Humanismo sin credos

Dos clases de fe.

11.01.19 | 12:00. Archivado en Razón, sentido común y cerebro


La teoría escatológica, teológica o humanista dice que todo coopera a la búsqueda de la felicidad: religión, ciencia, trabajo, convivencia, búsqueda del sustento, leyes, relaciones humanas, profesiones, estudios...

Unos indagan afanosamente en el sentido de la existencia para fundar su felicidad, otros la buscan en la entrega confiada “a lo que sea”, siempre para trascender lo que la inteligencia obliga a trascender, el propio yo.

Deliberadamente he puesto al principio, en aquello que coopera a la búsqueda de la felicidad, religión y ciencia. A veces en auténtica simbiosis, porque encontramos con demasiada frecuencia científicos nimbados de cierta “stupíditas mentis” que les lleva a confundir campos y esferas.

>> Sigue...


Todo soy yo.


Ejemplo de lo que decimos. Falso.

Estamos demasiado acostumbrados, por cultura, a parcelar, a dividir, separar y tratar de encontrar fracciones en el ser humano. Parece que tanto más es un filósofo cuantas más recovecos escondidos “saca a la luz” sobre el hombre. Y la religión, como no podía ser menos, se sirve de tales elucubraciones para deducir a cuenta de inventario.

Sin embargo cuerpo, alma; voluntad, entendimiento; acciones, omisiones; emociones, pensamientos; consciente, inconsciente; ser obrar, amar, entender; comer, trabajar, jugar, correr, ... todo procede de un sujeto único, el hombre.

>> Sigue...


La religión como consuelo, tercer supremo argumento.

22.12.18 | 12:00. Archivado en Razón, sentido común y cerebro

Hablábamos el otro día de los cuatro roles que la religión había interpretado a lo largo de la historia conocida de la humanidad: explicación; imposición normativa; consuelo de los fieles; fuente de inspiración.

Vengamos a considerar aquel papel gozado por la religión como consuelo y alivio de los que viven en este valle de lágrimas, concepto éste previo para que ella, la religión, se erija como esperanza reanimadora de los hombres.

Hay quienes dicen no creer en la religión, no creer en los curas ni en la Iglesia, no rezar, no asistir a oficio alguno... y sin embargo sí afirman que “debe existir algo”.

¿Por qué esta incongruencia? Quizá se vean sugeridos por la inmensidad del Universo; o piensen en el sentido de la vida o en la necesidad de una vida futura tras la muerte... pero mucho sospechamos que en la mayor parte de esos que tal proceder muestran no existe otro argumento que ése, que Dios es el último agarradero al que se pueden asir los hombres cuando todo falla.

>> Sigue...


La religión pervivencia de la infancia.

20.12.18 | 12:00. Archivado en Razón, sentido común y cerebro, Psicología


Con mucha frecuencia apelan los creyentes al argumento “vitalista” y “experiencial” (que no experimental) de su vivencia de Dios para dar por descontado que Dios, Jesús y toda la corte celestial son un hecho incontrovertible e indiscutible.

“Sienten” a Dios dentro de sí y eso les basta para dar por sentada su realidad existencial. Por más intensa que sea tal vivencia, es de suponer que ellos mismos, si piensan, se darán cuenta de la endeblez de su argumentación, de que el sentimiento de algo no puede ser base para la evidencia y realidad del contenido de lo sentido. Pero les sirve de argumento "incontestable" frente al cual nadie puede decir nada.

>> Sigue...


SIEMPRE EL “PORQUÉ” Y LUEGO EL “QUÉ”.-

10.12.18 | 12:00. Archivado en Razón, sentido común y cerebro

La religión siempre ha tenido y pretende tener respuesta a todo. A las preguntas que se ha hecho el hombre sobre lo que para él siempre ha sido difícilmente inteligible, la religión ha encontrado la respuesta.

Lo malo para ella es que, a la larga, ninguna de sus respuestas ha logrado satisfacer al hombre.

El hombre intenta encontrar el porqué de todo, de las cosas, del hacer diario, del universo y del átomo, de lo más grande y de lo más pequeño; también de los pensamientos, de los sentimientos, de la vida en general.

