Humanismo sin credos

El mundo ideal propiciado por creyentes.

31.07.17 | 12:00. Archivado en RESÚMENES y COMENTARIOS

Digamos de entrada que tal afirmación -los creyentes propician un mundo ideal- es falsa como falso es también que el mal del mundo lo hayan generado las increencias.

Seguro que alguien replicará aludiendo a Stalin, Pol Pot, Mao... por citar a algunos genocidas asociados a la increencia.

Que estos personajes estén asociados al ateísmo, no quiere decir que su ateísmo fuera la causa de sus desvaríos. En primer lugar tenían una creencia, o un sucedáneo de creencia: el marxismo y su derivación comunista; en segundo lugar, su ateísmo no era positivo ni constructivo, era un ateísmo “contra” las religiones al uso, la cristiana, la ortodoxa, la judía; además su deriva genocida más era debida a su personalidad paranoide y desquiciada, a su psiquismo, que a su increencia.

>> Sigue...


Pues tenía más razón que un santo: Feuerbach.

27.07.17 | 12:00. Archivado en Psicología, RESÚMENES y COMENTARIOS


Para muchos es el primer ateo. Sin embargo Feuerbach (Río de Fuego) se inscribe dentro de una línea de pensamiento que entra con el bisturí de la razón a diseccionar creencias, hábitos y dogmas.

Feuerbach –se pronuncia “fóiabaj”—sin embargo no niega a Dios, como no lo niega nadie que sepa de qué se habla. Simplemente lo define como es, una ficción, una creación de los hombres, una invención que obedece a leyes particulares, en este caso, la proyección y la hipóstasis: los hombres crean a Dios “a su imagen y semejanza” (algo que quiso tergiversar el Génesis). Dios como imagen inversa del hombre.

El hombre se ve a sí mismo mortal, finito, incapaz, doliente siempre de sus limitaciones... Crítico con su situación, fantasea e imagina otros mundos. Crea una potencia opuesta a sí mismo, pletórica de unas cualidades que él no tiene y ante ella se arrodilla, ante ella implora.

El hombre es mortal... pues ahí está el dios inmortal; el hombre es limitado, dios es infinito; el hombre no sabe muchísimas cosas, su dios es omnisciente. Y su dios es ubicuo, increado, omnipotente, habita otro mundo sobre esta tierra áspera y esquiva, es perfecto... Y ahí está la solución a toda la miseria del hombre: se une a Dios; a través de su Hijo se asimila a él; Dios lo admite en su seno, etc.

>> Sigue...


Dios no puede morir.

15.07.17 | 12:00. Archivado en RESÚMENES y COMENTARIOS


Como es natural, cuando los optimistas de la razón, el primero de ellos Nietzsche, vieron que podían hablar, escribir y publicar “cosas” sobre Dios sin que nadie les llevara al patíbulo, decretaron que Dios había muerto.

Paradójicamente, la deriva de ese pensamiento supuso un plus de euforia para los deístas y fieles creyentes. Resultó que esa muerte de dios con la consiguiente liberación de la razón derivó en un marasmo del pensamiento. La “muerte de Dios” no trajo los efectos por ellos esperado, un pensamiento fecundo, un cambio social, un nuevo nivel en la filosofía, un cambio en las estructuras políticas, un entendimiento entre los pueblos...

Al contrario, las filosofías que pretendidamente se habían liberado de dios, cayeron en la depresión del pensamiento: nihilismo, el absurdo, culto a lo insubstancial, pasión por la nada, regodeo en lo sombrío, como si del fin de una civilización se tratara, seducción por los abismos y los agujeros sin fondo donde el alma sucumbe y se pierde la identidad.

Expresión de este pensamiento fueron las nuevas corrientes filosóficas, los nuevos movimientos artísticos, la literatura (Camus, Kafka, Sartre, Schopenhauer, Simone de Beauvoir, Brecht, Ionesco). Y en política, el camino hacia las dos hecatombes más letales de la historia, las dos guerras mundiales.

¿Pero todos esos movimientos nacieron de la muerte de Dios? Posiblemente. Todo porque se pretendió contraponer una corriente de pensamiento, lo pretendidamente nuevo, a otra corriente desfasada, la de la credulidad secular. Y no era esa la realidad.

>> Sigue...


Ser consecuentes o no.

13.07.17 | 12:00. Archivado en RESÚMENES y COMENTARIOS


En los artículos anteriores hemos citado a un personaje, Enmanuel Kant, que podría titularse navegante de la razón en el mar de la teología, sin querer surcar aguas más abiertas por miedo al temporal que él mismo provocaría.

Esa fue la crítica fundamental a sus dos “Críticas”: la incongruencia personal.

Aquí dejo la palabra a Michel Onfray respecto al opúsculo “Qué es la Ilustración”.

Sí. Podemos [releer hoy ese texto] y vale la pena retomar el proyecto, vigente hasta hoy: liberar a los hombres de la minoría de edad; por lo tanto, desear los medios para alcanzar la adultez; remitir a cada uno a su responsabilidad con respecto al estado de minoría de edad: tener el coraje de valerse del entendimiento; otorgarse a sí mismo y a los otros los medios para acceder al dominio de sí; hacer uso público y comunitario de la razón en todos los campos sin excepciones; no aceptar como verdad revelada lo que proviene del poder público. Un magnífico proyecto...

>> Sigue...


Dios en todas partes o...

03.07.17 | 12:00. Archivado en RESÚMENES y COMENTARIOS


Haciendo turismo teológico por el mundo uno no sabría decir si lo que encuentra es el mismo dios en sus múltiples acepciones o una multiplicidad de dioses acomodados a la idiosincrasia de tal o cual tribu.

Cuando las sociedades eran cerradas y separadas por el muro de la distancia y de la orografía o el foso de los océanos, que este dios fuera distinto del otro no producía perturbación alguna. Nadie sabía nada de nadie. Hoy no es así. Dioses de hoy, dioses del ayer, dioses que perviven, dioses que murieron...

¿Qué pensar, entonces? ¿En qué dioses se puede creer? ¿No será mejor desecharlos a todos y quedarse con uno mismo? Porque, ¿qué son esos dioses?

Dice Michel Onfray:

He visto a Dios a menudo en mi vida. Allá, en ese desierto mauritano, bajo la luna que rastrillaba la noche con tonos violetas y azules; en las mezquitas frescas de Bengasi o de Trípoli, en Libia; durante mi periplo hacia Cirene, la patria de Aristipo; no lejos de Port Louis, en Mauricio, en un santuario consagrado a Gamesh, el dios adornado con un trompa de elefante; en la sinagoga del barrio del gueto, en Venecia, con una kipá en la cabeza; en el coro de las iglesias ortodoxas en Moscú, un ataúd abierto en la entrada del monasterio de Novodevichye, mientras que en el interior rezaban la familia, los amigos y los popes con sus magníficas voces, cubiertos de oro y rodeados de incienso; en Sevilla, delante de la Macarena, en presencia de mujeres bañadas en lágrimas y hombres de rostros estáticos;

>> Sigue...


Los inventos del hombre contra el hombre.

01.07.17 | 12:00. Archivado en RESÚMENES y COMENTARIOS


El concepto de “Dios” fue inventado como antítesis de la vida: concentra en sí, en espantosa unidad, todo lo nocivo, venenoso y difamador, todo el odio contra la vida. El concepto de “más allá”, de “mundo verdadero”, fue inventado con el fin de quitar valor al único mundo que existe, para no dejar anuestra realidad terrenal ninguna meta, ninguna razón, ningún quehacer.

El concepto de “alma”, de “espíritu” y, en fin, incluso de “alma inmortal”, fue inventado para despreciar el cuerpo, enfermarlo –volverlo “santo”—para contraponer una espantosa despreocupación a todo lo que merece seriedad en la vida, a las cuestiones de la alimentación, vivienda, régimen intelectual, asistencia a los enfermos, limpieza, clima.

En lugar de la salud, la “salvación del alma”, es decir, una folie circulaire (locura circular) que abarca desde las convulsiones de penitencia hasta las histerias de redención.

>> Sigue...


Seguimos con Einstein y la religión.

16.03.17 | 12:00. Archivado en DAWKINS


La cosa más hermosa que podemos experimentar es el misterio. Es la fuente de toda verdad, arte o ciencia... ...Es este conocimiento y esta emoción constituyen la verdadera religiosidad. En este sentido, y sólo en este sentido, yo soy un hombre profundamente religioso.

La crispación que suscitaron las opiniones de Einstein en la puritana y "superreligiosizada" sociedad americana condujo a exabruptos antológicos.

Einstein, por su categoría científica, ha sido paradigma para muchas cosas, una de ellas su posición ante la creencia en Dios. No es casual que los más furibundos ataques que recibió provinieran de la misma sociedad que lo había acogido, de la sociedad que él en un principio admiraba, pensando que el ideal democrático era allí una realidad, cuando lo imperante era la más exacerbada credulidad. Algunos, mezclando todo, profieren desatinos como éste, el de un afamado abogado católico usamericano:

Sentimos profundamente que Ud hiciera esa afirmación... en la cual ridiculiza la idea de un Dios personal. Esa su calculada afirmación repetida por Ud en los últimos diez años ha conseguido que la gente piense que Hitler tenía algo de razón para expulsar a los judíos de Alemania (¡¡!!). Concediéndole a Ud el derecho a expresar libremente su pensamiento yo todavía digo que su afirmación le constituye a Ud en una de las más grandes fuentes de discordia en los EE.UU. de América .

>> Sigue...


A propósito de Einstein. ¿La Naturaleza acerca a Dios? ¿O la Naturaleza es el primer Dios?

15.03.17 | 12:00. Archivado en DAWKINS


La contemplación de los fenómenos naturales es fuente inagotable para un complejo de sensaciones que van desde lo más sensiblero a lo más espiritual. Muchos de los que admiran la naturaleza podrían ser considerados “religiosos naturalistas” por la sugestión que ésta provoca.

