Humanismo sin credos

Sobre creencias (I). Conceptos y temas aquí surgidos que merecen esclarecimiento

12.07.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA


Los ateos (no creyentes o agnósticos escépticos) no tenemos ningún credo. Simplemente, no creemos que exista un Creador personal del universo, ni que una consciencia rija el cosmos o la evolución de los seres vivos. Y vivimos en la práctica sin pensar en Dios (el dios de la mayoría de la gente que nos rodea), ni en ninguna deidad (ninguna otra modalidad de inteligencia rectora, ningún dios personal).

Tampoco creemos, salvo muy raras excepciones, que tengamos un alma espiritual, inmortal o que sobreviva a nuestro cuerpo; ni que exista más vida que ésta que compartimos con los demás seres dotados de ella. No somos, pues, “creyentes” en Dios ni en las cosas que se le suelen asociar.

No existe, que yo sepa, un “manual ateo”, ni “agnóstico”. Y si alguien tuviera noticia de lo contrario, debería saber que la inmensa mayoría de los ateos no seguimos ni ese ni ningún otro manual. Motivo por el cual le invito a comprobar si esa idea tiene fundamento, encuestando a diferentes personas no creyentes, a ver qué tipo de creencias –aparte de las increencias definitorias consignadas supra- compartimos entre nosotros.

Claro está que me refiero a “creencias”, no a razonamientos tipo “carga de la prueba”, “razones en contra de sospechar existencia”, o “a favor de sospechar inexistencia”, ya que este tipo de razones, lógicamente, y en especial desde los diversos hallazgos científicos y señeros ensayos de pensadores añejos y filósofos críticos de cualquier tiempo y lugar, forman parte del “Zeitgeist” (espíritu de los tiempos) que promueve una visión o enfoque filosófico próximo a un agnosticismo escéptico coherente con la que podemos considerar “la actual visión del mundo”: del cosmos, de la vida, del hombre...

