Humanismo sin credos

De sacramentos arrojadizos.

20.12.14 | 12:00. Archivado en Sacramentos

La pregnancia, con la correspondiente importancia, de uno u otro de los sacramentos (1) corre pareja con las diversas “corrientes”, también herejías, que en la Iglesia se dan o han dado.

Incluso los vaivenes históricos eclesiales van por ese camino: si la comunidad eclesial gira en torno a la teología del bautismo, se desdibujan los límites del catolicismo para tornarlo de nuevo vagamente cristiano y ecuménico.

El de la confirmación, que apenas si la Iglesia lo tiene en cuenta, incidiría en un cristianismo carismático, de individuos “iluminados”, y por lo mismo peligrosos, que caminan por su cuenta según la inspiración de dicho “espíritu”.

>> Sigue...


Corpus Christi (4) Comerse a Dios engañando a los sentidos

16.06.14 | 12:00. Archivado en Sacramentos


A decir verdad, eso de “bajo las especies” más parece un querer engañar a los sentidos que otra cosa. Ya no es sólo “creer que”, es sencillamente “dimitir de”. Uno puede creer en Dios, un ser espiritual que anda por ahí arriba, creencia que no afecta a sensación alguna; o creern en los ángeles, que dicen pulular por ahí sin influir en los acontecimientos.

Sin embargo en el asunto de la Eucaristía transustanciadora el grado de credulidad asciende otro peldaño, da un salto cualitativo, admitiendo que existe lo que los sentidos niegan. En el asunto "dios" o "ángeles", nada tienen que decir los sentidos. Sólo la imaginación fabuladora. En la transustanciación la imaginación pretende vencer a los sentidos.

Por esa vía, por otra parte, se da al traste no sólo con la evidencia común sino con toda una tradición filosófica cual es la de que que “nihil est in intellectu quod prius non fuerit en sensu”, nada hay en la inteligencia que antes no percibieran los sentidos.

El hombre no tiene otra forma de conocer más que a través de los sentidos (con las técnicas que ayudan a los sentidos, que son de una virtualidad poderosísima).

>> Sigue...


Corpus Christi (3) Cuestión de interpretación

14.06.14 | 12:00. Archivado en Sacramentos


Los cristianos fundan su credo en el Nuevo Testamento, igual para todas las confesiones sedicentes cristianas: protestantes, católicos, ortodoxos, amén de alguna que otra confesión minoritaria casi dejada de la mano de Dios para que la masacren los gigantes de la creencia islámica.

Dejamos a un lado, aunque su importancia es capital para el credo cristiano, la filosofía en que se fundamentan las creencias en la transustantaciación y demás dualidades consustanciales, que es la aristotélico-tomista, con sus distinción entre sustancia y accidentes, materia y forma, potencia y acto, etc. Es un filosofía totalmente periclitada y arrumbada.

Presuponiendo que todos extraen su confesión de la misma fuente, han sido las interpretaciones las que han dado origen a divisiones tan fuertes que parecen religiones distintas.

Es el caso de la interpretación de las palabras de los sinópticos (Marcos 14.22 Mateo 26.26 y Lucas 22.15), por unos literal, por otros simbólica, con posturas intermedias que van desde los escritos del monje Ratramnus hasta Lutero. Marcos y Mateo son categóricos en las afirmaciones de "esto es mi cuerpo y mi sangre". Lucas en cambio varía algo el texto: "Este es mi cuerpo que es entregado por vosotros, haced esto en recuerdo mío" y "Esta copa es la Nueva Alianza en mi sangre, que es derramada por vosotros". Añádase la cita de Pablo en I Corintios, 11.23, ambigua en uno u otro sentido.

>> Sigue...


Corpus Christi (2) ¡Cuán lejos de la eucaristía!

13.06.14 | 23:00. Archivado en Sacramentos


Nadie que escarbe un poco en escritos de los primeros siglos dejará de constatar que la “presencia real del cuerpo y sangre de Cristo en las especies del pan y del vino” ya aparece en “padres” como Ignacio de Antioquía, Ireneo, Policarpo, Cirilo de Jerusalén, Cirilo de Alejandría, Juan Crisóstomo, Gregorio de Nisa y otros. Sin embargo el término "transubstanciación", a despecho de otras averiguaciones, aparece por primera vez en un escrito de Esteban de Baugé, obispo de Autun (m. 1140) y en Rolando Bandinelli (luego Alejandro III) en su libro “Sentencias” (c.1141), antes de que fuese “vulgarizado” por Tomás de Aquino a partir de 1252. (1)

A pesar de la "transustancialidad" de tal creencia, nos ratificamos en el absurdo de la misma, con el pudor intelectual de tener que decir aquí que no entendemos cómo una persona que piense puede sostener tal extravagancia: caso de ser real, ¿cómo no disfrutaron de ello tantísimas generaciones durante tantísimos siglos antes? ¿Cómo no se impone necesariamente en todo el orbe? ¿Cómo es posible que haya credos similares que la rechacen? O sea, sólo es real porque una fracción de la humanidad lo cree así. ¿Qué verdad es ésa que sólo existe porque se cree? ¡Oh!. Pero así es el hecho de creer. ¿Qué se cree? No se sabe.

