Humanismo sin credos

Hacienda, la caridad y la justicia.

21.06.17 | 12:00. Archivado en La Voz del Humanismo


Doy de lado, más claro, desprecio las consideraciones de grupos como Europa Laica y otros de similar catadura que hacen un “totum revolutum” de actividades que realiza la Iglesia en favor de la sociedad para negar y suprimir todo lo que roce la confesionalidad. Me interesa más el concepto que subyace en aquello que más pregona la Iglesia para que el contribuyente la ayude: la caridad.

Digo que no comparto el pensamiento que niega el pan y la sal a las actividades no propiamente de la Iglesia sino ligadas a ella. Por ejemplo, la educación. Algo elemental: el Estado cubre el 70 ó el 80 % de este derecho constitucional. ¿Y el resto de población? Pues si las entidades católicas, u otras, subvienen esta necesidad, ¿cómo no va a pagar ese servicio que constitucionalmente es obligatorio? Añádanse la cantidad de profesores que se benefician de tal puesto de trabajo, católicos o no. Con el añadido de que los colegios confesionales suelen estar mejor gestionados que los públicos o al menos son, comparativamente, más baratos.

Dígase lo mismo de la sanidad. Al Estado le sale más barato alquilar que gestionar directamente. ¡Es esto algo tan elemental...! Y precisamente por culpa de aquellos que lo propugnan, Izquierda Unida, Podemos y demás elementos pintorescos que por ahí pululan! ¡Si no hubiéramos visto cómo aumenta exponencialmente el número de empleados.afiliados que, a dedo, se integra en el servicio público... siempre que piense como ellos! Lo que antes realizaban cinco, bajo su férula son veinticinco.

>> Sigue...


El cansancio del cristianismo.

27.01.17 | 12:00. Archivado en La Voz del Humanismo

El pensamiento cristiano se podría dividir en dos periodos fundamentales: la patrística, periodo que se puede dar por terminado con el cisma de Oriente y Occidente, y la escolástica, que mal que bien llega a hundir sus raíces, un tanto agostadas, en el siglo XX.

El pensamiento posterior, simultáneo a corrientes de pensamiento emergentes, es una navegación sin rumbo definido: apología, doctrina pastoral, doctrina social, reafirmación en los contenidos dogmáticos seculares, humanismo cristiano, asimilación…

La corriente patrística se puede caracterizar por sus contenidos bíblicos, metodología simbolista, teología sapiencial y perspectiva científica unitaria. Eso dice el prólogo del libro en tres tomos Mil años de pensamiento cristiano, centrado en los mil primeros años de la era cristiana, el de la Patrología. Su base, como es natural, es la Biblia, sobre todo el Nuevo Testamento.

La corriente escolástica, que se impone alrededor de los siglos XI y XII, se caracteriza por sus contenidos filosóficos, su metodología dialéctica, una teología racional y unos contenidos especializados. Es el intento de racionalizar a Dios o ascender a Dios a través de la razón. Convive con otra corriente espiritualista o mística las más de las veces bajo sospecha de heterodoxia.

>> Sigue...


La pugna entre cultura y naturaleza.

07.12.16 | 12:00. Archivado en La Voz del Humanismo

La pregunta sin sentido.

Después de siglos de elucubración no sabemos, en definitiva, qué es mejor para la persona en su consideración de individuo si el retorno a la naturaleza o la sumisión de todo a la cultura, como parece que sea el sino de nuestra sociedad.

Cultura en sentido amplísimo, como producto de las inquietudes humanas: organización de la sociedad, estructuras jerárquicas, ordenación legal, ciencia y técnica, desarrollo industrial, concreción del pensamiento en publicaciones literarias y obras de arte, desarrollo urbanístico, medios de transporte...

Es cierto que en la conformación de la sociedad, con sus leyes, sus estructuras productivas, sus estructuras políticas, etc. TODO es producto de la cultura. Pero también lo es que jamás el elemento “natural” subyacente en todo lo humano se ha visto ni se verá sometido al poder del elemento “cultural”. El exceso de cultura quiebra al individuo y el exceso de naturaleza lo convierte en antisocial.

No es esa la vía, la de que la naturaleza (instintos, sentimientos, emociones, presentimientos, imaginaciones...) quede sometida a la cultura. Ese camino es huida o dictadura.

>> Sigue...


El totalitarismo que respira en las religiones.

29.10.16 | 12:00. Archivado en La Voz del Humanismo


En nuestros días el cuento es al revés. Hemos visto, y padecido, cómo funcionan los totalitarismo políticos y, viéndolo y padeciéndolo, podemos caer en la cuenta de por qué la religión es un sistema totalitario. Como tal, detestable, infumable, a superar.

La propensión del hombre que accede al poder por imponer como sea su criterio y sus órdenes parece sustentarse y hundir sus raíces en lo más hondo de la naturaleza humana. Aún en los supuestos regímenes democráticos, la tentación de totalitarismo es muy fuerte y, de hecho, encuentra resquicios para expresarse: en el funcionamiento interno de los partidos políticos, en la veneración y seguidismo del líder aunque vaya en mangas de camisa y parezca un pingajo humano, en el seguidismo de eslóganes, en la imitación de las maneras, en la renuncia al pensamiento propio (disciplina de voto), en el "por Dios, Pedro, líbranos"...

>> Sigue...


Ética sin religión.

17.04.16 | 12:00. Archivado en La Voz del Humanismo

Ética y moral, sustrato y fundamento de la conducta. El orden en nuestros actos. Amalgama de la sociedad. Sin que importen demasiado ahora los distingos, podríamos entender moral como un subproducto de reglas a cumplir surgidas de la ética o que la moral afecta más a las conductas particulares con normas concretas mientras que la ética afecta de manera más universal al conjunto de la sociedad, como el escenario en que se han de mover las conductas.

