Humanismo sin credos

Pena de muerte o cadena eterna

31.08.18 | 12:00. Archivado en Dios, esencia y existencia


“¡Como hay Dios!” Cuando oigo tal juramento para garantizar una verdad, me ataca la sospecha de que me quieren encajar una mentira, y no ciertamente piadosa. Porque no hay mayor superchería que poner a Dios por testigo. Aunque se le represente con su inalterable e impasible “ojo avizor”. Dios, en el supuesto, estaría muy lejos de identificarse con los inexorables radares de la DGT o las opresivas cámaras de GH.

Los hombres hablan de Dios, piensan en Dios, rezan a Dios, adoran a Dios. Pero ¿cómo estarán seguros de que existe Dios? Sólo por la fe, “apuntalada” por la revelación. Para el creyente, sólo la fe es punto de partida en la demostración de Dios (que no es demostración, sino “recurso” creyente, más allá de toda “razón pura”).

>> Sigue...


El Dios bueno no condenará a nadie.

29.08.18 | 12:00. Archivado en Dios, esencia y existencia

Admítase el título al menos como ironía dogmática. Y con dogmática peripatética imitemos a Sócrates.

¿Dios ha creado al hombre? Por supuesto [o sea, es una suposición]. ¿Y lo ha creado como ser racional? Es evidente, así es. Y esa "racionalidad" ¿se manifiesta? Pues todos convenimos en que pensar, dudar, elucubrar, lanzar hipótesis al viento, probar, desdeñar, comparar... son actividades de la razón.

¿Qué dicen los entendidos respecto al conocimiento de Dios? Dicen que lo único que el hombre no puede abarcar es precisamente a su propio "hacedor", Dios, que no cabe en su razón. ¿Y no hay alguna manera de "entenderle"? No es "inteligible", no entra en los esquemas racionales más que por aproximación, por analogía, quizá por sus obras.

>> Sigue...


La lucha contra el mal eliminando a los malos.

27.08.18 | 12:00. Archivado en Ética


En este mundo de tradición cristiana, imbuído hasta la médulas de preceptos moralizantes fundados en determinada moral, sobra moral y falta ética.

A veces frases sueltas sin la menor entidad dentro del contexto del "libro sagrado", vienen a condicionar la vida de generaciones enteras.

Algo de eso sucede con la interpretación literal y sesgada de la yihad islámica: del concepto "lucha contra el mal", se pasa con el mayor y más macabro descaro, a una lucha de exterminio contra "los malos", que en su juicio y fuero son "los otros".

>> Sigue...


Un mundo que es un submundo.

25.08.18 | 12:00. Archivado en Cristianismo pervertido


Uno de los pensamientos que subyace, latente, en la filosofía que impregna el pensamiento cristiano, derivado de un concepto maniqueo de la existencia, es el de la dicotomía conceptual entre buenos y malos.

Otro, la perversa convicción de estar en posesión de la verdad, convencimiento muy arraigado especialmente entre aquellos que más han “estudiado” tal verdad.

Ambos pensamientos, por distintas vías, conducen a hacer rapiña y apropiación del mundo con el artero pretexto de transformarlo: el “verdadero mundo” –dicen— es el que reconoce a su Creador y le da gloria, usando las cosas creadas como peldaños para ascender al otro, del que éste es un trasunto.

>> Sigue...


La vida... ¿dentro o fuera?

23.08.18 | 12:00. Archivado en Vivencia

El hombre tiene capacidad para ocuparse, asombrarse y maravillarse con cualquier cosa. Desde la preparación de un plato suculento, hasta los estudios profundos sobre las partículas atómicas. Incluso la plática distendida en una esquina del pueblo sobre los últimos avatares ocurridos en el pueblo de al lado. Ahí está siempre la realidad que desborda o la realidad que queda domesticada por el esfuerzo.

