Humanismo sin credos

Moral XXVI. El libre albedrío II

10.07.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA

Existen motivaciones inconscientes demostradas por la moderna neurología. También tenemos (en el hemisferio izquierdo) una suerte de “yo” consciente: un “intérprete” que se encarga de buscar razones justificativas de cualquier conducta que adoptemos, aunque no la tenga.

Buscará el sentido de una relación de imágenes o de números que no lo tenga, ni guarde relación alguna entre sí. Incluso cuando, ante un paciente con cerebro dividido, el investigador conozca el estímulo que motiva determinada elección o conducta en un paciente (que no llega a ser consciente del estímulo presentado a su ojo no comunicado con conciencia, pero sí que es objeto de un experimento en el que su respuesta debería ser precavida, al estar mediada por el elemento no consciente), el intérprete dará una respuesta lógica y se autoconvencerá de que es la verdadera motivación de su decisión. Somos así. Estamos configurados de este modo.

¿Qué consideraciones filosóficas clásicas cabe añadir?

>> Sigue...


Jueves, 13 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031