Humanismo sin credos

Aspectos del fanatismo / 6

27.11.17 | 12:00. Archivado en EL MALESTAR DE LOS UNGIDOS


La personalidad es la que es, ni buena ni mala. La personalidad que tiende hacia el paranoidismo no es mala, todo lo contrario. Puede derivar, según el influjo familiar y social, según multitud de circunstancias, por muy variadas sendas: el líder político, el reformador, el “santo” típico... pero también el capo mafioso, el revolucionario amargado o el político salvapatrias. Al pensar en nuestro sacerdote ciertamente deducimos una personalidad paranoide, pero también encontramos un narcisismo subido.

Las entrevistas periodísticas son, en parte, el altavoz de su vida. Y así se comporta: se le ve afable, cordial, encanta al periodista… pero esa conducta no deja de ser un rol finalista. ¿Cómo era cuando se despedía de los periodistas?

Estamos de acuerdo con Freud cuando afirma que a través del fanatismo el hombre busca su felicidad y su seguridad. Esta afirmación, que puede parecer simple, se aplica perfectamente a la personalidad fanática, precisamente por el desfondamiento de su propio yo.

>> Sigue...


ASPECTOS DEL FANATISMO / 5

25.11.17 | 12:00. Archivado en EL MALESTAR DE LOS UNGIDOS

Para el fanático la aprobación crítica de las ideas colectivas se convierte en su estructura mental, en la esencia que vivifica su personalidad. La Orden religiosa, el Partido, la Hermandad… suplen la función nominativa y definidora que antes correspondía a la familia o a la profesión.

El fanático encuentra en esa filiación su punto de localización social. Coloniza el entorno en el que vive gracias a esa ideología, siente que es estimado y considerado dentro de la sociedad por los signos distintivos que porta (por ejemplo, el hábito religioso; en otros, el correaje, las insignias, las banderas, el uniforme). De este modo nunca se siente apartado o, peor, extraño.

Otro aspecto a considerar es el tiempo. En realidad el fanático desdeña y hasta suprime el presente. Su existencia, su historicidad, está en el futuro, bien porque quiere cambiar la sociedad o bien porque llegará un tiempo en que tendrá realidad la uniformidad en la que él vive. Típica frase ésa de “otro mundo es posible”. Es el espíritu de todas las revoluciones que en el mundo han sido, las más representativas la francesa y la del octubre 1917.

>> Sigue...


SOBRE EL FANATISMO / 4

23.11.17 | 12:00. Archivado en EL MALESTAR DE LOS UNGIDOS

Este religioso, tanto cuando celebraba sus ceremonias de culto con tantísima unción como cuando participaba en los mítines de izquierdas, era un remedo del retrato psicológico del fanático. Participaba del fanático religioso en un principio y fanático político después. O quizá simultáneamente.

Es peligroso usar tópicos cuando se trata de una figura tan poliédrica como él, pero a la fuerza tenemos que servirnos de conceptos previos que sean comunes. Es lo que decíamos en el artículo primero: la necesidad de encuadrar en nuestros esquemas mentales lo que vemos, para poder entenderlo.

Es lo que nos pasa en este caso, la necesidad de servirnos de una palabra inteligible para todos, el fanatismo y así hacer un retrato psicológico del individuo fanático, sea el fanatismo que sea, religioso o político (en este “páter” creemos se daban ambos quizá sirviendo el segundo al primero).

>> Sigue...


CAMINO HACIA EL FANATISMO / 3

21.11.17 | 12:00. Archivado en EL MALESTAR DE LOS UNGIDOS

Algunas precisiones: en el artículo que aparecía como nº 1 se coló de rondón un personaje que ya traje en 2006 a este foro, padre Revilla, del que hacía poco y a raíz del fallecimiento de Manuel Madruga, sacerdote, había hablado de él: lógicamente yo no lo conocí, pero éste que sí conocí se asemeja en cierto modo a él. Ambos con ideas regeneracionistas, ambos preocupados por los pobres, ambos dándose de bruces con la sociedad que manda y decide.

En segundo lugar, los recuerdos que de él tengo son los de un muchacho de diez o doce años a quien deslumbró en su momento. Más tarde, al leer artículos suyos, al repasar su trayectoria vital, al conocer hechos concretos de su vida y, sobre todo, al contrastar mi opinión con la de otros, las opiniones cambian y pensando en él analizas al sujeto con otros criterios que, sí, pueden estar equivocados, pero que inciden mucho en eso que decimos, “camino hacia el fanatismo".

Por último, no era mi intención primera hablar de su vida sino tomarla como motivo para hablar del "fanatismo", sabiendo que fanatismos hay muchos, como el que vemos en el noreste español. Y así lo haré, tal como lo tengo "pre-escrito".

