Humanismo sin credos

El dolor de Kitamori

20.03.17 | 12:00. Archivado en El mal


El libro “Teología del dolor de Dios” del teólogo japonés Kazoh Kitamori, publicado por Sígueme se vende en un portal de libros antiguos y descatalogados por 15 €. Si alguien busca saber “en profundidad” (expresión teológica) lo que es el dolor, merece la pena, y no perder el tiempo en esos tratados médicos que llevan necesariamente a la morfina.

Habla Kitamori, por supuesto con conocimiento de causa, del dolor de Dios y del Jesús histórico (debe haber otro Jesús que no es histórico, claro). Del dolor como esencia de Dios (capítulo 4º) y de la mística del dolor, del dolor de Dios y la ética, del dolor oculto, de contemplar el dolor de Dios…

Cita:

El dolor del hombre se convierte en símbolo del dolor de Dios, porque Dios y el hombre están unidos mediante la condición del dolor. El dolor del hombre, sin embargo, es la realidad de la ira de Dios contra el pecado.

>> Sigue...


Una burrada de Calvino.

22.01.17 | 12:00. Archivado en El mal

Ante la primera versión del asunto que una vez más nos trae aquí, uno no puede por menos de afirmar si estaría en su sano juicio.

Un ejemplo de perversión mental: Dios consintió la matanza y la muerte de niños inocentes –conquista de la Tierra Prometida; los Inocentes, etc. — por una razón, la razón que aporta Calvino: Podemos estar seguros de que Dios nunca habría permitido que ningún niño fuese asesinado, salvo por aquellos niños que ya estaban malditos y predestinados a la muerte eterna.

Cuando se leen afirmaciones de este tipo, uno parece no entender lo que lee. ¡No, no puede decir esto...! ¡No es posible que una persona racional pueda decir tamaña barbaridad! ¡Pero ahí está para baldón no sólo de él sino de la humanidad crédula!

Dado que Dios existe --y esto es algo indiscutible-- el mal ha de tener necesariamente una explicación relacionada con él. Y aquí está el verdadero problema de entender el mal: admitir seres difíciles de admitir, Dios, el Diablo...

>> Sigue...


Formas de enfrentarse al mal.

09.01.17 | 12:00. Archivado en El mal

De las afirmaciones genéricas de ayer, a los hechos concretos que vivimos cada día: la religión no sirve de manera efectiva --aunque consuele--, la ciencia sí.

Ante la destructividad del mal, sea el mal que produce la naturaleza, sea el que existe en el mundo, sea el que se percibe en el ámbito de la pequeña sociedad en que uno vive o incluso el que genera uno mismo, el creyente reafirma su fe: Dios puede con todo y Dios me ayuda.

¿Y no podrías ayudarte a ti mismo, a entenderlo, conceptualizarlo y superarlo con tus propias fuerzas mentales, sin tener que acudir a instancias "ajenas"?

[Las comillas indican que un elemento extrínseco al que el hombre acude no es tan "ajeno" a uno mismo, es el "yo mismo": Dios vendría a ser la personificación del el otro Yo, el yo fuerte, el que piensa, el que deduce; el yo que se enfrenta a los sinsabores de la vida... Si llamamos "dios" a eso, yo mismo lo admito, creo en ese "dios", aunque de ahí a darle consistencia real y existencia personal...]

>> Sigue...


Ser bueno implica no hacer el mal.

17.10.16 | 12:00. Archivado en El mal

Este blog parece ser hijo de Casandra, pontificando sobre cosas ciertas sin que sus siempre apocalípticas palabras merezcan un gramo de consideración, con el añadido de verse situado en lugar inconveniente.

Con el añadido de que se vea asediado por todas partes, las una por arriba, donde se acomodan los altos predicadores de la fe que no pueden descender a las letrinas de la Iglesia, las otras por abajo, comentaristas que, vaya por Dios, no comentan y que, por el viso de sus contenidos, son los que regañan, censuran, reprenden, sermonean, acusan, desechan y a veces replican (aunque poco).

