Humanismo sin credos

Los tópicos sobre Jesús.

31.08.17 | 12:00. Archivado en Cristo, un mito más.


Como venimos diciendo a lo largo de los días anteriores, Jesús reúne en su persona los tópicos (del griego “topoi”, lugares) que se pueden relacionar con la aspiración mesiánica, sea de Israel o de cualquier pueblo irredento.

Son los tópicos aplicables a cualquier personaje que ha trascendido la pura humanidad y se ha convertido en extraordinario, sobrehumano, fabuloso y hasta quimérico. Por supuesto que este proceso sólo lo pueden hacer los prosélitos tras la muerte del mesías, proceso que va acumulando maravillas al sujeto como si de capas envolventes se tratara, de tal modo que el personaje real desaparece de la visión histórica. Es el símil de la cebolla: se van quitando capas y capas hasta comprobar que al final, en el interior, no hay nada.

Los tópicos de Jesús son los de cualquiera que se pretenda hacer pasar por lo que sea: nacer de modo no humano, realizar hechos portentosos, contar con un carisma especial que atrae a las gentes, sufrir y morir pero volver a la vida.

Asimismo los textos que tales excentricidades narran también son reflejo de lo tópico. Son sagrados como los demás que se conservan, inspirados por Dios, alejados de cualquier consideración historicista y no sometibles a análisis léxico, comparativo o de cualquier otro tipo. ¡Cuánto tiempo se hurtó la lectura de la Biblia al pueblo (que supiera leer) y cuántos siglos se tardó en emprender estudios rigurosos sobre el texto “sagrado”!

>> Sigue...


Jesús, entre lo irreal y lo probable.

29.08.17 | 12:00. Archivado en Credulidad, Cristo, un mito más.


Ni siquiera los fanáticos pueden desprenderse de la lógica, la deducción y el uso racional de sus no aplicadas entendederas. Creen en Dios y creen, como es lógico, que ese “su” Dios existe “por ahí”; creen en el poder de Dios para con quienes le adoran; creen que ellos son su pueblo y que su Dios ama a su pueblo.

Por supuesto que en esto, en el creer, como en muchos aspectos de la vida, se dan muchos grados, muchísimos. Grados que han variado también a lo largo de los siglos. Deducimos por las revueltas religiosas que en tiempos de Jesús los crédulos en grado sumo eran inmensa mayoría. O, quizá, los más fervorosos arrastraban a la plebe amontonada.

Creían en Dios, en su dios. “Lógicamente”, ese su Dios tenía la obligación condigna de librarles de la injusticia, cual era la de estar dominados por potencias paganas e increyentes. A los fieles, a los que confían en Dios, les basta con la fe para que Dios actúe (“si tuvierais fe bastaría con que dijerais a ese monte…”).

Y en todo tiempo y lugar ha habido multitudes que han creído en lo increíble (lo cual no deja de ser una contradictio in términis que decían los lógicos escolásticos) con tal de que lo dijera el gurú, el profeta, el que habla en nombre de Dios. También hoy el poder de la palabra de un obispo es de tal naturaleza que confirma en la fe al más incrédulo.

>> Sigue...


Jesús uno de tantos.

27.08.17 | 12:00. Archivado en Cristo, un mito más.

El mensaje moral de Jesús queda resumido en el discurso de las bienaventuranzas, donde ofrece consuelo y esperanza a los desheredados de la Tierra.

Ese mensaje hasta a los romanos, de haberlo conocido, les hubiera parecido asumible y aceptable, como lo era el mensaje de tantos y tantos filósofos del tiempo de Jesús.

Sin embargo en la figura de Jesús que aparece en los evangelios hay algo más. Hay toda una asunción del espíritu del Antiguo Testamento, especialmente de todos aquellos que lucharon y predicaron primero el apartamiento y luego la liberación de los poderes extranjeros.

El pueblo judío era diferente de todos los pueblos del entorno y así debía continuar su situación (y así parece continuar en nuestros días). Son unos y únicos y eso les hacía y les hace odiosos o despreciables, según como se mire, a todos cuantos se han relacionado con ellos.

