Humanismo sin credos

La historia contra Jesucristo.

04.09.17 | 12:00. Archivado en Credulidad


Es imposible que el sentido común pueda contender o se imponga frente a aquellos que están dispuestos a creer en muertos que salen del sepulcro, muros que se derrumban ante un griterío, paralíticos que andan, lluvia de sapos o enfermos de hemorroides que al solo contacto con el manto del gurú quedan curados.

¿Será necesaria otra actitud en los incrédulos racionalistas que todo lo ven con los ojos del sentido común, habiendo otras formas de interpretar la vida? Quizá estemos equivocados nosotros, quizá debiéramos hacer un acto de humildad quienes intentamos regirnos por la razón o simplemente por lo que nos dicen los sentidos, quizá así pudiéramos encontrar sentido al hecho de que una simple palabra cura una enfermedad largamente soportada. Es decir, pensar en la palabra terapéutica y el gesto milagrero.

Que la palabra cure es algo fácil de entender y admitir; que se den hechos extraordinarios en la naturaleza también se puede entender, ¿pero hasta el punto de que con tanta frecuencia y del modo más grosero se conculquen las leyes naturales como son los milagros todos que aparecen en esos libros fantasiosos llamados Evangelios?

>> Sigue...


Jesús, entre lo irreal y lo probable.

29.08.17 | 12:00. Archivado en Credulidad, Cristo, un mito más.


Ni siquiera los fanáticos pueden desprenderse de la lógica, la deducción y el uso racional de sus no aplicadas entendederas. Creen en Dios y creen, como es lógico, que ese “su” Dios existe “por ahí”; creen en el poder de Dios para con quienes le adoran; creen que ellos son su pueblo y que su Dios ama a su pueblo.

Por supuesto que en esto, en el creer, como en muchos aspectos de la vida, se dan muchos grados, muchísimos. Grados que han variado también a lo largo de los siglos. Deducimos por las revueltas religiosas que en tiempos de Jesús los crédulos en grado sumo eran inmensa mayoría. O, quizá, los más fervorosos arrastraban a la plebe amontonada.

Creían en Dios, en su dios. “Lógicamente”, ese su Dios tenía la obligación condigna de librarles de la injusticia, cual era la de estar dominados por potencias paganas e increyentes. A los fieles, a los que confían en Dios, les basta con la fe para que Dios actúe (“si tuvierais fe bastaría con que dijerais a ese monte…”).

Y en todo tiempo y lugar ha habido multitudes que han creído en lo increíble (lo cual no deja de ser una contradictio in términis que decían los lógicos escolásticos) con tal de que lo dijera el gurú, el profeta, el que habla en nombre de Dios. También hoy el poder de la palabra de un obispo es de tal naturaleza que confirma en la fe al más incrédulo.

>> Sigue...


¡Lo que saben los creyentes!

19.08.17 | 12:00. Archivado en Islam enfermo, Credulidad


Desde luego, muchos saben más del mundo del más allá que del funcionamiento y leyes de este mundo. Son los teólogos y los doctores de la Iglesia así como las grandes autoridades del Islam. Y también muchos fieles ilustrados. Es una paradoja que ninguna persona normal entiende.

Saben lo que va a pasar cuando ese mundo sucumba; saben cómo está constituido el cielo y las jerarquías que hay. Saben el número y distribución de los espíritus que rodean el trono de Dios: los más cercanos y que soportan el fulgor de Dios, serafines, querubines y tronos; vienen luego los heraldos de su poder, dominaciones, principados y potestades; y finalmente los mensajeros, virtudes, ángeles y arcángeles (¿cómo llegarían a tal precisión?). Saben de qué está constituido el infierno...

Quizá los que mejor describen ese lugar sean los doctores musulmanes, cuanto más provenientes del desierto más sabios. Ese Paraíso tiene

arroyos, jardines, ríos, manantiales, terrazas floridas, frutos y bebidas magníficas, huríes de grandes ojos, siempre vírgenes, jóvenes amables, camas en abundancia, vestimentas magníficas, telas lujosas, adornos extraordinarios, oro, perlas, perfumes, vajillas preciosas...

Alguien ha tildado a ese mundo, que sólo los iniciados conocen, como “geografía histérica”. Verdaderamente una descripción maravillosa para el turismo ontológico. Pero con un defecto, que curiosamente es lo contrario de lo se carece en la tierra, sobre todo si ésta es puro desierto. O sea, descripción de deseos.

>> Sigue...


Si la realidad es dura, ¡se la suprime!

07.07.17 | 12:00. Archivado en Credulidad

A los ojos de los creyentes parecemos merecedores de desprecio, ridículos, dignos de lástima: ¿cómo es posible, dicen, que pudiendo conocer la verdad y, sobre todo, que pudiendo gozar de la verdadera salvación haya personas capaces de desdeñarla, de negarla y de enfrentarse a ella?