No quiere decir lo anterior que sea mejor no ser creyente que serlo, ni tampoco lo contrario. No es difícil comprobar que se puede ser perfectamente moral, humanista, defensor de los derechos humanos, demócrata, solidario, etc., siendo creyente, no creyente o agnóstico intermedio. Tiene tan poco que ver con las variables analizadas como haber nacido en tal o cual lugar, o ser de esta raza o aquella. Recalcando lo dicho, no cabe predecir que una persona sea mejor o peor en base a su fe en un dios personal, en el karma, en la reencarnación, o en un paraíso al que vayan las almas; ni a la falta de fe que tenga en cualquiera de estos entes o propuestas hipotéticas.
Las ideas son sólo ideas. Muchas de ellas son independientes entre sí. Se pueden debatir libremente –desde el respeto personal, y no necesariamente a las ideas- sobre lo que sea. Es un placer hacerlo cuando nos centramos en los argumentos y controlamos las emociones que pudieran dar lugar al típico apasionamiento que lleve al ataque personal. Siendo constructivos, sólo podemos ganar (aprender, mejorar…).
No es lo mismo ser materialista, en un sentido filosófico, que serlo en otro sentido; se puede ser materialista filosófico y una persona muy espiritual o idealista. Y esa misma persona puede ser irreligiosa sin ser anti-religiosa, ni anti-cristiana.
El problema de las generalizaciones es que nunca proceden. (Ni siquiera ésta.) Falsean la realidad y son injustas, no digamos ya cuando se asocian a prejuicios o incluyen el ejercicio de falacias argumentales; o cuando se usan contra personas descalificándolas por aversión o aun con la clara intención de dañarlas moralmente.
El que uno sea ateo, agnóstico (con diverso grado de tendencia al ateísmo, al deísmo o al teísmo) o creyente, es una opción personal bastante irrelevante en cualquier sentido que afecte a otros, y sujeta a un posible cambio. Si hoy considero que la existencia de Dios es tan improbable como un 0,01% de factibilidad, puede que algún nuevo descubrimiento o argumento me la haga parecer más probable –incluso mucho más- o, como ha venido ocurriendo en los últimos 40 años, aún menos. Cada cual hallará razones que expliquen su creencia o su increencia. Las mías incluyen tanto la falta de razones a favor (que podría haberlas: Dios no tendría por qué esconderse, ni pergeñar un mundo que sea perfectamente explicable sin su existencia), como la existencia de razones en contra. Dicho sea sin soslayar que la “carga de la prueba” (“a quien afirme, incumbe la prueba”) afecta a quien haga la propuesta de que exista algo de cuya existencia se dude y no cuente evidencias a favor. Esto es, sólo se puede demostrar la existencia de lo que existe, no la inexistencia de lo que no existe, y no digamos ya si a un ente hipotético carga con atributos como inverificable, incognoscible o indetectable.
Son las personas, no las creencias, las que deben respetarse. Éstas se pueden cuestionar e incluso cabe debatir su coherencia interna como conjunto de ideas. Por ejemplo, si no creo en Dios pero sí en que tenemos un alma inmortal que sobrevive a la muerte, es normal que se me pregunten cosas adicionales. También en el caso de que crea en Dios pero no sepa explicar a qué me refiero, ni aproximadamente, o no creo que sobrevivamos a nuestra muerte. Y no digamos si, como tanta gente (como veremos), me llamo cristiano, pero no creo que Jesús haya existido, o fuera un personaje divino, etc.
Cuando digo que no creo en ninguna deidad, significa exactamente eso. Ni más, ni menos. No cabe imaginar 10.000 deidades y decir que apenas nadie cree en 9.999 de ellas. Se entiende el significado de “ninguna”. Y ello no significa descartar nada constructivo, ni preferir no darle una buena solución a algún problema que la tenga. Creemos aquello que nos resulte creíble, no lo que habría sido “mejor” ni más deseable. Podría ser mejor no morir nunca, o vivir 400 años; y que la despedida de nuestros familiares y amigos no fuera tan definitiva (ni siquiera la de nuestros mejores animales); que no hubiera enfermedades incurables, etc. Pero nada de ello (nos) torna más creíble –me refiero a los agnósticos o ateos- aquella realidad alternativa.
Calificar a alguien con términos despectivos, sólo en base a su creencia o increencia -otra cosa sería, de referirse al dogmatismo, el fanatismo o la intolerancia- dice más del descalificador que del descalificado. Aprovecho para decir, una vez más, que no me siento más próximo a un supuesto grupo de no creyentes -“per se”- que a otro conformado por personas tolerantes y amigas de un debate respetuoso y honesto. De buen rollo. Y éste no es un deseo hipotético que vaya a contradecir en la práctica.
El que alguien comente públicamente su fe, o los motivos de la misma, no lo convierte en dogmático, “ateísta” o “cristianista”. Sincerarse, o comentar las propias ideas o los motivos de las mismas, sólo nos define como ateos, creyentes o agnósticos. Una vez más, el recurso a la falacia del “hombre de paja”, dice más del descalificador gratuito, que caricaturiza al opinante para atacarlo personalmente sin contraargumentar, que del atacado. Aprovecho para recalcar que no tengo interés en hacer proselitismo ateo; entiendo perfectamente que nuestras razones son personales y que la mayoría de las personas están más satisfechas creyendo –o no creyendo- en lo que sea. Pero a algunos nos gusta intercambiar razones, ideas y argumentos, especialmente en plan constructivo. Así aprendemos.
Los motivos para creer son más de índole emocional que racional, esto es, se asocian más a esos sentimientos asociados al ambiente infantil y a la ideología maternal que a un ejercicio autónomo de la razón que se asoma analíticamente a los datos. Nuestra fe, o grado de increencia, no es algo cien por cien voluntario. A pesar de ello, el número de creyentes en todo Occidente ha decrecido sustancialmente en las últimas décadas, pasando a ser inferior al de no creyentes en varios países. Y hace tiempo que lo era en China y Japón.
¿Cuántos creyentes hay actualmente en España y en qué creen?
Este será el tema del próximo post.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Moisés 24.07.18 | 15:09

    ...pero en esa redacción, viene lo de Jn 5,2 y la famosa piscina, que tuvo que dictarlo, escribirlo o chivatearlo alguien que vivió allí por las fechas en que se dice en Juan que sucedieron.

    Ahora bien, si se quiere quitar esto o lo otro lo de más allá... a gusto o conveniencia previa...

    De todos modos es curioso observar que los que niegan la realidad de lo que cuentan los evangelios, no mencionan lo de los cinco pórticos famosos... y no comentados.

  • Comentario por Manuel 23.07.18 | 22:43

    Pues a mí no se me ha ocurrido negar nada, ni creerlo gratuitamente (sin base alguna, aquello que no la tenga) tampoco...
    Mientras nadie me demuestre lo contrario, tenderé a pensar que los distintos evangelios suelen tener varios estratos con algún componente verdadero (de fuentes realmente relacionadas con el personaje de referencia) y otros de otras autorías y momentos redaccionales, también que Juan es el último, el menos fiable biográficamente, etc.
    En cuanto a su redacción, puede ser del 150 EC, o del 110 EC, etc.

  • Comentario por Moisés 22.07.18 | 16:01

    Ya ha deducido "algo" más, aunque... no lo suficientemente claro para los "especialistas" en no enterarse de lo sustancial.

    El evangelio de Juan se le "atragantó" a los racionalistas por lo clara, específica y amplia "teologización" que NO PODÍAN admitir por sus prejuicios e insistieron en lo "simbólico, y llevaron hasta el final del siglo III su confección. Luego se han visto "forzados" a adecuarlo más a la realidad hasta llegar a finales del I o principio del II. Varios, como Renán por ejemplo, ya notaron que en Juan habían multitud de detalles que dan "visos" de estar redactado o "contado" antes del 70, por alguien que "de primera mano" lo vivió. En el caso de Jn 5, se dice (innecesariamente para el relato) que llevaba enfermo treinta y ocho años es incomprobable. Lo que ocurre es el que piscina famosa hace un siglo se comprobó que era real, aunque innecesario para el hecho.

    Seguirán negando lo que puedan mientras puedan.

  • Comentario por true 22.07.18 | 09:47

    El atrevido nick manuel comienza a recular poco a poco de su atrevimiento y gratuidad. Acabará dándonos la razón en todo?

  • Comentario por Manuel 22.07.18 | 07:27

    Se puede decir que entre las fuentes de partida de los evangelistas que redactan un evangelio con el nombre de Juan hay una judía y previa a la destrucción de la ciudad (lo que ya se sabía), y otras posteriores, incluido un prólogo gnosticista. Y también (ligada al mismo pero respondiendo a otros enfoques) una deificación de Jesús que no se da en los otros tres evangelios, un simbolismo elevado y pocos elementos biográficos en comparación con el resto de los evangelistas (los sinópticos).
    Deducir más no es que sea poco timorato. Parece atrevido o gratuito, si es que no contrario a lo que deducen los especialistas.
    Cabe dudar que ese evangelio estuviera acabado (en su redacción final) antes del primer tercio de segundo siglo

  • Comentario por Moisés 21.07.18 | 15:48

    (07:39): timorato comentario. Se puede (y, en mi opinión, se debe) decir más, mucho más... excepto que el dato de la comprobación física de la piscina y sus cinco pórticos sea falso (para mí, que no he hecho el descubrimiento ni lo he visto, es cuestión de creencia... espero que fundada... salvo mejor opinión).

  • Comentario por Manuel 21.07.18 | 07:39

    Es que parece que se trata de material de primera mano es cuanto puede decirse (o "reconocerse").
    El resto...

