Humanismo sin credos

Bartolomé de Torres, vecino de Revilla Vallejera.

16.02.18 | 12:00. Archivado en Educación

El interés que me mueve hoy a traer aquí a Bartolomé de Torres radica únicamente en la reivindicación de sus orígenes como nacido en el pueblo de mis amores, Revilla Vallejera (Burgos), un pueblo, como tantos otros de Castilla, que se muere de inanición biológica.

El día anterior a mi reducción al absurdo --términos éstos filosóficos pero aquí rebajados al nivel bio fisiológico-, terminé de leer una extensa biografía sobre Bartolomé de Torres, teólogo y obispo de Canarias escrita por Enrique Llamas Martínez, autor tristemente fallecido en julio pasado.

Hace años le pregunté a mi amigo José María Berlanga, párroco de “Las Calatravas” y profesor de patrística en la Universidad de San Dámaso si conocía a Bartolomé de Torres... “¡Cómo no lo voy a conocer: sus escritos estuvieron presentes en el Concilio de Trento! Su doctrina sobre la Santísima Trinidad fue difundida en las distintas universidades de su tiempo...” Bien conocido en el gremio o ámbito teologal culto, ignoto para el resto de eclesiásticos y completamente olvidado por sus convecinos de Revilla Vallejera. Luego, los únicos datos que encontré sobre él aparecían en una edición de 1921 del magno Diccionario Espasa Calpe, tomo 62.

>> Sigue...


Sábado, 23 de febrero

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Febrero 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728