Es lo que nos pasa con aquellos que son ensalzados por la Iglesia como santos: de niños y de jóvenes los vemos como semidioses,

>> Sigue...


Camino hacia el fanatismo / 2

19.11.17 | 12:00. Archivado en EL MALESTAR DE LOS UNGIDOS

La socialización implica la aceptación de las reglas y normas de convivencia aprendidas, implica que una norma se acepta… o no se acepta, pero es lo que se espera de una persona que quiera convivir con los demás. Esto se desarrolla en la infancia y quien influye en su desarrollo de manera determinante es la madre.

Otro de los factores que pudieron intervenir secundariamente en su personalidad fue la ausencia de elementos femeninos en su entorno: era hijo único; se educó en un internado entre niños y adolescentes masculinos; posteriormente pasó a la universidad estudiando una carrera técnica donde sólo había hombres; su actividad profesional la desarrolló entre hombres…

Pasados los años en que es normal tratar con el otro sexo, adolescencia y juventud, esto pudiera haber producido en él un recelo a no saber tratar al elemento femenino. Pero, por mucho que tratemos de justificar hechos, no parece ser éste su caso. Posibilidad de trabar relación con muchachas la tuvo, con toda seguridad. Si hubo algún rasgo de homosexualidad, no lo sabemos. En aquellos tiempos...

>> Sigue...


Camino hacia el fanatismo / 1

17.11.17 | 10:00. Archivado en EL MALESTAR DE LOS UNGIDOS

Conocí hace ya muchos años a un sacerdote, enrolado en determinada Congregación y en su tiempo venerado por mí, que falleció hará un lustro y cuya trayectoria vital me interesó en su momento. No diré el nombre ni haré referencia a sus publicaciones y artículos por razones estrictamente personales.

Rememorando su figura, encuentro ahora aspectos de su personalidad que me resultan sumamente contradictorios, por sus hechos y por su manifestación pública.

De todos es sabido que la personalidad se forma en los primeros años de la vida y que poco cambia con el pasar del tiempo. Asimismo es bien sabido que la personalidad la conforman los progenitores y el ambiente que respira en el hogar cuando el niño convive con ellos, que no siempre es el caso.

La pregunta de cómo eran los padres no tiene respuesta. De la personalidad de sus padres no se puede saber nada, porque no es algo que quede en documentos; del ambiente familiar tampoco nada, no hay siquiera testimonios de convecinos.

>> Sigue...


Dios no muere, lo rehúyen.

11.02.17 | 12:00. Archivado en EL MALESTAR DE LOS UNGIDOS

Es demasiada la vesania humana. El hombre ya no consiente que “todo eso” lo consienta Dios. Lo que no se conoce no se siente ni, menos, provoca heridas en la razón. El conocimiento de lo que sucede en el mundo lleva a un sentimiento de hermandad entre los hombres que ya no “consiente” nada al “rector” del Universo.

El siglo XX ha sido el coletazo final de una Civilización con base cristiana: genocidio de armenios, I Gran Guerra, II Guerra Mundial, judíos y gitanos, Hiroshima y Nagasaki, Camboya, ancianos y fetos, Ruanda, IS, Siria...

¿Algo más? Si a los crédulos lo más grande lleva al “más grande”, lo más monstruoso llevaría al hombre al “monstruo”. Pero el hombre rehuye los monstruos.

Es un paso del juicio "de" Dios al juicio "a" Dios. Dios, señor de la vida de los hombres. Otros dioses se alzaron arrogándose el poder de Dios, los que colgaron al niño en Auschwitz y los que rajaron las entrañas a mujeres embarazadas.

Para ambas cosas hay que ser Dios, porque el hombre no es capaz. El mal absoluto sólo puede hacer relación a un ser absoluto. Todos ellos han sido sometidos al juicio de los hombres y les han negado el futuro: no queremos un Dios impotente, que, para más “INRI”, lo sabe todo y ama a todos los hombres por igual.

>> Sigue...


¿En qué cree un clérigo?

11.09.16 | 12:00. Archivado en EL MALESTAR DE LOS UNGIDOS

Dejando aparte la grosería que subyace en los milagros, como que un enfermo pueda sanar por la palabra de un chamán, de un curandero, de un sacerdote o incluso de un obispo (esto último ya es más difícil), incluso la medicina moderna admite la curación por procesos no estrictamente médicos.

Son fenómenos extraños de curación física que, sin llegar al milagro, parecen rozarlo y admiten una explicación biológica.

