Humanismo sin credos

¿Es la Iglesia verdaderamente santa? (y 5)

09.10.16 | 12:00. Archivado en Iglesia, Organización y Jerarquía

¿Es verdaderamente santa? (y 5)

Cuando un asesino, un ladrón, un estafador, un conductor ebrio, un timador, un político corrupto… son acusados, juzgados y condenados, lo que aparece ante el pueblo no es el cariño que tiene a sus hijos, sus aficiones cinegéticas, sus ediciones y escritos, sus limosnas a los pobres o su contribución a “Cáritas”; lo que impresiona es que haya transgredido la ley, que haya sobrepasado las expectativas en él depositadas. Es el hecho delictivo el que queda como baldón destacable.

Lo normal y lo que se espera de cualquier persona es su conducta honrada y su aplicación al trabajo encomendado. Lo normal es el respeto a la ley que a todos obliga. Lo normal es ser fiel a aquello en lo que cree. Lo normal es el trabajo por mejorar el legado que le han transmitido.

Si esto podemos decir de las personas, otro tanto se puede aplicar a las sociedades, bien que una sociedad al fin y a la postre deviene lo que sus componentes son y hacen.

>> Sigue...


Lunes, 23 de julio

BUSCAR

Editado por

Síguenos