Humanismo sin credos

La hostilidad hacia la religión: confesión de parte.

04.12.18 | 12:00. Archivado en Vivencia


Durante suficientes años viví en connivencia indiferente hacia la religión, hacia la religión que tenía más cerca, la católica. Más aún, necesariamente tenía que convivir con ella y no precisamente por cuestiones musicales, no.

A pesar del peligro que encerraba tal coexistencia, mi convivencia con la doctrina y, sobre todo, con la burocracia de la fe era aceptada y no beligerante. Eso sí, había hubiera motivos de suficiente calado para serlo, motivos que apenas si he dejado entrever en este blog. Ya que no en el pensamiento, admitía y hasta participaba en determinados ritos que eran lo más próximo y más presente que tenía. Me parecían inocuos.

Pero la religión no es precisamente pacífica. En su naturaleza está ser beligerante: lo quiere todo. Pretende inundarlo todo. Por el hecho de creerse en posesión de la verdad, es su deber intentar que todos la conozcan. Está en misión por constitución. Es la Iglesia misionera en el peor sentido de la palabra.

Tarde, pero llegó un momento en mi vida en que tuve la oportunidad de dejar salir y expresar lo que dentro de mí bullía, incluso lo que sentía: renuncia a tal convivencia y beligerancia expresa, no con las personas sino contra las ideas. Y en eso estamos. Aquí desde hace doce años. Minúsculo tiempo y menguadas fuerzas frente a la inmensidad del entramado creyente.

Y me siento orgulloso de ser una pequeña piedra en el parapeto que impida el paso a la creencia. O, en sentido positivo, ser alguien que intenta poner un farol en la penumbra del que duda de su credulidad. Para quienes no dudan y creen de buena fe en lo que creen, sólo debería expresar la esperanza y el deseo de que sean consecuentes, en su vida, con las enseñanzas que de su creer se desprenden. Con ello ayudarán a que este mundo sea un poco mejor.

>> Sigue...


La creencia propende a la irracionalidad.

29.10.18 | 12:00. Archivado en Vivencia


Entre obrar de manera irracional y obrar con lógica, cualquier persona normal opta por obrar según los dictados de la razón. La duda ofende.

Pero si la irracionalidad brota de la credulidad, la que sea, ésta tiene preeminencia sobre la razón.

Al socaire de doctrinas mantenidas hasta ayer por la Iglesia y que parecían rebrotar con los nuevos sembradores blancos, veamos unos “leves” ejemplos de enfrentamiento entre la creencia, lo que la Iglesia dice, y la racionalidad.

Nos detenemos nada más en cuatro asuntos de influencia a veces decisiva en la vida de cualquiera: matrimonio, patria, la búsqueda de la perfección y la tiranía.

>> Sigue...


Valores y criterios vitales y preguntas y más preguntas.

14.09.18 | 12:00. Archivado en Vivencia


Escala de valores, axiología... Podríamos definir los valores como los principios motores de la vida, los intereses, pensamientos o credos que mueven a las personas.

De vez en cuando el hombre debe "pararse" y explicitar, concretar, sistematizar –-pensar, en definitiva-- cuáles son sus propios valores.

>> Sigue...


La vida... ¿dentro o fuera?

23.08.18 | 12:00. Archivado en Vivencia

El hombre tiene capacidad para ocuparse, asombrarse y maravillarse con cualquier cosa. Desde la preparación de un plato suculento, hasta los estudios profundos sobre las partículas atómicas. Incluso la plática distendida en una esquina del pueblo sobre los últimos avatares ocurridos en el pueblo de al lado. Ahí está siempre la realidad que desborda o la realidad que queda domesticada por el esfuerzo.

¿Por qué ante tanto como la naturaleza o la sociedad proporcionan no deja de fascinar “lo sobrenatural”? Se explote como se explote, se presente como se presente, eso que dicen ser tan maravilloso no es sino un artículo manufacturado fabricado por espíritus que positivamente y adrede se hacen insensibles a las secretas sutilezas de lo natural.

>> Sigue...


