Humanismo sin credos

Los bienes de la Iglesia son de los pobres.

31.10.16 | 12:00. Archivado en Iglesia, Organización y Jerarquía

¡Mira que es coincidencia! Gracias a la Biblioteca Nacional que todo lo guarda y todo lo ofrece, hoy digitalizada, leía hace pocos días un artículo aparecido en aquel maravilloso periódico llamado “Debate”, donde escribieron firmas tan señeras como Ortega y Gasset, Unamuno, Pío Baroja o Gómez de la Serna, leía, digo, un artículo con este significativo título: “Los bienes de la Iglesia son de los pobres”. Fecha, 20 enero de 1921, firma Cardenio.

Pero muy de pasada y escarbando entre los nacionales de ayer, me encuentro con este no sé si eslogan o epigrama del Cardenal Cañizares: “Los bienes de la Iglesia son de los pobres” que se dejó decir en una conferencia en el Club Siglo XXI en febrero de 2015. LÉANLA. O no lean nada, porque sigue siendo una reiteración que desde tiempos de Maricastaña pretende confundir a la plebe.

No me lo podía creer... Que a estas alturas venga con la misma monserga que, hace un siglo, destripaba con sentido del humor el que firmaba con el pseudónimo de Cardenio, cuyo nombre civilizado era Ramón Fernández Mato.

>> Sigue...


Los apellidos marcan.

30.10.16 | 12:00. Archivado en ¿Verbo o palabra?, HUMOR, UN POCO DE HUMOR.


No de forma determinante, desde luego, pero en muchos casos sí.

Hay un lugar cerca de Burgos, dirección Valladolid por la antigua carretera que roza el monasterio de las Huelgas, donde yo me surto de plantones, herbicida, semillas y cosas relacionadas con el cultivo hortofrutícola. ¿Cómo creen Uds. que se puede llamar? Ni más ni menos que Jacinto Flores e Hijos S.L.

En el dispensario de salud al que antes acudía por aquello de limpiar o reparar conductos, vasos, piezas y funciones… al pasar por la consulta de Ginecología –sólo al pasar, que no es mi caso— me fijaba en la placa colocada en el lateral de la puerta: Doctor Guarro.

>> Sigue...


El totalitarismo que respira en las religiones.

29.10.16 | 12:00. Archivado en La Voz del Humanismo


En nuestros días el cuento es al revés. Hemos visto, y padecido, cómo funcionan los totalitarismo políticos y, viéndolo y padeciéndolo, podemos caer en la cuenta de por qué la religión es un sistema totalitario. Como tal, detestable, infumable, a superar.

La propensión del hombre que accede al poder por imponer como sea su criterio y sus órdenes parece sustentarse y hundir sus raíces en lo más hondo de la naturaleza humana. Aún en los supuestos regímenes democráticos, la tentación de totalitarismo es muy fuerte y, de hecho, encuentra resquicios para expresarse: en el funcionamiento interno de los partidos políticos, en la veneración y seguidismo del líder aunque vaya en mangas de camisa y parezca un pingajo humano, en el seguidismo de eslóganes, en la imitación de las maneras, en la renuncia al pensamiento propio (disciplina de voto), en el "por Dios, Pedro, líbranos"...

>> Sigue...


Life starts when the Church ends

28.10.16 | 12:00. Archivado en Delenda est credúlitas

En religión, y también en la vida, parece que estamos abocados a un permanente reinicio del sistema, cual si de un PC ("personal computer") se tratara, como me está ocurriendo estos días. Preciso es buscar y justificar los porqués para descubrir y aplicar los remedios.

O en otras palabras, los que rechazan la idea de ese Dios personal que agitan los cristianos –la esencia, la existencia y la subsistencia, sus cualidades— parece como si tuvieran la obligación de aportar razones para ese rechazo. Razones que, por otra parte caso de haberlas , ningún creyente estaría dispuesto a admitir.

En este blog hemos incidido una y otra vez en tales razones… Pero la razón se da de bruces contra el muro de aquellos que afirman que la fe es su vida o al menos parte de su vida. Quizá sí puedan servir alguna vez a quien está en disposición de creer o a punto de no creer, pero duda.

