Humanismo sin credos

Moral (XII). Espiritualidad y experiencias inefables

04.06.18 | 12:00. Archivado en JOSÉ MANUEL BARREDA


Hay conceptos que suelen emplearse confusamente, como “materialismo” y “espiritualidad”. En filosofía, se entiende que un materialista es aquella persona que considera que la realidad se compone de materia, energía, seres vivos, etc., siendo las emociones, el pensamiento y las facultades racionales expresión directa de nuestros órganos, incluyendo su funcionalidad celular y sus elementos bioquímicos, e interacción con el ambiente.

En el lenguaje cotidiano, en cambio, ser materialista es vivir apegado a los intereses materiales (dinero, lujo…) o centrado en los placeres instintivos (comida, sexo) o en los vicios asociados a la dependencia evasiva, el descontrol pasional u otras dedicaciones egocéntricas contrarias al amor.

En este mismo lenguaje, una persona espiritual debería ser alguien dueño de sí mismo, capaz de amar, amigo de la lectura, que disfrute de la poesía, la música, el arte, la cultura, las buenas conversaciones, la metafísica, el conocimiento científico, la reflexión filosófica y el encuentro interior.

Aunque, en la práctica suele reducirse a “ser creyente”, cosa que tiene poco que ver con lo anterior, se restringe a un reducido aspecto doctrinal de la metafísica, y no nos dice prácticamente nada de una persona, toda vez que, en la práctica cotidiana, se dice tan a la ligera “soy creyente” que ni siquiera significa “pienso en que sobreviviré a mi muerte y algún día me encontraré con Dios”.

Como vimos, la religión ocupa un lugar muy secundario entre las inquietudes o temas de interés de los europeos en general y de los españoles en particular. En todo caso, si hablamos de “espiritualidad” no nos estamos centrando en creencias o increencias de índole religiosa. Hay espiritualidades pararreligiosas y completamente ajenas a cualquier creencia religiosa.


“A pesar de las fallidas predicciones del fin de las religiones (frente al auge de la cosmovisión científica), nuevas religiones y una nueva espiritualidad se abren paso. (…) Muchas personas abogan por autodenominarse espirituales y no religiosas, o incluso ateas"(1).

Para Comte-Sponville:

"Lo que confiere valor a una vida humana no es el hecho de que la persona en cuestión crea o no en Dios o en una vida después de la muerte […] ¡lo que da valor a una vida humana no es la fe, tampoco la esperanza, sino la cantidad de amor, de compasión y de justicia de que somos capaces!” (2)

Por otro lado, “la espiritualidad es algo demasiado importante para dejarlo en manos de los sacerdotes, los mulás o los espiritualistas. (…) El hombre es un animal metafísico (y) espiritual. (…) No podemos vivir nada mejor, más interesante ni más elevado. (…) Carecer de religión no es una razón para renunciar a toda vida espiritual”(3).

No importa que se crea que el pensamiento y el sentimiento nazcan de un órgano material, como el cerebro, o sean funciones de un alma netamente espiritual.

Los sentimientos son los mismos: amamos, nos emocionamos, contemplamos, bromeamos, reflexionamos, imaginamos, prevemos, reímos... y lo hacemos con indiferencia de que creamos que todo ello es fruto de la función de una serie de elementos materiales o de alguno inmaterial.

Pero la espiritualidad es algo que va más allá de lo mental y de lo psíquico: es apertura al infinito, a la poesía, al entendimiento de lo ilimitado, al cosmos, a la naturaleza, a la eternidad… Es una experiencia posible que no requiere creer en Dios, que es perfectamente posible sin creer en entes divinos.

Comte-Sponville entiende que “ser ateo no es negar la existencia del absoluto (…), es negar que el absoluto sea Dios.” Existen el universo, el conjunto de todas las relaciones, la naturaleza… Un Todo que no tiene por qué incluir un Dios, ni ningún ente espiritual, como –a juicio de Sponville- proponen, al tiempo, los materialistas, los naturalistas y los inmanentistas.

En realidad, la espiritualidad tiene un lugar que “no es el primero en el mundo, sino, al menos desde un punto de vista determinado, el más elevado en el hombre”. Aunque la naturaleza exista con independencia de la pensemos, “el espíritu”, aunque sea una potencialidad funcional, efecto de un órgano material, no deja de ser real.

No es preciso creer en Dios para experimentar el amor, la acción solidaria o compasiva, la fidelidad, la propia limitación frente a lo inmenso.

Seguimos concibiendo la posibilidad de un universo ilimitado y de un tiempo infinito. Y somos capaces de experimentar lo inefable, el misterio… Hay sensaciones místicas, recogidas y amigas del silencio, experiencias de contemplación y entendimiento armonizador ligadas a varias propuestas científicas.

Lo han expresado muchos científicos, en relación con su estudio de lo que sea: de la vida, del Cosmos, aun al cuestionarse “¿por qué hay algo en lugar de nada?” O “¿cómo se originó todo?”

También al estudiar las células, el sistema inmunitario, las relaciones entre seres vivos, las bases psiconeurológicas de nuestra conducta y de ciertas experiencias íntimas que consideramos únicas.

Hay metafísica y mística asociadas a las “experiencias cumbre” de Maslow, en el estado de “ataraxia” al que aspiraban Epicuro, los estoicos y los escépticos, en las experiencias anheladas por los neoplatónicos, en el despertar al que aspiran los budistas, en la fusión con la naturaleza -tan cara a Lao Tsé, Thoreau o Withman-, el lograr el camino inspirado del logos griego, el maat (equilibrio y armonía universal) egipcio, el tao de los taoístas, confucionistas y budistas zen, el estar en el presente (aquí y ahora, mente abierta, conciencia plena)…

Contamos con posibilidades de autoencuentro sublime. ¿Es esto religión? No, es espiritualidad. Hay modos -aprendizaje de actitudes, más que técnicas- de facilitarse armonía, grandeza de espíritu, apertura al entendimiento y al conocimiento de uno mismo. Luego, el silencio que comprende, sin tratar de encarrilar la razón.

La experiencia sublime. La música que nos envuelve bajo el cielo estrellado, la mirada que comprende, el amor que nace, el recuerdo de la experiencia de unión, y otra vez lo infinito, el pasado, la vida que renace, la poesía inherente a la naturaleza, al mar, a la lluvia que riega el mundo, los ojos que miran cómo se alegra la persona socorrida, cómo duele el sufrimiento del animal que quisiera recuperar a su cría… Y otra vez la mirada que ama y comprende, sin palabras.

Nada de esto depende de nuestra fe. Nos cabe lograr que ésta no lastre nuestras posibilidades espirituales. De hecho, algunas creencias podrían facilitar este tipo de experiencias.

¿Su relación con la moral? El amor. Muchos maestros han procurado este autoencuentro armonizador y liberador, seguros de que el es camino que conduce hacia el amor, el sentimiento de compasión, la libertad personal, la alegría compartida, el desarrollo de empatía y, en fin, todo aquello que favorece las relaciones armónicas, el desprendimiento altruista, el desapego y la reducción de los desencuentros interpersonales.

En un sentido general, todos los sistemas morales responden a la cuestión: “¿cómo hemos de vivir?”, una de cuyas variantes es el “¿qué podemos hacer” kantiano. Todos los sistemas morales que han existido dan alguna respuesta a esta cuestión. La ética de Aristóteles, la moral de Epicuro, de los cínicos, los estoicos, los cristianos…

Como hemos visto, en muchos de estos enfoques se entiende algo más compatibles el bienestar propio y el ajeno: nuestra alegría y satisfacción personales no son antitéticas de las ajenas, todo lo contrario.

Hablar de “moral” es hacerlo de la conducta apropiada para vivir plena y armónicamente tanto en solitario como en sociedad.
______________
(1)Ramos González, Alicia: Ateísmo y espiritualidad. ’Ilu. Revista de Ciencias de las Religiones 21, 2016, p. 166. Edic. Complutense.
(2) Comte-Sponville: El alma del ateísmo. Introducción a una espiritualidad sin Dios. Paidós, 2008, p. 71.
(3)Comte-Sponville, op. Cit., p. 143-144.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por True 09.06.18 | 19:44

    Queda claro que he dicho q son ridículas las concordancias de manuel, no Manuel. Como se verá critico racionalmente esa extraña idea q se le ha ocurrido, la idea, no a la persona. Lo digo porque me he puesto a buscar las supuestas injurias q dice el calumniador q yo he dedicado a su persona y como no las veo, aprovecho para aclarar lo obvio.

  • Comentario por Anastasia Fernand 07.06.18 | 17:56

    Yo no voy a tabernas, q están mal desinsectadas, se cuenta, ni juego a las cartas, que es vicio, y menos con la baraja d Kant, q aún estaràn intentando desentrañar las marcas. Da igual dónde se aprenda lo q es necesario saber para saberlo.

  • Comentario por Moisés 07.06.18 | 15:10

    Me parecen razonables, razonados y oportunos los comentarios de TRUE (por ser breve, señalo ahora sólo los de 06.06.18/19:15 y 20:31).

  • Comentario por Moisés 07.06.18 | 14:55

    ANASTASIA (06.06.18/15:19) es el único filósofo/a nacido después del siglo XVIII al que he oído o leído decir que no ha leído (con decidida voluntad) ni una línea de Kant. Cosa aparte que alguno/a esté en su misma situación pero no me ha llegado que lo haya dicho en público. No sé si el profesor PROMETEO y otros varios "anatematizarán" a ANASTASIA por ello.

    De todos modos, quizá convenga recordar que dice "Kant que aprendió más filosofía hablando y jugando a las cartas con los hombres en la taberna que hablando con sus compañeros de universidad, profesores como él. También dice que la universidad le capacitó para poder aprender de toda esa gente y poder expresar sus pensamientos". Realmente, el mundo al revés (a nuestro parecer): en la universidad aprendió a hablar con los no universitarios que eran los que le enseñaban lo que no aprendía en la universidad.

    De todos modos, ANASTASIA, tranquilidad y buenos alimentos.

  • Comentario por true 06.06.18 | 20:31

    En cuanto a la espiritualidad, no estoy de acuerdo con ese concepto elitista de q sea más espiritual quien va a la ópera y lee o escribe libros etc. Sí estoy de acuerdo en q son rasgos de la espiritualidad la capacidad de amar y de ser dueño de uno mismo. En ese ser dueño de uno mismo se pueden integrar también todos esos distintos factores de los q se ha hablado en el post, vivir en presente, la inteligencia emocional, la meditación etc.
    Pero si se consideran rasgos distintivos de la espiritualidad, del ser humano, el conquistar la libertad y la capacidad de amar, eso entra en contradicción con el discurso habitual en este blog de que no somos más que monos cuya vida no tiene más sentido q la de una ternera.
    Se crea en Dios o no se crea, si uno piensa q tiene que crecer en amor y libertad y es consecuente, no solo contribuye a hacer un mundo mejor para todos, sino que si Dios es Amor y Vida, como cree el cristianismo, vivirá la vida de Dios. Y si Dios no existe, pues no.

  • Comentario por true 06.06.18 | 19:20

    que HE puesto, cruce de dos posibles formas de expresarlo.
    En cuanto a las críticas anteriores a su exposición son todas lógicas y ninguna es una enmienda a la totalidad.
    La mayoría han desaparecido ya, sin ser contra argumentadas por M.
    Pero se pueden repetir si hace falta demostrarlo.

  • Comentario por true 06.06.18 | 19:15

    Siempre es Procato una buena ocasión para que M propine un sermón.
    El caso es que aquí no hay ningún anti-no creyente. No sé si Procato seguirá considerando necios a los ateos porque no lo leo, pero el resto de los comentaristas no son anti-no creyentes por dos razones:
    1- porque no considero que los ateos sean no-creyentes, simplemente creen otra cosa.
    2- porque no tenemos nada en contra de los ateos.
    Otra cosa distinta es q algunos ateístas del blog no admitan la menor crítica.
    Las "concordancias" q presenta M son ridículas y el ejemplo del horóscopo q es puesto es adecuado, pues se trata de lo mismo, ver maravillosas coincidencias en donde no hay más q el devenir cotidiano. Difícil es q no conozca uno a alguien o haga un viaje etc, te lo diga el horóscopo o no. Difícil es que las oraciones no tengan sujeto y predicado y q no se esté cerca de algún sitio y q no se diga en una descripción y no es raro q el viento sople o no sople etc etc.
    No es un a...

  • Comentario por Manuel 06.06.18 | 16:53

    Procato:
    Hace un tiempo yo lo consideraba a Vd dogmático, fanático y cerrado a cualquier aprendizaje.
    Desde hace una semana advierto en Vd una sensibilidad superior a la media que observo entre los comentaristas del sector anti-no creyentes. Y me parece bien que trate de acercar el ascua a su sardina, siempre que deje de lado su tendencia a la descalificación personal y la injuria o el insulto gratuitos.
    Hay belleza, sí. Y mucho que aprender. Pero no esa dirección exógena dirigida por un padre divino. A algunos no nos parece creíble, pero la situación resultante no es menos halagüeña que la que Vd vive en su fe esperanzada.
    Vivir en la convicción de que esta vida no se sigue de otra, ni hay vigilante divino no nos parece tan terrible. En cualquier caso, preferimos no engañarnos (dado que lo que nos parece creíble es lo otro, y poco podríamos hacer para convencernos de nuestra eternidad
    Sí existiera, ya nos tomaremos con ese regalo)

  • Comentario por procato 06.06.18 | 15:44

    En estas aperturas, percibe signos de su alma espiritual. "Semilla de eternidad que en sí lleva, irreductible a la sola materia" (GS 18,1; cf. 14,2), su alma no puede tener origen más que en Dios» (CEC 33).

    xocupo( y manuel) confunde dualismo con dualidad.Por eso no admite dos principios,alma-cuerpo, ni que el alma es irreductible a la materia. Esta oclusión de ambos quieren hacerla pasar como canónica.

