Humanismo sin credos

¿Condena la Iglesia las grandes fortunas?

18.10.16 | 12:00. Archivado en Cristianismo pervertido

Nada puede añadir la sabiduría religiosa a la sabiduría popular cuando de acopio de bienes se trata. Y qué gran novedad poder oír testimonios de la antigüedad, incluso de sus propios magnates crédulos como éstos:


Las ganancias infames pierden a muchos más de los que salvan (Sófocles).

Hambre sagrada del oro, ¡qué cosas induces a hacer a los mortales (Virgilio).

Lo primero es buscar el dinero; luego ya vendrá eso de ser bueno (Horacio).

La raíz de todos los males es el amor al dinero (Pablo de Tarso).

El que es muy rico o es un ladrón o es hijo de ladrones (Juan Crisóstomo).

>> Sigue...


Sábado, 20 de enero

BUSCAR

Editado por

Síguenos