Humanismo sin credos

X. El “sentido” de la vida

30.07.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA

La pregunta es inintelible, esto es carece de “sentido”, para el que no parta de una serie de supuestos. Pero quien la plantea suele dar por hecho que es correcta, universal, comprensible, y que está bien planteada.

¿Tiene sentido la vida de un gato? Quien entienda que sí, ¿debe matizar que éste no es absoluto, o sea que es inferior al de un ser humano, pero real y positivo, esto es, superior al de una lapa?

Quien considere que la pregunta debe explicitarse primero, porque qué se quiere sondear no es fácilmente inteligible, ¿tiene derecho a que se le precise que se habla de un “sentido” externo a la vida biológica y a nosotros, aun de un sentido que sólo satisfaría al sondeador si aceptara un más allá de la vida, y se asociara a un fin previsto por un agente independiente de nosotros y del mundo?

Quien entienda que no, ¿está asumiendo que da igual o es moralmente indiferente matar a los gatos que nos vayamos encontrando?

>> Sigue...


Sobre creencias (IX). La “apuestas” de Pascal, Smith y la “atea” (o de Martin)

28.07.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA

La apuesta de Smith es un planteamiento teológico-filosófico formulado por el filósofo George H. Smith en su obra Atheism: The Case Against God (Ateísmo: el caso contra Dios), 1974. En el mismo, basándose en los trabajos de Ayn Rand y Nathaniel Branden, argumenta en contra de la “apuesta de Pascal” (1).

Recordemos la “apuesta” de Pascal

El físico, filósofo, matemático y teólogo francés Blaise Pascal planteó en su obra Pensamientos, cap. II (1670) su razón matemático-filosófica para deducir la conveniencia de creer en Dios, pues, a su juicio (“matemático”), es una apuesta segura.

>> Sigue...


Sobre creencias (VIII). El ateísmo de Comte-Sponville (V)

26.07.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA

Es frecuente que achaquemos nuestra de religiosa a cierto ejercicio lógico-racional. Considero que a menudo éste opera justificando una opción por la que hemos optado de antemano, por estimarla preferente a la otra.

¿En qué sentido? La respuesta puede ser múltiple. El caso es que hay razones no estrictamente racionales para creer. En sentido positivo, está la sensación de calidez del mundo que nos enseñaron en la infancia, de aquella “cosmogonía familiar”, incluso la idea de poesía vital (hay quien la asocia a un tipo de fe); la dotación de una “razón” de vivir; el consuelo, la esperanza; la sensación de ser amado; la suma integradora de todo ello: un mundo dotado de sentido pleno, armoniza, dota de sentido la vida, la familia, la sociedad, la cultura, la historia: re-ligatio...

También están las opuestas: el miedo al más allá; el “por si acaso” que se ha asociado a la opción por una “apuesta” segura que relacionaría la creencia en Dios con el mejor destino en una posible vida ultraterrena.

>> Sigue...


Sobre creencias (VII). El ateísmo de Comte-Sponville (IV)

24.07.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA

El tercer y último argumento positivo estaría relacionado con nuestro propio deseo e ilusión. ¿Cuál es en realidad la causa de que tanta gente crea en Dios?

Es emocional, y tiene que ver con nuestro deseo de sobrevivir a la muerte y de tener un padre amoroso e infalible. Dios es apetecible. Se puede soñar con Él; es normal que apetezca creer en Dios; que resulte una experiencia gratificante...

Pero nada de ello es una razón para creer. Lo es, en todo caso, para sospechar de este tipo de razones para creer en Dios. No se trata de razones “racionales”, aunque sí profundas, en tanto emocionales y no conscientes.

“Dios, o el sueño absoluto, o el absoluto soñado: un infinito de amor, de justicia y de verdad… Estoy a favor de Dios, como la mayoría de la gente, quiero decir que preferiría que existiese; pero esto no es una razón suficiente para creer en él, e incluso es una muy fuerte para negarse a hacerlo.” “Precisamente porque prefiero que Dios exista tengo fundadas razones para dudar de su existencia.” (129).

>> Sigue...


Sobre creencias (VI). El ateísmo de Comte-Sponville (III)

22.07.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA

¿Y cuáles son los tres argumentos positivos hacia el ateísmo de Comte-Sponville?

El primero, la existencia del mal. Un argumento pro ateísmo bien serio que ya abordaran Lucrecio, Epicuro y Hume.

“O bien Dios quiere eliminar el mal y no puede, o puede eliminarlo y no quiere, o ni lo quiere ni puede, o lo quiere y lo puede. Si quiere y no puede, entonces es impotente, lo que no es adecuado a Dios. Si puede y no quiere, es malvado, idea extraña a Dios. Si no puede ni quiere, es a la vez impotente y malvado, y por tanto no es Dios. Si quiere y puede, ¿de dónde procede entonces el mal, o por qué Dios no lo suprime?” (Comte-Sponville: El alma del ateísmo, p. 117).

>> Sigue...


Sobre creencias (V). El ateísmo de Comte-Sponville (II)

20.07.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA

El segundo argumento negativo de Comte-Sponville se refiere a la debilidad de las experiencias. Si las pruebas eran débiles, las experiencias no prueban nada.

En primer lugar, la más evidente y universal es que Dios se esconde: no se manifiesta, no es perceptible… y ya Comte Sponville no se ve con edad para jugar al escondite.

Entre las razones que se aducen para explicar la posibilidad de que exista ese Dios que gusta esconderse, está la de mantenernos libres. En primer lugar, libres de creer o no en él; en segundo, ser supuestamente libres de incumplir sus mandamientos por falta de fe…

Pero esto tiene menos efecto a favor de nuestra libertad que en contra de nuestro conocimiento (se nos oculta, no permitiéndonos conocer la verdad sobre su existencia), y éste, más que limitar nuestra libertad, la facilita.

>> Sigue...


Sobre creencias (IV). El ateísmo de Compte-Sponville (I)

18.07.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA

Compté Sponville expone sus SEIS ARGUMENTOS para no creer en Dios. Los tres primeros serían de índole negativa, esto es, que llevan a no ser creyente; los otros tres serían de índole positiva, esto es, lo llevan a ser ateo.

El primer argumento se relaciona con las pruebas aducidas en favor de la existencia de Dios, supuestas pruebas racionales que, a su juicio, resultan muy débiles. Un análisis de las llamadas pruebas ontológica, cosmológica y físico-teológica, las pone en evidencia. Aunque, en rigor, alguien podría aducir que su invalidez no prueba inexistencia, el peso de la prueba recae en quien afirma, lo que convierte en más lógica la increencia que la creencia sin base.

1. La llamada prueba ontológica asume que podemos imaginar un ser perfecto, pero advierte que éste no sería perfecto si no existiera. Un supuesto Dios imaginado conllevaría esencia y existencia… Como se ve, no prueba nada. Dejar a “Dios” como posibilidad es volver al punto de partida, a intentar demostrar su existencia. Y nótese que se trata de un ser personal, no basta con proponer la idea de que exista un ser infinito, éste podría ser la Naturaleza de Spinoza, la cual no remite al concepto “Dios”, ya que carece de inteligencia, conciencia, voluntad, finalidad, providencia, amor...

>> Sigue...


Sobre creencias (III). Las creencias de los españoles (II)

16.07.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA

“Nuestro país –continúa D. Antonio Cantó (1) - aún se halla en la zona media-alta de la religiosidad europea, con Francia y varios países nórdicos y bálticos en la parte inferior, mientras que Italia, Polonia, Portugal, Grecia, Chipre y Malta (y Turquía, si entrara en la Unión) son los más creyentes.

España, pues, sigue inmersa en la tendencia general de secularización, sincretismo y pérdida de religiosidad organizada que viene caracterizando a las sociedades europeas. (…) Esta tendencia se ha plasmado claramente en la última década. Más allá de la denominación que se dé, los españoles están abandonando los templos a millones. Cabe reseñar que 2004 fue el primer año en que el número de ateos y no creyentes superó al número de católicos que participan en los oficios todos o casi todos los domingos y fiestas de guardar o más a menudo”.

>> Sigue...


Sobre creencias (II). Las creencias de los españoles (I)

14.07.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA

¿Cuántos creyentes hay actualmente en España y en qué creen?

Es difícil precisarlo más allá de lo que nos muestren las estadísticas del CIS. Durante el último año la cifra ronda los 2,7 creyentes por cada no creyente.

La gente se define así:
---un 68,8% católicos,
---un 2,3% creyentes de otra religión,
---un 15,7% no creyente y un 10,2% ateo (el encuestador sabrá, quizá mejor que el encuestado, cuál es la diferencia),
---un 3% no sabe o no contesta.

>> Sigue...


Sobre creencias (I). Conceptos y temas aquí surgidos que merecen esclarecimiento

12.07.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA


Los ateos (no creyentes o agnósticos escépticos) no tenemos ningún credo. Simplemente, no creemos que exista un Creador personal del universo, ni que una consciencia rija el cosmos o la evolución de los seres vivos. Y vivimos en la práctica sin pensar en Dios (el dios de la mayoría de la gente que nos rodea), ni en ninguna deidad (ninguna otra modalidad de inteligencia rectora, ningún dios personal).

Tampoco creemos, salvo muy raras excepciones, que tengamos un alma espiritual, inmortal o que sobreviva a nuestro cuerpo; ni que exista más vida que ésta que compartimos con los demás seres dotados de ella. No somos, pues, “creyentes” en Dios ni en las cosas que se le suelen asociar.

>> Sigue...


Moral XXVI. El libre albedrío II

10.07.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA

Existen motivaciones inconscientes demostradas por la moderna neurología. También tenemos (en el hemisferio izquierdo) una suerte de “yo” consciente: un “intérprete” que se encarga de buscar razones justificativas de cualquier conducta que adoptemos, aunque no la tenga.

Buscará el sentido de una relación de imágenes o de números que no lo tenga, ni guarde relación alguna entre sí. Incluso cuando, ante un paciente con cerebro dividido, el investigador conozca el estímulo que motiva determinada elección o conducta en un paciente (que no llega a ser consciente del estímulo presentado a su ojo no comunicado con conciencia, pero sí que es objeto de un experimento en el que su respuesta debería ser precavida, al estar mediada por el elemento no consciente), el intérprete dará una respuesta lógica y se autoconvencerá de que es la verdadera motivación de su decisión. Somos así. Estamos configurados de este modo.

¿Qué consideraciones filosóficas clásicas cabe añadir?

>> Sigue...


Moral XXV. El libre albedrío I

08.07.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA

Decir que un gato tiene “libre albedrío” no es del todo incorrecto. Se puede entender esta afirmación, como tantas otras –a menudo con algún esfuerzo-, en el sentido de que todo es relativo. Incluida nuestra libertad: siempre cabe otra mayor, y otra menor.

Aunque cuantitativamente nuestro libre albedrío supere al del gato, no deja de ser relativo. Cada persona tiene su propio grado de libertad, ya nos refiramos a la externa o, en este caso quizá más apropiadamente, a la interna.

Unos y otros tenemos distinta información, diferentes capacidad decisoria, control de nuestros impulsos, elementos motivadores y sensibilidad.

>> Sigue...


HERÁCLITO EL OSCURO / 4

06.07.18 | 12:00. Archivado en PROMETEO

τὸ φρονεῖν ἀρετὴ μεγίστη// Ser prudente es la suprema virtud (Heráclito)
θυμῶι μάχεσθαι χαλεπόν // Es difícil luchar contra el sentimiento (Heráclito)
============================================================

Heráclito ha tratado, además, otros temas vinculados al ser humano. Así, en antropología considera la razón o el lógos como el elemento esencial del ser humano en cuanto participación del Lógos o Razón cósmica.

El alma tiene naturaleza ígnea, por ser chispa del fuego cósmico, sustrato esencial del universo. Hay grados distintos de ignición según la vigilia y el sueño. “El alma seca es la más sabia y la mejor” (fr. 118). Este concepto de alma es más elevado que el pneûma kaì aér (espíritu y aire) de Anaxímenes.

Heráclito se refiere también al autoconocimiento y a la dificultad del mismo, por lo que algunos lo consideran precursor de la psicología profunda: “me he investigado a mí mismo” (fr. 101), en analogía con el lema délfico y socrático gnôthi seautón (conócete a tí mismo), un autoconocimiento, cuyo fondo parece inalcanzable: “no hallarás los límites del alma andando, cualquiera sea el camino que recorras; tan profundo es su logos” (fr.45).

>> Sigue...


HERÁCLITO EL OSCURO / 3

04.07.18 | 12:00. Archivado en PROMETEO

αἰὼν παῖς ἐστι παίζων //El tiempo es un niño que juega (Heráclito)
ἐκ πάντων ἓν καὶ ἐξ ἑνὸς πάντα //Lo uno nace del todo y del uno nacen todas las cosas (Heráclito)
=============================================================

Otra idea fundamental en la obra de Heráclito es el concepto de Lógos, que se traduce por Razón. Pero se trata de una Razón cósmica inmanente al mundo, una ley universal, al mismo tiempo natural y divina (phýsis= tò theîon, pues la naturaleza es divina).

Es una ley objetiva, no meramente subjetiva, que solo capta el sabio y no la masa: “es necesario seguir lo común; pero aunque el Lógos es común, la mayoría vive como si tuviera una inteligencia (phrónesin) propia” (D.-K., fr. 2).

La razón propia de cada individuo no es más que la participación en la Razón cósmica, como “centella” del fuego, que es sustancia del mundo.

>> Sigue...


HERÁCLITO EL OSCURO / 2

02.07.18 | 12:00. Archivado en PROMETEO


Rubens

πάντα χωρεῖ καὶ οὐδὲν μένει// Todo cambia y nada permanece (Heráclito)
Πόλεμος πάντων μὲν πατήρ ἐστι, πάντων δὲ βασιλεύς// La guerra es padre y rey de todas las cosas (Heráclito)

============================================================
La interpretación tradicional de Heráclito, que depende de Platón y de Aristóteles, ha exagerado la antítesis Heráclito-Parménides, como también hará Hegel en el s. XIX. Según ellos, Heráclito sería el defensor del devenir, del cambio, del flujo constante (pánta reî= todo fluye), frente a la inmovilidad del Ser de Parménides. Platón conecta además el movilismo ontológico de Heráclito con el relativismo epistemológico del sofista Protágoras.

Según Platón, “Heráclito dice en alguna parte que todas las cosas se mueven y nada está quieto y comparando las cosas existentes con la corriente de un río dice que no te podrás sumergir dos veces en el mismo río (Platón, Cratilo 402 a). Pero en otro texto, menos citado, afirma: “bajamos y no bajamos al mismo río, somos y no somos” (ποταμοῖς τοῖς αὐτοῖς ἐμϐαίνομέν τε καὶ οὐκ ἐμϐαίνομεν, εἶμέν τε καὶ οὐκ εἶμεν).

>> Sigue...


Domingo, 19 de agosto

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Julio 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031