Su defensa es el ataque, inquiriendo por nuestra negativa. Pero no reparan ni se preguntan a sí mismos, con honradez, por qué y también para qué creen. ¿El creyente se ha preguntado alguna vez por qué cree en Dios? La mayoría, no.

Lo que están y estamos acostumbrados a ver es que a Dios se le da por supuesto. Es un “suppositum”, un presupuesto, un “por descontado”. Dios es algo que no se discute, se parte de él, se considera una hipótesis demostrada. Y a partir de ahí viene todo lo que viene.

>> Sigue...


La liberación religiosa interior.

27.10.16 | 00:40. Archivado en Vivencia

Pensábamos que tal artículo, tal demostración, tales argumentos… no tenían réplica. Pensábamos que si el creyente discrepante dejaba actuar a su razón, es decir, se ponía a pensar, estaría concorde con nuestras afirmaciones.

Craso error. Por más que a un creyente se le pongan delante hechos, demostraciones, averiguaciones históricas, estudios comparados, demostraciones silogísticas, jamás admitirá que está en un error ni, menos, dará de lado lo que cree.

Lo venimos diciendo desde hace mucho tiempo y, sobre todo, lo hemos constatado: es imposible convencer a un creyente convencido (de lo que cree). Retuercen las evidencias y contraponen vivencias a demostraciones.

La lógica no es algo que tenga que ver con Dios: si se adquiere la fe ni se abandona “sólo” por razonamientos ni se entra en procesos lógicos.

>> Sigue...


De principios falsos, conclusiones descabelladas.

26.10.16 | 11:59. Archivado en Delenda est credúlitas

Leo de nuevo las Instrucción “Ad resurgendum cum Christo”. No me puedo creer tamaña estolidez. Y al leer las “disposiciones”, la pregunta es obligada: ¿hay algo más detrás de todo ello?

Cuatro clases de pensamiento y cuatro de actitudes: los que, adoctrinados en la niñez, creyeron, creen y creerán; los que adoctrinados en la niñez, creyeron pero dejaron de creer; los que, adoctrinados en la niñez, lograron salir de ella sin creer; finalmente los que se vieron libres de credos en su niñez pero saben, respetan aunque desdeñan, lo que otros creen.

Pero de hecho existe un quinto grupo ecléctico: la harca, bien numerosa por cierto, de los que creen pero interpretan según su conveniencia y obran según su criterio. Y dicen: “Esto no es de fe, yo pienso lo contrario y hago lo que quiero”. ¿Son congruentes? ¿Con su propio sentido común o con la Iglesia?

>> Sigue...


Veneran verdades que otros creen cuentos

25.10.16 | 12:00. Archivado en Credulidad


Copio de Mircea Elíade:

«La distinción hecha por los indígenas entre "historias verdaderas" e "historias falsas" es significativa. Las dos categorías de narraciones presentan "historias", es decir relatan una serie de acontecimientos que tuvieron lugar en un pasado lejano y fabuloso. A pesar de que los personajes de los mitos son, en general, dioses y seres sobrenaturales, y los de los cuentos, héroes o animales maravillosos, todos estos personajes tienen en común esto: no pertenecen al mundo cotidiano. Y sin embargo los indígenas se dieron cuenta de que se trataba de historias radicalmente diferentes».

Todos los que recalamos por aquí tenemos una tradición cultural cristiana. Quiere esto decir que hemos sido imbuidos de “historias verdaderas” que durante mucho tiempo no hemos puesto en duda, que hemos asimilado como tales, como verdaderas, y que nunca se han puesto en duda… hasta que la DUDA llega.

>> Sigue...


No ataquen tanto, que tiran piedras sobre su tejado.

24.10.16 | 12:00. Archivado en La otra HISTORIA del Cristianismo.

No, ese argumento no sirve.

Se defienden de lo que tildan de laicismo rampante con el “más lo eres tú”. Y en caso de que no pongan por encima la valía de los credos frente al laicismo, se defienden de igual modo arguyendo que los regímenes que se rigen por principios cristianos no son peores que los fascistas, los nazis o los estalinistas; o que la ilustración y el racionalismo derivaron necesariamente en tales regímenes. Se quedan tan tranquilos con tal deducción, cuando, con los mismos argumentos, otros podemos endosarles la deriva histórica del siglo XX... y no digamos XV y XVI.

