Humanismo sin credos

Impresiones infantiles y sonrisas seniles: camaldulenses.

12.12.18 | 12:00. Archivado en Vida religiosa


Comenzó "la cosa" en los últimos años del siglo XVIII y fueron diversas las desamortizaciones de bienes eclesiásticos, especialmente monasterios, en el XIX hasta llegar incluso al siglo XX (1924). El desastre cultural fue clamoroso y nefando el expolio a que ello dio lugar. Lo que está sucediendo en los últimos decenios es algo similar: la insalvable dificultad de mantener y mantenerse en edificios de imposible cuidado, con el consiguiente vaciamiento de monasterios seculares.

No tengo interés en hacer relación de tal acontecimiento, porque lo mío va de recuerdos y leves reflexiones suscitadas por la noticia de la definitiva puesta en venta del monasterio alcarreño de Sopetrán.

De entre mis recuerdos de escolar, en Miranda de Ebro, uno quedó grabado con fuerza en mi imaginación: la excursión y visita al Monasterio Camaldulense de Herrera, cerca de San Felices. En los años 80/90 estuvieron a punto de desaparecer. Hoy, leo, conviven una docena de frailes.

Herrera se encuentra en el límite de las provincias de Burgos, Álava y La Rioja, cerca de las Hoces de Haro, donde el río Ebro rompe las angosturas de los montes Obarenes castellanos para discurrir pausado por los llanos riojanos y donde el ferrocarril, la carretera nacional y la autopista parecen competir por un breve pasadizo para dejar Álava y adentrarse en los llanos inundados de viñas, con centro en Haro.

>> Sigue...


Testimonio de fraile.

02.04.17 | 12:00. Archivado en Vida religiosa


Hablábamos hace días aquí de una Orden religiosa en otro tiempo florida y pujante -en 1761 eran 34.000-- Orden de los Hermanos Menores Capuchinos. Según datos propios (suyos), el 1 de enero de 2008, los profesos eran 10.686 (8.932 perpetuos y 1.754 temporales) y 406 novicios, que hacen un total de 11.092. La mayor parte pertenecen a las provincias de Italia, India, Brasil y América, aunque están repartidos en 96 países. En España quedan hoy 247, con una media de edad de 65,7 años. Desde 2008 han pasado 9 años, pero no dispongo de otros datos.

No es que los capuchinos sean distintos a otros. Simplemente que los tenía a mano por otras cuestiones. Traigo hoy a este reducto el testimonio de quien, desde dentro, ha visto el panorama.

Es un comentario en un blog por parte de alguien que conoce bien “el percal”, posiblemente integrante de alguna comunidad de las llamadas “grandes órdenes” (jesuitas, franciscanos o dominicos). Como interlocutor responde a otras entradas donde afirman que dichas órdenes tienen muy pocas vocaciones, como de hecho es cierto:

>> Sigue...


Los capuchinos como paradigma.

21.03.17 | 17:21. Archivado en Vida religiosa


Me perdonarán el retraso, pero uno no puede hacer nada cuando el portal que nos acoge nos dice: Error estableciendo conexión con la base de datos! y nos impide la entrada.

Por necesidades del guión que rige últimamente mis días, he buceado por todas las páginas posibles y Webs de la O.F.M.Cap. o sea la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos. Una historia repleta de hechos gloriosos; una orden que si uno explora sus quinientos años de vida resulta simpática, eso sí, siempre a la greña con sus hermanos conventuales e incluso con los espirituales u observantes por preservar cada una su espacio vital.

En sus tiempos mejores, digamos siglos XVI-XVIII, llegaron a formar parte de este rebaño de seguidores de Jesús “versión” San Francisco de Asís, 34.000 capuchinos. Hoy, dice su página Web son cerca de 11.000 en todo el mundo. Y todavía me parecen muchos.

>> Sigue...


Raimundo Lulio o Ramón Llull que tanto monta.

13.03.17 | 12:00. Archivado en Vida religiosa

Entre los numerosos tomos de la colección B.A.C. que pululan y se esconden por mi biblioteca, hay uno al que tengo una cierta simpatía (ya es extraño hablar de simpatía hacia un libro y más de este tenor: mejor sería decir apego)… no por el libro en sí sino por el personaje. Con el añadido de que, a poco de comenzarlo y recomenzarlo a leer y releer, se me cae de las manos. Contradicciones de la vida.