Muchas veces, por esta razón, hemos de ponernos la venda antes de la herida, como es el caso cuando pensamos en la perversión secular de la Iglesia. Así, diremos que no sirve referirse a los siglos pasados, por ejemplo si hablamos de los siglos IX a XV, diciendo que eran otros tiempos; tampoco que la Iglesia está formada y regida por hombres; o que no se debe juzgar el pasado con criterios actuales; y tampoco que la Iglesia ha hecho cosas buenas… ¡Estaría bueno que una sociedad que nació para predicar y hacer el bien no lo hubiera hecho!

>> Sigue...


"El hombre ha abandonado a Dios": ¿Qué hombre? ¿Qué dios?

28.07.16 | 12:00. Archivado en El mal, VACACIONES

Las mayores y más horripilantes hecatombes próximas a nuestros días podríamos decir que fueron las de Ruanda y Argelia a finales del XX. El drama de Ruanda, paradigma de la irracionalidad, fue interpretado por la credulidad jerárquica como “efecto necesario de haber abandonado el hombre las reglas de Dios”.

La inconcreción no dice nada. Porque... ¿a qué hombres se refieren? ¿Los asesinos? Eso ya lo contempla la justicia. ¿Todos los hombres? En el nivel primario de comprensión, el fiel que acaba de entrar en el templo, recién salido de su casa, que se acaba de engalanar para celebrar el domingo y regresará para soportar a los nietos..., difícilmente puede comprender qué abandono de Dios es el suyo.

Y si son otros los que han abandonado a Dios, esa “culpa colectiva” mal puede concernirle a él y menos al pobre africano del que no sabía ni que existía como tutsi o como hutu.

>> Sigue...


La maldad y su castigo, el Viernes Santo.

25.03.16 | 12:00. Archivado en El mal

Que en el hombre haya un fondo de maldad que se manifiesta cuando le dejan cauce para ello, es algo innegable. Quizá esto que llamamos maldad no sea otra cosa que una manifestación dañina del instinto de conservación. Es algo a dilucidar.

Tanto el Evangelio como la Iglesia dejan constancia de ese algo perverso que anida en el hombre, al que pretenden darle explicación, buscar causas justificativas y aplicar remedios… inocuos! Pero no haría falta tener instituciones dedicadas a proclamar algo que es evidente. ¿No están ahí todos los Códigos desde Hammurabi hasta la última reforma del Código Penal para atestiguarlo?

Con tanto recurrencia al mal del hombre, es la Iglesia por activa y por pasiva la que crea y genera sentimientos de culpa sobreañadidos que no existían para luego tener motivos para consolar y administrar perdones.

>> Sigue...


Por más vueltas que le den, el mal es incompatible con Dios.

25.11.14 | 12:00. Archivado en El mal

¿Dicen que este tema es cansino, manido, traído y llevado y a fin de cuentas indiferente para quien “de todas formas” y digan lo que digan confiará y defenderá a Dios “con todas sus fuerzas, con toda su mente y con todo su corazón”? Puede ser, pero también hay quienes cándidamente creen que habrá creyentes que alguna vez sometan a Dios al veredicto de su propia razón; en otras palabras, que “piensen” en los muchos considerandos sobre Dios.

Antes de comenzar a escribir, he acudido al Catecismo de la Iglesia Católica para ver cómo trata de salir del atolladero, dado el dilema insoluble entre la existencia de un Dios creador de lo que existe, Suma Bondad y Providente, pero que al mismo tiempo consiente destrucciones, muertes sin sentido, enfermedades sin cuento, sufrimiento y maldad.

Sugiero acudan a los números 272 ss, 309 ss, 1706 ss, 1789 ss... del "Catecismo de la Iglesia Católica. Asociación de Editores" para ver si encuentran alguna explicación “lógica” y convincente que exima a Dios de responsabilidad. Los he leído y ahí no encuentro "argumentos ni emocionales ni racionales": ahí hay, ay, un enorme "trágala".

>> Sigue...


Job con truco.

26.09.14 | 12:00. Archivado en El mal

La fábula de Job es la única que, en larga disertación, trata de hacer compatible a Dios con el mal. Recomendable lectura, por otra parte, como testimonio del legado literario de la antigüedad.

Aparte de otras consideraciones más enjundiosas sacadas de tratados profundos sobre el mal, tal fábula tiene un truco: Job recobra con creces, y en esta vida, todo lo que anteriormente había recibido de Dios, sin referencias a “la otra”.