>> Sigue...


Falsearon “casi” todo.

25.08.17 | 12:00. Archivado en ¿Verbo o palabra?


Refiriéndonos únicamente a los documentos de la antigüedad relacionados con la falsedad del credo cristiano, los textos destruidos, perdidos o tergiversados son muchísimos. De ello se ha tenido conocimiento únicamente en los últimos tiempos, cuando ha sido posible estudiar con independencia lo poco que queda.

Al saqueo conocido, obra de los bárbaros, hay que añadir incendios accidentales, terremotos, ruina de documentos por obra de la humedad y otros desastres naturales que incidieron en la conservación de la cultura del pasado. También influyó en la destrucción de documentos la invención de la imprenta que sustituyó el papiro por el pergamino, propiciando que monjes “informados”, o sea, fanáticos de la fe en Cristo, realizaran la criba de lo que se podía conservar y lo que había que destruir. Pero a todo eso hay que añadir también la quema de bibliotecas por parte de los cristianos, las persecuciones de sabios y eruditos, los autos de fe, la prohibición de publicar en tales o cuales territorios, el “nihil obstat” e “imprimatur” obligatorios...

Y por si fuera poco, las libertades que se tomaban los monjes al fijar el texto de autores antiguos, agregando o tachando lo que les venía en gana, según el credo o las modas crédulas del momento.

>> Sigue...


Por supuesto que Jesús existió (el mito de Jesús).

23.08.17 | 12:00. Archivado en Cristo, un mito más.


Por supuesto que Jesucristo, no Jesús, existió: como existieron Ulises, Zaratustra, Mitra y Apolo. Al creador de Cristo, Pablo de Tarso, le importaba un comino si Jesús existió o no. Ni le había conocido ni convivió con él. ¡Se le apareció! ¡Qué genialidad! Presuponer que algo ha existido porque se han tenido pesadillas.

Él creó otro personaje a imagen y semejanza de sus deseos, de sus fuentes helenistas y fundamentos judíos. Importa poco que ningún papel diera noticia de él; importa nada que no existan pruebas arqueológicas anteriores al año 100 sobre monumentos o cenotafios o lo que sea con su nombre. Lo importante es la tradición de su paso por la Tierra. (¿Paso por la Tierra de todo un dios?)

Por supuesto que Jesús existió, lo corroboran los mismos documentos que justifican la existencia de un tal Julius Caprinio Volterianus, que no aparece en documento alguno de la época y del que da testimonio fidedigno de su existencia un bloguero, el día 23 de agosto de 2017 a escribir su vida y milagros.

>> Sigue...


La necesaria revolución de la mujer frente a los monoteísmos.

21.08.17 | 12:00. Archivado en Cristianismo pervertido

A estas alturas de la vida y de la civilización que la mitad de la humanidad sea puesta en cuarentena por las tres religiones monoteístas les debería hacer pensar: las mujeres. Produce cansancio hablar siempre de lo mismo, la preterición y dominio sobre las mujeres por parte de sociedades que controlan en parte o en todo los entresijos del mundo.

Pero por otra parte resulta incomprensible cómo son precisamente las mujeres los fieles más adictos al cumplimiento de los dogmas y preceptos absurdos estatuidos por las religiones del libro, por el hecho de que debieran ser ellas las primeras en unirse contra las religiones y proclamar la revolución contra la tiranía varonil de las mismas. Sería el primer remedio contra la violencia machista. De las ideas surgen las acciones.

>> Sigue...


¡Lo que saben los creyentes!

19.08.17 | 12:00. Archivado en Islam enfermo, Credulidad


Desde luego, muchos saben más del mundo del más allá que del funcionamiento y leyes de este mundo. Son los teólogos y los doctores de la Iglesia así como las grandes autoridades del Islam. Y también muchos fieles ilustrados. Es una paradoja que ninguna persona normal entiende.