  • Comentario por Moisés 19.07.18 | 14:52

    Como remache de claridad a lo que yo digo, copio de 18.07.18/14:52 lo que interesa ahora a mi propósito: "... alguien que vivió en aquel lugar en aquel tiempo (…) tuvo que escribir o CHIVATEAR a quien (…) escribió el evangelio de Juan.

    Curiosamente no conozco que se haga hincapié en el irrebatible dato citado y me "escama", especialmente en personas ilustradas que dominan estos temas y que están entre los que no creen que Dios exista. Con las ganas y entusiasmo que ponen en lo contrario...

  • Comentario por Moisés 18.07.18 | 17:44

    Lo que importa, TRUE (17:34), como Vd. sugiere y aún dice, es la fecha de la primera redacción o, más antiguo y mejor aún, de que alguien, verbalmente, transmitiera la realidad de lo que luego escribieron.

    Eso es lo que interesa. Y eso es lo que no quieren (porque no pueden) contestar los que debieran hacerlo, dada su "información" y estudios relevantes... para intentar desmontar la realidad básica de los relatos evangélicos, que es de lo que tratan.

  • Comentario por true 18.07.18 | 17:34

    Está claro, Moisés, q la primera redacción es muy cercana a los hechos y anterior a la destrucción de Jerusalén. Su origen está en algún discípulo directo de Jesús. Seguramente siguió creciendo el evangelio en la comunidad y tiene otras fases. Pero lo cierto es q prácticamente todo el mundo sitúa la última redacción a finales del siglo I o todo lo más principios del II. La generalidad de los estudiosos lo fechan en torno al 90.

  • Comentario por Moisés 18.07.18 | 14:52

    El asunto es que, me parece (y no sé si a alguien más), que alguien que vivió en aquel lugar en aquel tiempo (siempre antes de la destrucción de Jerusalén) tuvo que escribir o chivatear a quien (o quienes) escribió el evangelio de Juan, que la citada piscina tenía (en contra de todas las conocidas) cinco pórticos.

    No tiene que nada que ver lo de que Troya existiera para el caso. Jerusalén existía y sigue existiendo pero eso no tiene nada que ver con el asunto. La clave es lo que es dicho en el párrafo anterior, y nadie me lo ha explicado aunque estoy seguro que tiene una explicación que quieren ocultarme para hacerme rabiar, supongo.

  • Comentario por true 17.07.18 | 23:57

    Nada de 165, sino 65, según algunos, por presentar datos anteriores al año70. Aunque es cierto que en la comunidad se hacen varias redacciones, la redacción final del Evangelio de Juan, la suelen datar casi todo el mundo en los años 90.
    Incluso hay detalles, como lo del logos, q se consideran una elaboración teológica tardía que en realidad estaban ya en alguna versión del judaísmo plural del siglo I.

  • Comentario por Manuel 17.07.18 | 21:22

    A la hora de reconstruir datos históricos valen más los otros tres evangelios y la labor incansable de los especialistas que se han dedicado a pulir, comparar manuscritos, aplicar criterios de historicidad, estudios arqueológicos, religiones compradas, etc

  • Comentario por Manuel 17.07.18 | 21:20

    Parecen ser varias las fuentes, y seguramente también los autores que redactaron que el documento final, uno de cuyos fragmentos (mínimo) se ha datado por paleografía en torno al año 125 EC, con una horquilla que va desde el 100 hasta ca. 160).
    Parece contener material de primera mano judía (es el que menos yerra en lo relativo a lugares, costumbres de enterramiento y religiosas, fechas y horario plausibles de una ejecución en Pascua, etc.) pero es el menos fiable en términos de reconstrucción biográfica y de los discursos de Jesús.
    Su prólogo gnosticistase considera obra de otra mano.
    Mi opinión. Tiene estratos antiguos, frases protognósticas en abundancia, algún material genuino de fuente judía (puede que incluso romana, ya que lo de los cinco pórticos no tiene por qué deberse a una fuente genuinamente judía).
    Es cierto que Troya existió. Pero ello no convierte en auténticos todos los datos de la historia homérica.
    Para reconstruir datos históricos val...

