Humanismo sin credos

El san Jerónimo de lengua viperina y genio endiablado (2)

03.01.16 | 12:00. Archivado en Cristianismo pervertido


No podemos hablar de Jerónimo, san Jerónimo (340-420), sin hacer referencia a alguien que, a pesar de las persecuciones contra los cristianos, tuvo en su tiempo y posteriormente más notoriedad que él, Orígenes (185-254), "una de las figuras más nobles de la historia del cristianismo".

Orígenes, nacido en Alejandría, también fue un fanático cristiano al menos en sus años jóvenes, pero con una categoría intelectual fuera de toda duda. Fue el más grande erudito de su tiempo sobre la Biblia. Hijo de un mártir cristiano, Orígenes fue a la vez perseguido por las autoridades romanas y por sus propios colegas en la fe. Murió como mártir y murió como hereje.

Discípulo de Clemente de Alejandría, se puede decir que Orígenes personificó toda la teología de la Iglesia cristiana oriental. Todavía muchos años después de su muerte, sus escritos seguían teniendo el beneplácito y la alabanza de santos tan señeros como Basilio o Gregorio Nacianceno. Capítulo especial le concede la Historia de Eusebio. En un primer momento hasta el mismo Jerónimo dijo de él que fue “el segundo doctor de la Iglesia después de los apóstoles”.

Las disputas doctrinales suscitadas a partir del año 300 y continuadas en las dos centurias siguientes, tenían como uno de los referentes intelectuales los escritos de Orígenes. A la hora de discernir su herejía, resulta sospechoso, raro y anormal que fuera el mismísimo Emperador, Justiniano, el que promulgara un edicto de condena contra Orígenes (año 353). ¿Quién inspiró o influyó en el emperador para condenar sus escritos, después de tanto tiempo?

El motivo era bien simple: la política, que era lo único que le interesaba a Justiniano. El chivo expiatorio para terminar con las disputas teológicas entre griegos y sirios fue Orígenes: “Muerto el perro…”. Tildaron su doctrina de “subordinacionista”, que, curiosamente, era lo que en ese tiempo creían todos frente al dogma posterior. También condenaron su doctrina de la apocatástasis, cuya verdad y la opuesta se pueden deducir de los escritos del NT. Véase Mc 9.43; Mat 18.8; 25.46; Jn. 3.17; 12.47; I Col. 1.19; I Tim. 2, 4; II Pedro 3.9.-

En esas disputas estaba involucrado Jerónimo. Pero la rivalidad no era tanto por la doctrina de Orígenes –que enfrentó a Jerónimo y Rufino-- cuanto por el derecho que tenían Epifanio de Salamina o Juan de Jerusalén para predicar en la iglesia del Santo Sepulcro. Tanto Jerónimo como Rufino habían traducido a Orígenes y desde su época de estudiantes, eran amigos. Cuando Rufino le acusó a Jerónimo ante el papa Anastasio de hereje, Jerónimo tuvo miedo, declaró que la doctrina de Orígenes era “la más horrible de las herejías” y afirmó que había sido enemigo de tales doctrinas desde siempre (Comentarios sobre Isaías y sobre Ezequiel).

Rufino siguió acusando a Jerónimo. A éste “se le encogió el ánimo” (Grützmacher). Rufino le acusó de leer a los clásicos griegos; de que a la madre de su discípula Eustoquio la había llamado “suegra de Dios”; que había dicho de Orígenes que era “el más grande doctor de la Iglesia después de los Apóstoles”, para luego decir de él que era “el gran patrono de la mentira y del perjurio”; también que, en un anónimo, había llamado a Ambrosio “cuervo y pajarraco negro como la pez”. Y termina Rufino diciendo: “Pero si luego condenas a todos aquellos a quienes alguna vez alabaste, como a Orígenes, Dídimo y Ambrosio, no he de lamentarme de que a mí, que soy una sabandija en comparación con aquéllos, me destroces ahora después de haberme elogiado en tus cartas…” (“Rufino contra Hierónimus”, en Grützmacher).

Eso sí, las invectivas de Rufino, como ha sido constante en todos los escritos de los polemistas eclesiales, las envolvía con un prólogo edificante y un epílogo piadoso: “No contestemos a esos insultos ni a esas calumnias, ya que nuestro Maestro Jesús nos enseñó a soportarlo todo con mansedumbre”. Todo esto le llegaba a Jerónimo no directamente sino a través de terceros.