Saben lo que va a pasar cuando ese mundo sucumba; saben cómo está constituido el cielo y las jerarquías que hay. Saben el número y distribución de los espíritus que rodean el trono de Dios: los más cercanos y que soportan el fulgor de Dios, serafines, querubines y tronos; vienen luego los heraldos de su poder, dominaciones, principados y potestades; y finalmente los mensajeros, virtudes, ángeles y arcángeles (¿cómo llegarían a tal precisión?). Saben de qué está constituido el infierno...

Quizá los que mejor describen ese lugar sean los doctores musulmanes, cuanto más provenientes del desierto más sabios. Ese Paraíso tiene

arroyos, jardines, ríos, manantiales, terrazas floridas, frutos y bebidas magníficas, huríes de grandes ojos, siempre vírgenes, jóvenes amables, camas en abundancia, vestimentas magníficas, telas lujosas, adornos extraordinarios, oro, perlas, perfumes, vajillas preciosas...

Alguien ha tildado a ese mundo, que sólo los iniciados conocen, como “geografía histérica”. Verdaderamente una descripción maravillosa para el turismo ontológico. Pero con un defecto, que curiosamente es lo contrario de lo se carece en la tierra, sobre todo si ésta es puro desierto. O sea, descripción de deseos.

>> Sigue...


Los monoteísmos esquizofrénicos.

17.08.17 | 12:00. Archivado en Vivencia


Será insistir en lo mismo una y otra vez, pero es preciso dejar claro que la religión odia la inteligencia –San Pablo “dixit”-- . Las tres religiones monoteístas ensalzan hasta la náusea la ignorancia, la inocencia, el candor, la obediencia, la sumisión...

Lo otro es terrenal, materialista, pecaminoso hasta en sus orígenes, con la primera contradicción original: ¿no había creado Dios el mundo, al hombre también, a su imagen y semejanza?

Como este mundo está viciado, los creyentes crean otro, que si uno mira hacia el Oeste, el otro, el de las religiones, mira hacia el Este, el del “sol naciente”, el del Salvador.

Su mundo irreal, sin embargo, se tiene que realizar a través del mundo real. Tarea imposible, porque lo real, la materia, los sentidos, las realizaciones humanas... ni tienen cabida ni presuponen lo otro, lo espiritual, lo que tiene su origen en la ficción, un cuerpo sin carne y una ciudad sin edificios ni vehículos.

>> Sigue...


Los fracasos de la ciencia frente a la Iglesia.

15.08.17 | 12:00. Archivado en Cristianismo pervertido


AXIOMAS HISTÓRICOS: La Iglesia está por encima de cualquier organización social, es la sociedad perfecta; la Biblia tiene razón en todo porque es palabra revelada, no puede ser contradicha; no puede dudarse de las decisiones de la Iglesia porque ésta es legataria de la palabra de Dios y por eso es infalible... Estos principios han estado presentes y lo siguen estando en la mente secular del pueblo de Dios.

El ansia del hombre por saber y conocer seguía la vía paralela a la imperturbable seguridad de la fe. El monolitismo de la religión quiso poner puertas al campo y lo consiguió cuando el campo era un terreno acotado, estrecho y con los accesos cegados o controlados por los centinelas de la fe. Pero una y otra vez la inteligencia escapaba por las ventanas cuando tenía las puertas cerradas.

1. Ya hemos hablado aquí del atomismo y cómo la Iglesia dio al traste con él. Pero lo hizo eligiendo un ariete de la misma madera, los filósofos Platón y Aristóteles

>> Sigue...


La más grande herejía perseguida por la Iglesia.

13.08.17 | 12:00. Archivado en Herejes y herejías

Si ha habido un movimiento intelectual que en tiempos pasados, y no tan pasados, fue durísimamente perseguido por el cristianismo fue el atomismo. La religión lo conceptualizó como “materialismo”.