La religión responde únicamente a aquello que cree ser lo más esencial en la vida del hombre. O más bien que pretende hacer creer que eso es lo esencial en el hombre.

>> Sigue...


El hombre racional que admite irracionalidades.

02.12.18 | 12:00. Archivado en Razón, sentido común y cerebro

Admitamos como presupuesto hipotético la afirmación de la credulidad institucionalizada de que Dios creó al hombre (lo de a su imagen y semejanza lo dejaremos para otras elucubraciones).

Hemos traído con frecuencia a este foro un contrasentido que hasta puede causar desazón, el que Dios nos creara racionales, de modo que pudiéramos pensar y decidir críticamente sobre nuestro diario devenir, y sin embargo ese mismo Dios nos prohibiera usar la razón en todo cuanto a Él se relaciona.

Por ejemplo el pensar en el Edén y en el pecado de comer del árbol de la ciencia del bien y del mal.

A fuer de racionales, la primera irracionalidad es admitir que Dios creara al hombre. Pero, en fin, admitámoslo como supuesto de parte. En días pasados hemos traído a cuento el asunto de la salvación y del pecado original, esas dos grandes irracionalidades.

Nuestra razón se niega a admitir tanto disparate como se pregona a diario en asambleas litúrgicas y foros religiosos. Sí, pecado original y plan de Dios de que Jesús debería ser crucificado para que la humanidad se viera redimida.

>> Sigue...


Libre para ser servido.

20.11.18 | 12:00. Archivado en Razón, sentido común y cerebro


Habría que retrotraerse a épocas prehistóricas para saber cómo se organizaban las pequeñas o grandes sociedades muy lejos de la complejidad a la que han llegado las nuestras. Decimos esto porque uno se pregunta si realmente había necesidad de llegar al exceso y a la desmesura a la que hemos llegado.

Cierto es que gracias a esas estructuras la sociedad ha evolucionado y avanzado en conocimientos y bienestar, aunque en algunos aspectos hayan estrangulado al individuo.

En el inicio de todo y hecha la salvedad a las instancias que conforman nuestro mundo, ni toda la organización y estructuras de los estados, ni la política, ni la ciencia, ni la religión han nacido para esclavizar al hombre y someterlo; están a su servicio, deben buscar y procurar su bienestar.

>> Sigue...


La honradez del creer.

04.11.18 | 12:00. Archivado en Razón, sentido común y cerebro

Dicen los estrategas que la mejor defensa es el ataque. Ni más ni menos que la actitud de los creyentes cuando alguien pone en solfa y trata de desvelar sus contradicciones, sean éstas de tipo teórico, es decir, dogmático, o práctico, sus celebraciones y ritos.

¿Pero tú crees en los milagros? ¿Te parece normal creer que Jesús nació de una Virgen? ¿Todavía sigues pensando que “realmente” está tu dios en ese trozo de harina prensada y redondeada? ¿Cómo entiendes eso de “subió a los cielos y está sentado a la derecha del Padre”? Y así pasando por todos los enunciados del catecismo, porque es menester volver siempre sobre lo mismo.

Y responden con ideas como “¡los ataques de siempre, discursos trasnochados, vuelta a lo mismo, argumentos repetitivos, consideraciones pasadas de moda...!” Puede ser cierto lo que dicen, pero aunque sea así ¿pueden responder a lo que se les fustiga o impugna?

>> Sigue...


Las extorsiones doctrinales fundadas en metáforas.

31.10.18 | 12:00. Archivado en Razón, sentido común y cerebro

El lenguaje que utiliza la religión siempre aletea por las regiones y esferas de lo simbólico, pero sabe aterrizar en la normalidad o vulgaridad de los acontecimientos diarios, condicionando con su inconcreción el desarrollo de vidas y conciencias.

Pablo, el de Tarso, en I Cor 6.19, para fustigar vicios carnales y precaver conductas desviadas en los prosélitos del Señor, se expresa con esta rotunda sentencia: “¿No sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo?” . Poco antes, v.16 ha dicho: “...vuestros cuerpos son miembros de Cristo”, que tanto monta.