Sin embargo hay males absolutos que no tienen vuelta: la muerte del inocente.

Piénsese, si posible les es, en otro "detalle": en tal fábula de Job nada se dice de lo que podrían argüir sus hijos, muertos de muerte absurda, únicamente por probar al padre. Algo parecido a la situación del primogénito de Abraham tras la "experiencia" a la que le sometió su papaíto. Es fácil disparar con pólvora del rey y hacer regalos con dinero ajeno.

>> Sigue...


Dios es bueno...

25.09.14 | 12:00. Archivado en El mal

...aunque hay un libro "por ahí" que lleva por título "Dios no es bueno". ¿Con qué quedarse?

Por mor de la brevedad y adelantando respuestas "creyentes":
¿Dios ha creado el mundo? SI
¿Dios quiere el bien de sus criaturas? SÍ
¿Dios es "todopoderoso"? SÍ

O estas preguntas / afirmaciones son ciertas y responden a una realidad en la que los fieles adictos a las distintas religiones creen, o...

Si son ciertas, la misma certeza se ha de otorgar al silogismo de Epicuro (c. 350 - 270 a.c.)

>> Sigue...


El río de la maldad humana: justificación y remedios ineficaces.

26.07.14 | 12:00. Archivado en El mal


Se justifican las malas conductas en personas que, por profesión, han de ser buenos --obispos avariciosos o ladrones, curas pederastas, clérigos embaucadores, canónigos lascivos...—, diciendo que son humanos. Y además, a fuer de cristianos, que se debe perdonar. Habría que decir otro tanto de la maldad "ciudadana": somos humanos, con el añadido de que es la sociedad opresora la que hace malas a las personas. Y, asimismo, que el remedio contra ella estaría en el perdón. ¡Aviados estaríamos!

Contra esta maldad lucha más eficazmente la racionalidad de la convivencia humana regida por leyes. Dichas leyes derivan de una primera, la del sentido común; su consecuencia final son las leyes del Código Penal.

>> Sigue...


El hombre, la ética y un dios para la estética.

05.04.14 | 12:00. Archivado en El mal

No es una novedad la insistencia de las autoridades sacras por unir moral y credo, por religar la conducta tenida por buena con creer en un ser supremo que la ordena. Día sí y día no, insisten en la necesidad de creer en lo que la Iglesia enseña porque de ello, como impulso interior, nace la buena conducta. Se es bueno porque se cree y se cree, también, para ser bueno. Más aún, según dicen la buena conducta se realimenta, porque genera "la gracia", el don divino que ayuda e impulsa a obrar bien.

Dicen los sátrapas de la fe y repiten de corrido los creyentes que la base de la convivencia social se vendría abajo si negáramos el imperio ético de Dios; que en tal caso el robo, el asesinato, el perjurio... serían práctica normal. O como diría el hermano Karamázov, Si Dios no existe, todo está permitido, frase tan manida que por ello es creída, aunque ya hastíe el oírla.

>> Sigue...


Mal y pecado.

18.04.13 | 12:00. Archivado en El mal


En el Catecismo de la Iglesia Católica Ed. 1993 se aborda el mal de forma más concreta y extensa en los números 272 ss, 309 ss, 1789 ss, 2850 ss y de pasada en 29, 164, 677, 978, 998, 1427, 1431, 1502, etc.

No sé si los crédulos siguen siendo, al menos en algunos aspectos, racionales o si han dimitido del todo de serlo. Desde luego lo han hecho al referirse a los asuntos que atañen a la fe. No hay como pasear la mirada, sin dejarse llevar por el estupor, por esos pasajes del Catecismo. Alguien ajeno a la fe que leyera tales pasajes pensaría que lo están tratando de tonto.

Vayamos a los inicios de todo. Dios creó el mundo. Vale. "Y vio Dios que era bueno". Pues vale también. [Hoy, al admitir "a fortiori" la evolución --algo "de cajón"-- dicen que Dios más o menos "puso en movimiento" las fuerzas que harían del mundo lo que hoy es y que quedará completo al fin de los tiempos. Toma ya.].

>> Sigue...


Jueves, 14 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031