Humanismo sin credos

El “risus paschalis” en los conventos – 5/6

03.01.19 | 12:00. Archivado en Celebraciones y ritos

Convento de las Descalzas Reales

Donde teológicamente más se hacía presente la alegría de la pascua era en el entorno de los consagrados al Señor, en los conventos. Y sobre todo en los conventos de féminas a Dios entregadas.

No hace falta elucubrar respecto al cómo de tales celebraciones, porque ya determinados documentos dan referencia cumplida de las mismas. Nada menos que documentos de la Inquisición.

No es casual que el siglo XVI fuera el siglo de la reforma franciscana, de la reforma de Santa Teresa y de San Juan de la Cruz o de San Pedro de Alcántara. La relajación a que habían llegado determinadas órdenes religiosas “clamaba al cielo”. Y esta relajación quedaba más manifiesta en esas fechas de gaudeamus y felicidad.

Transcribimos un largo texto de un documento de la Inquisición fechado en 1663 referido a “unos villancicos que canta la Capilla Real de las Descalzas”. Este monasterio fue fundado, por recomendación de su confesor Francisco Javier, en 1559 por Juana de Austria (1535-1573), hermana de Felipe II y madre del desafortunado rey Don Sebastián.

En 1582 su hermana, también viuda del emperador Maximiliano II, María de Austria (1528-1603), hija de Carlos V, se retiró a este monasterio con su hija Margarita. Organista de la Capilla Real de dicho monasterio fue Tomás Luis de Victoria, que habitaba en la calle del Arenal, que compuso el Officium Defunctorum, quizá su obra más genial, para el funeral de María.

El monasterio de las Descalzas Reales, situado en la plaza del mismo nombre, detrás de El Corte Inglés y muy cerca de la Puerta del Sol, lo habitan monjas clarisas de clausura estricta, de la orden reformada en 1406 por Clarette Boilet. Sin embargo, para la fecha del documento que transcribimos, 1663 la relajación de costumbres campaba a sus anchas entre los muros del monasterio. La Inquisición da cuenta de lo que sucede

“...con especialidad en conventos de religiosas, no sólo en las festividades de la Natividad del Señor y de los Santos Reyes, que son las que más obligan a singulares demostraciones de regocijo, sino en otras muchas festividades del año y estando patente el Santísimo Sacramento del altar. Se cantan diversas letras de romance vulgar que se han cantado en teatros de la farsa, trovadas a lo divino, pero con los mismos que llaman estribillos, sin diferenciar cosa alguna ni en letra ni en el tono. Asimismo se cantan jácaras y cuantas seguidillas lascivas se cantan en la comedia y los arrieros y mozos de mulas por los caminos, reducidos a lo divino, con el mismo aire, quiebros y guturaciones que las canta la mayor lascivia de los representantes”.

Pero lo que sigue muestra a qué grado habían llegado los usos y costumbres que reinaban en el convento de las Descalzas Reales, cumplidoras, sí, de las prescripciones de la Regla de Santa Clara pero más cercanas al mundillo social de lo que se podría esperar de ellas.

“...algunas religiosas cantoras han llamado a los farsantes para que las ensayen en aquella fineza y quiebro con que cantan sus tonos, pero no diferenciarse cosa alguno del canto de la farsa. Y sucede que, como hay muchas de excelentes voces, y de más fundamento en el cantar, exceden en la profanidad al modo con que se canta en la farsa”.

El documento en cuestión da cuenta de los instrumentos empleados –cosa que los musicólogos e intérpretes agradecen para la realización de conciertos de música antigua--; señala también las partes del Oficio de Maitines en que intervienen; el efecto regocijante que produce en los asistentes, terminando con estas palabras:

“Esto ha llegado a tal depravación, que há muchos años que se dicen los Maitines de la Natividad del Señor a puerta cerrada en todos los conventos de religiosas, por los excesos y las palabras indebidas con que los estudiantes se portaban en estos días”.

A pesar de estas reconvenciones, los maitines de Navidad se siguieron celebrando con parecidos procedimientos. Es más, dado que los textos que se interpretaban gozaban de éxito asegurado, se llegaban a imprimir en pliegos sueltos que circulaban por todo Madrid.

No pensemos, a despecho de lo que dice el Documento inquisitorial, que eran licenciosos, obscenos, torpes u ofensivos los textos de tales villancicos y jácaras. Lo que sorprende en ellos es el modo tan profano con que se expresan y que en los conventos rigieran para ello modos y técnicas del pueblo.

Un ejemplo entre los miles existentes (se puede consultar la British Library, a donde fueron a parar pliegos y más pliegos de las Descalzas, la Encarnación y otros conventos). Es un villancico que cantó la Capilla Real la noche de Reyes de 1696 donde los personajes son las propias monjas, no sólo de las Descalzas sino también, como dice el texto, de la Encarnación, Santo Domingo (convento ubicado en la actual plaza de Santo Domingo), Santa Teresa y Santa Ana, la Concepción ‘Mercenaria’, los Ángeles y Santa Isabel, cada orden con su copla respectiva:


Al besamanos de Pascua
las señoras religiosas
de los Conventos Reales
no pueden ir en persona.
Y, así, cada uno envía
a sus Beatas, porque pongan
a buen recado las gracias
lo cumplido de su prosa.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por true 04.01.19 | 10:15

    :)

    Feliz año nuevo, too.

  • Comentario por Anastasia 03.01.19 | 23:39

    Yo la verdad tampoco veo excesiva transgresión eclesiástica y conventil respecto al decoro en lo q se narra. Hay q tener en cuenta q la población medieval estaba combatiendo sus hambrunas , pestes y guerras con un carpe diem sin el más elemental YouTube para lucirse en público . En esa época toda Europa era satírica y tronchante, para el q entienda los latinajos y la fonética desbocada claro, q tenía q ser terrible ser analfabeto en lenguas romances, no creo q los porquerizos pillaran algo d lo q decían los cabreros. A entender cánticos me refiero. Que enfermedades infecto- contagiosas todas.

    En fin , a lo q iba, q lo q se cuenta d cánticos profanos incardinados en la sacralidad me parecen venialidades , no venalidades( por usar neologismos). Habrá q esperar a derivaciones puritanas d la reforma y contrarreforma para meter mano dura en conventos y monasterios. O sea cuando la gente aguantara un poco más tiempo viva.

    Bon añu nuevu for alles!

Domingo, 17 de febrero

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Febrero 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728