La palabra, pues, como elemento terapéutico. Pero al hilo de esta cuestión siempre queda la sospecha de si esos predicadores de lo sacro --profetas, sí, de la revelación y anunciadores del Reino, incluso vehículo de “salvación” sanitaria-- creen lo que predican.

>> Sigue...


Curas, un grupo social cada vez más marginado

31.08.16 | 12:00. Archivado en EL MALESTAR DE LOS UNGIDOS


Último día del mes de vacaciones. Ya muchos han desfilado por la senda que les aleja del pueblo de sus ancestros para buscar el nido construido en ajeno predio. Atrás quedan los problemas con que viven los que aquí viven.

Entre ellos, el drama de la asistencia religiosa a los pueblos despoblados: los capitostes de obispados y arzobispados (aquí topamos con el flamante arzobispo de Burgos, el ínclito Fidel Herráez) se las ven y desean para distribuir a sus jóvenes retoños recién accedidos a la alta dignidad/servidumbre del sacerdocio, más preocupados en este o esotro curso sobre pastoral, liturgia o teología de los autobuses municipales que en sentirse gestores y responsables de los bienes religiosos muebles e inmuebles que perviven en los pueblos.

El cura rural ya no existe. Ni como figura popular --no residen en el pueblo-- ni como entidad simbólica --no se sienten excesivamente incardinados al ejercicio pastoral--.

Es así, aunque el encumbramiento teológico que encierra la figura del sacerdote sobrevuele sobre nimiedades como ésas de atender al envejecido pueblo fiel.

>> Sigue...


Amores que matan.

25.06.16 | 12:00. Archivado en EL MALESTAR DE LOS UNGIDOS


No hay que hacer apartados en las religiones como si unas cosas no fueran con otras. Gran parte del éxito de las religiones se debe a su visualización en la sociedad, que es la superficie de los credos: obras sociales, gente encantadora, gente sincera y honrada --quizá más que en la vida corriente--, gente que cumple, mensajes de regeneración moral, discursos contra la opresión y la tiranía, festividades llenas de fulgor ritual, omnipresencias en la vida pública...

Pero todo eso, decimos, no es sino la superficie, lo que aparece. Lo otro, el fundamento de la fe, la existencia de todo lo supuesto, se da por idem, ni siquiera se entra a discutir sobre su realidad existencial. Es más, parece hasta ofensivo que otros lo hagan.

Ya sabemos que la religión cristiana, católica, es algo más, pero puestos a sintetizar podríamos decir que ser religioso es creer en Dios y ser cristiano es tener como mandamiento principal el amor.

>> Sigue...


La gracia de estado frente al malestar de los ungidos.

31.05.15 | 12:00. Archivado en EL MALESTAR DE LOS UNGIDOS


Hay veces en que uno no sabe si puede haber puntos de contacto con los creyentes o no, porque son concepciones diametralmente opuestas de la vida y del mundo.

Se da por supuesto que nos referimos a los creyentes en tanto en cuanto mantenedores o defensores de una determinada visión de la vida.

Cuando hablan del mundo lo entienden como algo “destinado a”, “en función de"... amén de tildarlo de intrínsecamente perverso: el mundo, como uno de los enemigos del alma. Al menos podemos estar de acuerdo en que, en esto, no estamos de acuerdo.

Según dicha concepción del mundo y de la vida, el individuo ha de construir y forjar su personalidad subjetiva bajo presupuestos de huída, lucha, enfrentamiento, afanes de conversión, recelo… Evidentemente también podemos estar de acuerdo en que en esto no hay acuerdo. La personalidad del hombre ha de forjarse según criterios sociales y socializantes e integradores.

>> Sigue...


Día del Seminario Diocesano o del idealismo encantado.

18.03.12 | 12:00. Archivado en EL MALESTAR DE LOS UNGIDOS

Hoy y próxima la festividad de San José, se celebra el Domingo pro Seminario Diocesano.

Nada que decir al hecho de que los suyos dediquen a lo suyo un día al año. Un día que sirva a los fieles cristianos de recordatorio del cómo, porqué, cuándo y cuánto supone la formación de quien será luego rector de sus vidas espirituales.

El Seminario fue una institución del Concilio de Trento de una importancia decisiva en el cambio acaecido en la Iglesia a partir del Siglo XVI. La formación de los futuros sacerdotes cambió a mejor: personas más preparadas intelectualmente (no sé si también afectivamente) para una mejor instrucción y formación del pueblo. Frente a la pujanza de las nacientes Órdenes y Congregaciones religiosas, la situación del sacerdote secular era calamitosa en todos los aspectos, desde el económico hasta el intelectual. Y eso cambió a mejor.

>> Sigue...


Miércoles, 24 de enero

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Enero 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031