La expresión de la religiosidad en los pueblos.

21.08.18 | 12:00. Archivado en Vivencia


Tras unas vacaciones sufragadas por la generosidad de Prometeo y J.M. Barreda y dedicadas entre otras cosas sustanciosas a recomponer en parte las fracturas que la edad o el maltrato imponen, regresamos al deber auto impuesto de contender con la credulidad. Esperamos que en la buena lid siempre presupuesta.

Digo contender aunque siento internamente cierta desazón, la que produce la inutilidad del esfuerzo. Como si percibiéramos internamente la renuncia a cualquier posibilidad de entendimiento. Y no sé ya quién de los dos es el “Timtorra” o el “Rajao” de tal contienda. Por más que nos desgañitemos en el esfuerzo, ahí seguirá enhiesto el pedestal de la creencia, como siguen las cruces en los vértices geodésicos y el Corazón de Jesús en los altozanos.

Nos inunda el verano, aunque esté ya de caída y presintamos que la rutina feraz de la vida vuelve por sus fueros. Debe ser así, en la confianza de que el trabajo que sustenta vida sea a la vez vida que nutra y fecunde el diario quehacer.

>> Sigue...


El simbolismo de la víbora.

07.04.18 | 12:00. Archivado en Vivencia


M.Wolford, pastor protestante, mordido por una serpiente cascabel.

Las últimas frases que aparecen en el añadido al Evangelio de Marcos (16, 17.18) son como una confirmación por parte del Hijo de Dios del poder que sus discípulos tendrán sobre la naturaleza, hombres, animales, espíritus y cosas.

“...y estas señales acompañarán a los que han creído: en mi nombre echarán fuera demonios, hablarán en nuevas lenguas; tomarán serpientes en las manos, y aunque beban algún veneno mortífero, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán las manos, y se pondrán bien”.

>> Sigue...


Sí y no.

24.09.17 | 12:00. Archivado en Vivencia

Una disección sincrónica de “lo religioso”, podría mostrar hechos difícilmente rebatibles A FAVOR DE LA IGLESIA:

---el caudal de cultura que ha emanado de la creencia y aportado hasta ahora por las religiones seculares es gigantesco;

---en sus ritos civiles, especialmente los “ritos de paso”, la sociedad todavía se rige por celebraciones sacras convertidss en costumbres sociales;

---Las sociedades se están haciendo urbanas, pero las vivencias, ideas, criterios, mitos, festividades... son todavía agrarios. Las mismas sociedad rurales asumen modos de vida urbanos, con lo que, aunque la tradición y los festejos centrados en lo sacro se juzgan como algo esclerótico y cosificado, se siguen celebrando "porque no hay otra cosa". El proceso que conduce a una nueva visión filosófica de lo urbano es tan lento que tardará decenios en surgir una cultura nueva.

>> Sigue...


De la novela “Patria”.

10.09.17 | 12:00. Archivado en Vivencia


Uno de los éxitos editoriales de este año ha sido el libro “Patria” de Fernando Aramburu. La trama gira en torno al conflicto personal y social producido por la presencia de asesinos en la sociedad vasca casi como elemento normal de la convivencia.

Más o menos apoyados por distintos grupos de dicha sociedad, no han sabido percibir el inmenso drama que ha supuesto para muchas familias los actos criminales realizados por estos iluminados, familias, para mayor ludibrio, que han sido desencajadas de su ámbito social por el rechazo, miedo, temor, connivencia o lo que sea sufrido por parte de sus convecinos. También por parte de miembros del clero vasco que o se negaban o realizaban los actos religiosos fúnebres como a escondidas. El mundo al revés, cuando el asesino se convierte en héroe.

>> Sigue...


Los monoteísmos esquizofrénicos.

17.08.17 | 12:00. Archivado en Vivencia


Será insistir en lo mismo una y otra vez, pero es preciso dejar claro que la religión odia la inteligencia –San Pablo “dixit”-- . Las tres religiones monoteístas ensalzan hasta la náusea la ignorancia, la inocencia, el candor, la obediencia, la sumisión...