  • Comentario por Moisés 17.07.18 | 15:22

    De acuerdo con TRUE (16.07.18/20:55).



    No soy capaz de ver que alguien entre los enterados, me aclaren lo de la antigüedad del evangelio de Juan teniendo en cuenta Jn, 5,2. Seguro que lo tienen claro y comprobado... pero no quieren instruirme.

    Y lloro.

  • Comentario por true 17.07.18 | 12:08

    Dios no es el mar, está en el mar; riela
    como luna en el agua, o aparece
    como una blanca vela;
    en el mar se despierta o se adormece.
    Creó la mar, y nace
    de la mar cual la nube y la tormenta;
    es el Creador y la criatura lo hace;
    su aliento es alma, y por el alma alienta.
    Yo he de hacerte, mi Dios, cual Tú me hiciste,
    y para darte el alma que me diste
    en mí te he de crear. Que el puro río
    de caridad que fluye eternamente,
    fluya en mi corazón. ¡Seca, Dios mío,
    de una fe sin amor la turbia fuente!
    A. Machado

  • Comentario por Anastasia 17.07.18 | 10:11


    - ¿Tú crees en Dios, Mauricio?
    - Yo no me llamo Mauricio.
    - ¿Entonces no crees en Dios?



    No hay que extraer casi nunca
    conclusiones precipitadas
    desde el principio.



    - ¿Tú crees en Dios?
    - Sí, por supuesto.
    - ¿A qué supuesto te refieres?



    -¿Tú crees en Dios?
    - Sí, sí.
     (Silencio)
    - ¿Y me lo dices así?
     ¿No añades nada más?
    - No se puede añadir "no, no".



    - ¿Tú crees en Dios?
    - Sí, sí.
    - ¿Ah sí? Creí que eras un sabio.
    - ¿La sabiduría es dardo que mata a Dios?



    -¿Por qué si Dios es infinitamente bueno,
     sabio y poderoso,
     el mundo es cruel, ignorante e imperfecto?
    - ¡Por Dios, Enrique!



















  • Comentario por True 17.07.18 | 01:42

    Indefinitidamente

  • Comentario por Anastasia 17.07.18 | 00:53


    ...Debí decir, noches sin cielo...

  • Comentario por Anastasia 16.07.18 | 23:46

    Seguiré pensando algunas noches sin luna en el Uno que respira sin aliento y que sabe sin saber...

  • Comentario por True 16.07.18 | 20:55

    No es el árbol del entendimiento, sino de un tipo de conocimiento: el conocimiento del bien y del mal. Y parte de la base de la soberbia la envidia y el egoísmo q se atribuye por desconfianza a Dios y q es en realidad el motivo del hombre

  • Comentario por Manuel 16.07.18 | 18:59

    Una hermosa página:
    No existía el ser, tampoco existía el no ser en ese tiempo.
    No había ni espacio ni firmamento en el más allá.
    ¿Qué es lo que se movía? ¿Dónde y bajo la guardia de quién?
    ¿Existía el agua profunda, el agua sin fondo?
    En ese tiempo tampoco existía la muerte ni la no-muerte, ningún signo que diferenciara el día de la noche.
    El Uno respiraba sin aliento, mudo de sí mismo: ninguna otra cosa existía en el más allá.
    En el origen, las tinieblas cubrían las tinieblas, todo lo que ahora se ve no era más que ola indefinitida,
    ...
    ¿Quién sabe, en verdad, quién puede anunciar aquí de dónde ha salido, de dónde viene esta creación?
    Los dioses están más acá del acto creador: ¿quién sabe de dónde emana?
    Esta creación, de dónde emana, si ha sido fabricada o no -el que vela sobre ella en lo más alto del cielo lo sabe sin duda- ... o acaso ...no lo supiera.
    Atharva Veda X, 129 (Texto anterior a la primera tradición...