Argumento en verdad volátil e inconsistente. ¿Quién niego que tales regímenes hayan sido o sean execrables de todo punto? ¡Eso también lo dicen las personas de bien, sin ser creyentes! Ni siquiera hace falta asentarse sobre principios religiosos para proscribirlos.

Pongamos las cosas en su sitio:

>> Sigue...


Los sucedáneos democráticos del totalitarismo.

23.10.16 | 12:00. Archivado en Iglesia, Organización y Jerarquía

Decía G. Orwell que “un Estado totalitario es una teocracia y su casta dominante, para mantener su posición, tiene que creerse infalible” (1946 La defensa de la literatura). Orwell se proclamaba ateo y también asceta. Pues es precisamente un "ateo" el que expresó, a contracorriente y con toda la incorrección política del mundo, las opiniones más feroces contra los sistemas totalitarios fascistas y comunistas. Lo he vuelto a leer, poco tiempo lleva, el por muchos conceptos interesante librito “Rebelión en la granja”. Lo recomiendo vivamente.

No hay que acudir a opiniones vaticanas para denigrar el totalitarismo, sea de la casta que sea. Quizá Orwel estuviera más sensibilizado contra tales sistemas precisamente porque fue encerrado de niño en una escuela regentada por sádicos cristianos, donde el pecado era omnipresente: en este mundo no se puede escapar del pecado original, de la culpa, del dolor y de la pena consiguientes. Eso lo dejó traumatizado para el resto de su vida pero lo que afirma se sostiene por sí mismo, independientemente de la causa que lo originara.

>> Sigue...


Conocer a Dios es destruirlo.

22.10.16 | 12:00. Archivado en Razón, sentido común y cerebro


El fiel creyente cristiano, en la asunción de su Dios ha de aceptar determinadas verdades dogmáticas. Normal y válido. Es un hecho no discutible que hay personas que creen lo que creen.

El fiel cristiano que acepta verdades dogmáticas también aceptará que otros las nieguen porque no son evidentes y porque contradicen la más elemental consideración racional.

Ese fiel cristiano dogmatizado debe entender y aceptar que haya otros, no tan avezados como él en cuestiones de fe pero regidos por su sentido común, a quienes les resulte difícil de tragar lo que sigue:

--Un Dios que habla a determinado pueblo y sólo a ése
--que revela y se revela
--que es uno y tres a la vez
--un Dios "persona"
--que una de sus trinidades se hace hombre
--que nace de madre virgen
--que pasa por la vida haciendo milagros y portentos
--que resucita
--que sube a los cielos
--que realiza milagros a través de sus siervos
--que, transustanciado, permanece realmente con sus fieles...

>> Sigue...


¿Hay que justificar el sentido común?

21.10.16 | 17:42. Archivado en Razón, sentido común y cerebro

Todo en la vida pasa por el tamiz de la propia razón, que en otros términos, no es sino puro sentido común. Tener que aceptar “lo que es” puede contradecir criterios personales, pero los motivos de la conducta del hombre son muy diversos y hasta enrevesados. Aceptar algo supuestamente irracional puede venir dado por la previsión del consiguiente rechazo o sanción. El que no dispara contra el enemigo, sabe que un consejo de guerra lo puede condenar a muerte...

Pero en la vida normal, es el sentido común el que puede sugerir al individuo que hay leyes por encima de las positivas que deben ser en ese momento obviadas.

>> Sigue...


¿Razones para creer y razones para no creer?

20.10.16 | 12:00. Archivado en Credulidad


Peliaguda pregunta, porque, como conclusión de los argumentos que se puedan aportar, tendríamos que decir que no se trata de buscar o alegar razones sino de ver y sentir la EVIDENCIA y obrar en CONSECUENCIA... Para algunos bastaría con “poder obrar en consecuencia”, que ni eso pueden.

Razones para creer... ¡claro que las hay! Toda conducta humana tiene sus razones. En este sentido la creencia es razonable.

La señora que llega a la Iglesia y se arrodilla ante el sagrario se siente a gusto, percibe paz, puede hablar en su interior con su Amado, puede consolarse sintiendo que la escuchan... ¿No son suficientes razones para creer?

>> Sigue...


La religión tiene poca cabida en la mente del niño.