>> Sigue...


Corpus Christi (1) Comerse a Dios es de lo más normal.

12.06.14 | 12:00. Archivado en Sacramentos

Se acerca la fiesta del Corpus Christi, a celebrar también laboralmente el 19 de junio. Una de las tres que relucían más que el sol, aunque parece que el sol, en esos días y en nuestro tiempo, sólo reluce para asuntos más ociosos.

El Corpus es la gran fiesta de la Eucaristía, la fiesta de la Gran Comida, del Gran Manjar, como dicen los cantos de este día. Pero lo que implica es demasiado fuerte, porque el manjar es Dios mismo. Si se dice “teofagia” suena más civilizado que la vulgaridad de “comerse a Dios”. Viene a decir lo mismo, pero el término "teofagia", por ser más culto, evita el espanto que tal imaginación pudiera causar en el más pintado. Aun así, ninguna persona que se precie de racional y civilizada admitirá tal cosa sino en su sentido más simbólico y metafórico.

Ya en artículos muy pasados hemos incidido en este asunto con abundantes comentarios al respecto, no todos ellos con el sosiego y la mesura que el tema requiere. Lo expresen como lo expresen, todas las culturas han creado este “mitologema” y posiblemente la más audaz de todas, la cultura cristiana.

>> Sigue...


El bautismo nada evangélico y sí muy pagano (y 3)

04.05.14 | 12:00. Archivado en Sacramentos

Es de suponer que los teólogos que escriben con verborrea inspirada tal cantidad de cosas sobre el bautismo, lo hacen de buena fe y convencidos sinceramente de que las cosas son así. También es de suponer que, cuando pasa el tiempo y otros teólogos dicen lo contrario, sopesarán sus propias opiniones y decidirán en conciencia qué sesgo dar a sus escritos.

Sin embargo encontramos con demasiada frecuencia, sobre todo en apologistas de su fe, que adaptan la realidad a sus teorías; que cuando se ven pillados “in fraganti” por la verdad que se impone, disimulan sus teorías con palabras arcanas que sólo entienden los “entendidos” o las callan como si nunca las hubieran expresado.

¡Cuánta mentira han esparcido por el mundo predicadores convencidos de su verdad a sabiendas de que hablaban según la visión que ofrecía o les permitía el cristal ahumado!

>> Sigue...


“El bautismo nos da nueva vida” (2)

03.05.14 | 12:00. Archivado en Sacramentos

No se nos interprete mal al hablar del bautismo. No hay afán alguno de trifulca doctrinal. ¿Crees en las virtualidades teológicas del Bautismo? Pues por nuestra parte, sigue creyendo. No seremos nosotros los que encendamos hogueras para “limpiar” credulidades, tal como otros hicieron en tiempos pretéritos para depurar herejes.

El único propósito que nos mueve al escribir sobre algo que no pensamos que contenga tales riquezas y tesoros escondidos, es hacer reflexionar a quien esté libre de prejuicios sobre la consistencia que puedan tener ritos que reproducen milimétricamente otros practicados por otras religiones.

De Norte a Sur y de Este a Oeste de Europa, por no hablar de religiones alejadas de nosotros pero más cercanas al primer cristianismo, ritos bautismales se dieron en todas las culturas, anteriores al cristianismo.

En las tradiciones religiosas de Dinamarca, Suecia, Noruega e Islandia, tal como refieren los poemas épicos Hava-mal y Rigs-mal, la imposición del nombre del niño iba incluida en una ceremonia en la cual se le bautizaba. Y esto se hacía siglos antes de que el cristianismo llegara a esas regiones bálticas.

>> Sigue...


Bautismo con cierto sinsentido (1)

02.05.14 | 12:00. Archivado en Sacramentos

Podría haber dicho también “Bautismo, concierto sin sentido” y habría sido lo mismo. Antes y después, el cierto sinsentido de los ritos, todos ellos. El adjetivo “cierto” tomado en su acepción partitiva: tiene significado para unos y es un absurdo para otros.

Al fin --ya dejen su preocupación algunos--, “celebramos” el rito del bautismo. Fiesta familiar, nada más, llena de enjundia humana pero vacía de contenido: todo lo que en el rito se dice es pura y simple ficción. Se reduce a creer que todo eso es cierto.

No vamos a repetir conceptos que ya hemos expresado repetidas veces aquí. Por si sirven de referencia: UNODOSTRESCUATRO enlaces.

El bautismo es una de esas cosas, entre innumerables, que el crédulo acepta y admite pero que cualquier persona normal que se pare a pensar en ella, no puede por menos de rechazar, ya que choca con las más elementales leyes, primero del sentido común que intuye falsedades, también de la biología, de la antropología, de las ciencias relacionadas con las religiones comparadas… Todas esas instancias, aunadas, vienen a decir que el bautismo es un puro mito.

>> Sigue...


Un bautizo y donde quiebra el lenguaje.

09.04.14 | 11:54. Archivado en Sacramentos

Inmerso estoy en la preparación de un bautizo. Charla con el párroco. Ritual de la ceremonia. Lecturas, preces, cantos... Y me explican la secuencia litúrgica: letanía de los Santos, exorcismo, bedición del agua, las renuncias y profesión de fe, el bautismo propiamente dicho, la unción con el crisma, la vestidura blanca, la entrega del cirio... ¿queda algo más?

Todo muy bonito, muy festivo, muy simbólico, muy de acto social... ¿pero hay algo que sustente toda esa parafernalia? A excepción de que con este acto la Iglesia se apropia de un individuo más, nada. Todo es vacío, suena a cáscara, a embalaje de celofán, en definitiva a esa costra de palabras y gestos --ritual-- de que se ha recubierto lo que llaman fe.

Y me informo algo más sobre el Bautismo... y percibo cómo es el mismo lenguaje el que hoy día quiebra en la religión.

>> Sigue...


Corpus Christi, máxima expresión de la credulidad católica.

01.06.13 | 23:59. Archivado en Sacramentos, Credulidad

Topamos aquí con una "nueva verdad", impuesta a cualquier opción doctrinaria a partir del siglo XVI, de mayor enjundia que la anterior de "la Trinidad", una verdad que ha traído de cabeza a los pensadores cristianos desde aquel apócrifo "tomad y comed, esto es mi cuerpo" y que celebra la grey católica el domingo 2 de junio de 2013.

Admitirán los plácidos creyentes que puede haber personas --dejando aparte lo de creer o no en la existencia de un dios extra corpóreo, que sí pueden creer-- a quienes eso de "presencia real de Cristo en ese trozo de harina" les parezca un tanto intragable. En otras palabras, que haya quienes no crean en que Cristo está "ahí". Estoy por asegurar que ése es el pensamiento "increyente" de muchos denominados "creyentes" .

Y estarán también de acuerdo en que tales "descreídos" positivos --es decir, los que rechazan de plano credulidades de este y similar cariz--, bien que respetuosos con las tradiciones folklóricas, no dejen de quedarse como el "rey pasmado" al ver cómo pasean por las calles y cantan y se postran y lanzan vítores a un trozo redondo de harina prensada que con mucha fe se podría decir que es pan pero que tampoco es pan sino el "cuerpo de Cristo".

>> Sigue...


En mi pueblo ya ni se confiesan.

29.03.13 | 12:00. Archivado en Sacramentos

Hoy lo llaman viernes “santo”, rememoración y vivencia del drama subsiguiente a un suplicio al que los crueles romanos estaban más que habituados. Era una forma de poner en práctica aquello de que si la fuerza no se imponía y el terror no precavía contra revueltas, el “estado del bienestar” se desmoronaría. Se dice que tras la derrota de Espartaco seis mil cruces sostuvieron a otros tantos condenados.

En tiempos en que para mí todo eso –Semana Santa, teología de la salvación, sacramentos-- constituía algo, vida propia, vivencia y alimento espiritual, la lectura y meditación de la teología encerrada en el Sacramento de la Penitencia constituyó un soberbio revulsivo para profundizar en la práctica sacramental.

Creía y estaba convencido de que si en rigor tales gracias emanaban de tal sacramento, la lógica teológica debiera inducir a su diaria fruición, lo mismo que la Eucaristía. El Sacramento de la Penitencia, “confesión” en otros tiempos, era la delectación de la Pasión de Cristo. Así se dice donde se dice:

>> Sigue...


Si no eres pecador...

19.11.11 | 18:00. Archivado en Sacramentos

¿Una persona "sin pecado"? Rotundamente no, dicen. "Todos somos pecadores", afirman en el mismo inicio del rito central.

Y sin embargo, no es para tanto. La mayor parte de los creyentes no se creen "tan" pecadores. Y los desafectos hacia los credos, con seguridad dirán que no, que no tienen pecados, que son "buenas personas" y hasta modelo para los demás en muchos aspectos de su diario existir.

No negamos que la inmensa mayoría de los creyentes sean buenas personas. La misma creencia impulsa a ello. Pero, ¿es por la creencia? Puede ser, pero no hace falta acatar dogmas y "verdades de fe" para erigirse en modelo para los demás. Pero también es cierto que es la misma creencia la que genera si no pecados sí sentimientos de culpa.

>> Sigue...


Miércoles, 18 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031