Hablo de uno de los primeros tomos de la colección B.A.C., número 31, de la sección Literatura y Arte (Ramón Llull. Obras Literarias. Un tomazo de 1.144 páginas). Y eso que son sólo las "obras literarias" (Libro de Evast y Blanquerna, que contiene dentro de sí otras dos; El arte de contemplación; Libro Félix o Maravillas del muno; y Poesía) porque dicen que escribió unas 280 obras.

Respecto al nombre, Ramón Llull, que otros conocíamos por Raimundo Lulio cuando en Cataluña estudiábamos bachillerato en castellano, en cada país se le denominó de un modo acorde con la lengua propia: encuentro un Ramon Lully, que debe entroncar con el famoso músico italo francés de Luis XIV. En la última sección de mi edición se encuentran la poesías escritas en catalán… o en mallorquín, que no distingo. Bueno, todas sus obras están escritas en catalán, pero como en los “països catalans” no entendían su prosa y por eso tampoco lo leen, hubo que traducirla al castellano.

¿Y por qué traigo aquí a un personaje tan raro por olvidado y tan extraño por su misma deriva personal? Por una sencilla razón: porque se nos ha pasado el año 2016 sin acordarnos de él celebrando de alguna manera los 700 años de su “éxitus”, vulgo muerte. Podría ser que el año de su muerte hubiera sido en 1315 como 1317 porque, a decir verdad, no se sabe cuándo murió, y casi ni dónde.

>> Sigue...


¿Carismas?

30.01.17 | 12:00. Archivado en Vida religiosa

Ya lo he citado aquí alguna que otra vez, pero lo traigo de nuevo a la palestra: en reunión colegial, cuando todavía las monjas marcaban el "ideario" del colegio, le pedí a la "hermana" de turno que nos ilustrara acerca del "carisma" de su Congregación. No había segundas intenciones. Quizá le sorprendiera mi pregunta, porque quedó un tanto en suspenso. Al rato me dice: "El carisma no se explica, se vive". Pues eso.

Pensé por dentro: entonces, ¿para qué tantas constituciones presentadas para su aprobación por Roma? ¿Por qué tantas homilías de la fundadora, o fundador, explicando a las postulantes lo que a ella Dios le había transmitido? Et sic alia.

Las numerosas y prolíficas congregaciones de la Iglesia católica –que muchos asimilan a sectas o no consiguen diferenciarlas de ellas— hablan en sus estatutos del “carisma propio” que las anima, el carácter, el estilo, la forma de ser que el Espíritu Santo –dicen-- a cada una de ellas les ha otorgado. Hoy puede resultar tarea difícil diferenciar el carisma de la una frente a la otra.

>> Sigue...


Vacío de vocación: rechazo social + infravaloración del status clerical

17.09.16 | 12:00. Archivado en Vida religiosa


Cuando se trata de organizar la contraofensiva frente a este mundo descreído y agresivo, para eso están los portavoces grupales y las conferencias episcopales. Pero el individuo... ¡acérquense con el estandarte de la crítica a cualquier miembro del clero y verán alzarse las antenas defensivas!

Viven en un mundo cerrado, plegado sobre sí mismo. De ahí que, según su pensamiento, nadie se pueda sentir con derecho a entrar a juzgar tal mundo. Escapa a la comprensión de quienes viven ajenos a la espiritualidad. Cuando se habla y se escribe contra ellos, rápidamente se alzan las panoplias de la justificación:

1. El primer parapeto viene del desprecio a quien les ataca: “Pobrecillos, no sabéis; vuestra cultura es de oídas, de baratillo, de cuatro cosas que habéis leído; además no entendéis nada de las cosas de Dios... Atacáis porque desconocéis completamente este mundo...”

>> Sigue...


Las vocaciones... todavía de vacaciones.

06.09.16 | 12:00. Archivado en Vida religiosa

En este acercamiento al problema tan serio que aqueja a la Iglesia cual es la ausencia de candidatos, algo habría que decir de los que ya están dentro del "staff", los técnicos que gestionan la empresa: cómo transmiten lo que viven; si realmente creen en su sacerdocio, etc. Este asunto sólo lo pueden asumir ellos. Y si quieren "echar balones fuera..."