Por más que la religión intente acaparar y colonizar todos los aspectos de la vida y de la persona, sería bueno tener presente que, fundamentalmente, la religión es creencia en un Dios al cual nos debemos sentir “religados”.

Pero de tal modo han extendido sus tentáculos todas las religiones que la moral y la ética son componente indispensable para la supuesta relación con Dios. No hay religión sin moral. ¿Pero también al revés? La afirmación recíproca --no hay moral sin religión-- no está tan clara. Es más, la mayor parte de la gente vive su propia moral acorde con su pensamiento y con los valores sociales, independientemente de sus creencias o ausencia de creencias.

>> Sigue...


¿Respetar las creencias religiosas? Pues mire usted... como que no.

30.12.14 | 12:00. Archivado en La Voz del Humanismo

El papa Francisco alzó su voz el domingo pasado, con la suavidad que lo distingue, ante la barbarie que se está produciendo en el genérico Estado Islámico que masacra a los cristianos cuya fe malvive entre hordas fanáticas musulmanas. No por razones religiosas sino humanas --¡son personas las que son perseguidas!-- nos unimos a su voz. La comunidad internacional debiera hacer algo más que lamentarse o mirar hacia otro lado.

A este propósito y en lo que hace relación a individuos físicos y creencias religiosas, habría que distinguir entre respeto y tolerancia. Y distinguir entre personas e ideologías... A las personas, todo el respeto y honor; a sus creencias, tomadas como un corpus emanado de la mente imaginativa del hombre, ninguno.

Ninguno si por respeto pretenden que no sean sometidas al juicio de la razón. De tejas abajo, nada puede o debe estar libre del poder escrutador de la razón. Las creencias religiosas, en cuanto ideas u opiniones, no merecen ningún respeto, aunque, entiéndase bien la palabra, ello no es sinónimo de carcajeo o crítica infundada, sino de escrutinio. Hacia las personas que las ostentan, la máxima tolerancia.

>> Sigue...


Reflexiones desde el humanismo.

29.05.14 | 12:00. Archivado en La Voz del Humanismo


1. El día empieza en los minutos primeros.

********.

2. El que no tiene voz, desarrolla la lengua.

********.

3. Pensar es más productivo que refrendar.

>> Sigue...


El gran "plaf" de las creencias.

15.03.14 | 12:00. Archivado en La Voz del Humanismo

Decíamos de pasada ayer que esta nuestra era técnica actual que todo lo invade carece del necesario pensamiento sustentador. Falta una filosofía de la vida, un humanismo, una nueva ideología y una estética a propósito.

En otros tiempos, como lo fueron el Renacimiento y la Ilustración, el cambio de mentalidad trajo consigo repuntes técnicos y progreso científico. Hoy parece que prima lo contrario, la búsqueda por "todos los medios" del bienestar social... las ideas ya sabemos a lo que condujeron, a dos guerras mundiales y a la escisión de grandes masas de población según la religión profesada o el sistema alzado con el poder.

Las nuevas religiones han crecido como los cultivos del plástico o de invernadero: son un producto más de la modernidad, nacidos como antídotos de la tecnocracia, refugios para enmascarar carencias intelectuales o psicológicas.

>> Sigue...


Desde el humanismo (9)

10.01.11 | 22:00. Archivado en La Voz del Humanismo


71. Siempre queremos que los fallos propios los paguen los demás.

72.Hay ladrones que sólo te quitan lo que tú has robado.

73.Resulta más productivo hacerse imprescindible que tener verdaderas cualidades

74. Los padres hacen, los hijos deshacen.

75. No amanece por donde oscurece.

>> Sigue...


¡Aquel renacer humanista!

19.09.10 | 12:00. Archivado en La Voz del Humanismo

Nunca valoraremos suficientemente lo que supuso el Humanismo renacentista para el mundo occidental.

Aunque de forma no tan explosiva y cautelosa, pero sí más extendida y usufructuada, el mundo nuevo que surge ahora, adquiere rasgos similares, con fuertes concomitancias con aquella época.

Fue una estocada al mundo de las creencias, de cuya herida ha estado curándose la "organización cristiana" durante cinco siglos, herida no curada y que, de forma larvada y lenta, le está conduciendo a la gangrena vital, es decir, a su disolución.

La imparable secuela de "inventos" del Renacimiento, de tanta trascendencia como los generados en el Siglo XX, fue paralela a un modo nuevo de pensar y de organizar la sociedad.

>> Sigue...


Desde el humanismo (8) Pensamientos

11.06.10 | 12:00. Archivado en La Voz del Humanismo


61. Las mayores satisfacciones siempre las proporcionan los demás.

62. Los turistas son los mayores depredadores de la cultura.

63. Siempre hay una última despedida pero nunca lo sabemos.

64. No se rompe ante el huracán, pero sufre su violencia.

65. Siempre queremos ser y, peor todavía, tener más que los demás: por eso es buena la soledad.

>> Sigue...


Desde el humanismo (7) Pensamientos

08.02.10 | 23:00. Archivado en La Voz del Humanismo


55. La farmacia de los consejos debe tener su rebotica en el propio yo.

******

56. La acusación sin defensa no tiene valor ninguno.

******

57. ¡Qué cómodo resulta ser víctima!

******

58. Los estudios profundos son el mejor alimento del sentido común.

>> Sigue...


Lunes, 18 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031