19.10.16 | 12:00. Archivado en Educación

Largo podría ser, que no lo es, el estudio de la relación entre infancia y religión. Y largo es, éste sí, el estudio de la génesis de la moralidad en la infancia.

Los tratados serios de Psicología --me limito a los manuales universitarios que uno puede manejar-- apenas dedican espacio a tal relación. La religión es un hecho cultural o “relacional” más, que incide en los aprendizajes o hábitos del niño. La religión como creencia y prácticas se integra en la socialización del niño y la adquisición de criterios morales.

No podemos referirnos a la religión como ligada a ese sentimiento inconcreto de lo numinoso –en expresión de Rudolph Otto— que también existe en la segunda infancia, ni religión ligada a los miedos irracionales que comienza a sufrir el niño en los primeros años o a las imaginaciones que dan cuerpo a sentimientos inconcretos o a figuraciones diversas…

Se trata de algo más esencial. Queremos decir que la religión en cuanto asentimiento a unas verdades reveladas que presuponen un Dios creador, sustentador y redentor, no tiene cabida en la inteligencia del niño quizá hasta pasada la adolescencia, si no más.

>> Sigue...


¿Condena la Iglesia las grandes fortunas?

18.10.16 | 12:00. Archivado en Cristianismo pervertido

Nada puede añadir la sabiduría religiosa a la sabiduría popular cuando de acopio de bienes se trata. Y qué gran novedad poder oír testimonios de la antigüedad, incluso de sus propios magnates crédulos como éstos:


Las ganancias infames pierden a muchos más de los que salvan (Sófocles).

Hambre sagrada del oro, ¡qué cosas induces a hacer a los mortales (Virgilio).

Lo primero es buscar el dinero; luego ya vendrá eso de ser bueno (Horacio).

La raíz de todos los males es el amor al dinero (Pablo de Tarso).

El que es muy rico o es un ladrón o es hijo de ladrones (Juan Crisóstomo).

>> Sigue...


Ser bueno implica no hacer el mal.

17.10.16 | 12:00. Archivado en El mal

Este blog parece ser hijo de Casandra, pontificando sobre cosas ciertas sin que sus siempre apocalípticas palabras merezcan un gramo de consideración, con el añadido de verse situado en lugar inconveniente.

Con el añadido de que se vea asediado por todas partes, las una por arriba, donde se acomodan los altos predicadores de la fe que no pueden descender a las letrinas de la Iglesia, las otras por abajo, comentaristas que, vaya por Dios, no comentan y que, por el viso de sus contenidos, son los que regañan, censuran, reprenden, sermonean, acusan, desechan y a veces replican (aunque poco).

Muchas veces, por esta razón, hemos de ponernos la venda antes de la herida, como es el caso cuando pensamos en la perversión secular de la Iglesia. Así, diremos que no sirve referirse a los siglos pasados, por ejemplo si hablamos de los siglos IX a XV, diciendo que eran otros tiempos; tampoco que la Iglesia está formada y regida por hombres; o que no se debe juzgar el pasado con criterios actuales; y tampoco que la Iglesia ha hecho cosas buenas… ¡Estaría bueno que una sociedad que nació para predicar y hacer el bien no lo hubiera hecho!

>> Sigue...


¿Una Iglesia regida por un 'santo padre'?

Estoy viendo fotos de la Sala Pablo VI al paso de JP-2 bendiciendo a los presentes, besando a algún que otro infante, sonriendo a todos, poniendo su mano sobre algún enfermo… en un lento ascender por la suave pendiente del Aula. Ante la presencia de un papa, el babeo de los súbditos creyentes es digno de estudio: la faz se tiñe de arrebol, se ilumina la cara cual transfiguración en el Tabor vaticano y la sonrisa rasga las orejas. Es el efecto que supone la veneración del líder.

En nuestros días el Papa recibe títulos varios: de Santo Padre, Vicario de Cristo, Sumo Pontífice, Sucesor de Pedro, Obispo de Roma, Patriarca Universal, Cabeza de la Iglesia, Siervo de los siervos de Dios y unos cuatro o cinco títulos más. Cuando a él o del se habla, hay que decir “Su Santidad”. Aparte de otras prerrogativas, se dice también que tiene una asistencia especial del Espíritu Santo.

