Humanismo sin credos

ESCUELA DE ELEA: PARMÉNIDES / 3

15.10.18 | 12:00. Archivado en PROMETEO


τὸ γὰρ αὐτὸ νοεῖν ἐστίν τε καὶ εἴναι // Pues el pensar y el ser es uno y lo mismo (Parménides)

====================

La dificultad y complejidad del poema filosófico de Parménides, junto a su carácter fragmentario, ha dado lugar a muy variadas interpretaciones entre los expertos. La interpretación tradicional, procedente de Platón y Aristóteles, acentúa el antagonismo radical entre Heráclito, filósofo del devenir, y Parménides, filósofo de la permanencia del ser. Platón identifica el verdadero ser con lo inmóvil y el ser aparente con las cosas sensibles, que siendo móviles, propiamente no son, pues son y dejan de ser.

A esta división corresponde el dualismo gnoseológico entre pensar (noeîn) y sentir (aisthánesthai). La exageración del citado antagonismo oculta, sin embargo, lo que hay de común entre ambos filósofos, como es el monismo ontológico del Todo-Uno. Tampoco está claro si un autor escribe para refutar al otro. Gomperz piensa que Parménides escribe contra Heráclito. Zeller, en cambio, niega toda polémica entre ambos.

Según Cornford, (cfr. Antes y después de Sócrates), “la importancia de Parménides está en su avance en dirección a esa dicotomía entre el mundo sensible y el mundo inteligible, que ya aparece clara en el platonismo”. La tradición jónica, afirma, se encamina hacia el materialismo (el cuerpo es lo más real) y concluye en el atomismo. Por el contrario, la tradición itálica, que considera el alma más valiosa y real que el cuerpo, tiende al misticismo y al idealismo (los objetos inteligibles son más reales que los sensibles).

El influjo de este eleata en el idealismo platónico es sin duda enorme. A nivel ontológico, los atributos básicos del ser de Parménides se convertirán en características de las Ideas subsistentes de Platón (unidad, eternidad, inmutabilidad), frente a las cosas. En epistemología, la oposición entre sentidos engañosos y razón se convierte en Platón en la antítesis entre doxa (opinión) y epistéme (conocimiento firme y verdadero).

Según W. Nestle (cfr. Historia del espíritu griego), en Parménides hay un tránsito del panteísmo de Jenófanes al panlogismo. De modo semejante, para W. Jaeger el mérito de Parménides está en su pensamiento estrictamente lógico frente a la cosmología de los milesios y a la matemática de los pitagóricos, aunque la introducción del poema contiene elementos místicos, herencia pitagórica. Señala, además, que “Parménides es el primer pensador que plantea de modo consciente el problema del método científico y el primero en distinguir claramente los dos caminos fundamentales que habrá de seguir la filosofía posterior: la percepción y el pensamiento” (cfr. Paideia , p. 174).

Hegel, en su Historia de la filosofía vio en Parménides un precursor de su idealismo metafísico. Pero otros lo interpretaron en sentido materialista o corpóreo. Para Zeller el ser de Parménides es material. Burnet considera al eleata el “padre del materialismo” y su ser es corpóreo, el plenum material que llena el espacio con su carácter esférico. También para Copleston, el ser es material, aunque contenga los gérmenes del idealismo. Sería, sin embargo, anacrónico pensar a Parménides con categorías modernas, pues no existe en los presocráticos una distinción clara entre mente y materia al modo platónico, ni mucho menos entre sustancia pensante y extensa al modo cartesiano.

Para Kirk y Raven (cfr. Los filósofos presocráticos) la vía de la verdad convirtió a Parménides en “el filósofo de mayor influencia entre todos los presocráticos”. El historiador W.K.C.Guthrie (cfr. Historia de la filosofía griega) considera a Parménides un hito tan importante, que divide en dos la filosofía presocrática, de forma que los pluralistas Empédocles, Anaxágoras y Demócrito tendrán que responder a los retos de su poema, que negaba la pluralidad y el movimiento a partir del dilema del ser o la nada.

Según Popper (cfr. Die Welt von Parménides), grandes científicos comtemporáneos, y Einstein en especial, conciben el mundo de forma similar a Parménides: el mundo sería finito, similar a una esfera y con la curvatura de la materia.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por procato 15.10.18 | 16:08

    lo que tiene pendiente xocupo (anastasia) es defenderse de la reprobación de Parménides:"Es seguro que la intención del autor (Parménides) es dar a su obra el carácter de una revelación divina, puesto que el contenido es puesto en boca de la diosa, análoga a la musa épica. Y es una revelación no disponible para el común de los hombres.101 Representa el abandono del mundo de la experiencia cotidiana, en donde la noche y el día alternan, mundo substituido por una vía de conocimiento trascendente".

  • Comentario por Prometeo 15.10.18 | 12:51

    Para el Sr. AYEDOS, si sigue leyendo el blog, aunque yo echo de menos sus interesantes comentarios críticos. En este tercer artículo sobre Parménides tiene Vd. la respuesta a su cuestión planteada, creo, en la Escuela Ptagórica, sobre la interpretación materialista o idealista de este eleata. Todos los grandes filósofos están sujetos a variadas interpretaciones y a veces antitéticas, como es el caso de la izquierda y derecha hegeliana. La filosofía, por suerte, es lo contrario a cualquier catecismo. A mi, personalmente, me convence más la interpretación de Cornford, que subraya la línea idealista que parte de los pitagóricos, pasa por Parménides, es retomada por Platón y relanzada al cristianismo y neoplatonismo, dando primacía antropológica al alma sobre el cuerpo, al espíritu sobre la materia y primacía ontológica al mundo inteligible sobre el sensible. Línea que recorre la teología escolástica, pasa a Descartes y llega a Hegel, sea en versión dualista (platónica) o monista (Hegel).

Martes, 20 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930