Humanismo sin credos

¿ALGUIEN HA LEÍDO LAS 95 TESIS?

04.01.18 | 12:00. Archivado en Cristianismo pervertido


Cuando todavía Lutero era, en el ambiente espiritual anterior al Vaticano II, un personaje satanizado por parte de nuestros preceptores híper católicos y así vivido y sentido por nosotros, quise conocer algo más de ese monstruo y adquirí un libro que acababa de aparecer. Su lectura supuso un latigazo de verdad sobre figura tan “excelsa” que se atrevió a alzar su voz contra el papa León X y, de rechazo, contra su perro de presa en credos, Carlos V.

El libro en cuestión era “Lutero y el nacimiento del protestantismo” de James Atkinson publicado por Alianza Editorial, 1971. He retomado no tanto su lectura cuanto los múltiples párrafos subrayados del mismo.

Dejando aparte los evidentes intereses políticos que se sirvieron y aprovecharon de él, en la vida de Lutero hay por supuesto varios momentos medulares en torno a los cuales gira su proceso vital. Uno de ellos es cuando clava sobre la puerta de la capilla del castillo de Wittenberg sus 95 tesis: 31 octubre de 1517.

Tal fecha se ha celebrado en el mundo culto como el momento en que comienza la ruptura con Roma, y así se celebra como quingentésimo aniversario de ello. No es del todo verdad, porque hubo otros momentos quizá más significativos o la ruptura fue más bien un proceso gradual. No era intención de Lutero romper con la Iglesia romana, pero así fue, propiciada sobre todo por las altas autoridades vaticanas.

La Gran Enciclopedia “Internet” me ha proporcionado algo que hasta ahora no me había interesado o había sido de difícil acceso, el texto completo de dichas 95 tesis. A decir verdad la lectura de ese texto produce una cierta perplejidad: ¿y esto supuso la ruptura del cristianismo? Desde luego, bastante cerriles fueron las autoridades romanas para no ponerse de acuerdo en puntos tan insustanciales. Pero, ah, no se trataba de doctrina: se trataba de autoridad. ¿Quién era el osado que se atrevía a alzarse contra la autoridad apostólica y romana?

De hecho las 95 tesis no eran otra cosa que puntos para ser discutidos por teólogos. Aparte de no saber leer, ¿qué intelección podía tener el pueblo de tales enunciados? Posiblemente lo único y más significativo que llegó a saber fue que el doctor Lutero se había atrevido a contradecir la predicación del dominico Tetzel. Este fraile dominico fue el enviado de Roma para predicar una nueva modalidad de evitar las penas del Purgatorio. Dicho de manera grosera, las nuevas indulgencias suponían la liberación de las penas del purgatorio automáticamente, cuando el óbolo sonaba en el arca. Pronto se dio cuenta el pueblo de que su única finalidad era construir la gran basílica de Roma.

La reacción a este método de recabar dinero por parte de Roma se produjo únicamente en Alemania y lo fue por una cuestión de principios teológicos expresados por boca de Lutero. No podemos olvidar, por otra parte, que la predicación de las indulgencias se llevó a cabo en toda la cristiandad. Gracias a esta nueva extorsión y a este nuevo engaño se pudo levantar lo que hoy es la Basílica del Vaticano. Y podemos hacernos idea de la enorme cantidad de dinero que a espuertas llegó a las arcas católicas, gracias a un timo tan poco original. Otra forma más de interpretar aquello de San Pablo: “Si por mi mentira Dios es glorificado...”

Exponía Lutero lo que era la verdadera penitencia en el N.T. (1-4); afirmaba que la Iglesia sólo puede perdonar los castigos que ella hubiera impuesto (5-7); negaba el poder del Papa para legislar sobre el purgatorio (8-29); asimismo, Lutero negaba que las indulgencias tuvieran efectividad sobre los vivos y el perdón de sus pecados (30-40); por otra parte, ni indulgencias ni verdaderas obras de piedad podían tener relación con las obras a realizar en San Pedro del Vaticano (41-52); decía Lutero que predicar tales indulgencias era tergiversar la predicación del Evangelio a realizar por obispos y sacerdotes y que se apreciaba en tal predicación más el amor al dinero que interés por las almas (53-80); las restantes (81-95) eran una acusación de la grave responsabilidad y escándalo en que incurría el mismísimo papa.

Aunque dichas tesis no fueron objeto de discusión entre teólogos, los dominicos de Sajonia se las tomaron muy en serio y buscaron la manera de acabar con Lutero... físicamente. En cuatro semanas, copias de las mismas circularon por toda Alemania. En enero de 1518 el mismo Tetzel, que ciertamente era un campeón de la predicación, formuló sus 106 en contra de las 95 de Lutero. Se hicieron muchísimas copias que se distribuyeron también en Wittenberg (los estudiantes las ridiculizaron y las quemaron públicamente, desacreditando al dominico Tetzel).

