sugerente es la biografía del malhadado G. Bush, el que predicaba la “justicia infinita” tras el 11-S sin los efluvios del alcohol.

>> Sigue...


Domingo, 17 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031