Ahora bien, el término naturalista es excesivamente ambiguo. Como expresión con sentido definido, en los siglos XVII y XVIII naturalistas eran aquellos que se dedicaban a estudio de la naturaleza desligando dicho estudio de cualquier consideración espiritual. Muchos de ellos, paradójicamente, era clérigos, labor facilitada primero por la "asepsia" que ello implicaba --como no era el caso de los alquimistas-- y, sobre todo, por tener las necesidades vitales resueltas.

Entre los filósofos sin embargo se entiende naturalista como el opuesto a sobrenaturalista:

>> Sigue...


La incoherencia de ser libros inspirados por Dios (y 2).

12.05.14 | 12:00. Archivado en ¿Sagradas Escrituras?, ONFRAY


Propugnábamos ayer el arrinconamiento de los libros sagrados de las tres religiones que más impacto han tenido o puedan tener en Occidente, Cristianismo, Judaísmo e Islam al lugar que les corresponde. Dejamos a un lado los Vedas y los Upanishad no porque no participen del mismo carácter, sino porque “nos pillan un poco lejos” y porque ya parecen estar donde deben.

Ese “lugar que les corresponde” no podría ser otro que el que ocupan sagas, leyendas, mitos, supersticiones, epopeyas legendarias, libros de la protohistoria, creencias de los primeros tiempos, literatura fantástica, literatura sapiencial de la edad de bronce, etc. En modo alguno libros que puedan servir de guía al hombre de hoy (ni siquiera del ayer inmediato).

>> Sigue...


Los libros sagrados lo justifican todo (1)

10.05.14 | 12:00. Archivado en ¿Sagradas Escrituras?, ONFRAY


No sólo la Biblia de los cristianos, también la Torá/Talmud de los judíos o el Corán/Hadices de los musulmanes. Es tan heterogéneo el contenido de tales libros que cualquiera puede aportar citas para lo que le venga en gana, para esto y lo contrario, para el amor y para el odio, para la paz y para la guerra, para el perdón y para la venganza, para la justicia y para el resarcimiento personal…

Para justificar la mayor lacra que ha estigmatizado el devenir de los pueblos en todas las épocas, las guerras, ahí tiene cualquier cabecilla militar referencias y justificaciones para seguir con su labor depredadora. Pero, por el contrario, cualquier pacifista “new age” puede hacer todo un prólogo a su labor proselitista amontonando citas y más citas sacadas de los libros sagrados.

>> Sigue...


...y no quedará nadie.

09.01.14 | 12:00. Archivado en RESÚMENES y COMENTARIOS, Evolución y darwinismo.

¿Fin del Mundo? ¿Juicio Final? Parece que en esto la credulidad se adelantó a la ciencia. Ésta tiene sus "puntos de vista", distintos a la creencia, pero con mayor certeza racional. Tales "puntos de vista" pueden angustiar de igual modo la imaginación del hombre.

Los catastrofistas de la creencia nos hablan de Fin del Mundo y Juicio Final y, con imágenes apocalípticas, ya predijeron el colapso del Universo. También los científicos, pero en otro sentido y con otros presupuestos, predicen lo mismo: nuestro mundo desaparecerá, la especie humana quizá antes.

Las posibilidades de consunción, todas ellas lógicas y probables, pueden ser

A) que el mundo, el planeta Tierra explosione, choque, sea alcanzado, sea destruido sin más

;

>> Sigue...


Argumentos y más argumentos... que de nada sirven a la persona normal.

11.01.12 | 12:00. Archivado en Dios, esencia y existencia, DAWKINS

[Consideraciones a propósito del Capítulo II del libro "El Espejismo de Dios", dirigidas a aquellos que una y otra preguntan "cómo sabemos que Dios no existe"]

1. ¿Se pueden aportar razones convincentes? ¿Las hay.-

Insistimos en dos aspectos en los que existe confrontación entre creyentes y personas normales: el primero es el asunto de la demostración "positiva" de Dios; el segundo, el hecho de que los crédulos vean fantasmas y enemigos en las personas normales que no dan crédito a lo que aquellos defienden.

La persona normal, o si lo prefieren, racional, NO niega a Dios. Por una razón muy simple, porque no puede negar aquello que no existe. Dios, como algo controvertido, tiene que ser objeto de demostración por quien lo afirma. Es claro para el que quiera pensar.

Hay que refutar, pues, la que los creyentes dicen "negación de Dios", pretendida o presunta, por parte del razonante: el que piensa racionalmente en Dios, es decir, la persona normal, desiste de encontrar quimeras y centra su pensar y quehacer en lo que es su vida y en lo que puede descubrir; quizá lo que a veces pretenda sea ponerse de acuerdo en “de qué dios se habla” o “cuál es el concepto de dios”. Convendrán ambos en que dioses hay muchos... y ha habido más.

>> Sigue...


Jueves, 14 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031