Lo otro es terrenal, materialista, pecaminoso hasta en sus orígenes, con la primera contradicción original: ¿no había creado Dios el mundo, al hombre también, a su imagen y semejanza?

Como este mundo está viciado, los creyentes crean otro, que si uno mira hacia el Oeste, el otro, el de las religiones, mira hacia el Este, el del “sol naciente”, el del Salvador.

Su mundo irreal, sin embargo, se tiene que realizar a través del mundo real. Tarea imposible, porque lo real, la materia, los sentidos, las realizaciones humanas... ni tienen cabida ni presuponen lo otro, lo espiritual, lo que tiene su origen en la ficción, un cuerpo sin carne y una ciudad sin edificios ni vehículos.

>> Sigue...


Domingo del Miedo.

19.07.17 | 12:00. Archivado en Vivencia

Oí hace días en la radio que en Cataluña, por gracia de sus pastores, la feligresía católica ha bajado del 33% al 13%. ¿Será cierto? Se lo han ganado a pulso. Con razón en esos lares los provectos feligreses sufren un miedo insuperable a quedarse solos. ¡La soledad del viejo!

Los miedos actuales de la Iglesia son de muchos tipos: a la soledad, a la indiferencia, al rechazo social, a la inoperancia... Lo mismo que muchos domingos dedican las lecturas, las plegarias y los comentarios a asuntos como la esperanza, la fe, la confianza, la entrega, la prodigalidad... ¿por qué no dedican un domingo al año al “miedo”?

Lo digo porque desde aquel “no tengáis miedo” del ya santo y olvidado Juan Pablo II, el miedo no ha disminuido: todo lo contrario, ha crecido.

A decir verdad el asunto del miedo es algo consustancial a la fe. Durante muchos siglos la Iglesia vivió del miedo... ¡el que ella infundía en sus fieles prosélitos!

>> Sigue...


Activos... pero sin que se les note.

15.12.16 | 12:00. Archivado en Vivencia


Hace bastantes, muy bastantes años, acompañé a ese cura amigo, creo recordar que por San Pedro de Cardeña, pero ni por qué ni con quiénes habíamos quedado. Él iba muy de seglar, más que yo. Lo único que recuerdo, porque se me quedó grabado, fue lo que dijo en forma de ruego: "Pero, oye, no digas que soy cura". No era entonces la sociedad tan laica y secularizada como lo es hoy, pero quería pasar desapercibido.

Hoy nos hemos olvidado mutuamente. Cuando uno desaparece de su vista, desaparece de su teléfono, de sus "dale recuerdos" y de su horizonte vital. Ellos son así, muy de Dios.

Sorprende en nuestros actuales tiempos la actitud “a la defensiva” en que discurre la vida privada de los católicos “activos”.

Los demás, especialmente los que “no les entienden”, no deben saber que los católicos activos rezan, comulgan, participan en grupos de oración, acuden a retiros espirituales, están integrados en congregaciones apostólicas, a veces ayudan en un comedor social... Pero...

>> Sigue...


La liberación religiosa interior.

27.10.16 | 00:40. Archivado en Vivencia

Pensábamos que tal artículo, tal demostración, tales argumentos… no tenían réplica. Pensábamos que si el creyente discrepante dejaba actuar a su razón, es decir, se ponía a pensar, estaría concorde con nuestras afirmaciones.

Craso error. Por más que a un creyente se le pongan delante hechos, demostraciones, averiguaciones históricas, estudios comparados, demostraciones silogísticas, jamás admitirá que está en un error ni, menos, dará de lado lo que cree.

Lo venimos diciendo desde hace mucho tiempo y, sobre todo, lo hemos constatado: es imposible convencer a un creyente convencido (de lo que cree). Retuercen las evidencias y contraponen vivencias a demostraciones.

La lógica no es algo que tenga que ver con Dios: si se adquiere la fe ni se abandona “sólo” por razonamientos ni se entra en procesos lógicos.

>> Sigue...


Lunes, 17 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31