¿Por qué ante tanto como la naturaleza o la sociedad proporcionan no deja de fascinar “lo sobrenatural”? Se explote como se explote, se presente como se presente, eso que dicen ser tan maravilloso no es sino un artículo manufacturado fabricado por espíritus que positivamente y adrede se hacen insensibles a las secretas sutilezas de lo natural.

>> Sigue...


La expresión de la religiosidad en los pueblos.

21.08.18 | 12:00. Archivado en Vivencia


Tras unas vacaciones sufragadas por la generosidad de Prometeo y J.M. Barreda y dedicadas entre otras cosas sustanciosas a recomponer en parte las fracturas que la edad o el maltrato imponen, regresamos al deber auto impuesto de contender con la credulidad. Esperamos que en la buena lid siempre presupuesta.

Digo contender aunque siento internamente cierta desazón, la que produce la inutilidad del esfuerzo. Como si percibiéramos internamente la renuncia a cualquier posibilidad de entendimiento. Y no sé ya quién de los dos es el “Timtorra” o el “Rajao” de tal contienda. Por más que nos desgañitemos en el esfuerzo, ahí seguirá enhiesto el pedestal de la creencia, como siguen las cruces en los vértices geodésicos y el Corazón de Jesús en los altozanos.

Nos inunda el verano, aunque esté ya de caída y presintamos que la rutina feraz de la vida vuelve por sus fueros. Debe ser así, en la confianza de que el trabajo que sustenta vida sea a la vez vida que nutra y fecunde el diario quehacer.

>> Sigue...


XX. Ensayos recomendables (III)

19.08.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA

De la sección de libros espirituales y de autoayuda, mi favorito sigue siendo

• Anthony de Mello, cuya obra –publicada en Sal Terrae - aconsejo al completo (El canto del pájaro; La oración de la rana; Un minuto para el absurdo; ¿Quién puede hacer que amanezca?...).

Otros autores que estimo de muy alto valor, son:
• Eckhart Tolle: El poder del ahora. Ed. Gaia 1997;
• Raimon Panikkar: El silencio del Buddha: introducción al ateísmo religioso. Ed. Siruela, 2000.
• Giulio Cessare Giaccobbe: Cómo convertirse en Buda en cinco semanas, Debolsillo, 2008;
• André Comte-Sponville: El alma del ateísmo. Introducción a una espiritualidad sin Dios. Trad. Jordi Terré. Ed. Paidós, 2006;
• Alan Watts: El camino del zen. Ediciones Edhasa, 2003;
• Raymond Smullyam: Silencioso Tao. Los libros de la liebre de Marzo, 1994; D. T. Suzuki (¿Qué es el zen? Losada, 2006), etc. Considero que en esta sección podrían entrar otros autores, como
• Erich Fromm, Lou Marinoff y varias obras de la psicología Gestalt.

>> Sigue...


XIX. Ensayos recomendables (II)

17.08.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA


Continúo mi relación de libros favoritos, por temas, y sin pretensión de conocimientos que vayan más allá de lo que mi búsqueda particular y mi tiempo libre me han permitido. No en vano, mis esudios son de Medicina e imparto clases de temas asociados a los mismos: Microbiología, Hematología, Análisis de aguas, etc., con lo que quiero decir que mis obligaciones no incluían la afición a estas lecturas.

De ciencias de la salud, sólo aconsejaré dos libros divulgativos de los mismos autores,
• Valentín Fuster y Josep Corbellá: La ciencia de la salud. Planeta, 2006; y La ciencia de la larga vida. Planeta, 2016). Quien esté interesado en la historia de los descubrimientos de microorganismos, puede leer a Paul de Kruif: Cazadores de microbios. Salvat, 1986; y para ahondar en nuestra vida cotidiana con los mismos, David Bodanis: Los secretos de una casa. Biblioteca básica Salvat, 1987.

>> Sigue...


XVIII. Ensayos recomendables

15.08.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA


Hace dos cursos, la dirección del centro –adscrito a un “programa de fomento de la lectura y utilización de la biblioteca”- me pidió que presentara a otros profesores una relación de ensayos que, a mi juicio, debieran estar en las bibliotecas de los institutos de enseñanzas medias.

