Humanismo sin credos

Sobre creencias (VIII). El ateísmo de Comte-Sponville (V)

26.07.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA

Es frecuente que achaquemos nuestra de religiosa a cierto ejercicio lógico-racional. Considero que a menudo éste opera justificando una opción por la que hemos optado de antemano, por estimarla preferente a la otra.

¿En qué sentido? La respuesta puede ser múltiple. El caso es que hay razones no estrictamente racionales para creer. En sentido positivo, está la sensación de calidez del mundo que nos enseñaron en la infancia, de aquella “cosmogonía familiar”, incluso la idea de poesía vital (hay quien la asocia a un tipo de fe); la dotación de una “razón” de vivir; el consuelo, la esperanza; la sensación de ser amado; la suma integradora de todo ello: un mundo dotado de sentido pleno, armoniza, dota de sentido la vida, la familia, la sociedad, la cultura, la historia: re-ligatio...

También están las opuestas: el miedo al más allá; el “por si acaso” que se ha asociado a la opción por una “apuesta” segura que relacionaría la creencia en Dios con el mejor destino en una posible vida ultraterrena.

>> Sigue...


Martes, 19 de febrero

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Julio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031