Humanismo sin credos

Adiós a todo aquello - 2

19.10.18 | 12:00. Archivado en Celebraciones y ritos

Somera relación de situaciones, aspectos, realidades sociales donde el imperativo categórico eclesial imponía sus normas y preceptos, secundado por las fuerzas vivas cuya autoridad venía de Dios.

a) Impensable en aquellos tiempos playas nudistas. Ni tampoco, por supuesto, el “top-less”. Era la policía municipal la encargada de velar por la decencia en las playas. Pero ¿de dónde procedía la compulsión policial? Evidentemente de la autoridad moral, de la clerecía local, regional o estatal. ¿Asustan hoy a alguien? Si bien la sociedad todavía no lo acepta con buenos ojos, lo más que provocan es curiosidad morbosa en algunos. Y en general, indiferencia.

b) Las mismas relaciones sexuales entre jóvenes, y no jóvenes, tiempo ha que dieron de lado los criterios que emanaban del confesonario. Y de acusarse de ello, algo impensable hoy. No existe ni el más leve atisbo de conciencia de pecado, aunque sí el temor a otros aspectos ligados a tal relación: embarazos no deseados, contraer enfermedades…

c) Por los años sesenta, el debate sobre métodos anticonceptivos se vivió con especial virulencia por parte de las autoridades eclesiásticas. Hoy nadie habla de ello. Ni siquiera los mismos fieles. ¿Eran válidas las consideraciones morales de la Iglesia? El tiempo ha puesto a cada uno en su lugar y el silencio impera por doquier. Ha quedado el preservativo como reliquia de aquella controversia

.

>> Sigue...


ADIÓS A TODO AQUELLO - 1

17.10.18 | 12:00. Archivado en Celebraciones y ritos


Se acepta, al menos como fenómeno universal, que el sentimiento religioso sea algo cuasi inherente a la naturaleza humana (no voy a afirmar que sea consustancial a la misma, porque no lo es, pero…).

...¿pero el sentimiento religioso necesita de manifestaciones externas, individuales o sociales, para tener carta de naturaleza? De ahí que todavía tenga mis dudas de si lo que está feneciendo de la religión es su aspecto sociológico o la religión misma.

Debido a esa simbiosis entre sentimiento y manifestación externa, es esclarecedor no sólo el hecho de creer y practicar sino, tanto o más, el modo y el porqué del “descreer”.

Cuando la persona se va sintiendo más segura de sí misma, más independiente de los ciclos naturales, más autónoma porque dispone del sustento necesario, más festiva porque puede gozar del ocio, más integrada o reforzada por el sentimiento de una sociedad cambiante… la religión va quedando arrinconada tanto en el espacio mental más reducido –no hay compulsión o imperativo mental para las celebraciones religiosas-- como en el tiempo destinado a ella –primero de semana en semana, luego lapsos de tiempo más largos y finalmente en ocasiones contadas y por imperativo familiar o social (funerales, bodas, I Comunión…).

>> Sigue...


ESCUELA DE ELEA: PARMÉNIDES / 3

15.10.18 | 12:00. Archivado en PROMETEO


τὸ γὰρ αὐτὸ νοεῖν ἐστίν τε καὶ εἴναι // Pues el pensar y el ser es uno y lo mismo (Parménides)

====================

La dificultad y complejidad del poema filosófico de Parménides, junto a su carácter fragmentario, ha dado lugar a muy variadas interpretaciones entre los expertos. La interpretación tradicional, procedente de Platón y Aristóteles, acentúa el antagonismo radical entre Heráclito, filósofo del devenir, y Parménides, filósofo de la permanencia del ser. Platón identifica el verdadero ser con lo inmóvil y el ser aparente con las cosas sensibles, que siendo móviles, propiamente no son, pues son y dejan de ser.

A esta división corresponde el dualismo gnoseológico entre pensar (noeîn) y sentir (aisthánesthai). La exageración del citado antagonismo oculta, sin embargo, lo que hay de común entre ambos filósofos, como es el monismo ontológico del Todo-Uno. Tampoco está claro si un autor escribe para refutar al otro. Gomperz piensa que Parménides escribe contra Heráclito. Zeller, en cambio, niega toda polémica entre ambos.

>> Sigue...


