Humanismo sin credos

CUESTIONES QUODLIBETALES: HUELGA FEMINISTA / b

04.03.18 | 12:00. Archivado en PROMETEO

La mujer es un animal de cabellos largos e ideas cortas (A. Schopenhauer)
No se nace mujer, se llega a serlo (Simone de Beauvoir)

============================================================

El término “sexismo” no se refiere a una hipertrofia de la sexualidad en cualquiera de sus formas, sino a la discriminación social de las personas por razón del género o cualquier situación de dominación de un sexo sobre el otro.

Este vocablo comenzó a utilizarse en EE. UU. a mediados de los años sesenta, en analogía con el término racismo, que denota toda discriminación por razón de etnia o raza. Si el racismo es un prejuicio que afirma la existencia de razas humanas o etnias superiores e inferiores, el sexismo es un prejuicio que sostiene la superioridad de un sexo sobre el otro, normalmente la del hombre sobre la mujer (en esto coincide con el popular machismo).

El sexismo puede manifestarse en ideas y creencias a nivel ideológico, pero también en actitudes o conductas y también en el mismo lenguaje, en cuanto vehículo del pensamiento.

Por ejemplo, no es difícil ver rasgos sexistas en la asimetría semántica de expresiones tan corrientes como “hombre público”, dedicado a la política o “mujer pública”, dedicada al oficio de la prostitución. De forma similar, hay asimetría semántica sexista entre el indefinido “fulano” y “fulana” (mujer de mala vida) o cuando se califica algo de “cojonudo” con un juicio de valor positivo y “coñazo”, con connotación negativa. Sexista es también calificar a la mujer como “sexo débil”.

El término “androcentrismo” se ha construido en analogía con etnocentrismo y es un prejuicio que considera el varón como el centro axiológico del universo y sitúa a la mujer en la periferia. Así, el varón sería superior y medida de todas las cosas, de forma semejante a como el etnocentrismo afirma una etnia o cultura como superior a todas las demás.

La visión androcéntrica del mundo, lo mismo que el machismo, aunque es un rasgo hegemónico en los hombres, puede afectar y afecta también a las mujeres. Desde hace milenios, el androcentrismo contaminó el pensamiento humano, en el ámbito religioso, teológico, literario, filosófico e incluso científico. Lo analizaremos con detenimiento.

Para significar las relaciones de poder entre los dos sexos, los estudios de género, especialmente en el campo de la antropología cultural, utilizan el término “patriarcado”. Etimológicamente significa el poder o gobierno del padre, pero su significado es bastante más amplio. Consiste en el sistema histórico de dominación masculina, basado en la autoridad, privilegios y hegemonía del varón (no sólo del padre) en todos los ámbitos de la vida, principalmente en la pública, pero también en la privada.

En el siglo XIX, Federico Engels, basándose en la hipótesis de Bachofen sobre un primitivo “matriarcado”, sostuvo la existencia de sociedades matriarcales. Sin embargo, la investigación posterior de numerosas culturas a lo largo del s. XX, también en el ámbito de la antropología feminista, demostró, como señala Marvin Harris, que todas las sociedades y culturas fueron patriarcales.

La tesis de la universalidad del patriarcado desbancó el mito romántico del matriarcado, lo que no niega la existencia de sociedades matrilineales, un concepto diferente.

En cuanto al término “feminismo”, está muy extendida una definición tergiversada que lo concibe como una especie de “machismo de signo femenino”, como revancha de las mujeres frente al poder de los hombres. El feminismo es por un lado una ideología que defiende la igualdad de derechos entre hombres y mujeres en todos los ámbitos sociales, pero simultáneamente es un movimiento social, básicamente femenino pero también masculino, que lucha por la emancipación de la mujer del secular dominio patriarcal o poder del varón.