  • Comentario por procato 06.06.18 | 15:40

    xocupo sabe que es una falsedad acusar de dualista la visión cristiana del hombre, y ,a sabiendas, mantiene la acusación. Queda bien retratado.Catecismo nº365:"La unidad del alma y del cuerpo es tan profunda que se debe considerar al alma como la "forma" del cuerpo (cf. Cc. de Vienne, año 1312, DS 902); es decir, gracias al alma espiritual, la materia que integra el cuerpo es un cuerpo humano y viviente; EN EL HOMBRE, EL ESPÍRITU Y LA MATERIA NO SON DOS NATURALEZAS UNIDAS, SINO QUE SU UNIÓN CONSTITUYE UNA ÚNICA NATURALEZA".Si quiere seguir como falsificador, no se reprima en su triste oficio.Hay gente para todo.

    manuel debe ampliar sus interrogaciones:"Existencia de Dios: «con su apertura a la verdad y a la belleza, con su sentido del bien moral, con su libertad y la voz de su conciencia, con su aspiración al infinito y la dicha, el hombre se interroga sobre la existencia de Dios.

  • Comentario por True 06.06.18 | 15:36

    Las concordancias de M son dignas de un creyente en la astrología. Qué coincidencia, q dice mi horóscopo q voy a conocer a alguien y así ha sido... Qué cosas...!

  • Comentario por Anastasia Fernand 06.06.18 | 15:19

    Sí , Moisés, ya en el s.XIX a Kant se le veía muy oscurantista, creo y eso q no le habían aguantado más de dos siglos como nosotros . Menos mal q yo me busqué mis trucos para no leer ni una línea de él. Pero lo d Hegel està muy bien en la intención. Un poco màs y se convierte en Teilhard de Chardin.
    Procato, porfa, no arremeta contra el lóbulo parietal del cerebro, q nos quedamos sin sensibilidad, percepción, ni comprensión del lenguaje y cálculo matemático. Céntrese en el área temporal q es la del alucine místico. Pero tenga cuidado no se cargue los núcleos d la memoria, q nos quedamos sin todo lo q hemos aprendido...como las enseñanzas religiosas.

  • Comentario por Moisés 06.06.18 | 14:28

    (Sobre Hegel) "Yo afirmé que en la mayor parte escribió estupideces o por lo menos muchas partes de sus escritos eran estupideces, donde el autor pone las palabras y el lector debe poner el sentido" (Arthur Schopenhauer).

    "Kant y Hegel se especializaron en logomaquias incomprensibles, pura charlatanería pretenciosamente intelectualista. Eso ha fomentado que los profesores de Filosofía resuelvan los problemas con palabrería" (Ignacio Gómez de Liaño).

  • Comentario por Moisés 06.06.18 | 14:16

    Aire.

  • Comentario por Manuel 06.06.18 | 13:31

    “Allí también reconocí a mi lámpara, y me acerqué a saludarla, y me informé de cómo andaban las cosas en mi casa. Y ella me lo contó todo… Y allí su gobernador está asentado toda la noche y llama a cada lámpara por su nombre.” (R.V., I: 29).
    “El que entra por la puerta es pastor de las ovejas y llama a cada una por su nombre.” (Jn 10:3).

    ¿Qué piensa Vd de estas llamativas concordancias entre un célebre clásico cuya obra se estima de hacia el año 160 y dos documentos que se consideran algo anteriores?
    saludos

  • Comentario por Manuel 06.06.18 | 13:29

    Relatos verídicos incluye un viaje espacial, inaudito para aquel tiempo, en el que se dice:
    “Llegamos al lucero del alba, dejamos el Sol a nuestra izquierda y navegando pasamos casi rozando la Tierra. Pero no atracamos en ella (porque) el viento (pneuma) no nos lo permitió” (R.V., I: 27-28)
    En Hechos se dice:
    “Arribamos a Mitilene… Divisamos Chipre y lo dejamos a nuestra izquierda. Llegados cerca de Misia intentaron entrar en Bitinia, pero el Espíritu (pneuma) no se lo permitió.” (Hch 20: 13-14; 21: 3; 16: 7).
    Se quedan por la noche en el mundo de las lámparas y al día siguiente parten de nuevo. Divisan un mundo desconocido, en el que no llegan a desembarcar: “Nos asombramos al divisar la ciudad de Nubicuculia; no obstante no desembarcamos en ella. No nos dejaba el viento.”
    Y, más adelante se da otro entre RV y Juan:
    Tras bordear la Tierra, llegan a un mundo en el que sólo existen lámparas, cada una con su nombre. “Allí también reconocí a mi lámpa...