Lógicamente parte de esto es una “creencia”, porque ya el primer apelativo, Santo y Padre, es una solemne o cursi petición de principio, que ni puede decirse santo ni menos es padre. Pero, en fin, déjese con el sentido que el crédulo quiera darle.

>> Sigue...


El templo de Éfeso se rinde a los talibanes.

Córdoba fue conquistada por Fernando III en 1236. Los cristianos transformaron inmediatamente la mezquita en templo. Preservaron la mezquita y encastraron una catedral en ella. Ahí está la Mezquita en todo su esplendor para admiración de fieles y turistas.

Cuando los Reyes Católicos conquistaron Granada quedaron deslumbrados por la maravilla que era la Alhambra. Ni ellos ni sus sucesores en modo alguno consintieron que se destruyera nada, aunque añadieran un palacio al gusto de la época y en consonancia con la grandeza del emperador Carlos. Recordemos que lo normal en la época era destruir edificaciones anteriores para utilizar el material recuperable en nuevas obras. Más si eran obras de paganos.

Dicen que el templo de Ártemis en Éfeso fue una de las siete maravillas del mundo. Por lo que dicen, a la altura, o más, de la Alhambra y la Mezquita de Córdoba.

>> Sigue...


¿No les hace dudar a los crédulos?

14.10.16 | 12:00. Archivado en Dios, esencia y existencia


Las religiones seguirán atrayendo a la gente mientras haya miseria, guerra e ignorancia porque ellas proveen algo que la ciencia no da: consuelo e ilusión de seguridad.

Pregunta necesaria: ¿Dios es el mismo en todas las religiones? Si el criterio dilucidador se centra en Dios y no en la percepción de los hombres, necesariamente tendríamos que decir que sí.

La globalización, la inmediatez de las comunicaciones, incluso el turismo han reducido los límites del mundo, también ha hecho crecer el interés por el fenómeno religioso. Y quienes muestran interés por un tema, pueden hoy encontrar información inmediata. Esto, lógicamente, ha creado un enorme problema en las religiones: quién y cómo es el dios que veneran.

Reafirmando lo dicho arriba, quienes se sienten navegantes por el piélago de las creencias deben afirmar que Dios es el mismo en todas las religiones. ¿Cómo salvar el escollo de los conceptos y las denominaciones?

Como no podía ser de otro modo, si Dios no quiere dejar de serlo, la respuesta más oída es que es el mismo en todas aunque con diversos nombres.

Quizá la religión verdadera sería la que expresara esta última realidad, “dejar de serlo”. Dios estaría, entonces, afectado únicamente del virus del nominalismo.

>> Sigue...


Por sus hechos los conoceréis.

13.10.16 | 12:00. Archivado en Razón, sentido común y cerebro

Si el Maestro de la creencia cristianadice que por sus hechos los conoceréis, preciso sería someter al juicio de los hechos, que no de Dios como en otros tiempos, RAZÓN y CREENCIA. Tour de force o test comparativo: avances científicos, fundados en la confianza en las capacidades del hombre, frente a soluciones de las creencias, inmutables desde la redacción de sus primeros libros.

El pensamiento deriva en acción y la acción justifica o juzga al pensamiento, por lo que sólo los hechos confirman las teorías. Sería como someter a ambos a un "test de sinceridad" o de "ética intelectual".

Dado que ambas, ciencia y religión, buscan el bien del hombre, ¿quién lo procura en mayor grado, si se da por descontado que ésa es su finalidad...! El quid de la cuestión estriba en qué se entiende por "bien del hombre". ¿Bien del hombre? Una simple encuesta dejaría las cosas bien claras. La gente del montón, todos los que nos movemos en un mundo regido por el sentido común, diríamos: salud, dinero y amor... ¿Dios?

Apelando a esa honradez intelectual del creyente, examine

>> Sigue...


Celebrar cuentos: Virgen del Pilar.

12.10.16 | 12:00. Archivado en MARIA Y EL MITO

Instaurar una fiesta es fácil: basta con que una autoridad con poder lo haga. Más difícil es suprimirla o, como es el caso, sustituirla. Todos los años regresa la Iglesia Católica Española (ICE) con el cuento de “la Virgen del Pilar”. Está en su derecho… siempre que no trate de confundir. Y la ICE lo hace: por una parte, el relleno conceptual de la fiesta es falso y, por otra, es obvia la pretensión de superponerla a otra de carácter nacional.

Frente a este derecho, el de celebrar leyendas, también está el de que otros muchos fieles, fieles a la verdad racional, vengan por las mismas fechas a intentar poner las cosas en su sitio. En primer lugar, diciendo que no se celebra un hecho histórico sino una leyenda. Y en segundo lugar, que la fiesta principal de este día es la de la Hispanidad, en memoria de un hecho, éste sí, históricamente cierto, la llegada de Colón a Guanahaní, Cuba y La Española. Un hecho histórico de enorme trascendencia para el mundo occidental que España con justo derecho se atribuye.

>> Sigue...


El cautiverio religioso.

11.10.16 | 12:00. Archivado en Delenda est credúlitas

Muchas sociedades hay en el mundo que tienen como guía leyes emanadas de preceptos religiosos. Naciones donde se valora en alto grado la pertenencia a determinada comunidad religiosa. Grupos que se enorgullecen cuando ven a sus dirigentes sumidos en profunda oración o profiriendo plegarias al Dios que les gobierna.

Impensable sería, es, que en el país más poderoso de la Tierra, EE.UU., el presidente se declarara irreligioso, que no aceptara la existencia de un Dios que rige los destinos de su patria. “In the name of God…” es el presupuesto y la garantía de sus decisiones. Sugerente es la biografía del malhadado G. Bush, el que predicaba la “justicia infinita” tras el 11-S sin los efluvios del alcohol.

>> Sigue...


Estupideces hechas comentario.

10.10.16 | 12:00. Archivado en 2. Sobre este blog


................. Si aparte de sentirse uno obligado, por compromiso, a exponer sus ideas a diario en este blog sobre religión--que es fe, prácticas piadosas, historia y humanismo--, tuviera que contestar a cada uno de los que por aquí se asoman, le faltarían horas al día para ello y, sobre todo, se privaría uno de tiempo para algo más interesante como gozar de la vida y de las pequeñas felicidades que ésta trae consigo.

Y, además, no serviría de nada. Un crédulo jamás puede ser convencido. Debe ser él el que se convenza de que las ideas religiosas no tienen consistencia, no se necesitan para ser mejor persona y secuestran la inteligencia. Si todavía, con los datos que el crédulo tiene, no se convence, mejor es dejarle que siga su camino, apartarse de su peligrosa trayectoria y seguir diciendo lo arriesgado que es enfrentarse a un crédulo con armas.

No porque se deje de contestar a los comentaristas, puede uno dejar pasar simplezas que se nos endosan como las que subrayo

>> Sigue...


¿Es la Iglesia verdaderamente santa? (y 5)

09.10.16 | 12:00. Archivado en Iglesia, Organización y Jerarquía

¿Es verdaderamente santa? (y 5)

Cuando un asesino, un ladrón, un estafador, un conductor ebrio, un timador, un político corrupto… son acusados, juzgados y condenados, lo que aparece ante el pueblo no es el cariño que tiene a sus hijos, sus aficiones cinegéticas, sus ediciones y escritos, sus limosnas a los pobres o su contribución a “Cáritas”; lo que impresiona es que haya transgredido la ley, que haya sobrepasado las expectativas en él depositadas. Es el hecho delictivo el que queda como baldón destacable.

Lo normal y lo que se espera de cualquier persona es su conducta honrada y su aplicación al trabajo encomendado. Lo normal es el respeto a la ley que a todos obliga. Lo normal es ser fiel a aquello en lo que cree. Lo normal es el trabajo por mejorar el legado que le han transmitido.

Si esto podemos decir de las personas, otro tanto se puede aplicar a las sociedades, bien que una sociedad al fin y a la postre deviene lo que sus componentes son y hacen.

>> Sigue...


La unidad disgregada de la Iglesia (4)

08.10.16 | 12:00. Archivado en Iglesia, Organización y Jerarquía


No era nuestra intención abundar en la paradoja que se da en el recitado del credo cuando al llegar a la Iglesia, die: “…et unam, sanctam, catholicam et apostolicam Ecclesiam”, "...y en la Iglesia que es una..."