En el ámbito teórico, se distingue entre un feminismo de la igualdad, el más extendido, y un feminismo de la diferencia. El primero es heredero directo del pensamiento de la Ilustración y reivindica la igualdad real de oportunidades entre hombres y mujeres, en oposición a las desigualdades y diferencias jerarquizadas de género creadas por el sistema patriarcal.

Trata de defender la igualdad de derechos, no la igualdad de identidades. Conviene no confundir la igualdad con la diferencia de identidades (¡viva la diferencia!). El derecho a la diferencia no puede implicar derechos diferentes, pues ello comportaría desigualdad.

Para el feminismo de la igualdad, hombres y mujeres deberían construir su propia identidad personal con independencia de los roles y estereotipos de género. Los roles de género son los atributos y comportamientos esperados de las personas en función del sexo al que pertenecen. Los estereotipos de género son clichés o creencias sobre presuntos rasgos que pertenecen por naturaleza a hombres y mujeres. Por ejemplo, las mujeres son emotivas y los hombres racionales (“los hombres no lloran”).

El feminismo de la diferencia, en cambio, trata de superar el feminismo ilustrado de la igualdad formal de derechos por imitar el modelo masculino dominante. Frente a él propone un modelo alternativo basado en valores diferentes propios de las mujeres, como la sensibilidad, la emotividad, el cuidado, la ternura o la paz frente a la agresividad histórica del varón.

Desde otra perspectiva más utópica, este feminismo lucha igualmente por la emancipación femenina del omnipresente poder patriarcal.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por J.P. 05.03.18 | 22:47

    Exacto, una vez más.

  • Comentario por true 05.03.18 | 21:12

    Vaya, JP, a ver si no vamos a estar a la altura de los estereotipos y nos buscamos un disgusto...!
    Bueno, con lo fácil que es comprender que todos somos personas diferentes y todos tenemos derecho a elegir nuestro futuro con libertad y a la igualdad de oportunidades, sin que nadie nos cuelgue la etiqueta de lo que somos o no somos o de lo que podemos o debemos ser. Los derechos son de los individuos, de las personas, sin más.

  • Comentario por J.P. 05.03.18 | 21:04

    Comentario por Moisés 05.03.18 | 14:53
    [...] la intemperancia del Blogger al referirse a J.P. (y no es la primera vez que dice lo mismo al mismo).


    Moisés: bueno, entra en el juego de la discusión. Mientras no se pierdan las formas, yo no lo tengo en cuenta.

    Y si tenemos en cuenta que el valor del varón es la agresividad, quedaría explicado ;)

  • Comentario por J.P. 05.03.18 | 20:43

    Comentario por true 05.03.18 | 19:49
    [...] lo que ha criticado JP era una idea "feminista" que no creo que sea creación de ninguno de los presentes


    Exacto, True. Exacto.

    O es falta de comprensión lectora o ganas de semtirde insultado.

    Hombres y mujeres tenemos diferencias. Sí. Como yo soy diferente a mi padre. Y ninguno agresivo, por cierto. Servidor, además, cobardón. ¡Fíjate tú!


  • Comentario por true 05.03.18 | 20:29

    Me estoy precipitando como el blogger... :)
    Se trata de una crítica sensata, por parte de JP. a una idea estúpida. Sé q es obvio, pero por si la sintaxis...

  • Comentario por true 05.03.18 | 20:20

    Menos lobbies...caperucitos!
    (a buen entendedor...)

  • Comentario por true 05.03.18 | 20:17

    En definitiva, la "laya" es la de manuel, por lo visto, q no pierde ocasión -lo del blogger lo considero más precipitación, la de quien no se ha fijado bien. Lo de manuel es vocacional, demostrar su calaña con esos discursos hipócritas sobre lo malosos que son los demás comentaristas.
    Pues no, oigan, se trata de una crítica sensata a una idea estúpida por parte de JP, mientas q lo de vds es su intransigencia de siempre a quien no "piense" como vds al q insultan sin ton ni son.
    Si alguien tiene motivos para sentirse indignada es cualquier mujer que pase por aquí y vea q la quieren tomar por tonta con una vuelta a los estereotipos descarada q intentan ocultar tras una supuesta discriminación positiva que me parece también escandalosa y absurda. Lo q hay q hacer es tener en consideración la opinión de todos, especialmente las mujeres a las q tradicionalmente no se las ha escuchado. Solo falta q recorten la igualdad de derechos y oportunidades con sus estereotipos.