A diferencia de ellos, los que laboramos en la otra orilla de la vida, la real, la de este mundo, consideramos a los creyentes “personas” y por lo tanto dignas de respeto: ni son dignos de vituperio ni de lástima ni, menos, sujetas a castigo alguno. Por ejemplo, matar, como se hizo durante la Guerra Civil, a personas sólo porque iban a misa jamás podría entrar en nuestro pensamiento. Eso fue una salvajada a cargo de personas obcecadas, hordas tan fanáticas como las formadas por creyentes fanatizados.

Eso sí, produce cierta tristeza, resulta penoso que haya grandes grupos de personas que admitan y se contenten con las fábulas que dicen que les consuelan, más propias de niños que de personas adultas. Y todo por huir de las “crueles” certezas de los adultos.

>> Sigue...


También hay quien nos anima.

21.05.17 | 12:00. Archivado en Credulidad

Mucho nos congratula el que haya alguien que de vez en cuando asome sus narices intelectuales por los andurriales nacionales para corroborar lo que en este blog día sí y día también firmamos y afirmamos:

--la vacuidad de los credos,
--la necesidad de vivir según el sentido común,
--la necesidad de analizar las propias experiencias para hacerlas vida en uno mismo;
--el engaño histórico e intelectual de los dogmas,
--el imperio de la compulsión,
--la tiranía de las conciencias,
--la extorsión de las mentes ignaras y algún que otro chascarrillo de menor entidad
.

Alguien que, como ya tantas veces hemos dicho aquí, comprueba en sus carnes la imposibilidad de contender con un crédulo: dos vías paralelas excluyentes que no pueden poner nada en común por imperativo de sus categorías mentales. Es aquel lejano e inane diálogo entre el cardenal Martini y Umberto el filósofo que parece un diálogo que se produjo hace cinco siglos.

>> Sigue...


En aqueste vocerío, sobre galgos o podencos / unos se llenan los cuencos y otros gimen, "Ay, Dios mío"

25.04.17 | 12:00. Archivado en Credulidad


Desde esta mi C/ del Humor Hermoso observo de vez en cuando las trifulcas aledañas que se montan a porfía. A poco que me asome percibo caras desencajadas, rápidos movimientos de manos, giros bruscos de cabeza, risotadas sin sonido alguno. Mueve a conmiseración el griterío cuando desde fuera se percibe.

Los unos defendiendo posturas intransigentes y retrógradas y sacando trapos que no llegan a sucios porque ni siquiera son trapos; los otros apelando a retales de mercadillo con que seguir tapando las vergüenzas mitológicas que les roen; los más tratando de apuntalar con vigas de vivencia el edificio destartalado de la fe; los menos viendo la manera de subsistir con remiendos en la idea de que son capelos.

Nunca tuvo más vigencia el cuento de galgos o podencos, ¡teniendo aún los lebreles en las fauces a los conejos!

>> Sigue...


Dos revoluciones y ninguna buena.

14.03.17 | 12:00. Archivado en Credulidad


En este año de 2017 y en el mismo mes, octubre, dos celebraciones, dos centenarios. Ambos supusieron la quiebra de un mundo hasta entonces el mejor de los mundos.

El Imperio ruso del zar Nicolás II se podría comparar en muchos aspectos al imperio religioso que era la Iglesia del Papa León X. Ambos idílicos, inconmovibles, pétreos. Y los dos cayeron en un mismo mes, bien que en años diferentes, 1517 y 1917.

La “revolución de octubre” tiene otros foros donde ser enjuiciada. Felizmente su tiranía cayó hecha pedazos al finalizar los años 80, no sabemos si para bien o para mal en lo que afectaba a la economía –que ése fue el motivo principal de su caída--, pero desde luego para bien de quienes como primer valor en su vida es ése, su vida. Stalin, junto con Mao, ha pasado a la historia como el mayor genocida. Lo malo es que no hay infiernos para él: lo dejó en esta tierra maldecida por él y maldita tras su paso.

>> Sigue...


El juego de suprimir.

14.02.17 | 12:00. Archivado en Credulidad

Volvemos al deseo del hombre por conocer, a la imparable progresión de la ciencia, como si del hada del existir se tratara; y volvemos al pensamiento humano que corre paralelo con otro trufado de sentimiento, enfrentado a la creencia, bruja del pensamiento. Lo mínimo que podríamos decir es que... por sus obras los conoceréis.

Quizá resalte más este hecho si, situados en nuestro nivel de bienestar, vamos suprimiendo de nuestro diario existir algo de una y algo de otra. Un ejercicio de imaginación. Es la ciencia frente a la creencia.

