Humanismo sin credos

Educación y valores/2

17.02.17 | 12:00. Archivado en PROMETEO

Non scholae, sed vitae discimus (L. A. Séneca)

----------------------------------------
Tradicionalmente se definió la función docente como mera transmisión de los saberes propios de las diversas disciplinas académicas, dando primacía al conocimiento de los conceptos teóricos. Pero, como nos recuerda Victoria Camps, “aunque queramos, no podemos dejar de educar en un sentido o en otro. La escuela es un lugar en donde se hace algo más que dar clase” (véase Los valores de la educación).

Por su parte, el sociólogo M. Fernández Enguita nos recuerda que un centro educativo no es un mero centro de instrucción o de enseñanza: “La experiencia de la escolaridad es algo más amplio, profundo y complejo que el proceso de instrucción” (véase La escuela a examen).

En la “sociedad del conocimiento o del aprendizaje” la escuela ha perdido su función hegemónica tradicional de transmisora de conocimientos. Con lo cual, el profesorado ya no tiene el monopolio del saber, que ha de compartir con las nuevas tecnologías de la información, como Internet o Wikipedia.

Los expertos nos recuerdan que la educación del futuro, ha de dar prioridad a las competencias básicas, para seguir aprendiendo por cuenta propia, de forma autónoma.
La concepción teoreticista de la educación como mera instrucción olvida que la educación es esencialmente una praxis, una actividad práctica, que interviene de forma intencional sobre sujetos humanos, modelando su carácter y personalidad.

Formar personas, ciudadanos o trabajadores no consiste sólo en informar, sino en dar forma, transformar, reformar (incluso deformar) etc., de acuerdo con un modelo ideal de persona, de ciudadano o de trabajador.

El vocablo griego paideía (relacionado con pedagogía, conducción de niños) expresaba esta idea de configuración total del individuo. El filólogo Werner Jaeger, en su obra Paideía: los ideales de la cultura griega, afirma que “la palabra alemana Bildung (formación, configuración) designa del modo más intuitivo la esencia de la educación en el sentido griego y platónico”. La paideía iba unida al agón, la lucha por la superación para lograr la excelencia (areté), emulando a los mejores (áristoi). Ya en su origen la palabra ética, significa formación del éthos o carácter.

Pero para ello se necesitan metas o finalidades, que incluyen valores. Según esto, la educación abarca un campo más amplio que la mera instrucción teórica. Cambiando el enfoque, la educación sería lo sustantivo y la instrucción lo adjetivo, aunque muchos profesores se autoconciben más como especialistas de una materia que como educadores.

Enseñar y educar son complementarios y no cabe pensar la primera sin la segunda. Conocimiento y valores están coimplicados, tanto en la ciencia (no hay ciencia libre de valores) como en la educación.

La educación tampoco puede reducirse a su dimensión técnica o productiva (poíesis aristotélica), como puro medio para conseguir resultados externos a la propia acción. No es lo mismo la acción técnica de construir barcos o producir coches que educar personas. La educación, como la praxis en Aristóteles, es una acción moral, intrínsecamente valiosa, que no se rige sólo por reglas técnicas (racionalidad instrumental).

Por el contrario, es un tipo de actividad que actúa sobre sujetos y no sobre objetos, referida a determinados fines, regida por normas, valores y principios morales. Es, pues, una acción racional fundada en valores (racionalidad axiológica de Max Weber). La ética de Kant afirmaba que las cosas tienen precio, las personas dignidad, por ser sujetos morales o fines en sí valiosos, nunca medios para otros fines. Idea que hoy admiten todas las éticas.

El positivismo estableció una dicotomía entre hechos y valores, de modo que la ciencia sólo trataría de hechos objetivos, sin hacer juicios de valor. Esta concepción de una ciencia libre de valores (Wertlosigkeit), defendida también por el sociólogo Max Weber, terminó colonizando el mundo educativo.

Pero frente a la pretensión de una educación “libre de valores”, hay que afirmar que, por acción o por omisión, siempre se educa en valores, de forma ineludible, de modo consciente o inconsciente. La presunta neutralidad axiológica de la educación se fundaba en el emotivismo ético, al sostener que los juicios evaluativos sólo expresan emociones subjetivas, carentes de toda argumentación racional. Con lo cual los valores pasarían al foro privado de cada conciencia.

Frente a este emotivismo subjetivista, F. Savater afirma que “en cuanto a los valores, puede argumentarse la superioridad ética de unos sobre otros, empezando por valorar el mismo pluralismo que permite y aprecia la diversidad” (El valor de educar)
Si influir sobre los educandos es inevitable, sería más racional elegir cómo y en qué dirección lo hacemos. “En definitiva, afirma Adela Cortina, los que presumen de neutralidad, de no influir en los niños, lo están haciendo, quieran o no” (El quehacer ético. Guía para la educación moral).

En España se huyó del adoctrinamiento dogmático de la escuela nacional-católica, bajo la dictadura franquista, para buscar refugio en una supuesta neutralidad, que en la práctica no sólo es imposible, sino también indeseable.

Los valores negados en el curriculum explícito eran trasmitidos, de forma inconsciente, por curriculum oculto (todo lo que se aprende sin enseñarlo de forma intencional a través de las relaciones sociales del aula y del centro).

Una educación neutral es, pues, imposible y de hecho la expresión “educación en valores” es redundante. Educar sin valores es como construir sin cimientos. Como nos recuerda Victoria Camps en Virtudes públicas, “la educación no está libre de valores… Si educar es dirigir, formar el carácter o la personalidad, llevar el individuo en una determinada dirección, la educación no puede ni debe ser neutra.Las finalidades educativas son valores en la medida en que son opciones, preferencias, elecciones”.