Decimos paradoja porque se afirma verbalmente una cosa que la realidad refuta. Contradicción no en los términos sino entre los términos, o sea, los conceptos, y los hechos.

Todo en la historia de la Iglesia ha sido un contravenir lo que el Fundador quiso. Y todo en la historia de la Iglesia incide en atentar descaradamente contra la unidad por la ambición y ansia de poder de sus jerarquías.

>> Sigue...


¡Que no, que la Iglesia no es una! (3)

07.10.16 | 12:00. Archivado en Iglesia, Organización y Jerarquía

Que la Iglesia no es una, a cualquiera le resulta evidente. Algunos, sin embargo equivocan los adjetivos, el cardinal y el calificativo, y con ello salvan los muebles: ¡claro que la Iglesia católica es una… porque una es la Iglesia católica y dos y tres son la ortodoxa y la protestante!

Dejando ironías lingüísticas aparte, habría que dilucidar lo que se entiende por “una”. ¿Es sinónimo de unida, que no de única? Los fieles católicos dirán que la verdadera Iglesia, la que es una, es la suya, la católica. Y a su vez las otras dos, la protestante y la ortodoxa, pueden decir lo mismo, declarándose todas Iglesias de Jesucristo.

El hecho de que en la católica prime hoy el movimiento ecumenista frente al antagonismo del pasado es una confesión explícita de que no existe unidad en la Iglesia. El que se acerca es que estaba alejado y el que busca la unión es porque está desunido.

>> Sigue...


¿Cómo pueden creer en una Iglesia "una"? (2)

06.10.16 | 12:00. Archivado en Iglesia, Organización y Jerarquía


Dejando aparte otros significados más esotéricos y difíciles de clarificar, cualquiera entiende por Iglesia la reunión o congregación de fieles, sean de la religión que sean y adoren al dios que adoren... Sociedad que pone al hombre en relación con dios. ¡Pero Dios es absoluto! Él sí que es uno. Si en religión se pudiera usar la lógica y presuponiendo que Dios, en todas las religiones, es uno –si no, no sería Dios— la Iglesia debiera ser también una. Es decir, la Iglesia comprendería la totalidad de creyentes en Dios. Al menos la religión "verdadera", la Iglesia cristiana. ¿Pero de verdad es una?

Primero habría que ponerse de acuerdo en las cualidades implícitas en el concepto "Iglesia una". Y luego ¿qué entiende el cristiano cuando escucha o recita eso de “Iglesia una”? No se sabe. Hasta se podría llegar al galimatías que confunde Iglesia una, Iglesia unificada e iglesia única. A las personas normales los embrollos semánticos no les confunden. El concepto “una” tiene sus connotaciones, sus sinónimos, entre los que se encuentran aquellos que no se corresponden con lo que en la realidad debiera ser hoy la Iglesia: indivisa, unitaria, individualizada, indivisible, íntegra, única…

>> Sigue...


Fuera de la Iglesia… todo es objeto de discusión (1).

05.10.16 | 12:00. Archivado en Iglesia, Organización y Jerarquía


Creo en la Iglesia que es una, santa, católica y apostólica”. Decía la Apologética, que no hace muchos años se enseñaba en los seminarios, que éstos eran, son, los signos de autenticidad de la verdadera Iglesia, que ellos eran los sellos de distinción de la Iglesia verdadera frente a las falsas religiones y que demostraban que era la que Jesucristo había fundado.

Y dado que la doctrina dogmática de la Iglesia es inmutable, ésta es una de las afirmaciones del credo católico que hoy se sigue recitando en los encuentros dominicales: Una, santa, católica y apostólica”.

¡Qué fácil es hacer afirmaciones a sabiendas de que éstas nunca van a ser discutidas, cuando no hay posibilidad alguna de ser rebatidas –por falsas y por impuestas--, cuando no existe evidencia alguna de su veracidad!

>> Sigue...


Ante una hecatombe religiosa.

04.10.16 | 12:00. Archivado en Delenda est credúlitas

Hay más probabilidades de que estalle un conflicto mundial alentado, sustentado o incitado por las religiones que por cualquier otro motivo. Y tal como están las cosas… A la escala de la II Guerra Mundial y con los medios de destrucción que hoy poseen determinados países, sería el fin de la civilización. No habría cortapisas racionales tanto por parte del agredido como, lógicamente, del agresor. Lo primero que sucumbiría sería la racionalidad.