Como decimos, dichas 95 proposiciones eran principalmente puntos teológicos a debatir, aunque también hay en ellos denuncia del mundo que suponía la burocracia y el modus vivendi de la Iglesia romana. Lutero, que en modo alguno quería romper con la Iglesia, envió copia de ellas a su arzobispo, sin que éste reaccionara por el momento. Incluso al arzobispo como a muchos prelados de Roma, todo este asunto les parecía una disputa entre monjes, aunque los superiores agustinos recibieron orden de “aquietar” a ese monje aventurero.

Hoy, como tantas cuestiones dogmáticas que dividen a católicos y protestantes han derivado en nada. La historia posterior ha diluido su contenido pareciendo que tales declaraciones son cuestiones bizantinas que el mismo Vaticano II ha admitido. Pretenden una cierta unión obviando puntos tan controvertidos como el primado, la Virgen María o la transustanciación. Tarea poco menos que imposible dado el tinglado económico que se mueve por debajo y, sobre todo, por la multitud de sectas que el protestantismo ha generado, imposibles de cohonestar con el dogma católico (ni con el protestante, podríamos decir).


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Moisés 06.01.18 | 16:18

    LEO (19:04): los IMPUESTOS son coercitivos, OBLIGATORIOS. Poner una cruz en las declaraciones de la Renta es VOLUNTARIA.

    La importancia de la "cruz" es opinión de cada persona. Tener que aclarar estas cosas... ¡qué cruz!


  • Comentario por Leo 05.01.18 | 19:04

    Sin duda. Eso es una constante en la Historia: el cobro de impuestos😂
    En todo caso hasta hoy dia tanto protestantes como catolicos se benefician por la cruz... que la gente pone en sus declaraciones. Esa cruz tal vez les es mas importante que aquella de Jesús...??

  • Comentario por procato 05.01.18 | 16:48

    Pablo: nada que ver la crítica de Lutero con la de Ud. Lutero,en su fuero interno,pretendía glorificar la fe y depurarla de las adherencias sobrevenidas en el correr de los siglos. Su lema:-sola Fides-,-sola Gratia,-Scriptura sola. El lema de Ud. es:-inmunda fides,-inmunda Gratia,-inmunda Scriptura. Es como quien critica sanidad, educación, defensa para destruirlas. ¿Capta la diferencia? Su ideal es el humano ablacionado,mutilado.

  • Comentario por Moisés 05.01.18 | 16:20

    Muy interesantes y adecuados los comentarios de TRUE (02:53... ¡qué horas!) y J.P. (15:04).



  • Comentario por J.P. 05.01.18 | 15:04

    Leo: ¡pero si los protestantes siguieron pagando los diezmos eclesiásticos!

    Además, como las tierras y posesiones de la Iglesia Católica se repartieron entre los principes seculares o secularizados (ejemplo el gran maestre de la Orden de los caballeros teutones, que fundó el ducado de Prusia a partir el estado teutónico), los impuestos seguían pagándose, solo que se ingresaban en otro bolsillo (o el mismo, en el caso teutónico).

  • Comentario por Leo 05.01.18 | 06:31

    Bueno, JP, muy oportuno, de verdad tampoco un católico debería transar ni un ápice con él. Esto es un saludable consejo 😉😉

    True, creo que tanto Lutero como Calvino fueron muy bien auspiciados por quienes estaban hartos de Roma. Fue el inicio del fin del omnímodo poder de la Cristiandad. No importaba tanto el detalle doctrinal sino no pagar tantos impuestos y salirse de la horma del poder religioso, o tener uno mas manipulable "en casa". De todas formas era un ida y vuelta: el poder temporal podía, hasta el S. XIX, tener ingerencia en la elección de Pontífices.

  • Comentario por true 05.01.18 | 02:53

    No, los protestantes de adeveras, transaron cada cual con sus propios "papitos".
    Cada súbdito la misma religión que su príncipe, dijo Lutero. En Ginebra mando yo, dijo el déspota inquisidor Calvino. Amén y amén y solo por poner un par de ejemplos.
    Vamos, que acaba 1 haciéndose católico por eliminación o descarte.

  • Comentario por J.P. 04.01.18 | 20:19

    Diría que tampoco un católico, Leo; tampoco un católico.

  • Comentario por Leo 04.01.18 | 19:57

    Y desde luego un protestante de adeveras nunca va a transar con Bergoglio. Amén, y amén. 😂😂

  • Comentario por Leo 04.01.18 | 19:55

    6.000 millones de euros, Blogger, son las humildes ofrendas de los católicos alemanes en el anno domini MMXVI. Se que eso no es lo esencial, pero ayuda..😂😂😂

    Si a los príncipes protestantes no le venia bien el negocio, Lutero hoy seria una oscura referencia histórica.

  • Comentario por J.P. 04.01.18 | 19:24


    ¿Y quién dice que las 95 tesis produjo el cisma? Es un punto de partida, sin más. Lo gordo vino después, cuando Lutero se pone el mundo teológico por montera.

  • Comentario por Moisés 04.01.18 | 15:07

    "Dejando aparte los evidentes intereses políticos que se sirvieron y aprovecharon de él". Que no es poco dejar.

Martes, 16 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Octubre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031