  • Comentario por Manuel 16.07.18 | 18:55

    Anastasia:
    Mi lectura de su pasaje es doble. Los dioses prohíben que el hombre tome el "alimento" preciso para convertirse en dios: del fruto del árbol del entendimiento (capacitador de inteligencia, sabiduría, conocimiento...) y del fruto del árbol de la inmortalidad. Los hombres consiguen adquirir el entendimiento prohibido, haciéndose semejantes a los dioses en esto; pero aquéllos tomaron precauciones para evitar que tomaran también del fruto de la inmortalidad y se convirtieran en dioses del todo, para lo cual lo expulsaron del paraíso.
    El mito inicial parece más descriptivo que aleccionador (moral). Lo veo menos moralista que a su precursor sumerio.

  • Comentario por Anastasia 16.07.18 | 15:41

    Yo veo una alienación humana enorme en el significado d ese relato, además de una relación de dependencia, abajamiento , y sometimiento ante un límite prejuzgado como divino, tabú tribal fiscalizador d obras y pensamientos propios.

    Pero cada cual , reinterprete según talante y creencias, la herencia mítica.

  • Comentario por Moisés 16.07.18 | 14:30

    Creo que está muy bien el comentario de TRUE (12:39). Y aparte el aspecto metafórico, mítico o simbólico que se le quiera atribuir al relato, la sustancia del asunto creo que es como lo presenta TRUE, especialmente en lo que interesa a los actuales humanos (a los que interese: hay algunos que parecen ajenos a las realidades "íntimas" de la humanidad).

  • Comentario por true 16.07.18 | 12:39

    Pero en todo caso, queda claro q lo q presenta el relato como una mala elección es la desconfianza respecto a Dios y pretender, por tanto, guiado por la soberbia, la envidia y el egoísmo (como supuestamente harían "los dioses"), decidir uno mismo, desde esos criterios, lo que está bien y está mal, trastocando los valores. La inmortalización del caos resultante, desde luego q sería trágica.
    Yo pienso q el paraíso no está en el pasado (como lo concebían los autores del relato), sino en el proyecto de Dios, q se ve truncado en tanto en cuanto uno se distancia de Dios; pero por iniciativa de Dios, libremente aceptada por los seres humanos, esperamos q se cumpla en el futuro. Pero lo esencial q trasmite el relato sigue siendo lo mismo: cuál es la condición humana según el génesis.

  • Comentario por Anastasia 16.07.18 | 10:34

    ...tender su mano al árbol de la vida, y comiendo de él viva para siempre"( Gn 3, 22).

    En el texto bíblico se ve pues q sabiduría e inmortalidad solo deben ser propias de los dioses, y el hombre es colocado por ellos en la reserva India del paraíso, eso sí, para pegarse en ppo al menos la vida padre, no como con los mesopotámicos q hicieron al hombre para trabajar para ellos. Bueno, la cosa es q el hombre fue tentado por otro tipo d inquietudes, fue castigado y ...aquí estamos .

    Esta ubicación histórica del mito , no es óbice para q diversas religiones hayan elaborado a partir d ahí la propia, pero pienso q es bueno, y justo intentar delimitar lo q tenían en mente sus primitivos creadores bíblicos.

  • Comentario por Anastasia 16.07.18 | 10:16

    Pero el mito hebreo dice al contrario " del árbol de la ciencia del bien y del mal no comas, porque el día que de él comieres ciertamente morirás".
    Para Greenberg " el objetivo de era historia es condenar la idea egipcia de que el conocimiento del orden moral lleva a la vida eterna, que discrepaba con las ideas monoteístas hebreas",

    Es decir, Adán y Eva cometerían un pecado de hybris, al traspasar los límites de lo que compete a Dios y al hombre según los mismos dictados de Yahvé, que es una visión opuesta a la egipcia en que el hombre se debe hacer uno con Dios en esa sabiduría, simbolizada esta tb míticamente por la serpiente, ( q no solo es signo del caos).