Sobre todo en este asunto cuando la Iglesia no podía enfrentarse a las ideas o a las meramente hipótesis, no se enfrentaba, simplemente hacía desaparecer al investigador, al pensador o al descubridor. Así veinticinco siglos (porque los predecesores pertenecen al a.C.). Desde la condena del helicentrismo hasta la condena de la ingeniería genética, pasando por la condena constante y encarnizada de las hipótesis materialistas.

Resulta apasionante saber cómo Leucipo y Demócrito, simplemente por observación de las partículas en suspensión en un rayo de sol y por deducción, o por pura intuición, llegaron a formular la teoría atomista, sin microscopios, sin aparatos de aumento. Nuestro tiempo confirmó sus teorías. A finales del XIX por las reacciones químicas de la materia, ésta se comportaba como si estuviera formada de “átomos”, palabra formulada por los griegos. Ocho siglos perduró tal idea: desde Leucipo, pasando por Diógenes de Enoanda, Epicuro, Lucrecio y Filodemo de Gadara.

Poco faltaba para la constatación física de sus enunciados: forma, naturaleza, peso, número y constitución de los átomos; disposición en el vacío; declividad, generación y corrupción...

>> Sigue...


La religión todo lo aspira.

11.08.17 | 12:00. Archivado en Análisis


En algún momento hemos dicho que todo en la religión está contaminado, cuando más bien es al revés, todo lo contamina la religión.

La religión envuelve, abarca, “comprehende” las acciones, las omisiones, los pensamientos, las emociones, los actos y los “no actos”, todo.

Se preocupa de lo pequeño con el propósito de elevarlo a grande, a sublime y lo que hace es ramonear en todo lo que ella considera pequeño hasta dejar el pasto hecho un erial.

La religión es una piel, y pretende ser la carne entera. Nada escapa a su contaminación cancerosa. Suplanta al individuo, se lo traga, lo engulle, lo fagocita. No pueden convivir vida humana y religión porque la vida se torna religión... si la vida se deja.

>> Sigue...


La llegada del cristianismo truncó la investigación científica.

09.08.17 | 12:00. Archivado en Cristianismo pervertido


Nos referíamos hace días a cómo los fanáticos cristianos cercenaron el saber de los científicos griegos de tal modo que se produjo un lapso de siglos hasta que dichos conocimientos fueron retomados por otros científicos, incluso miembros del clero, menos sujetos a la tiranía del fanatismo crédulo.

Asimismo hacíamos referencia al sempiterno argumento de que, sobrevenida la caída del Imperio Romano, fueron los monasterios los que salvaguardaron la cultura europea, incluso el saber científico de los árabes.

Verdad y mentira compartidas a partes iguales. Cierto que el empuje de los bárbaros se tradujo en receso del conocimiento. Pero también es cierto que en muchos lugares de Europa el cristianismo se impuso de tal modo que de su seno nacieron líderes políticos que impusieron el cristianismo como única creencia. Y es olvidar la labor "profiláctica" que los fundamentalistas cristianos de los primeros tiempos ejercitaron casi durante ocho siglos hasta lograr raer de la tierra todo signo "pagano".

>> Sigue...


La Iglesia enemiga de la cultura que no fuera la suya.

07.08.17 | 12:00. Archivado en Cristianismo pervertido


Marwan fue gobernador, por lo tanto suprema autoridad civil y religiosa de Medina en los primeros tiempos de asentamiento del Islam. En su tiempo existían varias versiones del Corán, al menos siete. Consideró que una sola debía ser la versión “verdadera”: reunió y recuperó todas las copias existentes y quemó aquellas que tenían excesivos rastros humanos. De ese modo no habría controversia alguna posterior.

Una quema más de libros para preservar fúlgida la verdad revelada.

Aunque sin quema conocida, no otra cosa hizo la Iglesia cristiana en la criba y discriminación realizadas sobre la multitud de evangelios que habían proliferado entre las diversas comunidades. En este caso el criterio fue otro: no se podían consentir excentricidades, doctrinas raras (como rastros gnósticos) y el exceso de hechos entre extravagantes y mágicos que se encontraban en los “apócrifos”. Conservaron cuatro pero no quisieron caer en la cuenta de la cantidad de discordancias existentes entre los considerados canónicos.