Hay en la actualidad mejores libros de divulgación científica, y también de filosofía y ciencias “intermedias”, que en cualquier tiempo anterior.

Entre los muy aconsejables para una introducción a la ciencia en general, aunque aún sea de gran interés el clásico de

• Isaac Asimov: Nueva Introducción a la ciencia (1996), estarían (a mi juicio, y advirtiendo mi no especialización en esta tarea):
• Bill Bryson: Una breve historia de casi todo. RBA bolsillo, 2007.
• Juan Luis Arsuaga e Ignacio Martínez: Amalur. Del átomo a la mente. Temas de hoy, 2003.

>> Sigue...


XVII. La justicia del fin de los tiempos (o más allá definitivo) II

13.08.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA, Pablo Heras Alonso


Todos los seres humanos de todos los tiempos en todos los momentos del pasado, del presente y del futuro… (dice usted) son tributarios de la Justicia final.

¿En qué momento empieza esta serie? Porque esta injusticia, que sufren otros animales superiores, la debieron sufrir los individuos de Homo neanderthalensis, que son completamente humanos, Homo heidelbergensis, que supongo que también, Homo ergaster/erectus, que difícilmente considerá Vd. menos digno que el anterior de verse compensado, y, en fin, no sé en qué momento exacto detendría Vd. esta serie.

¿Se merece tal deshonor Homo habilis? No lo creo. Pero ¿acaso algún australopitecino que fuera su precursor directo? ¿Alguna de sus ramas colaterales? ¿Paranthropus? ¿Un precursor anterior, como Ardipithecus?

>> Sigue...


XVI. La justicia del fin de los tiempos (o más allá definitivo) I

11.08.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA



(Dedicado a las personas que confían en el triunfo final del Bien y en que, a la postre, todo nuestro sufrimiento quedará compensado: las víctimas hallarán reparación plena. Y este mundo tendrá “sentido” en su continuación excelsa...)

Seguramente a lo largo de su vida Vd. se ha encontrado con algunos episodios dolorosos, unos cuantos episodios febriles, quizá dos o más de dolor de muelas, quizá alguna fractura, y, en especial, algún que otro sufrimiento de tipo moral o psíquico.

Quizá pérdidas más graves o injusticias sufridas en primera persona. Alguna bronca injusta; unos cuantos suspensos que se merecía en menor medida que otros compañeros y, sin duda, una serie de frustraciones que otras personas no tuvieron en su misma cuantía ni probablemente les repuso el mismo efecto pedagógico.

>> Sigue...


XV. ¿Hay algún libro inspirado por Dios?

09.08.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA

Es un tema que también ha surgido. Supongamos que admitimos la existencia de Dios. ¿Podría haber revelado algún texto, esto es, dictado o inspirado su redacción, sea guiando la mano, gestando ideas, dictando frases o, en cualquier caso, transmitiendo conocimientos, historias, lecciones morales, etc., a un redactor o a diversos autores secundarios?

¿Y por qué no? Ahora bien, ¿qué distingue a una obra “divina”, o que en cierta medida tenga a Dios por inspirador o a alguna deidad o intermediario divino (recordemos los casos de Apolo, de las musas –cinco de las cuales son especialistas en asuntos poético-literarios-, y ciertos ángeles y arcángeles), de otra que haya compuesto un hombre bien dotado?

Después de todo, ¿cuál es la pretensión de la práctica totalidad de libros sagrados y de una gran cantidad de obras artísticas?
Tenemos multitud de poemas hipotéticamente inspirados por los dioses. De hecho, ¿qué buen poema u obra literaria o artística no se debe a la “inspiración” o al influjo de las musas?

>> Sigue...