ESCUELA DE ELEA: PARMÉNIDES / 2

13.10.18 | 12:00. Archivado en PROMETEO


ἔστι γὰρ εἶναι,μηδὲν δ᾿ οὐκ ἔστιν// Pues existe el ser, pero la nada no existe (Parménides)

===========================

A partir de la premisa básica, aceptada por la razón y con necesidad lógica, “sólo el ser es y el no ser no es”, Parménides deduce las características o atributos del ser:

El ser es Uno y único (monismo ontológico). Con ello se niega la pluralidad de seres o entes. Si hubiera varios o muchos, estarían separados por el no ser, lo que es absurdo. El ser de Parménides, tomado en sentido unívoco, se refiere al Todo-Uno (hèn kaì pân ), en contraposición a la pura nada. Acepta, así, el Uno de la lista pitagórica de opuestos y niega el dualismo.

El ser es inmutable (atremès o akíneton, epítetos negativos, que niegan el cambio y el movimiento). La hipótesis del cambio supondría un paso de la nada al ser o del ser a la nada. Pero de la nada nada sale (ex nihilo, nihil fit, en expresión latina posterior). Nada procede de lo no-ente (tò mè ón). Acepta, así, el reposo (eremoûn) de la lista pitagórica, opuesto al movimiento. Aristóteles, con la analogía del ser (“se dice de muchas maneras”), hará posible el cambio con la distinción entre ser en potencia y ser en acto. Entre la pura nada y el ser actual, está el ser potencial, aquello que todavía no es, pero puede llegar a ser, como la semilla con respecto al árbol desarrollado.

>> Sigue...


ESCUELA DE ELEA: PARMÉNIDES /1

11.10.18 | 12:00. Archivado en PROMETEO


ἔστιν ἢ οὐκ ἔστιν // (algo) es o no es (Parménides)

=====================

Parménides nació en la antigua ciudad de Elea (Magna Grecia) y es coetáneo de Heráclito. Vive entre la segunda mitad del s. VI AEC y mediados del s. V. Según Diógenes Laercio alcanzó su floruit en la olimpíada nº 60 (504-501 AEC). Según Estrabón perteneció a la escuela pitagórica en su juventud y parece que recibió influencia de Jenófanes. Diversos testimonios lo presentan además como legislador de Elea, a la que dotó de excelentes leyes (“nómois arístois”, según Plutarco) y también como médico.

Platón mostró su fascinación y un profundo respeto por Parménides, llamándolo “venerable y temible”. Le dedica un importante diálogo en su etapa “dialéctica”, donde analiza la relación de lo Uno con lo múltiple y la problemática relación entre las ideas y las cosas. En este diálogo (Parménides, 1277a) aparece dialogando con el joven Sócrates en un viaje a Atenas con 65 años, pero puede ser más una afirmación literaria que histórica: “… Parménides y Zenón vinieron una vez a Atenas a las grandes Panatenaicas, Parménides tenía muchos años –aproxim. 65-, estaba lleno de canas, pero tenía un aspecto noble (kalòn kagathón)……” (cfr. Kirk y Raven: Los filósofos presocráticos, p. 369).

Escribió un poema en verso titulado Sobre la naturaleza, en exámetros épicos imitando a Homero y a Hesíodo. De este poema se conservan unos 153 versos, transmitidos por el neoplatónico Simplicio y recopilados por el filólogo alemán H. Diels. Como Jenófanes, es una síntesis de espíritu filosófico y de poesía. El poema consta de un prólogo y dos partes, donde expone sus sorprendentes tesis filosóficas.

>> Sigue...


ESCUELA DE ELEA: JENÓFANES / 2

09.10.18 | 12:00. Archivado en PROMETEO


ἐκ γαίης γὰρ πάντα καὶ εἰς γῆν πάντα τελευτᾶι //Todo procede de la tierra y es en la tierra donde termina (Jenófanes, fr. 27).

=========================
Algunos fragmentos de la obra de Jenófanes muestran su preocupación también por los temas cosmológicos, como los milesios (según Teofrasto, escuchó a Anaximandro de Mileto). Desmitifica, por ejemplo, a la diosa Iris (arco iris), la cual no sería más que una nube de colores. Tampoco el sol ni los astros son deidades (crítica repetida más tarde por Anaxágoras), sino exhalaciones procedentes del mar.

Con tales ideas desmitificadoras se convirtió en heraldo del naturalismo jónico en el sur de Italia. Sin embargo, según J. Burnetel fin principal de Jenófanes era desacreditar los dioses antropomórficos más que dar una teoría científica de los cuerpos celestes” (Early Greek Philosophy).