Conviene aquí no confundir los “objetivos”, que son resultados finales pretendidos y programados, con los valores, que son fines o ideales regulativos que orientan y guían todo el proceso de enseñanza y aprendizaje.


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por PANDORA 27.02.17 | 14:11

    οἰκονομικοὶ καὶ ἄρχειν ἱκανοὶ καὶ ὠφέλιμοι τοῖς τε ἄλλοις ἀνθρώποις καὶ ἑαυτοῖς); “y no es posible sin justicia llegar a ser un buen ciudadano: καὶ οὐχ οἷόν τέ γε ἄνευ δικαιοσύνης ἀγαθὸν πολίτην γενέσθαι.) En la figura de Sócrates se observaban y enseñaban a una los dos currícula que conlleva toda educación, pues: "sé que también Sócrates se mostraba a sus discípulos como un hombre de b...

  • Comentario por PANDORA 27.02.17 | 13:58

    Con qué gran acierto reclamar la necesidad de educar en valores, pero los universales, fundamento de toda formación humanística; hoy interesadamente silenciada en los programas educativos para mayor gloria de materias financieras y económicas que harán las delicias de la sociedad consumista. ¡Qué subversión de valores y del aprendizaje para la vida democrática, del que avisaba Séneca! Por ello, urge a la Educación procurar esos saberes y valores que el ideario socrático concedía a las personas de bien.
    La nobleza del alma humana era reclamada por Sócrates para la virtud de mayor valor, aquella que necesitaba y necesita la ciudadanía: “por la que las personas se hacen políticos, administradores, capaces de gobernar y útiles a los demás y a sí mismos” (Jen. Mem. IV 2,11: δι’ ἣν ἄνθρωποι πολιτικοὶ γίγνονται καὶ &#959...

  • Comentario por inquieto 18.02.17 | 17:00

    MOISÉS: afirmativo, Repu estudió en El Alta con los salesianos.

    Colaborando sin ánimo de lucro:

    http://elpais.com/elpais/2017/02/08/mamas_papas/1486553720_440045.html

    A las buenas tardes.


  • Comentario por Moisés 18.02.17 | 16:00

    Parece deducirse de los escritos de MANUEL que alguien no toma en serio a PROMETEO o que, incluso, se pitorrea de sus posts. No sé de dónde lo saca.

    Y por lo que a mí respecta no me tengo en mucho ni me tengo tanto respeto como para preocuparme de si me toman en serio o no. Es más: me preocuparía si alguien me tuviera en consideración exagerada e indebida.

    ¿Quizá, estimado paisano, estudió Vd. con los salesianos de El Alta? Tuve conocidos que estuvieron allí hace casi setenta años.

    Yo siempre, en las Escuelas Nacionales Públicas. Luego, por libre. Pero aprendí a decir buenos días, buenas tardes... y la gente no se molestaba. Antes al contrario.


  • Comentario por inquieto 18.02.17 | 10:29

    Una respuesta al aire.

    Repugnancio, merced a la estampita de la epístola, recordó tiempos muy pretéritos, que agradezco.

    Que Repu fue galardonado con diploma en Urbanidad es cierto, el resto igualmente. Que el comentario de Repu de 20,15 pueda parecer irrespetuoso a alguno, es posible porque las interpretaciones son libres. Puedo escribir más, pero no menos.

    Y la vaca por lo que vale, MOISÉS.

  • Comentario por acs 17.02.17 | 22:21

    Yo también soy muy educada, Moisés. Saludo y además sonrío para transmitir optimismo y buen rollito, no como el nick que me precede a las 22:03, que se enrolla mucho, pero se enrolla mal.
    Y no soy menos colaboradora que inquieto. Quod erat demonstrandum (latinajo en honor a xocuprometeo): https://clbe.wordpress.com/2014/11/12/los-7-principios-para-dar-una-conferencia-sobre-innovacion-educativa/
    Facilitando.
    Buenas noches.

  • Comentario por Manuel 17.02.17 | 22:03

    Una pegunta para ti. ¿Crees que si nos diera -no ocurrirá, aunque sea por el propio respeto que nos tenemos a nosotros mismos como personas- por pitorrearnos de lo que diga un cura o algún creyente religioso en algún blog aledaño, no se nos consideraría autores de actos gamberriles y provocadores gratuitos? (Cierto que nuestros comentarios se verían prontamente censurados...)

  • Comentario por Manuel 17.02.17 | 22:00

    Por mi parte, me tomo en serio tu aporte Prometeo. Gracias

  • Comentario por inquieto 17.02.17 | 20:15

    Por lo que leo de MOISÉS (17,53) me parece que también obtuvo diploma en Urbanidad. Como Repugnancio, aunque está feo que moi lo escriba.

    O tempora de pantalones bombachos y pupitres con circunferencia a la derecha para introducir la tinta en recipientes de loza blanca, Tiempos de maestros de escuela, caligrafías y excursiones con viandas en cajas de cartón.

    ¡Qué buenos son los padres salesianos, qué buenos son que nos llevan de excursión!.

    "...... los que presumen de neutralidad, de no influir en los niños, lo están haciendo, quieran o no” (Adela Cortina)

    Colaborando.

  • Comentario por Moisés 17.02.17 | 17:53

    No lo tome a broma, estimada acs,: es que yo soy muy educado... a la antigua.

  • Comentario por acs 17.02.17 | 17:22

    Buenas tardes. :)

  • Comentario por Moisés 17.02.17 | 14:21

    Buenas tardes.

Viernes, 31 de marzo

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca