Humanismo sin credos

El “risus paschalis” – 2

28.12.18 | 12:00. Archivado en Celebraciones y ritos

Aunque es cosa sabida por cualquiera que posea una leve formación musicológica, la palabra "villancico" no tiene, a partir del Renacimiento español, el sentido que adquirió después, finales del XIX (composición popular referida a la Navidad).

Villancico, cuyo nombre sugiere "canción de villanos", hace referencia a una estructura musical a varias voces con un estribillo y varias coplas, donde la copla retoma en el último verso la melodía que inicia o concluye el estribillo. No tenía relación alguna con la Navidad, por supuesto. El texto adquiere formas muy variadas, aunque por lo general suele ser de cuarteta con versos octosílabos.

******

Cuando la religión lo inundaba todo e imponía su férula en todos los momentos del día y del año, especialmente en los actos festivos, la alegría no podía ser ajena a las celebraciones litúrgicas.

Impensable que la risa, algo tan propio del homínido hombre, no formara parte también de tales celebraciones. Al menos eso era lo que en siglos pasados querían expresar e introducir en el culto los humildes creyentes.

Las manifestaciones de jolgorio colectivo tenían, dentro del año litúrgico, sus tiempos apropiados: Navidad, Resurrección y festividades de determinados santos patronos. De distinto cariz era el periodo anterior a la Cuaresma, el Carnaval.

La Iglesia, por supuesto, propició tales expansiones, asociadas a celebraciones gozosas. Lo malo fue que, abierta la espita del regocijo, éste no tuvo puertas que lo contuvieran dentro de los límites que la seriedad imponía.

Dejando consideraciones generales aparte, en el largo peregrinar musical del Grupo SEMA dos personajes han estado presentes de modo más o menos continuado e nuestro devenir musical, Juan del Enzina y Alfonso X el Sabio, de tal forma que hemos vivido su discurrir vital con la empatía que produce reproducir su obra.

Referencia a estas representaciones burlescas encastradas en los ritos religiosos la tenemos en Las Partidas, de Alfonso X:

"Los clérigos no deben ser fazedores de juegos de escarnio porque los vengan a ver gentes, como se fazen... ...Pero representación ay que pueden los clérigos fazer".

Con Juan del Enzina descubrimos una forma seria de celebrar el “risus paschalis”, no aquellas procaces de que hablan otras referencias juglarescas (recordemos la Misa de los Locos o los textos que aparecen en el manuscrito de los “Cármina Burana” de la Bibliothek Deutscher Klassiker, de donde Karl Orff seleccionó unos pocos para su popular obra).

Juan del Enzina (1468-1529), hijo de unos zapateros de Fermoselle afincados en Salamanca, tuvo un padre que se preocupó por la educación de sus hijos, estudiantes de la universidad de Salamanca. El mayor, Diego, llegó a catedrático de música en la Universidad. Juan fue insigne poeta, dramaturgo y músico. Estudió Leyes en la Universidad pero también entró a formar parte de la capilla musical de la catedral de Salamanca, lo cual presuponía tener buena voz (a los 16 años, 1484, su voz ya era de tenor). En la Universidad tuvo como maestro, entre otros, al gramático Nebrija. Su hermano Diego fue su maestro en música. Pudo llegar a maestro de la Capilla Musical, pero fue superado en la oposición por su amigo Lucas Fernández, teniendo que buscarse la vida en otros menesteres.

A sus 24 años Juan entró al servicio del II Duque de Alba, en el castillo palacio de Alba de Tormes en el glorioso o funesto año 1492. Glorioso por el descubrimiento de América y funesto por la expulsión de los judíos. De lo primero Juan ni se enteró, como la mayor parte de sus contemporáneos; de lo segundo sí, aunque en su obra nada se dice, temeroso de que se descubrieran antepasados judíos en su estirpe. También en los de Lucas Fernández.

En las navidades de 1492 estaban los Duques Fadrique y su mujer Isabel en Alba de Tormes. Allí celebrarían los oficios religiosos junto a amigos, familiares y servidumbre. Juan del Enzina tenía que “alegrar” la noche de maitines.

Comienza la ceremonia. Los prestes de rigor inician la hora de Maitines. Al poco rato, en un momento prefijado, un personaje vestido de pastor, de nombre Juan (que es el propio Juan del Enzina), se presenta corriendo y dando voces con expresiones típicas de pastores. Se dirige directamente a la Duquesa:


¡Dios salve acá, buena gente!
asmo, soncas, acá estoy
que a ver a nuestrama voy
¡Hela, está muy reluciente!
O la visera me miente
o es ella, sin dudança.

Esta Égloga I le sirve a Juan del Enzina para presentarse, contento de haber sido contratado. El pastor Juan ofrece a la Duquesa cien coplas para la fiesta de Navidad.

Siguen loas a los duques terminando con esta quintilla:

Nunca tal amo se vio
ni tal ama tan querida
Nunca tal ni tal nació.
Dios que tales los crió
les dé mil años de vida.

Continúa la ceremonia hasta la primera de las tres misas de Navidad y en un momento determinado se presentan ahora otros dos pastores más. Sus nombres, los muy evangélicos de Lucas, ‘Marco’, Juan y Mateo. Con voces estentóreas, aspavientos y jerga pastoril (empleo del lenguaje sayagüés, variante local del leonés) hacen relación de lo que en los Evangelios se dice del nacimiento de Jesús.

Termina la representación animándose los cuatro a acudir a Belén cantando y bailando.

Marco: Aballemos, aballemos – y no estemos anaziados (apartados). Juan: Mas dad acá, respinguemos – y dos a dos cantiquemos – porque vamos ensayados.

Esta Égloga II termina con una composición musical, probablemente bailable, del propio Enzina con estructura de villancico (siento no poder aportar enlace sonoro) que comienzan cantando a dúo Soprano y Tenor (Gran gasajo siento yo. ¡Huy, ho!) y contestan Alto y Bajo (Yo también, soncas, ¿qué ha?) a lo que sigue un estribillo en cuarteto (Pues Aquel que nos crió – por salvarnos nació ya, Huy ha, huy ho, que aquesta noche nació). Siguen 6 coplas con vuelta en cada una de ellas al estribillo.

No tanto por el contenido de la Égloga escenificada (la II) sino por el modo de actuar de los pastores, por contender entre ellos en la exposición del "misterio", por el lenguaje burdo que emplean, incluso por sus toscos bailes, la representación alegraría a los presentes y haría más llevadera la larguísima hora de maitines hasta llegar la 1ª misa de Navidad.

Se llamaba Misa del Gallo porque entre maitines y actos anejos duraba hasta que poco antes de amanecer el gallo anunciaba el nuevo día con su cacareo. Luego, cuando los maitines quedaron relegados a los monasterios, la misa se fijó en la medianoche, al inicio del nuevo y venturoso día.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Moisés 02.01.19 | 17:42

    Como, según el conocido dicho, "hasta San Antón, Pascuas son", me vuelvo a la Nochebuena y copio, también, de Chesterton:

    "Cualquier agnóstico o ateo que en su niñez haya conocido la auténtica Navidad tendrá siempre, le guste o no, una asociación en su mente entre dos ideas que la mayoría de la humanidad debe considerar muy lejanas la una de la otra: la idea de un recién nacido y la idea de una fuerza desconocida que sostiene las estrellas".

    Cordialmente,

  • Comentario por true 01.01.19 | 01:02

    Gracias por los poemas y feliz año a todos.

  • Comentario por J.P. 31.12.18 | 18:19

    Pues, Moisés, como nos encaminamos a la Noche de Reyes, ya queda menos, copiaré unos versos del poema A Chikd Is Born de Chesterton (en inglés porque,si no, reviento la rima):

    And the rafters of toil still are gilded
    With the dawn of the star of the heart,
    And the wise men draw near in the twilight,
    Who are weary of learning and art,
    And the face of the tyrant is darkened.
    His spirit is torn,
    For a new King is enthroned; yea, the sternest,
    A child is born.

  • Comentario por Moisés 29.12.18 | 15:41

    Con el permiso del Blogger y si casi nadie se opone, copio unos versos de Borges (según Jorge Bustos, en El Mundo de hoy):

    "Dios quiere andar entre los hombres
    y nace de una madre, como nacen
    los linajes que en polvo se deshacen,
    y le será entregado el orbe entero,
    aire, agua, pan, mañanas, piedra y lirio.
    Pero después la sangre del martirio,
    el escarnio, los clavos y el madero".


  • Comentario por procato 29.12.18 | 12:39

    Deduce de todo lo que sufrió por ti, en cuánto te tasó, y así su bondad se te hará evidente por su humanidad. Cuanto más pequeño se hizo en su humanidad, tanto más grande se reveló en su bondad; y cuanto más se dejó envilecer por mí, tanto más querido me es ahora. Ha aparecido —dice el Apóstol— la bondad de Dios, nuestro Salvador, y su amor al hombre. Grandes y manifiestos son, sin duda, la bondad y el amor de Dios, y gran indicio de bondad reveló quien se preocupó de añadir a la humanidad el nombre de Dios"(San bernardo,doctor de la Iglesia).

  • Comentario por procato 29.12.18 | 12:37

    Bien, Pablo, por la erudición.Pero si quiere ir a la raíz, y no vivir perdido engañado por la erudición,aquí noticias de fondo:"¿De qué manera podía manifestar mejor su bondad que asumiendo mi carne? La mía, no la de Adán, es decir, no la que Adán tuvo antes del pecado. ¿Hay algo que pueda declarar más inequívocamente la misericordia de Dios que el hecho de haber aceptado nuestra miseria? ¿Qué hay más rebosante de piedad que la Palabra de Dios convertida en tan poca cosa por nosotros? Señor, ¿qué es el hombre, para que te acuerdes de él, el ser humano, para darle poder? Que deduzcan de aquí los hombres lo grande que es el cuidado que Dios tiene de ellos; que se enteren de lo que Dios piensa y siente sobre ellos. No te preguntes, tú, que eres hombre, por lo que has sufrido, sino por lo que sufrió él.

  • Comentario por Anastasia 29.12.18 | 12:04

    Así pues, todos sus conocimientos d latín, poesía y música, son convertidos en chanzas y juegos de palabras y traducidos a todo tipo d farsas e irreverencias d tal modo q las expresiones comúnm utilizadas en el ordinario d la misa, se transforman en irrespetuosa parodia, tal como podemos apreciar en los ej citados por G. Soto Posada:“El per omnia saecula saeculorum (por los siglos de los siglos) viene cambiando en per omnia pocula poculorum (x las copas de las copas); el introibo ad altare Dei (me acercaré al altar de Dios) se transforma en introibo ad altare Bacchi (me acercaré al altar d Baco); el venite adoremus (venid adoremos) se hace venite apotemus (venid y bebamos); el beati qui habitant in templo tuo (felices los q moran en tu templo) lo modifican en beati qui habitant in taberna tua (felices los q moran en tu taberna); el himno mariano Verbum bonum et suave (Verbo de Dios bueno y suave) se cambia en vinum bonum et suave (vino bueno y suave)

  • Comentario por Anastasia 29.12.18 | 11:57

    En otro orden d cosas, no hay q olvidar el fenómeno medieval satírico de los goliardos, citado x el blogger con los Carmina Burana.
    " Los temas que tratan estos poemas ponen de manifiesto una actitud resueltamente hostil hacia la jerarquía eclesiástica, desde el Papa y los obispos, a la corte pontificia, el clero y el monacato. Sin embargo, es de destacar que estos poemas, o sus autores, en ningún momento pretenden cuestionar la fe y tampoco el dogma; incluso en los momentos de mayor irreverencia, la actitud de los goliardos no supone herejía, ni escepticismo, ni oposición al dogma de la Iglesia. Se trata sencillam d un anticlericalismo que sólo pretende mostrar su inconformismo con el abuso de poder, la corrupción, o la política de la Iglesia, y frente a lo cual levanta su protesta ya sea en forma de burla o de lamento. No hay que olvidar que los autores de las poesías goliárdicas son por lo general clérigos o aspirantes a las órdenes religiosas"

  • Comentario por J.P. 29.12.18 | 11:50

    Anastasia: disculpe, me había despistqdo su "Pero veis x los nombres".

    Gracias por la aclaración.

    Sobre el asunto, y ahora apoyándola a usted ;), Covarrubias en su Tesoro de la lengua castellana o española define "villanescas" como "las canciones que suelen cantar los villanos cuando están en solaz [¡qué castellano más bonito!]. Pero los cortesanos remedandolos [sic], han compuesto a este modo y mensura cantarcillos alegres. Esse mesmo origen tiene los villancicos tan celebrados en las fiestas de Nauidad y Corpus Christi".

    Y "cortesano, el que sigue la Corte, siruiendo al Rey; y porque se presume, que los tales son muy discretos y auisados, llamamos Cortesanos al que tienen bueno y hidalgo termino y honrado trato".

    (Aparte: al consultar el Covarrubias, qué placer da encontrarse con la vieja amiga elle en su lugar. Y con el capítulo V Consonante).

