Humanismo sin credos

La liberación religiosa interior.

27.10.16 | 00:40. Archivado en Vivencia

Pensábamos que tal artículo, tal demostración, tales argumentos… no tenían réplica. Pensábamos que si el creyente discrepante dejaba actuar a su razón, es decir, se ponía a pensar, estaría concorde con nuestras afirmaciones.

Craso error. Por más que a un creyente se le pongan delante hechos, demostraciones, averiguaciones históricas, estudios comparados, demostraciones silogísticas, jamás admitirá que está en un error ni, menos, dará de lado lo que cree.

Lo venimos diciendo desde hace mucho tiempo y, sobre todo, lo hemos constatado: es imposible convencer a un creyente convencido (de lo que cree). Retuercen las evidencias y contraponen vivencias a demostraciones.

La lógica no es algo que tenga que ver con Dios: si se adquiere la fe ni se abandona “sólo” por razonamientos ni se entra en procesos lógicos.

>> Sigue...


Martes, 24 de abril

BUSCAR

Editado por

Síguenos