Los fragmentos siguientes indican su “materialismo” en la línea del naturalismo jónico:
Todo procede de la tierra y es en la tierra donde termina (fr. 27).
Todas las cosas que nacen y crecen proceden de la tierra y del agua (fr. 29).
Todos hemos nacido de la tierra y del agua (fr. 33).

>> Sigue...


ESCUELA DE ELEA: JENÓFANES / 1

07.10.18 | 12:00. Archivado en PROMETEO


Der Mensch macht die Religion, Die Religion macht nicht den Menschen// El ser humano crea la religión, la religión no crea al ser humano (K. Marx)

===================

La segunda escuela itálica de filosofía, después de la pitagórica, es la llamada eleática por tener su centro en la antigua ciudad de Elea y está formada por cuatro figuras: Jenófanes, Parménides, Zenón y Meliso. De los cuatro es, sin duda, Parménides la figura más importante y de mayor influjo en la filosofía posterior.

Jenófanes tuvo su flouit hacia el 530 AEC. Era oriundo de la ciudad jónica de Colofón pero, desterrado de su tierra natal según Diógenes Laercio, huyó a la Magna Grecia, llevando una vida errante como poeta y rapsoda, recitando sus poemas por la Italia meridional. Parece que fue alumno del milesio Anaximandro y que asistió a la fundación de Elea. Filósofo y poeta, lo mismo que Parménides y Empédocles, compuso elegías, yambos, sátiras (sílloi) y un poema en exámetros titulado Sobre la naturaleza, del que quedan algunos fragmentos.

>> Sigue...


Leído uno, entendidos todos: Biblia, Corán, Torah, Ramayana...

05.10.18 | 12:00. Archivado en Islam enfermo

Tengo el Corán delante, en la estantería, y de vez en cuando lo consulto. Ahora mismo lo tengo entre las manos: tiene enseñanzas acertadas e incluso frases con buen estilo literario, directas, impactantes...

Reconozco que la distancia entre mi conocimiento del Corán y el de un fiel islámico es abismal: no lo conozco, no puedo interpretarlo, no podré llegar a profundizar en él... ¡como los ulemas dicen que hay que entenderlo!

Pero... tampoco hay que hacer ejercicios malabares para entender lo que hay que entender: es un texto escrito por hombres y destinado a los hombres. Si Dios, Alá, lo reveló a un iletrado, a un analfabeto, ¿no podré entenderlo yo, que no lo soy?

Y con el libro en la mano llego a deducir muchas cosas:

1. que no difiere mucho de otras “revelaciones”, como la bíblica;

2. que todo son falacias que pretenciosamente quieren hacer pasar por verdades

3. que hay excesiva incitación a la violencia. Mientras hoy, en el cristianismo, la violencia es interior, espiritual, en el Islam todavía es exterior, política, social;

4. que sus afirmaciones categóricas lo mismo se pueden entender en un sentido que en otro: sirven para decir una cosa y su contraria, un mismo texto puede dar lugar a diferentes mandamientos en distintas personas o según diga el ulema de turno.

>> Sigue...


La historia camina diciendo adiós a los credos.

03.10.18 | 12:00. Archivado en Historia

Ya no se habla tanto de globalización porque vivimos instalados en ella. Esta realidad implica muchas cosas y podría implicar, en un alarde de optimismo, el fin de las guerras y, en la confrontación de las religiones, el inicio de "otra verdadera globalización: el hombre".

Respuesta del primer lector afín:
"¡Optimista, que te pierde el optimismo!"

Respuesta del primer opositor creyente:

"No son ésos los hechos, por doquier vemos cómo resurge la necesidad de creer en algo y cómo la figura de Cristo emerge refulgente en otros lugares del mundo y es un faro que guía la vida de muchas buenas personas".

El barco de la historia tiene su proa y tiene su popa: Europa sigue siendo la proa del mundo en creatividad, organización, asunción de libertades individuales, defensa de la vida, reconocimiento de errores, bienestar, paz, estados de derecho... Y Europa va explanando las montañas de lo que antes fueron creencias.

>> Sigue...


¿Combatir la religión?

01.10.18 | 12:00. Archivado en TEMAS DE DISCUSIÓN

Hace tiempo que sigo los consejos que me vienen del entorno más o menos familiar, porque en el fondo y en la forma, ésta a veces menos, tienen razón. Escucho y obro en consecuencia: “Déjanos en paz; nosotros creemos lo que nos parece bien; tú piensa lo que quieras, pero respeta lo que nosotros creemos...” y advertencias similares.