  • Comentario por true 05.03.18 | 20:05

    Pero lo que está claro es que hay que defender la igualdad de derechos y de oportunidades de todas las personas sean altas o bajas, varones o mujeres, blancos o negros etc.
    Y eso no significa uniformidad ni adaptación de los grupos tradicionalmente discriminados a las exigencias de las élites tradicionalmente discriminadoras, sino todo lo contrario: la exigencia de construir una sociedad para tod@s entre tod@s en beneficio de tod@s y sin ningún tipo de estereotipo.
    Todavía me acuerdo del cartel del año pasado en el q el ser niño o niña no dependía de la biología sino por lo visto según el dibujo de que se eligiera llevar el pelo largo o corto (esa era la diferencia= Solo falta añadir a niña persona con el pelo largo lo de las ideas cortas y ya estamos en lo de siempre. No, ser niña es serlo biológicamente, solo q eso no supone ninguna discriminación ni ningún estereotipo añadido. La niña es tan persona como el niño y entre todos tenemos q construir la sociedad.

  • Comentario por true 05.03.18 | 19:58

    Por tanto frente a una crítica acertadísima de JP a la vuelta a los estereotipos el blogger, manuel y cía reaccionan como si la idea fuera suya y fuera intocable.
    Pues no, es una trampa mortal para el feminismo y es una idea de lo más estúpida y si dejamos que nos las cuelen es que somos tan tontas q lo merecemos.
    Así que menos blablabla q si marvis dijo que si patatín q si patatán. Estupideces sobre las sociedades primitivas se han contado a tutiplén también, pero en nada afectan a la actualidad.
    Moisés, lo raro es q no le hayan contestado que como somos primates y además carecemos de libre albedrío es normal que instintivamente el macho alfa se imponga a los demás machos y las hembras y prime la fuerza bruta, con lo cual, evidentemente lo llevamos claro.
    Si en su obsesión por nuestra animalidad a los hsc les diera por comparar el sentido de nuestra vida con el de los caballitos de mar, pues le iría mejor a las mujeres, y si se tratara de mantis religiosas...

  • Comentario por true 05.03.18 | 19:49

    El blogger y manuel etc se dan por aludidos como tontos, sin embargo, lo que ha criticado JP era una idea "feminista" que no creo que sea creación de ninguno de los presentes, pero como idea feminista es de lo más tonta, efectivamente.
    Está claro q esa vuelta atrás a los estereotipos y los "igualitarismos amontonados" a las mujeres no las va a beneficiar, mientras que el tratamiento de persona en igualdad de condiciones con todas las personas, con derecho a asociarse con otras personas que tengan sus mismos problemas para intentar solucionarlos, es mucho más efectivo. Naturalmente q esta asociación puede ser con otras mujeres q tengan niños pequeños, remarcando q estas circunstancias son de interés también para los padres de las criaturas y para toda la sociedad; pero igualmente puede asociarse con todos y todas los que se dediquen al negocio de la lavandería si ese es su campo y se encuentran discriminados. Creo q esto está clarísimo.
    Fuera los estereotipos!

  • Comentario por Manuel 05.03.18 | 19:37

    Corrigiendo un baile de proposiciones:
    Lo que Marvin Harris halla es una enorme diferencia ENTRE las sociedades estatales y las preestatales, con una máxima igualdad EN las sociedades de cazadores y recolectores (actuales o paleolíticas).