Jerónimo denota en sus respuestas que Rufino le había sacado de sus casillas. Le califica de perverso; disimula lo que de verdad había en las acusaciones de Rufino; lanza al viento calumnias y verdades a medias sobre Rufino; afirma que lo único que pretende es lograr el solio pontificio; que incluso y con ese fin ha recurrido a sobornos; que ha conspirado contra la vida de Anastasio, papa…

A partir de aquí, ambos se acusan de robo, perjurio y falsificación. Por lo que se ve, Rufino no andaba descaminado respecto a su vida íntima, según lo que Jerónimo dice: “Te alabas de estar al corriente de los crímenes que, según dices, te confesé cuando éramos íntimos amigos. Dices que los divulgarás ante la pública opinión y que me pintarás tal como soy. Pero yo también sé pintarte a ti”. Como en la disputa entre Pepa y Manuela (“Agua, azucarillos y aguardiente”), Jerónimo invoca a Jesús el Mediador y finge lamentar “que dos ancianos hayan tomado la espada por culpa de unos herejes, teniendo en cuenta sobre todo que ambos quieren llamarse católicos. Con el mismo ardor con que antaño loábamos a Orígenes, unamos las manos y los corazones y condenémosle ahora, ya que le condena la redondez entera de la Tierra” (Grützmacher).

¿Quería Jerónimo pasar por indulgente, compasivo, conciliador y paternal? En modo alguno. Rufino murió el año 410. Vivo o muerto, las referencias a él siempre eran insultos. Como epitafio, escribe el muy santo Jerónimo: “Murió el escorpión en tierras de Sicilia y la hidra de numerosas cabezas dejó de silbar contra nosotros… …A paso de tortuga caminaba entre gruñidos… Nerón en su fuero interno y Catón por las apariencias, era en todo una figura ambigua, hasta el punto que podía decirse que era un monstruo compuesto de muchas y contrapuestas natura-lezas, una bestia insólita al decir del poeta: por delante un león, por detrás un dragón y por en medio una quimera” (Prólogo en Comentario sobre Ezequiel).


Opine sobre la noticia con Facebook
Opine sobre la noticia
Normas de etiqueta en los comentarios
Desde PERIODISTA DIGITAL les animamos a cumplir las siguientes normas de comportamiento en sus comentarios:
  • Evite los insultos, palabras soeces, alusiones sexuales, vulgaridades o groseras simplificaciones
  • No sea gratuitamente ofensivo y menos aún injurioso.
  • Los comentarios deben ser pertinentes. Respete el tema planteado en el artículo o aquellos otros que surjan de forma natural en el curso del debate.
  • En Internet es habitual utilizar apodos o 'nicks' en lugar del propio nombre, pero usurpar el de otro lector es una práctica inaceptable.
  • No escriba en MAYÚSCULAS. En el lenguaje de Internet se interpretan como gritos y dificultan la lectura.
Cualquier comentario que no se atenga a estas normas podrá ser borrado y cualquier comentarista que las rompa habitualmente podrá ver cortado su acceso a los comentarios de PERIODISTA DIGITAL.

caracteres
Comentarios
  • Comentario por Moisés 04.01.16 | 14:29

    Pues muy de acuerdo con J.P. y acs.

  • Comentario por acs 04.01.16 | 00:19

    Pero qué le gustan al blogger los cotilleos...
    Lo he leído por encima, porque la verdad no se me ha perdido nada con Rufino ni con Jerónimo: ni me escandaliza que la gente discuta, ni me interesa lo más mínimo, a partes iguales.
    Por propia idiosincrasia prefiero las discusiones agrias a las hipócritas sonrisas de los que apuñalan por la espalda. Me parece natural que se tengan que decir de vez en cuando cuatro verdades y no pasa nada
    pienso yo...

  • Comentario por J.P. 03.01.16 | 21:33

    En fin, que es hasta cierto punto normal que se sacasen los ojos. No todos pueden ser tan civilizados como Chesterton y Shaw.

    Si esto mismo lo vemos en el blog. Quedarse en los rifirrafes personales es reduccionista.

  • Comentario por J.P. 03.01.16 | 21:31

    "Busqué un doble beneficio como resultado de mi obra: primero, desvelar la herejía del autor [Orígenes] y, segundo, condenar la falta de credibilidad del traductor. Y nadie podría creer que asiento con la doctrina que traduje ya que afirmé en el prefacio por qué fui impelido a crear esta versión y señalé al lector lo que no debía creer (Contra Rufino, I, 7; mi traducción). Por lo demás, es en II, 11 donde se ceba con la traducción de Rufino: "desearía que hubiese hecho lo que se te pidió [verter en latín el texto griego]. Así no habrías sido oobjeto de ninguna mala voluntad [Rufino se quejaba de que sy traducción levantó críticas contra èl]Si hibieses sido un traductro fiel, no habría sido necesario contracar tu falsa traducción con mi traducción veraz",

    Asimismo, Jerónimo se defiende que si antes alabó a Orígenes fue porque no había leído aún el Peri Archon ni concocía por tanto lo expuesto en dicha obra (ibid. I, 14)

  • Comentario por J.P. 03.01.16 | 21:15

    Hola, Moisés. La verdad es que, al final, no puedo sacar tanto tiempo como me gustaría, pero dejaremos caer solo una cosa. COmo indica Tovar, lo más destacable de la controversia Jerónimo-Rufino se encuentra en cómo va exponiendo Jerónimo en su Contra Rufino la formación cultural que deben tener los teólogos y los sabios.

    http://bit.ly/1RjrP13

    Quedarse solo en la controversia personal, que como es lógico va a ser muy áspera, a cara de perro (porque entonces se jugaban mucho), es un poco así.