El quejumbroso cacareo eclesial ante la escasez de vocaciones sacerdotales “lo achacan a la secularización de la sociedad y a las agresiones constantes a lo religioso”, lo que influye necesariamente en las nuevas generaciones.

En estos asuntos no es cuestión de suscitar polémicas inútiles, dado que si el fenómeno está ahí, alguna causa tendrá. ¿Es culpa de la sociedad? ¿Tiene la culpa la propia Iglesia? A la hora de descargar culpas, ninguno de los inculpados se siente concernido.

>> Sigue...


El falso halo de los fundadores. (y 4)

08.08.16 | 12:00. Archivado en Vida religiosa

¿Se puede extraer una conclusión imparcial sobre fundadores santos? Se puede si uno parte de premisas imparciales.

Si hablamos de “fundadores”, uno no encuentra en ellos ideas que sean distintas a cualquiera que pretenda crear un negocio. Ideas como las de todos; dudas como las tiene cualquiera; obsesión por la idea como la de cualquiera que se sueña con llevar a cabo un proyecto "suyo"; sufrimientos no más que los que soporta cualquiera que comienza en solitario una empresa; y encontramos demasiados deseos de gloria encubiertos...

La diferencia está en que, comenzado el negocio, el dinero llueve a espuertas sobre las empresas "espirituales". Júzguese como se quiera, porque hay muchos cristales de colores para ver la realidad.

>> Sigue...


El falso halo de los fundadores. (3)

06.08.16 | 12:00. Archivado en Vida religiosa

FUNDADORA 3ª VERSIÓN

Habla una mujer, psiquiatra en Bombay, que conoció a la "santa":

No insulte mi inteligencia citándome a la famosa Madre Teresa... Esta gran señora es el mejor ejemplo de anacronismo y ausencia de razón que genera la religiosidad, un ejemplo más de las aberraciones que, en palabras de Sartre, "la Iglesia santifica pero que la justicia debería ahorcar".

>> Sigue...


El falso halo de los fundadores. (2)

04.08.16 | 12:00. Archivado en Vida religiosa

FUNDADORA 2ª VERSIÓN

Una persona supuestamente culta y educada, activa, sensible, con rasgos de personalidad paranoide (1), convive con el sufrimiento de los pobres en su quehacer diario: en la enseñanza, en el paseo por la calle, en la asistencia a menesterosos, en el trabajo en hospitales de pobres...

El primer sentimiento es de pena; puede que de rabia por la injusticia social.

En sus largas sesiones de "meditación", de reflexión, brota en ella la idea vaga de hacer algo, de organizar una sociedad "ad hoc" para ayudarles.

>> Sigue...


El falso halo de los fundadores. (1)

02.08.16 | 12:00. Archivado en Vida religiosa

FUNDADORA 1º VERSIÓN.

Dice su biografía: Se enamoró de Dios a una edad muy temprana y creció en este amor... A la edad de dieciocho años dejó su familia y su tierra natal... He estado ardiendo con el deseo de amarle [a Jesús] como nunca había sido amado antes (¡!).

Fue el día 10 de septiembre de 1946. En algún momento, todavía en el tren... oyó la voz de Jesús en una locución interior. A través de más locuciones interiores y de varias visiones interiores, Jesús le pidió que fundase una comunidad religiosa dedicada a los más pobres.

Ella había hecho un voto privado: "Dar a Dios cualquier cosa que me pudiese pedir". Y habló Jesús: Te has convertido en mi esposa por amor a mí. ¿Te negarás a hacer esto por mí?

>> Sigue...


No tan santos y no tan fundadores.

07.02.16 | 12:00. Archivado en Vida religiosa

Vida de "fundadores", fundadores cercanos, aquellos que se han atrevido a erigir una "sociedad de oración" ligada a una "actividad social"; fundadores lejanos, los que supuestamente dejaron a la humanidad una de tantas religiones consolidadas.

Estos fundadores cercanos parten de una visión de las calamidades sociales, generalmente simplista, adobada, quizá, con un deseo sincero de ayudar. Ya no hay más.

Las acciones subsecuentes vienen generadas por la imposibilidad de volver atrás cuando, como muchos en su vida, han dado el paso de "fundar" algo nuevo.

>> Sigue...


Jueves, 13 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31