  • Comentario por Anastasia 29.12.18 | 11:12

    Si más bien le estaba dando la razón a usted, J. P. (17:55 ). No amonestaba a nadie.

    La esfera emocional plasmada en lírica no entiende de clases sociales. Sea amorosa , devocional está inscrita culturalmente en toda la población.

    Recordemos el humor delicioso, a veces ingenuo o naif en Gonzalo de Berceo referido a la religión y eclesiástico y el desparpajo en otro orden de cosas dl Arcipreste, a pesar de pertenecer ambos al Mester de Clerecía. Yo creo q en la época medieval se unían lo burlesco, satírico, lo chusco y la risa sanota en un sentir total trovadoresco y de juglares. A veces muy arrebatado por la brevedad y dureza d una vida sometida x guerras, peste y mil enfermedades y opresión d la pirámide
    Me imagino esa época un tanto campechana, ayudada, claro está ,por el analfabetismo. Los más finos y cultos, tenían su cuaderna vía.

  • Comentario por J.P. 29.12.18 | 08:35

    Anastasia: ¿alguien ha dicho acaso que el villancico está asociado a incultura ni a primitivismo? ¿Un villano era inculto y primitivo per se? Hasta gente del estado llano componía poesía trovadoresca.

    ¿A quien amonesta usted?

  • Comentario por Anastasia 28.12.18 | 23:44

    Como el villancico pertenecía a la lírica popular al igual q las cantigas d amigo, zejel , jarchas, aunque centrado en Castilla y Portugal, se supone q cualquier poeta culto podía crearlos , no solo la inspiración del pueblo llano y analfabeto. De manera q "villancico" evoca" popular" frente a construcciones poéticas nobles, como las del mester de clerecía de estrofas fijas y temática más religiosa. Pero veis x los nombres q se dan en el artículo, los autores d villancicos podían ser muy cultos. Simplem estaban anegados de ese lirismo popular. Pero recordemos q el villancico alude a una forma poética, como indica el blogger, con abundancia d octosílabos, estribillos y versos d vuelta. También recordemos q la temática del villancico en la Edad Media era sobre todo amorosa .

    En fin , q el villancico es popular, pero no asociado a incultura ni a primitivismo y pueden componerlo y escucharlos los nobles en cuanto género lírico, con mayor maestría q el pueblo llano.

  • Comentario por true 28.12.18 | 22:33

    Interesante, saludos cordiales a todos los presentes.

  • Comentario por J.P. 28.12.18 | 20:59

    Bueno, Moisés, ya sabemos que la férula festera que impuso la Iglesia en la Edad Media fue intentar imponer la llamada Paz de Dios y reducir el número de días aptos para la celebración de torneos (los originales, no los torneos de la Plena y de la Baja Edad Media,los de las películas, que eran auténticas correrías por los campos y que dañaban a los villanos) y de guerras privadas declarando días solemnes a tutiplén, hasta el punto que quedaban hábiles solo unas pocas semanas.

    Ahora, bien que se la saltaban, o al menos lo intentaban.

    Militia saecularis, malitia mundi.

  • Comentario por Moisés 28.12.18 | 18:10

    Curioso, interesante, documentado y digno de agradecer (por mi parte al menos) el post de don PABLO.






    (Con su "puntadita" -con "n"- irremediable (?): "Cuando la religión lo inundaba todo e imponía su férula en todos los momentos del día y del año". Como nosotros no estábamos cuando entonces no sufrimos aquellas desgracias y quizá algunos, como don PABLO, disfrutan en nuestra época de lo que hicieron aquellos poetas, músicos... Y, afortunadamente, nos lo cuenta)

  • Comentario por J.P. 28.12.18 | 17:55

    Yo tenía entendido que villancico es un diminutivo de villano, no que tuviese el significado restringido de canción de villanos. Entendiendo siempre villano como " Vecino o habitador del estado llano en una villa o aldea, a distinción de noble o hidalgo" (DRAE).

    Bueno, quizás por abreviar, se restringiría el significado, tal y como aparece hoy en el DRAE: la verdad es que esta palabra nunca la había consultado hasta hoy y veo que el significado se reduce a las composiciones, ya sea navideñas, ya sea profanas.

    Curioso, sí. Buscaré en diccionarios más antiguos a ver si localizo si lo que pensaba tiene algún fundamento. Gracias, Heras, por el artículo y este pequeño divertimento.

Jueves, 21 de febrero

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Febrero 2019
LMXJVSD
<<  <   >  >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728