Humanismo sin credos

LA RELIGIÓN ÓRFICA /b

20.01.18 | 12:00. Archivado en PROMETEO
“Hijo de Tierra soy y de Cielo estrellado” (laminilla órfica)

==========================================================

La religión órfica, sin dogmas ni iglesia ni organización jerárquica, responde a necesidades de consuelo y salvación, al ansia de inmortalidad en otra vida.

Platón
(República, 363c) menciona la doctrina órfica que promete comer y beber en el Hades en un banquete de justos (sympósion tôn hosíon), “en el que hacen pasar la vida entera coronados y beodos (methýontas), cual si no hubiera mejor recompensa de la virtud que la embriaguez sempiterna (méthen aiônion)… en cambio, a los impíos e injustos los zambullen en una especie de fango en el Hades”.

Según el orfismo, el mundo surgió de un huevo primordial, del que nación el primer ser vivo, macho y hembra: la parte superior del huevo se convirtió en la bóveda celeste y la inferior en la tierra.

El mito antropogénico sostiene que los humanos nacieron de las cenizas de los titanes fulminados por el rayo de Zeus, por haber despedazado y comido a Dioniso en forma de toro. De ahí procede la doble naturaleza del ser humano. El cuerpo, terreno y perecedero, procede de los titanes, pero el alma tiene origen divino, procede del dios y es inmortal.

Esto es lo expresado en la clave para el acceso del alma al Hades: “Hijo de Tierra soy y de Cielo estrellado” de la laminilla de Hiponio.

Las almas preexistían a la vida terrenal, llevando una vida divina y bienaventurada. Pero debido a una culpa originaria fueron condenadas a encarnarse en cuerpos terrestres de animales y humanos.

El cuerpo es para el alma una prisión e incluso un sepulcro (sôma-sêma), de la que ha de liberarse mediante prácticas ascéticas, como abstenerse de comer carne y de hacer sacrificios animales. La transmigración de las almas de unos cuerpos a otros supone un ciclo de reencarnaciones hasta que el alma se purifique y regrese a su medio divino. Ideas que guardan un paralelismo con el hinduismo y el budismo.

El alma inmortal es la verdadera esencia del hombre, no el cuerpo. Con la doctrina órfica del cuerpo y el alma aparece por primera vez en el mundo griego el dualismo antropológico, que influirá en Pitágoras, Empédocles, Platón y en la futura antropología cristiana (Agustín), que optó por el dualismo de alma y cuerpo frente a la antropología unitaria del judaísmo.

Desde el punto de vista axiológico, los cultos mistéricos implican una inversión de los valores vitales de la religión olímpica tradicional. Frente al carácter cismundano de la religión homérica, que valoraba el cuerpo y la vida terrenal, siendo el alma sólo una débil sombra inconsciente en el Hades después de la muerte, la religión de Orfeo valora el alma sobre del cuerpo, el más allá sobre la vida terrena y la muerte se concibe como liberación de una prisión.

El orfismo defiende, pues, una concepción pesimista del cuerpo y de la vida, que concuerda con los versos de Teognis, “no haber siquiera nacido sería lo mejor para los humanos terrenos” y “una vez nacidos, llegar lo antes posible al Hades”.

Sentencia que constituye el mayor secreto de la vida, revelado por Sileno al rey frigio Midas. A este pesimismo vital Nietzsche le dará el nombre de nihilismo, por negar el valor de la vida terrena en favor de la otra vida, la celeste.

La “teología” órfica, ligada al origen divino del alma, no ha de entenderse, sin embargo, en sentido teísta, desde una mirada monoteísta, sino en un sentido panteísta, donde las divinidades están despersonalizadas y son sólo potencias inmanentes al mundo, sólo nombres y formas diversas de la Unidad divina del mundo.

Mucho antes del cristianismo, el orfismo sostiene la idea de un alma inmortal, que recibirá recompensas o castigos después de la muerte, aunque el cristianismo ortodoxo negará el ciclo de las reencarnaciones y defenderá la creación divina de las almas, frente a la tesis de la preexistencia.

Los primeros teólogos cristianos, como Clemente y Orígenes, por un lado refutan el paganismo del orfismo y por otro asimilan a Orfeo como un símbolo precursor de Cristo.

Esta actitud contradictoria de los primeros cristianos, de asimilación y de rechazo con respecto al orfismo es un reflejo de la misma actitud más genérica con respecto al paganismo, sea a nivel de ritos o sea sobre todo a nivel de pensamiento filosófico.

Alberto Bernabé señala las coincidencias del cristianismo con ideas órficas:

“el cristianismo comparte con lo órfico rasgos tan fundamentales como el dualismo alma-cuerpo, que conlleva la sobrevaloración del alma y el menosprecio del cuerpo, o como la idea de salvación individual, dependiente de lo que se haga en este mundo. En cambio, el cristianismo no comparte con lo órfico la idea de transmigración, ni los tabúes de dieta y de vestido” (cfr. Op. cit., p. 621).

Algunas imágenes de Jesús en la iglesia primitiva como el Buen Pastor en las catacumbas muestran también una dependencia del modelo del pastor Orfeo y en una tablilla del período imperial aparece una imagen del crucificado, con la inscripción “ORPHÉOS BAKKHIKÓS” (ORFEO BÁQUICO), lo que muestra con claridad el vínculo religioso entre orfismo y cristianismo.

También el judaísmo asimiló en su iconografía a Orfeo con el rey David tocando la lira. Pero, antes del cristianismo, la religión judía en la época helenística recibe el influjo órfico a través de la interpretación platónica. Incorpora, así, nuevas ideas de origen helénico: el dualismo de alma y cuerpo, la inmortalidad del alma y la retribución divina después de la muerte: al paraíso para los justos y el infierno para los malvados.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Juambi 22.01.18 | 09:32

    ¡Muy buen apunte, J.P.!

  • Comentario por Manuel 21.01.18 | 20:52

    Por mi parte, felicito nuevamente al profesor Prometeo por sus magistrales lecciones. Un esfuerzo a agradecer.

  • Comentario por Moisés 21.01.18 | 14:39

    Muy oportunos y clarificadores los comentarios de J.P. (09:49 y 09:53).

  • Comentario por J.P 21.01.18 | 09:53

    "De todos modos, el adjetivo “Bakkikos” parece indicar que el personaje representado en la cruz no es el dios Bacchos, sino un adepto del dios (aunque uno bastante importante, cuya eficacia se presupone, si la función de la gema era proteger a su portador o usuario)." (Ibid.)

    Lo que tiene más sentido que ponerse a sacar conejos, estooo, vínculos religiosos a troche y moche.

    Ni aun cuando un cristiano hubiese identificado a Cristo con Orfeo (que tampoco es que sean muy parecidos como cualquiera puede comprobar; descenso al Hades y poquito más) como señala también Bermejo ya que, repitiendo lo que escribe Bermejo, esto se resume en una palabra: sincretismo.

  • Comentario por J.P. 21.01.18 | 09:49

    ", lo que muestra con claridad el vínculo religioso entre orfismo y cristianismo"

    No, chato, no. Primero, báquico tiene de órfico lo que yo te diga.

    Y, por otro:

    http://blogs.periodistadigital.com/antoniopinero.php/2009/01/28/orfeo-baquico-o-el-sello-de-berlin-

    Fernando Bermejo: "Esto significa que un rasgo que llegaría a ser en la tradición característico de Jesús, la crucifixión, se funde aquí con otro rasgo no menos característico (el nombre de Orfeo Báquico), resultando así una fusión sincretística de dos figuras distintas en un nuevo personaje. Estos fenómenos de fusión presuponen la consideración de tales personajes en un mismo plano, algo de lo que tenemos testimonio en otros contextos. Así, según la Historia Augusta, el emperador Alejandro Severo veneraba en su altar privado a Abraham, Orfeo y Cristo. De todos modos, el adjetivo “Bakkikos” parece indicar que el personaje representado en la cruz no es el dios Bacchos, sino un a...

  • Comentario por procato 20.01.18 | 22:05

    un basar; sino que es un basar; El término neotestamentario sarx (carne) puede denotar la corporeidad material del hombre (2 Cor 12,7), pero también la persona en su conjunto (Rom 8,6). Otro término griego, soma (cuerpo), se refiere a todo el ser humano, poniendo el acento en la manifestación exterior. También aquí el hombre no tiene cuerpo, sino que es su cuerpo. La antropología bíblica presupone claramente la unidad del hombre y entiende la corporeidad como esencial para la identidad personal.
    29. En los dogmas centrales de la fe cristiana está sobreentendido que el cuerpo es parte intrínseca de la persona humana y que participa de su creación a imagen de Dios. La doctrina cristiana de la creación excluye completamente un dualismo metafísico o cósmico, puesto que enseña que todo el universo, espiritual y material ha sido creado por Dios y proviene del Bien perfecto. En el contexto de la doctrina de la Encarnación también el cuerpo aparece como parte intrínseca de la persona. El...

  • Comentario por procato 20.01.18 | 22:04

    xocupo, por lo que se ve hasta la fecha, nada ha heredado de los griegos, que rebosan "religión" por todos los poros. Sus cabezas jamás concebirían personas ablacionadas.
    Hay muchos puntos contestables; uno es la reiteración en el error del dualismo cristiano. Bastaría un mínimo esfuerzo para desprenderse del error,¿pero interesa a xocupo conocer la verdad?

    COMISIÓN TEOLÓGICA INTERNACIONAL.COMUNIÓN Y SERVICIO: LA PERSONA HUMANA CREADA A IMAGEN DE DIOS:"La antropología bíblica excluye el dualismo mente-cuerpo. Se considera al hombre en su totalidad. Entre los términos hebreos fundamentales empleados en el Antiguo Testamento para designar al hombre, nefes significa la vida de una persona concreta que está viva (Gén 9,4; Lev 24,17-18; Prov 8,35). Pero el hombre no tiene un nefes; es un nefes (Gén 2,7; Lev 17,10). Basar se refiere a la carne de los animales y de los hombres, y a veces al cuerpo en su conjunto (Lev 4,11; 26,29). También en este caso el hombre no tiene un ...

  • Comentario por Moisés 20.01.18 | 17:29

    "De modo que cuando los profesores nos dicen que los cristianos 'tomaron prestada' tal o cual fábula o monstruo de los paganos, es como si la gente dijera que un albañil había 'tomado prestados' los ladrillos del barro, o que un químico hubiera 'tomado prestados' sus explosivos de los productos químicos".

    "En eso es en lo que se equivocan, no sólo acerca de la religión verdadera sino también acerca de las falsas religiones; de modo que su explicación de la mitología es más mítica que el propio mito".

    Un siglo de éstos voy a ver si soy capaz de establecer relación cronológica (si esos vínculos dependientes existen) en el "paralelismo" entre orfismo, hinduismo, budismo...

    Buenas tardes.

Domingo, 20 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Mayo 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031