Los motivos hacen referencia a vicios relacionados con “la carne”, asunto recurrente en Pablo quizá por la depravación de costumbres que veía alrededor o quizá por el propio puritanismo del apóstol.

La frase de referencia es una de tantas que ningún crédulo del montón repiensa. La admite sin más, encapsulada en títulos y contextos epistolarios indiscutibles –“lectura de la carta de San Pablo a los...”-- más si proviene de boca inspirada por ese mismo Espíritu.

Si consideramos el aspecto semántico, es decir lo que quiere decir el de Tarso y qué lenguaje emplea, y ponemos en ilación cuerpo, templo y Espíritu Santo, es claro que se trata de un lenguaje metafórico o simbólico.

Evidentemente no se puede entender la frase en su más absoluta literalidad: ni el cuerpo es ningún templo ni nadie dedica culto al Espíritu Santo en su propio cuerpo. No es, pues una referencia a cuerpo/templo como algo real, hecho de carne y huesos o piedras y argamasa.

>> Sigue...


Prácticas de Filosofía Lógica poniendo a Dios por testigo.

23.10.18 | 12:00. Archivado en Razón, sentido común y cerebro


Decía Aristóteles que Silogismo es un argumento a partir del cual, fundadas ciertas verdades y por ser lo que son, necesariamente se deduce otra cosa diferente. La Escolástica llegó a su más alta concreción lógica con la técnica del silogismo.

El silogismo tenía sus reglas tanto respecto a los términos (una de ellas, la referida al "quaternio terminorum") como a las premisas. Sólo eran válidas quince clases de silogismo, según los enunciados de las premisas fueran afirmativos universales (A), afirmativos particulares (I), negativos universales (E) o negativos particulares (O). Condición imprescindible, que las premisas fueran verdaderas para que la conclusión fuera necesaria.

Esto se aprendía con una retahíla mnemotécnica: bárbara - celarent - darii - ferio - baralipton - cesare - camestres – festino , etc. siendo el último ferison. Un ejemplo en "cElArEnt": Los hombres no tienen alas(E); todos vosotros sois hombres (A), luego ninguno de vosotros tiene alas (E). O un silogismo en "dArII" un tanto "sofismatizado": Los blogs infumables no se deben leer; éste es un blog infumable; luego este blog no se debe leer

Apliquemos un poco de lógica no sé si escolástica o sofista al asunto Dios, a la posibilidad o no de creer en él y temas similares. Y partamos de algo que es verdad establecida, que "Deum nemo vidit unquam" y que no se puede saber nada de Dios (es afirmación teológica axiomática):

>> Sigue...


Los principios de la ciencia aplicados a la religión.

20.09.18 | 12:00. Archivado en Razón, sentido común y cerebro


Advertencia preliminar: la religión como creencia no puede colocarse en el mismo nivel de la ciencia; sin embargo, la religión como conjunto de enunciados y dogmas sí pretende ser ciencia. Es la teología. A dicha "ciencia" sí se pueden extrapolar los principios que rigen a cualquiera de ellas.

Sin mayor pretensión que la de vulgarizar conceptos, la simple enumeración de los principios que rigen la ciencia y su progreso puede dar las pistas previas a las consideraciones que siguen:

>> Sigue...


Guiados por el sentido común.

02.09.18 | 12:00. Archivado en Razón, sentido común y cerebro

Todos entendemos lo que quiere decir “sentido común”. En definitiva no es otra cosa que la aplicación de los criterios racionales a los acontecimientos de cada día.

El sentido común lo es más cuando se alimenta de instrucción y conocimientos.

Cierto es que no todo es "razón" en el ser humano: instintos, emotividad, sentimientos, volición... Sin embargo la razón es esencial para "moverse" por el mundo.

La razón que produce ciencia y concluye en actos se mueve casi exclusivamente en el nivel perceptivo, añadiendo elementos racionales de causalidad y acumulación.

>> Sigue...


Lunes, 21 de enero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Enero 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031