    Aprovecho para dar la reseña y el desacuerdo del autor con algunas "antropólogas feministas": "no puedo estar de acuerdo con Eleanor Leacock y otras antropólogas feministas que afirman que en las sociedades cazadoras-recolectoras los papeles sociales atribuidos a cada sexo son completamente igualitarios. Mi interpretación de los datos etnográficos indica que, en los ámbitos políticos de la adopción de decisiones y la resolución de conflictos, los varones poseen una ventaja, leve pero significativa, sobre las mujeres en todas las sociedades cazadoras-recolectoras."
    Marvin Harris: "Nuestra especie" Alianza Editorial, S. A.; Madrid, 1991.
    Original: "Our Kind", 1989.

  • Comentario por Manuel 05.03.18 | 19:29

    "Creo que se debe al monopolio masculino de la fabricación y uso de armas de caza, combinado con las ventajas del varón en cuanto a peso, altura y fuerza muscular. Entrenado desde la infancia para cazar animales de gran tamaño, el hombre puede ser más peligroso y, por lo tanto, desplegar una mayor capacidad de coerción que la mujer cuando estallan conflictos entre ambos."
    Luego va desarrollando esta idea y le da un buen repaso a lo históricamente sucedido desde un estadio a otro (diversos estadios de los anteriores según la presión medioambiental --> sociedades agrarias o/y de pastores --> estados prístinos o primeros estados tradicionales...) hasta dar en la situación de la mujer en diversas sociedades estatales (peor cuanto más beligerantes, cuanta más competitividad, cuanta más estratificación social, cuanto menos recursos alimentarios per capita, etc.) La primera parte de esa evolución es bastante igualitaria, los primeros jefes no lo son tanto (por resumir)

  • Comentario por Manuel 05.03.18 | 19:21

    Yendo al tema que Vd plantea, Moisés, yo relativizaría la mayor. De hecho, es lo único del artículo que me chirrió y lo que sí hubiera merecido mayor explicitación. Claro que podía llegar mañana o pasado.
    Lo que Marvin Harris halla es una enorme diferencia en las sociedades estatales y las preestatales, con una máxima igualdad entre las sociedades de cazadores y recolectores (actuales o paleolíticas).
    Digamos que las mujeres de esas sociedades tienen prácticamente los mismos derechos que los hombres. Esta igualdad que otros antropólogos consideran completa, Marvin Harris la considera "casi completa", aunque no del todo; para lo cual hila fino. Y plantea la pregunta:
    "¿Por qué son las mujeres en las sociedades cazadoras-recolectoras casi pero no del todo iguales a los hombres en los ámbitos de la autoridad política y la resolución de conflictos?"
    Que luego responde en relación con el tema "guerra":
    Creo que se debe al monopolio masculino de la fabricación y...

  • Comentario por Manuel 05.03.18 | 19:15

    Moisés:
    Sin duda la frase: "Un tonto, o una tonta, más y nos caemos al mar", ha sido interpretada -dado que va tras lo que parece ser expresión de un desacuerdo visceral con una frase del profesor Protemeo- como un insulto (consistente en considerar tonto al articulista y llamárselo públicamente así).
    Por mi parte veo el artículo impecable y no pensé que nadie le pudiera poner una pega. Pero, si entiendo bien, se echa en falta, tras "el modelo masculino" y ante el calificativo "dominante", la palabra "tradicionalmente" o "de cliché"; y, de nuevo entre "valores diferentes" y "propios de las mujeres" (faltaría explicitar: "tradicionalmente considerados"); y otra vez entre "agresividad histórica" y "del varón" podría ponerse "popularmente asignadas (al)".
    Pero para mí que se entendía perfectamente lo que se quería decir; que además lo explicita de nuevo y que ningún desacuerdo de ideas merecería un calificativo anti-personal de esa laya.
    En fin, son cosas que vemos...

  • Comentario por Moisés 05.03.18 | 17:15

    Si al Blogger le parece mal lo que escribo a continuación, me parecerá bien que lo borre. En realidad no es asunto mío pero como me dijo que yo me dedico a sacar punta a los alfileres (mi palabra de que nunca lo he hecho)...

    Dice el Blogger a las 09:28 que J.P. (...) insulta. Pero resulta que, por lo leído (si lo he leído -y entendido- bien) sólo se insulta a sí mismo: por "corto" y por "estólido". Y si una persona se insulta a sí mismo ¿quién se lo puede echar en cara?

    Algo no está bien: o las entendederas o las explicaderas.

    Buenas tardes

  • Comentario por Moisés 05.03.18 | 14:53

    Aunque no sea lo más importante (ni lo más raro) en este blog, en mi modesta opinión, es lo más destacable la intemperancia del Blogger al referirse a J.P. (y no es la primera vez que dice lo mismo al mismo).

    Por otra parte en esas notas del Blogger, llama la atención que apoye la "Diferencia" en toda una asignatura de una carrera universitaria, de modo que podría entenderse que quiere decir que hasta que no llegaron esos estudios reglados y superiores, nadie se había dado cuenta de que la mujer es diferente al hombre. "Llaneza (...) no te encumbres, que toda afectación es mala".

    Mi interés: no se ha comentando el POR QUÉ (...) de que "TODAS las sociedades y culturas fueron patriarcales"

    Menos mal que PROMETEO nos asegura que "algún día explicaremos esta ética neocontractualista". Más que nada lo copio para tranquilidad de TRUE:-) (aparte la mía, tan necesitada de ilustración, prometeica especialmente si puede ser).

    Llueve.

  • Comentario por true 05.03.18 | 14:16

    Si el problema de la conciliación de familia y trabajo es más propio de la mujer no se debe solo a q en la primera infancia es natural que la mujer se ocupe de la criatura - eso es un tema de interés general que la sociedad debería valorar, en la línea q señaló Moisés. Se debe también a que se espera que la mujer se ocupe de la familia a todas las edades y eso es lo que debería modificarse de modo que la necesidad de conciliar familia y trabajo afecte por igual a todos y que todos tengan interés en que eso se solucione del mejor modo posible.
    La cuestión es tener en cuenta las necesidades y los intereses de todas las personas.
    Y no me parece bien q se haga una huelga solo femenina, pues creo que los avances de las mujeres son producto de la concienciación de varones y mujeres, q actúan como personas en defensa de otras personas.

  • Comentario por true 05.03.18 | 14:04

    Q la mayoría de las niñas quieren jugar con muñecas, perfecto, pero sin q nadie determine lo q son juguetes para niñas de antemano, q ya elegirá el camión si le gusta más.
    Q un niño quiere llevar tutú, pues q lo lleve - sin necesidad de decir esa tontería de q es una niña en un cuerpo de niño, será un niño q quiere llevar tutú, aunq la mayoria de los niños no quieran llevarlo, pero no va a seguir alimentando el estereotipo de q lo femenino es llevar tutú. Y es q se ha puesto de moda decir que lo femenino no es ser mujer biológicamente sino responder al estereotipo de mujer de toda la vida (no lo llaman así, pero eso es, en definitiva). Con lo fácil q sería decir simplemente q las personas independientemente de q sean biológicamente varones o mujeres pueden vestirse como quieran o hacer lo que les dé la gana sin q nadie les asigne un rol de antemano.
    Otra cosa es q la diferencia biológica lleve a tener unos problemas e intereses específicos, como señaló Moisés, pero aun así ...