XIV. Endemoniados

07.08.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA


Adelanto que no dedicaré este post a defender que los modernos exorcistas yerren del todo en sus diagnósticos selectivos. De algún modo, una formación refinada en los actuales centros formativos tiene un resultado positivo.

Lo diré de otro modo. Confieso de entrada la parte de razón que tiene algún que otro exorcista de alto nivel al insistir en que los “verdaderos” poseídos no compartían las patologías psiquiátricas que hace varias décadas se les había asignado; al tiempo que confieso haber sonreído ante aquella pretensión “descabellada” en similar medida a otros muchos médicos.

Lo cual no significa, ni mucho menos, que exista un solo caso verídico de posesión demoníaca, ni que alguna vez haya sido necesario un exorcismo. La sonrisa estaba justificada, dada la creencia subyacente, pero el regusto de una historia de errores, represión y sufrimientos humanos asociados, la hiela y sustituye por una mueca de tristeza.

>> Sigue...


XIII. ¿Sin prejuicios? (II)

05.08.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA


Hace tiempo que observé en los comentaristas de este lugar una propensión a sentirse parte de un determinado grupo en base a ser o no creyentes.

Ya anticipé que para mí lo esencial es ser tolerante, democrático y honesto (dispuesto a reconocer limitaciones o deficiencias donde las haya, aunque contradigan lo que uno preferiría hallar o reconocer), lo que me hacía sentirme más próximo a unos cuantos creyentes que a algún que otro no creyente irrespetuoso y poco dado al diálogo que de vez en cuando ha aparecido.

Sin embargo, parece que, en general, a la hora de que un comentarista medio se sienta próximo o “amigo” de alguien, prima la concordancia ideológica sobre la actitud o disposición dialógica que considero más propia de un “espíritu científico”.

>> Sigue...


XII. ¿Sin prejuicios?

03.08.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA

Llamamos “prejuicio” a una convicción tenaz sobre algo, en especial cuando es carente de base; a una opinión de partida que resulta difícil modificar aunque existan datos y análisis que la contradigan.

Fue un prejuicio considerar que las mujeres o las personas de raza negra fueran menos inteligentes que los hombres o los miembros de otras etnias, por ejemplo. No lo sería, en el primer caso, considerar que tengan menos talla media, menos peso o menos fuerza muscular; ni, en el caso de los pigmeos o los mayas, lo relativo a su talla. Si lo relativo a inteligencia se considera un prejuicio es precisamente porque se ha demostrado falso (podría haber resultado confirmado por estudios objetivos).

Hoy la mayoría de las personas, y en especial las instruidas, consideramos que las supersticiones (me refiero a eso de asociar la buena o mala “suerte” a cuestiones peregrinas, sin relación inteligible alguna de tipo causa-efecto) son prejuicios, aunque no tantas consideran del mismo modo a las paraciencias, ni al literalismo bíblico, por poner dos ejemplos.

>> Sigue...


XI. El “sentido” de la vida (II)

01.08.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA


Puede decirse lo mismo con otras palabras.

i) Los falsos dilemas que parten de ideas previas y exigen acomodarse a ellas, pecan de soliloquio, al tiempo que pretenden que el otro acomode su lenguaje y entendimiento a algo completamente ajeno a su propio enfoque. Imagine que le preguntamos si considera que Dios mide al menos 10 metros o mide menos de 10 metros. No cabe otra, o mide 10 más metros, o mide menos (si no mide nada, mide menos).

ii) ¿Es obligado responder a una cuestión que se ve absurda? ¿Es un irresponsable quien no responda “A”, ni “no A”? ¿No se plantean dos posibilidades que lo abarcan todo y se excluyen mutuamente? Pues hay quien eleva su propio come-cocos a cuestión universal y acusa a quien no asuma su planteamiento, sea por no partir de sus pre-conceptos, por no llegar a su pregunta, o no compartir su respuesta, de ser “un irresponsable” o un indiferente o insensible ante el sufrimiento humano y las injusticias de todos los tiempos.

>> Sigue...


Martes, 20 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031