>> Sigue...


La religión, cosa de viejos.

05.08.17 | 12:00. Archivado en Análisis

Entendámonos: es ésta una afirmación formulada de manera hipotética y referida exclusivamente a los orígenes de la misma. Porque también se podría decir que la religión es cosa de los apenas jóvenes, dado que éstos son idealistas, o sea tontos, y pretenden la transformación del mundo según ideas que no cuadran con la realidad de lo que es el mundo.

Decimos que la religión es cosa de viejos porque la religión surge de la pulsión de muerte. Y nadie como los viejos siente los vapores de muerte soplando sobre su cogote. Y el viejo interpreta la muerte –la desaparición— y encuentra el movimiento contrario que haga frente y equilibre lo que la naturaleza impone.

En su afán por dominar el mundo, tal como los Libros Sagrados prescriben, el hombre ha buscado siempre, y a la vez, someterlo, a la par que desligarse del mundo: él no puede ser naturaleza, él es más porque tiene espíritu. La fuerza de la Naturaleza empuja a los seres a vivir y desaparecer, destruir lo que es para que surja el nuevo ser; la religión por su parte detiene ese movimiento fatalista que camina hacia la nada creando la inmortalidad “porque sí”.

>> Sigue...


El nutriente de las religiones.

03.08.17 | 12:00. Archivado en Delenda est credúlitas


Lo decíamos hace días: recitar oraciones preseleccionadas no presupone pensar. En sánscrito tales recitados se llaman "mantras": puros sonidos, sílabas, palabras, fonemas que, según les han dicho, tienen algún poder psicológico o espiritual.

Es más, quizá el recitado sirva para evitar tener que pensar, algo demasiado costoso para quien se mueve por el primer grado de l inteligencia. En general no piensan, pero tampoco lo hacen sobre aquello que oyen o dicen los adictos a ceremonias de culto.

El creyente verdadero debiera interesarse más por algo que dicen nutre su vida. La inmensísima mayoría no da un paso más allá de escuchar, o meramente oír, lo que le dicen en la misa.

Unos ejemplos: en las lecturas dominicales, la primera de ellas suele ser del Antiguo Testamento o de los Hechos de los Apóstoles; la segunda de las Cartas de Pablo de Tarso; la tercera, siempre del Evangelio. ¿Habrá alguien que prepare en su casa dichas lecturas o que posteriormente, si no las ha entendido bien, las reconsidere en el recóndito de su cubil? Nadie... porque esa ínfima minoría que lo hace confirma la regla.

Escuchan aquello de “Lectura de la Carta de San Pablo a los...” pero jamás habrán oído siquiera hablar de los Padres de la Iglesia que comentaron dichas cartas.

>> Sigue...


Recitar no es pensar.

01.08.17 | 12:00. Archivado en Celebraciones y ritos


Que las religiones tienen un fundamento inconsciente es algo sabido por todos. No es la razón la que guía las creencias sino el subconsciente colectivo, el mundo de la imaginación, los deseos utópicos, la ilusión que presiente o los miedos pre conceptualizados.

Asimismo su continuidad e incluso su difusión siguen procesos inconscientes. Lo cual lleva a afirmar algo evidente: es la incultura la base más consistente de las creencias.

Un hecho claro: la misa. Es el único rito que semanalmente practica el 99% de los creyentes. No tienen otra fuente de información religiosa. ¿Pero a qué se reduce la misa? A recitar mecánicamente una serie de frases aprendidas desde la infancia; a levantarse, arrodillarse y sentarse mecánicamente; a oír palabras que la mayor parte no escucha; a engullir un fragmento de harina con unción y devoción haciéndose a la idea de que “eso” es algo más que moléculas que se disuelven en el estómago...

>> Sigue...


Martes, 17 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Agosto 2017
LMXJVSD
<<  <   >  >>
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031