    El temor de Dios es q el hombre sea una especie de Prometeo q le usurpe sus atribuciones de detentador de poder máximo y acotador de vida y saber, el famoso : "Díjose el Señor: "He ahí al hombre hecho como uno de nosotros , conocedor del bien y del mal; que no vaya ahora a tender...

  • Comentario por Anastasia 16.07.18 | 09:56


    Comenté creo una vez en el blog de Piñero q el mito hebreo de la caída tiene como fuente ppal para G. Greenberg ( "101 mitos de la Biblia") el paralelismo egipcio relativo a las divinidades Shu y Tefnut . Se relacionan con el simbolismo d los árboles dl paraíso. Aquellos son hijos de Atum,  (Adán) En el texto de los sarcófagos 80 , Shu es identificado con el árbol de la vida y Tefnut como el ppo del Orden Moral. Atum recibe instrucciones d comerse a su hija, la cual representa el pp del orden moral : "De tu hija Orden comerás".(T. Sarcf 80, línea 63)

    Dice Greenberg" Los egipcios creían q si uno llevaba una vida de orden moral, el dios Osiris, que reinaba en ultratumba les otorgaría vida eterna. Esta era la unión filosfc entre estos dos ppos fundamentales d la vida y el orden moral, y es por eso q los egipcios los retrataban como los hijos del Creador( Atum)."

  • Comentario por Anastasia 15.07.18 | 17:30

    Con ese nombre he tenido q buscar a ver en qué selección jugaba el tal Scheleim...

    Pero sí, he recordado en q puede estar basado lo d la desconfianza , lo transmite el símbolo de la serpiente tentadora... Lo q pasa es q x ej, en el mito d Gigalmesh la serpiente surge simplemente d las aguas para robarle la planta d l inmortalidad, no entabla ningún diálogo tentador con el héroe.
    Pero el resultado es el mismo. El hombre sigue siendo mortal como le ocurre a Adán y Eva, tras su caída ante Dios.

  • Comentario por Moisés 15.07.18 | 17:17

    Me permito recordarla, ANASTASIA (17:09), que Ortega dice que "Scheleiermarcher encuentra la esencia de lo religioso en el sentimiento de pura y simple dependencia".

  • Comentario por Anastasia 15.07.18 | 17:09

    Es cierto q se ve la fidelidad obligada del pueblo judío a su Dios, pero para ello debe acatar Su decálogo, sobre todo el no adorar a otros dioses. Lo q no deja de ser obediencia.

  • Comentario por Anastasia 15.07.18 | 16:52

    Yo d todas formas veo el concepto d "desconfianza" muy moderno como para ser trasladado a época arcaica , cuando se escribió el relato. Los niños obedecían a sus padres, tutores, a los adultos, taxativamente con todas las letras, y tanto en el pueblo judío, como en Mesopotamia y Egipto desde donde se hederaron esos mitos, se debía obediencia , acatamiento a dirigentes , terrenos o espirituales.

    Bueno, yo he preguntado cómo se interpretaba desde una visión cristiana el mito bíblico d la caída, el problema del mal. Preguntaba x ello a una persona en concreto x ver tb si coincidía con lo q yo entresaco del relato teniendo en cuenta sus paralelismos


    No.he entendido lo q dice Moisés de mi.cohesión...

  • Comentario por Moisés 15.07.18 | 16:08

    Hablando de "realidades" dije ayer (y ya se borró) la realidad (comprobada, además) de la piscina de 5 pórticos de Juan 5,2 y que a los sabios racionalistas "consideraron" que era "irreal" y sólo simbólica. Lo reitero a ver si alguien informado me aclara lo de la antigüedad del evangelio de Juan teniendo eso en cuenta. No quisiera morirme sin enterarme... y sin que se enteraran los que queden vivos entonces.