    Ahora bien, como se lee en el Contra Rufino, la controversia parte por la traducción que hizo Rufino y que Jerónimo contesta con una nueva traducción, con la intención de denunciar que la de Rufino expandía el error origenista: "Expresé en latín solo lo que encontré en el texto griego de los libros Peri Archon, no para que el lector creyese lo que estaba en mi traducción sino con el deseo de que no creyese lo que estaba en la tuya"

  • Comentario por promiscato 03.01.16 | 20:41

    la mamá de Luis había tenido gemelos por lo cual su papá le dice:
    - Dile a la maestra que no vas a ir esta semana a la escuela.
    - Sí papá, contestó Luis.
    Cuando regresó Luis de la escuela, el papá le preguntó:
    - ¿Qué te dijo la maestra?
    - Que muchas felicidades por el bebé.
    Por lo que el papá le dice muy enojado:
    - ¡No le dijiste que eran dos!
    - No, guardé el otro para la otra semana.

  • Comentario por promiscato 03.01.16 | 20:32

    Duda que sean fuego las estrellas, duda que el sol se mueva, duda que la verdad sea mentira, pero no dudes jamás de la Misericordia de Dios(adapt.de William Shakespeare)
    .............................
    antídotos...San Agustín:"si me dices: «Señálame a quién he de amar», (...) Ama al prójimo, y trata de averiguar dentro de ti el origen de ese amor; en él verás, tal y como ahora te es posible, al mismo Dios. Comienza, pues, por amar al prójimo. Parte tu pan con el hambriento, y hospeda a los pobres sin techo; viste al que ves desnudo, y no te cierres a tu propia carne.¿Qué será lo que consigas si haces esto? (...)Al amar a tu prójimo y cuidarte de él, vas haciendo tu camino. ¿Y hacia dónde caminas sino hacia el Señor Dios el mismo a quien tenemos que amar con todo el corazón con toda
    el alma, con todo el ser?"

  • Comentario por promiscato 03.01.16 | 20:18

    //w2.vatican.va/content/benedict-xvi/es/audiences/2007/documents/hf_ben-xvi_aud_20070502.html
    ............................
    pequeñas breverías para facilitarle la vuelta a la sensatez y de.sugestionarle:

    -Come tu comida como si fuera tu medicina, o tendrás que tomar tu medicina como si fuera comida.

    4 - Hay una gran diferencia entre un ser humano y ser un humano. Muy pocos la entienden.

    Los seis mejores doctores en el mundo:
    Luz solar, descanso, ejercicio, dieta, confianza en uno mismo y amigos.
    .......................
    Un envidioso(del bien de la Religión) es un ingrato que detesta la luz que le alumbra y le calienta (Victor Hugo)
    ¿Porque pondrá Dios al comienzo lo mejor de toda la vida? (Victor Hugo)

    Cuanto más pequeño es el corazón, más odio alberga (Victor Hugo)
    Fuertes razones, hacen fuertes acciones(las de la Religión) (William Shakespeare)

  • Comentario por promiscato 03.01.16 | 20:02

    blogger: es tan característico de Ud. envenenarse con todo cuanto lee,que ya no extraña verle afianzado en la necedad con pretexto de Orígenes, de San Jerónimo, de una asistencia a un bautizo, funeral...¡ viene y lo cuenta como un servicio a la ciencia! ¡Pobrecillo!
    -"Mi oficio bien merece un bernardo y su par. me doy por bien pagado"
    ..........................
    catequesis de Benedicto XVI sobre Orígenes:"Os invito —y así concluyo— a acoger en vuestro corazón la enseñanza de este gran maestro en la fe,(no a ser necios) el cual nos recuerda con entusiasmo que, en la lectura orante de la Escritura y en el compromiso coherente de la vida, la Iglesia siempre se renueva y rejuvenece. La palabra de Dios, que ni envejece ni se agota nunca, es medio privilegiado para ese fin. En efecto, la palabra de Dios, por obra del Espíritu Santo, nos guía continuamente a la verdad completa".
    w2.vatican.va/content/benedict-xvi/es/audiences/2007/documents/hf_ben-xvi_aud_20070425.htm...

  • Comentario por Moisés 03.01.16 | 19:19

    Espero que J.P. encuentre un tiempo, hoy o mañana, para ilustrarnos como suele.

    Entretanto el autor del post quizá pueda responder a la pregunta de J.P.

    Y para comparar copio lo que dice Benedicto XVI de San Jerónimo: tenía su "conocido carácter difícil y fogoso". Claro que Benedicto XVI quizá no sea muy de fiar. El dueño del blog es más "imparcial", supongo: "lengua viperina y genio endiablado".

    Buenas tardes.

  • Comentario por J.P. 03.01.16 | 13:31

    Ya comentaré alguna cosa, si saco un rato y me veo con ganas, pero antes una cosa:

    ¿Orígenes murió hereje?

Miércoles, 12 de diciembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Diciembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31