Humanismo sin credos

Sí y no.

24.09.17 | 12:00. Archivado en Vivencia

Una disección sincrónica de “lo religioso”, podría mostrar hechos difícilmente rebatibles A FAVOR DE LA IGLESIA:

---el caudal de cultura que ha emanado de la creencia y aportado hasta ahora por las religiones seculares es gigantesco;

---en sus ritos civiles, especialmente los “ritos de paso”, la sociedad todavía se rige por celebraciones sacras convertidss en costumbres sociales;

---Las sociedades se están haciendo urbanas, pero las vivencias, ideas, criterios, mitos, festividades... son todavía agrarios. Las mismas sociedad rurales asumen modos de vida urbanos, con lo que, aunque la tradición y los festejos centrados en lo sacro se juzgan como algo esclerótico y cosificado, se siguen celebrando "porque no hay otra cosa". El proceso que conduce a una nueva visión filosófica de lo urbano es tan lento que tardará decenios en surgir una cultura nueva.

>> Sigue...


De la novela “Patria”.

10.09.17 | 12:00. Archivado en Vivencia


Uno de los éxitos editoriales de este año ha sido el libro “Patria” de Fernando Aramburu. La trama gira en torno al conflicto personal y social producido por la presencia de asesinos en la sociedad vasca casi como elemento normal de la convivencia.

Más o menos apoyados por distintos grupos de dicha sociedad, no han sabido percibir el inmenso drama que ha supuesto para muchas familias los actos criminales realizados por estos iluminados, familias, para mayor ludibrio, que han sido desencajadas de su ámbito social por el rechazo, miedo, temor, connivencia o lo que sea sufrido por parte de sus convecinos. También por parte de miembros del clero vasco que o se negaban o realizaban los actos religiosos fúnebres como a escondidas. El mundo al revés, cuando el asesino se convierte en héroe.

>> Sigue...


Los monoteísmos esquizofrénicos.

17.08.17 | 12:00. Archivado en Vivencia


Será insistir en lo mismo una y otra vez, pero es preciso dejar claro que la religión odia la inteligencia –San Pablo “dixit”-- . Las tres religiones monoteístas ensalzan hasta la náusea la ignorancia, la inocencia, el candor, la obediencia, la sumisión...

Lo otro es terrenal, materialista, pecaminoso hasta en sus orígenes, con la primera contradicción original: ¿no había creado Dios el mundo, al hombre también, a su imagen y semejanza?

Como este mundo está viciado, los creyentes crean otro, que si uno mira hacia el Oeste, el otro, el de las religiones, mira hacia el Este, el del “sol naciente”, el del Salvador.

Su mundo irreal, sin embargo, se tiene que realizar a través del mundo real. Tarea imposible, porque lo real, la materia, los sentidos, las realizaciones humanas... ni tienen cabida ni presuponen lo otro, lo espiritual, lo que tiene su origen en la ficción, un cuerpo sin carne y una ciudad sin edificios ni vehículos.

>> Sigue...


Domingo del Miedo.

19.07.17 | 12:00. Archivado en Vivencia

Oí hace días en la radio que en Cataluña, por gracia de sus pastores, la feligresía católica ha bajado del 33% al 13%. ¿Será cierto? Se lo han ganado a pulso. Con razón en esos lares los provectos feligreses sufren un miedo insuperable a quedarse solos. ¡La soledad del viejo!

Los miedos actuales de la Iglesia son de muchos tipos: a la soledad, a la indiferencia, al rechazo social, a la inoperancia... Lo mismo que muchos domingos dedican las lecturas, las plegarias y los comentarios a asuntos como la esperanza, la fe, la confianza, la entrega, la prodigalidad... ¿por qué no dedican un domingo al año al “miedo”?

Lo digo porque desde aquel “no tengáis miedo” del ya santo y olvidado Juan Pablo II, el miedo no ha disminuido: todo lo contrario, ha crecido.

A decir verdad el asunto del miedo es algo consustancial a la fe. Durante muchos siglos la Iglesia vivió del miedo... ¡el que ella infundía en sus fieles prosélitos!

>> Sigue...


Activos... pero sin que se les note.

15.12.16 | 12:00. Archivado en Vivencia


Hace bastantes, muy bastantes años, acompañé a ese cura amigo, creo recordar que por San Pedro de Cardeña, pero ni por qué ni con quiénes habíamos quedado. Él iba muy de seglar, más que yo. Lo único que recuerdo, porque se me quedó grabado, fue lo que dijo en forma de ruego: "Pero, oye, no digas que soy cura". No era entonces la sociedad tan laica y secularizada como lo es hoy, pero quería pasar desapercibido.

Hoy nos hemos olvidado mutuamente. Cuando uno desaparece de su vista, desaparece de su teléfono, de sus "dale recuerdos" y de su horizonte vital. Ellos son así, muy de Dios.

Sorprende en nuestros actuales tiempos la actitud “a la defensiva” en que discurre la vida privada de los católicos “activos”.

Los demás, especialmente los que “no les entienden”, no deben saber que los católicos activos rezan, comulgan, participan en grupos de oración, acuden a retiros espirituales, están integrados en congregaciones apostólicas, a veces ayudan en un comedor social... Pero...

>> Sigue...


La liberación religiosa interior.

27.10.16 | 00:40. Archivado en Vivencia

Pensábamos que tal artículo, tal demostración, tales argumentos… no tenían réplica. Pensábamos que si el creyente discrepante dejaba actuar a su razón, es decir, se ponía a pensar, estaría concorde con nuestras afirmaciones.

Craso error. Por más que a un creyente se le pongan delante hechos, demostraciones, averiguaciones históricas, estudios comparados, demostraciones silogísticas, jamás admitirá que está en un error ni, menos, dará de lado lo que cree.

Lo venimos diciendo desde hace mucho tiempo y, sobre todo, lo hemos constatado: es imposible convencer a un creyente convencido (de lo que cree). Retuercen las evidencias y contraponen vivencias a demostraciones.

La lógica no es algo que tenga que ver con Dios: si se adquiere la fe ni se abandona “sólo” por razonamientos ni se entra en procesos lógicos.

>> Sigue...


Vivencia en retirada.

21.08.16 | 12:00. Archivado en Vivencia

ORTOPRAXIS GALOPANTE.-

Lo que venimos diciendo respecto a la “vivencia” de la fe por parte del mundo cristiano se podría definir bien con el neologismo “orto-praxis”, es decir, observancia de rutinas y ritos prescritos, vocablo derivado, por analogía, de “orto-doxia” entendida como “creencia de lo que ordenan creer como verdadero”.

Los cristianos se han instalado en una ortopraxis de modo tal que ésta ha llegado a ser el fundamento de la ortodoxia, y no al revés como sería lo lógico.

>> Sigue...


El gratificante trauma de abandonar credulidades.

23.05.16 | 12:00. Archivado en Vivencia

La gente está aprendiendo que no existe ningún dios al que no se pueda desafiar. Desconozco de quién es esta frase ni el contexto en que está dicha ni a qué dioses se pueda referir, que podrían ser dioses de este mundo que los humanos se crean, como la acumulación de riquezas, la gloria, la fama, los placeres, los grandes triunfadores…

Da igual, porque referido a lo que las religiones llaman “Dios”, también lo puede desafiar el hombre: conceptos contra conceptos. Quizá algún día, en un futuro, pueda aparecer un profeta más creíble que desvele a un nuevo "dios" más aceptable: el dios cristiano es un concepto, un concepto vertido en infinitos libros y en sempiternos concilios. Tal concepto no lo puede admitir una mente que se detenga un poco en sus "cualidades".

>> Sigue...


Confidencias mutuas en el proceso de regeneración mental.

22.05.16 | 12:00. Archivado en Vivencia

Hablaba ayer del testimonio de un amigo. La conversación tuvo muchas derivaciones, muchos riachuelos por donde "divertir" la embarcación de las mutuas confidencias.

Recojo algunos pensamientos y los hago propios, porque más o menos es lo que le sucede a aquel que, por fin, se siente libre de las ataduras que urden las credulidades insufladas en la niñez y hechas pensamiento propio en la madurez.

Se cruzó en nuestra niñez la religión como un elemento más en que nos sumergimos, nos sumergen, en los años de discencia. Sin armas ni defensas. La magia es parte del mundo de los niños. Magia atractiva; magia pletórica de contenidos sin réplica posible, cuando no se tienen armas con que combatir.

Más tarde nos cautivó la apariencia misteriosa de la doctrina de Pablo de Tarso.

>> Sigue...


Testimonio de desintoxicación mental: se puede.

20.05.16 | 12:00. Archivado en Vivencia

La tiranía que ejerce sobre la mente la credulidad mantenida desde niño sólo se conoce cuando uno pretende dar el paso definitivo de ruptura en esa gradual desconfianza que venía provocando la duda.

Es un verdadero traumatismo, bien que sea mental. Lo conseguí. A fuerza de repetir ¡mentira! se llega a ver los credos como lo que son, fórmulas que sustentan quimeras.

Seguí durante un tiempo, cuando todavía los ritos eran hábitos por profesión, un elemental ejercicio de desintoxicación: Dios Padre Todopoderoso: ¡mentira! Creador de cielo y tierra: ¡mentira! De todo lo visible y lo invisible: ¡mentira doble! Presencia eucarística: ¡mentira! Virgen madre: ¡mentira!...

¿Qué sentía? A veces hasta excitación morbosa, pero, sobre todo, ver, primero, que no pasaba nada, y al final una honda liberación como cura de

>> Sigue...


Profilaxis mental y cambio de reino.

16.05.16 | 12:00. Archivado en Vivencia

Los mantenedores, usufructuarios, conformistas, religados, espadones y papanatas del credo tienen un lenguaje siempre especial para aquellos con quienes una vez compartieron mantel en la mesa del Señor. Al que reniega de algo, aquellos que permanecen lo llaman renegado; al que se desliga del ministerio, rebotado; al que desmonta el tinglado dogmático, hereje; a otros, “ex” a secas… a éstos con un deje entre misericorde y despreciativo.

Y les recuerdan una y otra vez su pasado, unos porque, persuadidos de estar en posesión de la verdad, no llegan a comprender cómo alguien puede desasirse de “tal verdad”; otros, es un suponer, por el coraje que les da no ser ellos capaces de hacer lo mismo.

Su pensamiento al que acompaña la palabra, cuando no la fúnebre acción, es que el creyente jamás debe cambiar. Es un principio inconmovible. Sería para él una traición a los designios de Dios y a la vez una traición a sí

>> Sigue...


El señuelo de la fe.

11.01.16 | 12:00. Archivado en Vivencia


Aprended flores en mí
lo que va de ayer a hoy,
que ayer maravilla fui
y hoy sombra mía aun no soy.
(Góngora)

Así de simple: el ayer del que tiene ansias infinitas y el hoy miserable tras haberse entregado a la salvación de un credo... pero le han convencido de que "es un hombre realizado".

La religión pretende “liberar” al hombre, salvarlo. ¿Liberarlo? ¿De qué puede liberar la religión? ¿De la pobreza, de la opresión, de la esclavitud, de las enfermedades…? No: del pecado y del mal (se supone un tipo especial de mal ligado a la religión).

¿Del pecado? ¡Pero si son ellos los que crean el pecado! Lo que es una transgresión grave o leve de normas sociales de conducta, gracias a las cuales se mantiene y progresa la sociedad, lo recubren de tintes elaborados en la factoría de la credulidad y, voilà, eso es pecado. Ah, claro, así luego pueden librarnos de él. Pues señores míos, quiten el pecado y quedará suprimida la “necesidad” de liberación. El hombre que persigue su propia perfección se libra a sí mismo de la senda de la perversión.

>> Sigue...


Martes, 17 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031