  • Comentario por true 05.03.18 | 13:55

    JP tiene toda la razón. Es obvio que la tiene.
    El feminismo de la diferencia sí implica retomar los roles femeninos tradicionales o como mínimo no avanzar en la dirección de la libertad de las personas para elegir el rol que quieran sin discriminaciones de ningún tipo ni por su sexo ni por el color de su piel ni por nada de nada.
    Otra cosa sería el feminismo personalista de las diferencias entre todas las personas.
    Recuerdo en mi infancia haber oído decir a mi padre, nada machista en el mal sentido de la palabra, que una mujer no podía ser juez porque eran demasiado tiernas, maternales, afectivas... Si no le hubiera demostrado la realidad y la estadística pocos años después que no tenía razón aún lo seguiría diciendo.
    De modo q se acabó lo de definir en "igualitarios amontonados" y la alternativa no es q las mujeres pasen del estereotipo femenino a asumir el masculino, la alternativa es q cada mujer sea como es y no 1 estereotipo y haga lo q decida cada 1 hacer.

  • Comentario por Prometeo 05.03.18 | 13:02

    El feminismo de la diferencia no implica retomar los roles femeninos tradicionales. Todo lo contrario. Importantes filósofos como Marcuse o Habermas lo defendieron, como alternativa axiológica. Y en España, entre otras muchas, la neoaristotélica Victoria Camps. Sin duda, el derecho a la igualdad básica de todos los humanos, no solo de los géneros, es y debe ser previo a la reivindicación de las diferencias. Y así sucedió históricamente con los feminismos: primero la iguadad legal, luego las diferencias, pero no para copiar los modelos varoniles y machistas. Ambos feminismos parten de la premisa previa del derecho a la dignidad de todas las personas. Primero humanos, luego, hombres o mujeres, nacionales, creyentes, ateos etc. Por cierto, la Ética de la justicia de J. RAWLS, pensada para las sociedades democráticos, tiene un fundamento racional, no metafísico ni teológico, propio de las teocracias, judía, cristiana o islámica. Algún día explicaremos esta ética neocontractualista.

  • Comentario por J.P. 05.03.18 | 10:42

    Añadiremos que esa solemne estupidez de "igualitarios amontonados" (des)califica a quien la escribe, caballero. Yo pienso en personas; otros piensan en mujeres tiernas y sensibles y varones machotes y echaos palante muagrwsivos. Ni quiero pensar como calificará usted al varón que no encaje en este esterotipo. Miedo me da saberlo. ¿Ve? Miedo. Yo no encajo. ¿Cómo me va a llamar desde la atalaya de su virilidad?

  • Comentario por J.P. 05.03.18 | 10:07

    Blogger: he entendido perfectamente lo que han escrito. No insulto, califico. Y no he dicho en ningún momemto que semejante ocurrencia sea suya o de otro.

    Habrá especificidades según las personas pero decir que lo uno es de unas (hale, sin sordina, sin matices, madre amamtísima y esposa tierna y sensible) y lo otro, agresividad, es lo que califica al varón. Claro que, viendo su respuesta ennegritocabreada, debe creer que todos somos iguales a usted. Criatura.


    Y pierda cuidado... Señores... Sí, somos legión, no te jiba.

  • Comentario por [Blogger] 05.03.18 | 09:33

    Por otra parte, señores JP, aunque se hable de que hombres y mujeres deban disfrutar de los mismos derechos, no se puede negar que hombres y mujeres son diferentes. Toda una asignatura hay en la carrera de Psicología hablando de ello --Psicología Diferencial-- para que vengan los igualitarios amontonados a hablar de "consagración feminista de los roles tradicionales". ¡Pues claro! porque hombres y mujeres no son iguales. Podríamos hablar de "complementarios" o así, pero esta es otra historia.

  • Comentario por [Blogger] 05.03.18 | 09:28

    J.P., primer "comentador", entiende mal lo que le escriben (y saca de contexto citando) y por ello insulta. ¡Pero insulta lo que no entiende! Cuando uno no entiende lo que le dicen, se insulta a sí mismo por "corto" y si luego insulta lo que no entiende, se insulta a sí mismo por "estólido".

  • Comentario por true 04.03.18 | 20:09

    Me tranquiliza Moisés. :)
    Buenas noches a tod@s.

