Humanismo sin credos

¡Vaya Dios que tanto exige y tan poco da!

03.02.18 | 12:00. Archivado en Cristianismo pervertido


Hablamos de "ese" Dios tradicional que llega al Antiguo Testamento; ese Dios predicado cuando de sufrimiento y penurias se habla; ese Dios justicia-necesaria-frente-a-la injusticia "que me rodea"; ese Dios Padre para mi pero verdugo para los demás, ese Dios cuyos designios no comprendo... ¡porque mi vida es un sufrimiento sin fin! En fin, ese Dios anti-felicidad.

Ese Dios, por otra parte que convive con el lujo y boato que rodea a todo lo que a él se refiere. Ese Dios para cuyo encuentro han trazado tantos caminos que se han tornado laberinto.

¡Dudo tanto de si Dios, el Dios que predican, quiera o no nuestra felicidad...!

El hombre busca la felicidad, hecha de "felicidades" (el saludo o deseo de siempre: "¡Muchas felicidades!"). Más o menos cifrada en lograr el equilibrio entre el placer físico/psíquico --el conseguido y por conseguir-- y las frustraciones que la vida acarrea.

>> Sigue...


Viernes, 22 de febrero

BUSCAR

Editado por

Hemeroteca

Febrero 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728