No pretendemos poner en parangón las dicotomías a que hacemos referencia sino hacer un mero ejercicio ilusorio o ilusionista de supresiones seguidas de efectos. Tampoco lo es tanto, puesto que la humanidad ha vivido así durante siglos y siglos:

---Eliminamos los logros científicos de la medicina, más aún, suprimimos los médicos: ¿qué quedarían? Brujos y sanadores; epidemias; enfermedades leves que se vuelven mortales de necesidad.

>> Sigue...


Sincronía de lo religioso, lo católico y la púrpura ajada.

12.02.17 | 12:00. Archivado en Credulidad

Contemplación desde el altozano de la indiferencia y la distancia de la desafección, disección sincrónica de “lo religioso”: la muestra que aparece difícilmente se puede rebatir. La visión primera de la iglesia católica confunde por hechos que nadie podría negar:

• el caudal de cultura que ha emanado de la creencia y aportado hasta ahora por las religiones seculares, especialmente la católica, es gigantesco;

• la sociedad todavía se rige, en sus ceremonias civiles, especialmente los “ritos de paso”, por ritos religiosos convertidos en costumbres sociales;

• Si bien es cierto que las religiones están ligadas a usos, etiquetas y creencias rurales; que las sociedades se están haciendo urbanas; que las mismas sociedad rurales asumen modos de vida urbanos, con lo que la tradición podría quedar más o menos truncada, lo cierto es que el proceso es tan lento que tardará decenios, por no decir siglos, en surgir una cultura de lo urbano;

• Podría parecer que el rebrote de fundamentalismo, ortodoxo o radicalizado, debiera ser algo a considerar con preocupación incluso por los mismos jerarcas de la religión organizada, pero lo cierto es que tal rebrote debe ser entendido como un renuevo vital de las creencias;

>> Sigue...


Postulados imposibles o inadmisibles de la religión.

10.01.17 | 12:00. Archivado en Credulidad

Los creyentes NO lo son en todo momento y para todo. ¡Si fueran a ser creyentes en todo, terminarían en sociedades de ayatolás! A tanto no están dispuestos a llegar.

No se defienda la racionalidad de los creyentes por el hecho de que en su vida normal son racionales. Ni digan que nosotros les tachamos de irracionales. La irracionalidad sólo se refiere al ámbito que añaden a su normalidad, a saber, que creen en cosas inaceptables por una persona normal.

La ciencia, o sea el pensamiento de la persona normal, en el estado actual en que se encuentra, jamás podrá admitir los postulados en que se basa la fe crédula de los devotos del misterio, postulados "necesarios" para sustentar las convicciones religiosas.

Los más esenciales, en relación con la ciencia, podrían ser la creencia "científica" en un alma independiente de las funciones cerebrales y creada por Dios; creencia en los poderes taumatúrgicos de la oración; postulación de un "ser inteligente" como principio y causa necesaria de todas las cosas.

>> Sigue...


Los siniestros y los credos.

17.12.16 | 12:00. Archivado en Credulidad

Quienes refieren todo lo que ocurre a Dios, y casi todo es milagro, deberían decir que los siniestros y catástrofes son milagros al revés. Los demás lo único que afirmamos es que aquí, en las catástrofes que provocan la Naturaleza o el hombre, no hay una verdadera violación o suspensión de las leyes naturales como en los milagros, sino simplemente un hecho normal de la vida.

Hoy y ayer y en todos los tiempos las catástrofes producidas por la naturaleza les han servido a predicadores de toda ralea y jaez para llevar el agua a su molino. Todos los libros sagrados contienen su parte alícuota de inundaciones, huracanes, rayos y demás fenómenos calamitosos como expresión de la ira divina.

Ya los primeros cristianos aprovechaban el que en Asia Menor un terremoto hubiera derrumbado un templo pagano para incitar a la conversión a los crédulos congregados a tal fin por los servicios de propaganda.

>> Sigue...


La endogamia del mundo creyente

14.12.16 | 12:00. Archivado en Credulidad


Se entiende por endogamia la relación cerrada y clausa entre individuos o grupos de individuos. Propiamente se refiere a la reproducción sexual entre organismos estrechamente relacionados genéticamente.

Dentro de la sociedad, la endogamia, como su nombre indica, hace referencia a la costumbre según la cual los individuos contraen matrimonio con miembros de un mismo grupo.

Por extensión, se aplica también a la tendencia a no admitir individuos ajenos al grupo, a repartirse los cargos entre personas afines, a no frecuentar círculos distintos a los que uno pertenece...

En nuestro caso, el grupo de referencia es Religión Digital y es comportamiento endogámico el tornar y retornar a blogs que son afines al pensamiento que uno tiene y rechazar de plano y huir como de la peste de aquellos que discrepan del propio, con añadidos despreciativos, despectivos, desdeñosos o cuando menos indiferentes.

>> Sigue...


Domingo, 22 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031