La defensa de la propia religión llevaría consigo la utilización de arsenales hasta ahora frenados precisamente por temor a cualquier hecatombe.

>> Sigue...


Superar el peligro religioso.

03.10.16 | 12:00. Archivado en Delenda est credúlitas

Las religiones son un problema para quienes no comulgan con ellas y para quienes quieren y buscan que surja una nueva sociedad no contaminada ni, menos, sometida a las creencias. La religión, en muchos lugares de la tierra, es un rompecabezas político enquistado en otros conflictos. Coopera para que no pueda darse una convivencia pacífica entre distintos grupos de población. Pero ¿es posible prescindir de ellas, superarlas, desbancarlas o simplemente sustituirlas?

No, no es posible. En primer lugar por respeto a las personas. No es ético privar a muchos millones de fieles de algo que les sirve de consuelo, refugio y bálsamo para sus problemas. Tampoco es posible, por el momento, arrancar de las manos de una minoría de líderes religiosos el inmenso poder que tienen. Un poder que se siente respaldado por grandes masas de población a las que manejan para, precisamente, someterlas a sus dictados. Añádase el inmenso daño que sobrevendría a la cultura y el que produciría en tantas personas como reciben el sustento de las creencias religiosas.

>> Sigue...


¿Está pagando el PSOE el trapicheo del 11-M?

02.10.16 | 12:00. Archivado en Actualidad


Desde los atentados de Atocha España ha ido de mal en peor. No es cuestión de adjudicar culpas, porque los verdaderos culpables son los que cometieron los atentados, los que los prepararon, los que indujeron a ello y, quizá, los que han tapado lo que allí se urdió. Y nada de eso sabemos.

Aquello de “España no se merece un gobierno que mienta” del infausto Rubalcaba hizo más daño a la sociedad, en los años que han seguido a aquel atentado, que la torpeza o prepotencia de Aznar que veía en el atentado mayoría absoluta en las urnas.

Decimos que España ha ido de mal en peor desde aquel fatídico 11 de marzo. Subió al poder el más inepto de los gobernantes de la historia reciente, que consiguió llevar a España al borde de la bancarrota y que, por acción y omisión, dio vuelos a sus desmembrdores; la banda terrorista ETA ha conseguido instalarse en las instituciones y, lo que es peor, en la mente de muchos ciudadanos; la deriva nacionalista va camino de romper España en trozos sin que haya nadie que ponga coto a sus excentricidades y despilfarro; la corrupción –peccata minuta frente a un atentado de tan grande magnitud-- ha invadido hasta la médula a los dos partidos en el poder; y, finalmente, el PSOE se rompe.

>> Sigue...


Atributos nocivos de las religiones falsas (y 2).

01.10.16 | 12:00. Archivado en Delenda est credúlitas

No podemos negar que las creencias y prácticas religiosas tienen aspectos positivos, dignos de ser rescatados por el hombre normal. Por ejemplo su prédica moral.

La religión es, para muchos individuos, una necesidad, un estímulo, una ayuda para pensar, para sentir y para seguir sus dictados morales. La religión les procura una cierta paz, aunque otros digan más bien apaciguamiento de sentimientos perniciosos.

Sin embargo para la humanidad en su conjunto y para individuos con mayor desarrollo intelectual, que han superado la etapa infantil centrada en el mantenimiento de creencias, la religión es algo perjudicial y nocivo, por no decir algo peligroso.

Siguiendo con el florilegio iniciado ayer, las religiones han sido algo retardatario de la evolución social cuando no han sumido a las sociedades en ignorancia, atraso, división, dominio, crueldad…

3. La ignorancia, la carencia de educación, la falta de pensamiento crítico, el analfabetismo que procura todo sistema oscurantista se extiende a cualquier ámbito social y humano. Todo ello se ha traducido en atraso palpable. Hay pueblos en que las creencias lo informan todo y cuya cultura es, en grado casi único, la religiosa, cuando no es la única. Pueblos y periodos históricos sumidos en la ignorancia y en el analfabetismo.

>> Sigue...


Domingo, 22 de octubre

BUSCAR

Editado por

Síguenos