  • Comentario por Moisés 04.03.18 | 15:26

    Afortunadamente en nuestro blog no tendremos problema para enterarnos cumplida y correctamente, ya que PROMETEO nos promete: "lo analizaremos con detenimiento".

  • Comentario por Moisés 04.03.18 | 15:18

    destacar que un problema enorme para el futuro social, en todos los sentidos, es la escasa natalidad (para lo que se necesitan madres... por ahora al menos). Es preciso, pues, al menos en nuestras sociedades occidentales, que las mujeres tengan más hijos. No olvidar que esos hijos precisan de cuidados sustanciales y delicados y, si las madres trabajan fuera de su domicilio durante los primeros años de los niños ¿serían apropiado y ventajoso que los cuidara "la tribu" más o menos organizada?

    Por otra parte, da la sensación de que en algunos "colectivos" (como se suele decir) ha perdido importancia y dignidad la de ser madre.

    Pero sin olvidar, reitero, que la mujer por el hecho de serlo y sin otras connotaciones sociales, tiene iguales derechos que el hombre.

    El problema es ¿cómo se lleva eso a la práctica real en el mundo en que vivimos?

    ...

    Muy de acuerdo con lo que dice TRUE. Sin olvidar lo que dice sobre J.P.

  • Comentario por Moisés 04.03.18 | 15:10

    Ante todo: cualquier humano, sea hombre o mujer, tienen los mismos derechos y dignidad. Absoluta igualdad en ese sentido.

    El problema es POR QUÉ no ha sido así, sino que "TODAS las sociedades y culturas fueron patriarcales". Dejemos a un lado lo que parece ser un mito griego: las amazonas. Convendría pensarlo adecuadamente, sin apasionamiento.

    Por otra parte, y en España, al menos, tengo la idea de que todos los puestos de trabajo "públicos", dependiendo del Estado y sus Organismos dependientes, cobran y trabajan lo mismo: maestros, médicos, etc.

    En las empresas privadas (muchas de ellas al menos) parecen que tienen el problema de que las mujeres pueden quedar embarazadas y parir humanos, con lo cual es más fácil que dejen de trabajar cuando las precisen. Es claro que eso se podría subsanar (o, al menos, mejorar mucho) si el Estado facilitara la cuestión desde el punto de vista económico de la madre. En ese sentido es importantísimo destacar que e...

  • Comentario por true 04.03.18 | 12:43

    No me disgustaba el post hasta que me topé con lo que señala JP en su comentario.
    Totalmente de acuerdo con JP.
    Y lo que no tiene en cuenta el autor al hablar del feminismo de igualdad es que no se trata de uniformizar a todos los seres humanos y menos aún de pretender que las mujeres intenten hacerse estereotípicamente iguales al estereotipo de varón, sino del respeto a las diferencias de TODOS los individuos, que van mucho más allá de que se sea varón o mujer y el derecho a ser libres para decidir lo que quieren ser y como quieren serlo. Una cosa es criticar que se pretenda que la mujer luche en desventaja en un mundo hecho a la medida de los varones y otra pretender que se consagre un estereotipo de mujer diferente del de varón. Todos somos diferentes unos de otros y nadie tiene por qué responder a un estereotipo. Se pide respeto a las diferencias y adaptar la sociedad a las necesidades de las personas y no a las de unas élites machistas, racistas etc

  • Comentario por J.P. 04.03.18 | 12:23

    "El feminismo de la diferencia, en cambio, trata de superar el feminismo ilustrado de la igualdad formal de derechos por imitar el modelo masculino dominante. Frente a él propone un modelo alternativo basado en valores diferentes propios de las mujeres, como la sensibilidad, la emotividad, el cuidado, la ternura o la paz frente a la agresividad histórica del varón."

    O sea, consagración feminista de los roles tradicionales.

    ¡Ele!

    Un tonto, o una tonta, más y nos caemos al mar.

Miércoles, 26 de septiembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Septiembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930