  • Comentario por Manuel 06.06.18 | 13:24

    Así es, Prometeo. Ya hablamos de esto mismo (y su precisión magistral abundó en lo dicho sobre pneuma = espíritu). Efectivamente, esa es la idea: ni el origen de un vocablo es el que se quiera, ni su uso vigente en el medievo o en la escolástica ha de imponer restrictivamente el significado ulterior de un término que deja de conceptualizarse en el sentido de su referente previo (hoy de decreciente validez).
    Podemos optar por su abandono, pero personalmente no lo estimo necesario: conservemos la riqueza de nuestro lenguaje. Yutang hallaba un placer espiritual en fumar su pipa, y varios poetas chinos hablaban del placer de los viajes, de los momentos apropiados para tomar el té (todos los cuales eran espiritualmente hermosos, ora recogidos, ora expansivos, siempre promotores de un disfrute sosegado).

    Permítame una curiosidad sobre pneuma y espíritu. se trata de un curioso plag-io (el paralelismo entre cierto relato e de Hechos y de Luciano de Samosata así lo parece):

  • Comentario por Prometeo 06.06.18 | 12:58

    El proceso de helenización del cristianismo comienza con Pablo. Éste hereda una antropología dualista de corte platonizante, con la contraposición entre espíritu y carne. Y de los gnósticos recibe la división tripartita del ser humano en cuerpo, alma (psych) o principio vital y espíritu, parte superior. De ahí la jerarquía entre "hýlicos" o materiales, "píiquicos" y "pneumáticos" o espirituales,en los que de forma mística mora el Espíritu divino y llamados a unirse al Pleroma celeste. En la filosofía contemporánea, el Espíritu secularizado no es solo subjetivo, sino objetivo, referido a las creaciones humanas ("Geist" en Hegel es todo lo que el ser humano crea a través de la historia), culminando en el Espíritu Absoluto (arte, religión y Filosofía). Del influjo hegeliano procede el "Volksgeist" romántico o las "Geisteswissenchaften" de Dilthey. Comte hablará del "espíritu positivo" y Gaston Bachelard del "espíritu científico", en referencia epistemológica al saber científico y objetivo

  • Comentario por Prometeo 06.06.18 | 12:25

    Para profundizar y aclarar la noción de Espíritu y espiritualidad, no basta el DRAE. Hay que acudir a la filología y a la Filosofía (que algunos desconocen o desprecian) para ver su evolución semántica. En efecto, el término latino "spíritus" traduce el griego "pneûma", ambos polisémicos. Partir de la visión religiosa y dualista de "lo espiritual", propia del monoteísmo judeo-cristiano, es desenfocar el problema. El significado originario de "pneûma"/espíritu, es el de aire en sentido cósmico o soplo y hálito vital propio de los seres que respiran ("pnéo"=soplar y "pnoé"=soplo). Así en Homero, en Anaxímenes o en los estoicos. Este pneûma o fuerza cósmica es material,corpóreo, inmanente y divino ("theîon"), en sentido panteísta. De este pneûma participa el ser humano. Será el judeo-cristianismo quien espiritualice el Pneûma, convirtiendo lo divino en personal y trancendente. Así, el Espíritu Santo ("Hágion Pneûma") inspira a los profetas e insufla vida espiritual a los cristianos.

  • Comentario por Renzo 06.06.18 | 11:27

    "¿no se da cuenta que la ciencia es el primer escalón del conocimiento,sobre la ciencia está la filosofía, y fronteriza, la Religión?"
    Venga Procato, repita una y otra vez la misma memez, que igual se la acaba creyendo usted y algún otro crédulo creyente.
    Es que ni me apetece rebatir las tonterías de ese calibre.

  • Comentario por Manuel 06.06.18 | 11:24

    No es lo mismo "psique" que "fantasma", aunque "alma" y "espíritu" puedan significar ambas cosas (y en inglés el vocablo es incluso más confuso, pudiéndose decir el equivalente a "Fantasma Santo"), no es necesario creer en los espectros (vocablo que sigue significando algo, en la realidad y en la ciencia), ni en los espíritus incorpóreos (ángeles, fantasmas, almas inmortales), para hablar de funciones psíquicas, o placeres psíquicos, o satisfacciones, etc.
    Para mí que esto estaba aclarado y que nadie pensará que alguien duda de que existan no sólo incentivos y gratificaciones "espirituales" (además de bebidas espiritosas), sino personas que los disfrutan más a fondo y dedican más tiempo a este tipo de experiencias sutiles o al desarrollo personal, al amor, al gozo asociado al arte, etc. Y que nada de esto está necesariamente relacionado con creer que la vida sigue, con ser creyente en Dios, etc. Claro que para mucha gente sí. Pero para mucha otra no.

