Humanismo sin credos

LA RELIGIÓN ÓRFICA /a

18.01.18 | 12:00. Archivado en PROMETEO

No haber siquiera nacido sería lo mejor para los humanos terrenos (Teognis)

===============================================
A principios del s. VI a. e. c. aparecen en Grecia los cultos de misterios, una nueva forma de religiosidad, que se diferencia claramente de la religión oficial o cívica, integrada en la política y heredada de los mitos homéricos.

Estos nuevos cultos son una alternativa a la tradicional religión de estado en la que cada polis elige y da culto a un dios o diosa dentro de la diversidad multicolor de las divinidades olímpicas que cohabitan dentro del panteón politeísta. (véase Jean-Pierre Vernant: Mito y religión en la Grecia antigua).

A la nueva religión de los misterios pertenecen el culto a Dionisos, procedente de Tracia, el culto a Deméter, cuyos misterios se celebraban en la ciudad de Eleusis cercana a Atenas y que eran los más importantes de la Hélade. Los misterios órficos se relacionan con el mítico cantor Orfeo, hijo de Apolo y de la ninfa Calíope, que con su lira embelesaba y amansaba a las mismas fieras.

El mito narra el descenso (catábasis) al Hades de Orfeo para rescatar a Eurídice, su amada muerta por la mordedura de una serpiente, después de aplacar con su música a Caronte y al guardián Cerbero.

El rescate resultó frustrado porque Orfeo infringió la prohibición de Perséfone de mirar a su esposa, como el Lot de la biblia, con lo que Eurídice retornó al Hades para siempre.

Tras ello, Orfeo rehusó el amor de todas las mujeres (por fidelidad eterna a Eurídice) y murió de forma violenta, despedazado por mujeres tracias o por ménades. Pero junto con su lira la cabeza de Orfeo llegó a Lesbos y sobrevivió, convirtiéndose en símbolo de la salvación eterna.

Se ignora el origen de los misterios órficos con su culto a Dioniso Zagreus, relacionados con el legendario Orfeo. Herodoto les atribuye origen egipcio en relación con el culto a Osiris.

El culto dionisíaco se celebraba en lo alto de las colinas con fiestas protagonizadas por mujeres, ménades danzantes, poseídas por el entusiasmo y el éxtasis. El término “bacantes” (del verbo bakchéuo = celebrar las fiestas de Baco) se refiere a un estado especial de éxtasis (= estar fuera de sí), que no todos alcanzaban.

El orfismo en cuanto religión de salvación, es totalmente nueva y extraña para los helenos, supone un renacimiento religioso con sus conceptos de culpa, expiación y purificación. Pero el estilo ordenado y ascético de vida órfica, en la que era fundamental la dieta vegetariana, está en oposición a los excesos dionisíacos y a su ritual de comer carne cruda.

En el s. VI aparece en Crotona, Magna Grecia, con un claro influjo en los pitagóricos y en la tradición mística posterior, como señala el helenista Cornford: “el orfismo se interpenetra con la totalidad de la tradición mística presente en la filosofía helena: el pitagorismo, el platonismo, el estoicismo, el neoplatonismo y el cristianismo” (F. M. Cornford: Antes y después de Sócrates, p. 105).

Alberto Bernabé destaca también el aspecto permeante y “la capacidad de lo órfico para penetrar en movimientos filosóficos” (cfr. A. Bernabé: “El orfismo y el neopitagorismo” en A. Piñero (ed.): Biblia y Helenismo).

El influjo órfico aparece claramente en Pitágoras y su escuela, en Empédocles y luego en Platón, quien inicia una reinterpretación simbólica del mensaje órfico, continuada por el neopitagorismo, el neoplatonismo y el paleocristianismo. El platonismo popularizado extendió las ideas órficas en el imperio romano.

El pitagorismo comparte con el orfismo el dualismo de alma y cuerpo, la transmigración de las almas (metempsícosis) y el vegetarianismo como práctica de purificación, pero ésta se eleva al campo de las matemáticas.

La mística de los números y la dedicación a la política distingue a los pitagóricos de los órficos. El interés central de los órficos es la soteriología y escatología, es decir, la salvación del alma en el más allá, evitando las tinieblas y el fango del Hades.

En la época clásica, lo órfico es despreciado por la literatura oficial. Así en Eurípides o las burlas de Aristófanes, pero su influjo no llegó sólo a las masas de creyentes, sino a mentes elevadas, como Píndaro o Platón (sobre todo en el Fedón, diálogo que tendrá un gran influjo en teología cristiana).

Platón, con su interpretación alegórica, somete las creencias y rituales órficos a la racionalidad de sus esquemas filosóficos, especialmente morales: primacía ontológica del alma sobre el cuerpo, iniciación a la filosofía con la salida de la caverna y purificación moral más que ritual.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por J.P. 20.01.18 | 22:22

    Y unos salían del Hades y otros de un sitio de pecado donde estaban dispuestos a violar en grupo a los forasteros.

    Vamos, que ni éticamente.

  • Comentario por true 20.01.18 | 16:05

    En el caso de Lot la prohibición que se les hizo era no mirar atrás, por eso se castigó a la esposa por volverse a mirar.
    En el griego la prohibición sí es la de no mirar a la esposa, según parece. Por eso no son el mismo caso.

  • Comentario por J.P. 18.01.18 | 23:24

    Y la prohibición fue esa, True, no mirar a la esposa.

  • Comentario por true 18.01.18 | 23:03

    No fue Lot, sino su mujer, quien infringió la prohibición de mirar atrás y se convirtió en estatua de sal. Pero estas historietas sean bíblicas o de la mitología griega no veo que lleven a ninguna parte.

  • Comentario por procato 18.01.18 | 20:48

    xocupo,sólo veo "religión" de quilla a perilla, de la cruz a la raya. ¿Cómo se compagina esto con la ablación religiosa? ¿Esta "religiosidad" de los griegos alienta la ablación religiosa?

  • Comentario por J.P. 18.01.18 | 20:11

    Acceso al texto digital de tesis doctorales sobre el orfismo dirigidas por Bernabé, aquí:
    http://bit.ly/2DPRnSp
    Ir a los enlaces qie indican [Recurso electrónico].
    De especial interés, y particularmente (supongo) para los propósitos del blog y de Prometeo:
    La tradición órfica en la literatura apologética cristiana, de Miguel Herrero de Jáuregui
    http://eprints.ucm.es/7232/

  • Comentario por Opinante 18.01.18 | 19:43

    Interesantísimo, Sr Prometeo.
    Muchas gracias por su esfuerzo divulgativo

  • Comentario por Moisés 18.01.18 | 14:19

    Buenas tardes.

Domingo, 20 de mayo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Mayo 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031