  • Comentario por Moisés 15.07.18 | 15:39

    Como ya he dicho muchas veces, suelo estar de acuerdo con lo básico y sustancial del enfoque cristiano (y otros varios) de TRUE. Lo que me extraña es ese trabajo en intentar "cohesionar" y resumir en algo concreto lo que dice ANASTASIA. Naturalmente, cada uno puede decir lo que quiera pero únicamente expreso mi extrañeza.


    Asunto aparte.


    El 14.07.18/20:57 da la impresión de que quieren rebatir algo que dijo TRUE previamente con clara intención y justeza en sus palabras. Lo que ocurre es que no soy capaz de relacionarlo, entre otras cosas porque TRUE no menciona lo de la "realidad", pero queda "impresionante" eso de "¿Y por qué la realidad debería ser razonable?". Y abre una gran cantidad de interpretaciones posibles (aparte la que intente el autor, que lo ignoro). Aunque, como digo, lo abre, yo cierro. Por si acaso.

  • Comentario por true 15.07.18 | 15:29

    Yo entiendo la narración tal como comenté en true 15.07.18 | 00:12.
    En ese sentido el concepto de caída se corresponde con el de alejamiento por desconfianza con las consecuencias negativas q eso tiene -en el sentido q expliqué con el enchufe.
    Es decir, de lo q nos habla la narración es de la condición humana, que cuando deja a un lado la Razón, el Bien, el Amor, y se aleja, se encuentra inmerso en un mundo irracional y egoísta q no le va a dar la felicidad, sino todo lo contrario, va a producir mucha infelicidad.

  • Comentario por Anastasia 15.07.18 | 14:46

    Podría describir brevemente, si tiene tiempo y quiere, claro, de forma esclarecedora el mito de la caída ? Imagínese q se lo cuenta a niños de ocho años...desde q les dio indicación Dios a Adán y Eva d no comer del fruto...
    O no es correcta tampoco en este ámbito la idea de caída?

  • Comentario por true 15.07.18 | 14:37

    Siguiendo con lo del enchufe ¿en dónde he dicho yo que la madre ofendida por la desconfianza mande al hijo a un mundo de enchufes? Lo q he dicho es q el hijo mete los dedos en el enchufe por desconfianza, aunque la madre le diga q no meta los dedos en el enchufe porque quiere lo mejor para él.
    Es la desconfianza la que le hace alejarse de la madre entendiéndola como una malvada madrastra q solo quiere fastidiar.
    Y sobre esa base de desconfianza del amor y la ley de la selva, se crean sociedades invivibles.

  • Comentario por true 15.07.18 | 14:27

    En cuanto a la omnipotencia ya he dicho q Dios se autolimita voluntariamente para dejar paso a un mundo con leyes autónomas en el q tiene cabida la libertad del hombre.
    El alivio del sufrimiento por parte de Dios es un hecho para quien cree en él, para quien no crea, está claro q no.

  • Comentario por true 15.07.18 | 14:23

    Anastasia, ¿realmente qué tiene que ver lo que vd ha dicho en Anastasia 15.07.18 | 12:43 con nada que haya dicho yo? ¿En dónde he hablado yo de ninguna ofensa en ninguno de mis comentarios?
    El orgullo de la madre? Si he puesto ese ejemplo es porque está claro q a la madre le duele más q al hijo q se haga daño al meter los dedos en el enchufe no he hablado de ofensas ni de orgullo para nada.
    Ni en ese comentario ni en ninguno de los anteriores he sugerido nada en ese sentido, sino todo lo contrario.

    Renzo, Nada de herético en mi concepción del cristianismo. Que a Dios se le ama en el prójimo y que a Dios le duele lo que le hacemos a los demás porque nos quiere y que Dios es el Padre que deja libertad al hijo para irse pero jamás deja de esperarle en la puerta de su casa para hacerle una fiesta, son doctrina cristiana desde los evangelios mismos hasta hoy.
    El anselmianismo es adherencia medieval, no es dogma de fe y contradice lo más esencial del cristiani...

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Miércoles, 14 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930