  • Comentario por Moisés 06.06.18 | 11:04

    Muy de acuerdo, J.P .Es necesario aclararlo y concretarlo.

  • Comentario por procato 06.06.18 | 10:48

    manuel, su problema es que ve cosas buenas, múltiples manifestaciones de amor, aplicaciones diversas de la justicia, pequeñas paces y pactos aquí y allí, fragmentos de verdades en la ciencia,la filosofía, sentido común...y se le escapa el origen del amor,la paz, la verdad. Es como si Ud. observa un rayito de sol que entra en su habitación por una pequeña ranura y se niega a admitir que ese rayito tiene su origen fuera de la habitación, y en la ranura. Para defenderse llama en su auxilio a la ciencia para que certifica su autoencerrona. anastasia también viene en su ayuda soltando la tinta de calamar de zonas neuronales ,parietales, y etiquetando de basura, por su odio a la verdad, el mejor patrimonio de la humanidad.
    manuel,¿no se da cuenta que la ciencia es el primer escalón del conocimiento,sobre la ciencia está la filosofía, y fronteriza, la Religión?. Vuelvo a recomendarle el texto de San Agustín más abajo, todavía no desaparecido, y que debe leer a diario.

  • Comentario por Manuel 06.06.18 | 07:39

    J.P. Alma = Psique # Espíritu inmortal
    ¿Hay alguien, científico o no, materialista o no, que niegue la existencia de la psique o de las funciones psíquicas?
    La satisfacción ligada al amor, al desarrollo personal, a la armonía interior, a la comunicación profunda, a las vivencias intensas y agradables que llamamos "espirituales" -como en otro tiempo se considerarn la vida, el vino, el viento o el pensamiento y las emociones- o con vocablos sustitutos como a veces "psíquicos", existe, y no la niega nadie, aunque no creamos en ningún órgano espiritual que nunca muera...

    El artículo comenzaba distinguiendo entre dos modos de usar la palabra materialista. Precisamente para evitar malentendidos, sofismas y falacias.
    Tenemos,en fin, diferente espiritualidad, los gustos,las aficiones,las funcionalidades y los usos nos definen. Y no importa que se sea creyente o no.
    DRAE es claro. Y los demás argumentos también lo son

  • Comentario por J.P. 06.06.18 | 06:27


    Y todo, a fin de cuentas, se reduce a una cosa: que hay algo más que la materia en los seres vivos. Ahí lo tiene: una fuerza, un principio, etc. y su extensión desde ahí a otras expresiones (el alma de la fiesta, tremendamente obvio).

    Ahora, defíname esa fuerza, ese principio, etc. desde la ciencia. La mide, la pesa y la localiza. Teólogos de todo el mundo le darán las gracias. Y se llevará el nobel, nada menos.


  • Comentario por J.P. 06.06.18 | 06:23

    Que dí, Manuel, que puede retorcer las palabras cuanto guste, pero no tenemos alma.

    Que alma como sinónimo de vida humana es obvio porque se pensaba que solo los hombres tienen alma. Etc.

    Que de piro obvio da auténtica vergüenza descender a niveles de parvulitos.

    Así que no, no cuela.

    No tiene alma, ni espíritu ni espiritualidad.

    Pero que lo entiendo, ¿eh? Que uredes siguen anclados en la superioridad del espíritu sobre la materia, les parece prestigioso y lo quieren pervertir convirtiéndolo, además, en definición de lo que le mola hacer, leer, escuchae, etc.

    Un fenómeno muy conocido

  • Comentario por Anastasia 05.06.18 | 23:11

    Estoy por supuesto de acuerdo en que lo q cambia es la cultura, pero sì afecta al desarrollo de unas zonas cerebrales u otras, debido a la funcionalidad. La practica de un instrumento musical produce el crecimiento de conexiones neuronales en zonas temporales y parietales, por ej. Los cazadores recolectores y es famoso que los taxistas tienen más cantidad de neuronas espejo q los q no somos cazadores recolectores o taxistas. Las zonas del cerebro crecen o menguan según usos, desusos, enfermedades etc en sentido de más y menos volumen. Por ej el stress mata muchas neuronas de memoria en el hipocampo, luego esa zona disminuye en masa. Los hombres primitivos tendràn quizás más" hinchadas" zonas de percepción, y límbico. Nosotros supongo q zonas del área prefrontal. Y adems variará de unos humanos a otros. A lo mejor el cerebro d un chamàn muestra diferencias d masa funcional respecto al principal guerrero de la tribu. El cerebro es un organismo.

  • Comentario por Manuel 05.06.18 | 22:48

    En realidad, nuestro cerebro no ha cambiado en los últimos milenios... Lo ha hecho la cultura. No nuestra capacidad de aprendizaje (ni otras capacidades intelectuales o emotivas), ni nuestra plasticidad, tampoco nuestros temores y anhelos básicos, ni nuestra base genética.
    Ha cambiado el contenido explícito que define la cultura: la infraestructura propia de un estado moderno, las exigencias de un mundo alienante, competitivo, materialista, cosificante... También la parte superestructural: ideológica, religiosa, política, la cosmogonía culturalmente heredada o de grupo, los hábitos familiares, los "gustos" y esperanzas predominantes...
    Pero las estructuras cerebrales vienen siendo las mismas hace muchos milenios. Desde que apareció nuestra especie, y en buena medida lo eran en las inmediatamente precursoras.
    El contenido de la emotividad sí tiene mucho de cultural. Desde el romanticismo ha cambiado radicalmente. Fue un revulsivo, junto al humanismo ilustrado

  • Comentario por Anastasia 05.06.18 | 22:12

    Yo creo q la espiritualidad primitiva residía mucho más en la zona límbica que la nuestra. Nosotros utilizamos bastante más el cerebro ejecutivo hasta para algo tan emocional como ese sentimiento de elevación o comunión. Digamos q nuestra espiritualidad està por lo común mucho más intelectualizada, en mi opinión. Aunque como siempre tenga q incidir siempre ese control prefrontal en esa zona límbica de la memoria, lo onírico, y la emotividad.

  • Comentario por Albatros 05.06.18 | 21:09

    Moisés, a ver si va a tener Vd., razón y aquellos seres ( me refiero a los de la Vieja Europa), con las glaciaciones, poco sol verían.
    Mira que soy despistado!🤷‍♂️🤷‍♂️🤷‍♂️

  • Comentario por Manuel 05.06.18 | 20:57

    Alma racional.
    Alma: (sólo sus acepciones 2ª y 12ª son religiosas o se refieren a esa parte inmaterial e incorpórea, en general viene a significar vida, sentimiento, intensidad, corazón, identidad, intimidad...)
    1. f. Principio que da forma y organiza el dinamismo vegetativo, sensitivo e intelectual de la vida.
    3. f. Vida humana.
    4. f. Principio sensitivo que da vida e instinto a los animales, y vegetativo que nutre y acrecienta las plantas.
    5. f. Persona, individuo, habitante. U. m. en pl. Una población de 20 000 almas. U. t. en sing. en frs. negs. No se ve un alma en la calle.
    6. f. Sustancia o parte principal de cualquier cosa.
    7. f. Viveza, espíritu, energía. Hablar, representar con alma.
    8. f. Aquello que da espíritu, aliento y fuerza a algo. El amor a la patria es el alma de los Estados.
    9. f. Persona que impulsa o inspira algo. Fulano fue el alma del movimiento.
    12. f. ánima
    También es sinónimo de "corazón" en va...

  • Comentario por Manuel 05.06.18 | 20:51

    Claro que se puede evitar el uso de la palabra "espiritualidad" y sustituirla por otra, siempre que se entienda que no se refiere a "intelectual". Una vivencia "espiritual" no es exactamente "intelectual", sino emocional en un sentido psíquicamente relevante (puede ser amor, emoción ante una obra de arte o musical, disfrute íntimo de disfrutar de la compañía de un hijo que crece, aprende, se relaciona bien, se divierte..., y para Lin Yutang, en sus momentos más espirituales disfrutaba de una pipa, de una taza de té o de conversacion amistosa... Maslow sabía de esto, y los filósofos griegos en general.

    Volviendo al DRAE:
    Espiritualidad:
    1. f. Naturaleza y condición de espiritual.
    3. f. Obra o cosa espiritual.
    4. f. Conjunto de ideas referentes a la vida espiritual
    Espiritual:
    1. adj. Perteneciente o relativo al espíritu.
    2. adj. Dicho de una persona: Muy sensible y poco interesada por lo material.
    Espíritu:
    2. m. Alma ra...

  • Comentario por Anastasia Fernand 05.06.18 | 20:48

    Yo creo q la espiritualidad está siempre en el sujeto, no en el objeto. Es una manera d aprehender una situación o elemento del mundo de forma q la persona se siente sobrepasada, envuelta por ellos en forma de un fluir deleitoso y a la vez inabarcable del todo o inagotable. Si esa situación u objeto en q se fija el sujeto se refiere al origen radical de la vida o relación con entes o fuerzas imaginados como creadores y providentes, se crea la religión. Una posible faceta de esa espiritualidad es entonces la adoración. Claro, se pueden adorar a más cosas y personas q a los dioses.

  • Comentario por Manuel 05.06.18 | 20:43

    Del concepto "espiritualidad" hemos hablado ya.
    Por un lado, remitiendo al propio DRAE
    Por otro, a obras modernas (Compte-Sponville: El alma del ateísmo. Introducción a una espiritualidad sin Dios) y no tanto (Lin Yutang: La importancia de vivir; Epicuro: atara-xia, referencia a placeres espirituales)
    Por otro, a que la propia evolución de los conceptos transforma su valor semántico sin implicar la desaparición del vocablo: el vocablo continúa, el concepto se amplía o asume un nuevo valor derivado del conocimiento en desarrollo.
    Y no sólo: aunque el significado previo de algunas palabras se conserva, adquiere un valor simbólico, esto es, un sentido metafórico. Por ejemplo: "corazón". Sabemos que no residen nuestras emociones ni nuestros sentimientos en dicho órgano. Y el caso es que podemos decir (sin merecer por ello ser denunciados por inexactos ni anti-científicos) "lo siento de corazón", "me rompe el corazón", "me duele el alma", etc.
    Claro que se le p...

  • Comentario por Moisés 05.06.18 | 19:53

    No tome a mal, ALBATROS (18:09), lo que escribo a continuación; tómelo por donde no quema: como una broma.

    Dice Vd. lo de "raquítico" y yo tengo oído (aquí hay médicos para corregirme, si es preciso) que el raquitismo es una enfermedad debido a carencia de vitamina D, y ésta se consigue, aparte la dieta, por la luz solar. Me aprovecho de que la vitamina citada se nombra por la inicial de la palabra Dios (en castellano). Y siguiendo el hilo y llevándolo interesadamente al aspecto "espiritual" que se ha mencionado, copio a Chesterton:

    "No pueden ser cristianos y no pueden dejar de ser anticristianos". "Viven todavía a la sombra de la fe y han perdido su LUZ".

    Pues eso.

  • Comentario por Koukouvagias 05.06.18 | 19:06

    Pues si. En el V milenio antes de Cristo, por no remontarnos mas atrás, los seres humanos dejandro muestras de su espiritualidad a través de su arte

  • Comentario por Elifaz 05.06.18 | 18:19

    Lo veo como J.P.

    O sea que han inventado la esperitiualidad....sin espíritu, porque todo es materia; y ya puestos un nuevo "humanismo" que al parecer es como una nueva religión pero sin Dios. Toma ya !!! Lo que hay que ver.

    Menos mal que nosotros llevamos ya dos mil años desechando cosas raras y no nos pilla de sorpresa. A ver dentro de otros dos mil lo que queda de todo esto.




  • Comentario por Albatros 05.06.18 | 18:09

    Exactamente, Manuel. Pensar que solo se lleva a lo sublime por Dios, Alá etc., es raquítico

  • Comentario por J.P. 05.06.18 | 18:08

    ¿Con una? Habrá quien hable desde su religión, no como la única.

    El síntoma es que asumen espiritual como algo superior, más elevado y se apropian del término por su prestigio. Heredado de dualidad alma (superior)-cuerpo (mero barro). Pero desde un punto de vista físico, esto no existe, por más listas que ponga cada uno de lo que le gusta hacer para luego ponerle la etiqueta de espiritual. No hablan sino de actividades intelectuales (veríamos si de verdad considera su actividad como espiritual cualquieraque se haya dedicado a ls investigación científica, y por ende a expandir el conocimiento científico) de mayor o menor valor añadido, por así decirlo.

    Y ya como me hable de trascendencia desde un punto de vista meramente físico, me retuerzo de la risa.

    "Soy un ateo mú espiritual". Sí, los cojones. "Con inquietudes intelectuales elevadas". Ah, bueno, haber empezado por ahí.

  • Comentario por Manuel 05.06.18 | 17:16

    O con la religión, en general, Albatros.
    Puede relacionarse, claro. Pero no necesariamente. De eso va el artículo.
    Hay momentos es espirituales, personas espirituales, placeres espirituales, dedicaciones o actividades espirituales...
    Y pueden relacionarse con las creencias religiosas que se tengan o no, como pueden hacerlo con la contemplación del universo, con la familia, las artes, la naturaleza, el amor...

Solo se muestran los últimos 40 comentarios

Miércoles, 21 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930