De ahí que de un tiempo a esta parte la religión y que alguien crea o no me está importando un comino.

La faz del cristianismo es tan poliédrica que se presta a consideraciones bien divergentes. Reconozco las grandes aportaciones de los credos a la cultura, las admiro, las contemplo o leo y me extasío ante tales aportaciones. También trato de hacer ver, sin acritud y de manera aséptica, que la contribución de la religión a la ciencia ha sido nula cuando no contraproducente, dejando aparte que grandes científicos ha habido dentro y fuera de los claustros, más que nada por huir de la vulgaridad de su existencia consagrada. También, aunque traten de obviarlo, todos reconocemos que la historia de la Iglesia ha brillado por sus hechos funestos y por dirigentes de la misma en franca contradicción con los principios que, teóricamente, decían defender y expandir.

Y con esto, ¿qué más se puede decir? ¿Ahí termina todo? ¿El pasado es tan pasado y sólo importa el presente? Pues quizá, porque así vive la inmensa muchedumbre de creyentes rutinarios, sin saber y sin pensar. Hoy muchos millones de personas siguen profesando y confesando credos con afecto y devoción, a todas luces irracionales y nunca contrastados. Hoy muchísimos encuentran consuelo y alivio de sus dolencias en la confianza que tienen en seres que para otros son producto de la mente. Hoy las enseñanzas morales de las religiones siguen siendo estímulo de conducta y aceptables por cualquier persona “de bien”.

¿Qué hacer, pues, frente a la religión? ¿Hemos de dejar que campe por sus respetos respetándola, sí, pero también aceptándola como un hecho incontrovertible? ¿Hemos de permitir que sigan engañando a mentes incautas e infantiles con afirmaciones que escapan a cualquier consideración racional? ¿Se la puede considerar como un bien social?

>> Sigue...


Las buenas obras de unos y otros, y su porqué.

29.09.18 | 12:00. Archivado en Manifiesto pro mundo sin religiones.


O quizá, la contradicción que se esconde dentro de cualquier obra buena según la realice un creyente "convicto" o una persona normal.

Este asunto tiene que ver mucho con algo innato en la especie: el instinto de conservación, que deriva en anhelo de perpetuidad, en deseo de ser recordado y, cómo no, en creación de mundos post mortem como secuela necesaria de tal instinto.

¿Es tan fuerte el deseo de permanecer que condicione las acciones del presente? Sí. El deseo de que su memoria se perpetúe es también un estímulo poderoso en el ser humano. Y erigen monumentos y crean empresas y hacen acopio de ingentes cantidades de dinero para sus descendientes y crean fundaciones y dan nombre a hospitales y levantan valles de los caídos...

Porque así lo creen y quizá para creérselo, los creyentes afirman que todos sus actos están encaminados a ese permanecer “post mortem”, pero, ah, ellos en un mundo distinto.

¿Qué mundo es ése? ¿El de las almas inmateriales cuya presencia en éste no está del todo clara ni tampoco percibimos?

>> Sigue...


¿Se aprende de la desaparición de otras religiones?

27.09.18 | 12:00. Archivado en Historia

Decía Juan XXIII que la Iglesia era "Mater et Magistra" de la Humanidad... Pues, bueno. Juan fue un Papa que pasó ante el mundo como un vejete bonachón y bienintencionado --se le veía en la cara-- quizá con más méritos populares que JP2 para ser encumbrado al empíreo de los semidioses.

Dado que tal título es autoasignado de manera graciosa, gratis (quod gratis afirmatur, gratis negatur), estamos más de acuerdo con la otra idea, que NO es la Iglesia como pretenden, sino la Historia, la verdadera y real mater et magistra de la vida; conociéndola e interpretándola, de ella aprenden personas y sociedades. ¿Aprenden? Digamos mejor... "pueden aprender": algunos no tienen capacidad para ello o no les interesa.

Soles occidere et redire possunt, decía Catulo. De igual modo y con mayor motivo, cualquier construcción humana surge, medra y sucumbe. También las religiones. Todo ello en una escala temporal que nada tiene que ver con la breve existencia humana, algo que les viene muy bien a sus rectores.

¿Se pueden sacar consecuencias de la historia de las religiones? ¿Pueden los fieles creyentes y crédulos pensar en el porqué de la desaparición de algunas de ellas, bien conocidas hoy por sus restos? La egipcia, por ejemplo.

>> Sigue...


Martes, 13 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930