Humanismo sin credos

Los aullidos de la credulidad ante la crítica (2/2)

14.07.13 | 12:00. Archivado en Sectarismo y fanatismo, Cristianismo pervertido


Dejábamos ayer eso de la crítica a la historia de la religión cristiana con una cita de Agustín de Hipona, sacada del sermón 80, que hace referencia al “espíritu de los tiempos”. Creemos oportuno seguir insistiendo en el mismo asunto, dado que uno de los argumentos para defender la Iglesia de hoy es dar de lado a los hechos aberrantes de ayer.

Aunque centremos la atención y la crítica en la divergencia entre la actuación de la Iglesia cristiana y lo que ha predicado durante siglos, no hay que olvidar que hay motivos todavía más de fondo para dar de lado los credos religiosos.

Toda religión consta de fundamentos dogmáticos, requerimientos morales y conducta consecuente. Para la persona normal, la que piensa por su cuenta, tales fundamentos dogmáticos no tienen realidad alguna, no son sino fábulas y cuentos. El que piensa y los estudia, como tal los acepta, los trabaja y los incluye en su acervo cultural [como debiera ser la "educación religiosa"].

Sea o no cierto que León X, papa, lo dijera, a él se le atribuye esta “hermosa” sentencia: «Desde tiempos inmemoriales es sabido cuán provechosa nos ha resultado esta fábula de Jesucristo» (la cita latina que aparece en múltiples entradas de internet es claramente incorrecta).[A él se atribuye, también, este “aleluya”: Gocemos del papado puesto que Dios nos lo ha dado”. Otro papa más, y estamos en el siglo XVI, corrupto, vividor,"diletante, voluptuoso y hedonista", Papa que propició la escisión del Cristianismo de Occidente por construir una basílica... más, aunque mereció la pena].

La segunda consideración respecto a ese triplete secuencial es lógica: cuando la conducta observada no responde a los fundamentos dogmáticos, es lógico pensar que tal Iglesia no cree lo que predica, por falso.

De los fundamentos dogmáticos surge la predicación moral: la notoria y constatada contradicción existente entre ese mensaje moral –el mandamiento del amor al prójimo, amor al enemigo, mandamientos de prohibición como no robarás o no matarás— y la praxis, lleva a la reprobación de todo el tinglado crédulo. Tal conducta, no lo olvidemos, ha sido continuada, persistente y generalizada ¡durante siglos!

El argumento al que se agarran puede tener una triple entrada:

1. que la Iglesia de hoy se ha purificado, que ha aprendido mucho del pasado;
2. que no se pueden juzgar los hechos del pasado con criterios del presente;
3. que aquellos que tales hechos nefandos realizaban no eran “verdaderos cristianos”.

Podríamos añadir un cuarto, esa falacia de que la Iglesia ya ha pedido perdón por “determinados” hechos del pasado, pero se puede englobar en el punto 1º. Algo así como si el conserje de la Universidad de Extremadura se sintiera concernido por las barrabasadas de Hernán Cortés, Pizarro o Valdivia. ¿Cómo se vería que el rey de España acudiera suplicante demandando venia y perdón por la conquista de América? Aplíquese lo mismo a las tonterías que se le ocurrieron al santificable JP-2.

¿Podemos responder?

¿La Iglesia de hoy se ha purificado? En modo alguno. Sigue la tradición con otros métodos. Conservación, persecución y acopio de riqueza, como siempre y con técnicas financieras actuales. Alianza con el poder político, sigue la práctica secular: de manera sibilina en los países democráticos, aliándose con “los suyos” (¿qué otra cosa pretendían aquellas cenas en el Seminario de Madrid del Sr. Rouco con los dirigentes del PP, por ejemplo?; o ¿de qué modo saben hacer llegar lo que la Iglesia piensa a los políticos de su bando?); con los países dictatoriales “confesionales”, la relación sigue siendo la de hace veinte siglos, apoyo… y usufructo. ¡Qué más quieren los dictadores que tener a las masas sumisas y al mismo Dios como garantía!

Hablarán de esas masas creyentes, las buenas masas creyentes, las personas buenas dentro de la Iglesia… Veámoslo con el ejemplo paralelo del sistema democrático: millones de personas siguen determinadas ideas porque creen en ellas y piensan que la sociedad estaría mejor gobernada con los dirigentes que las predican. ¿Pero quiénes deciden tras depositar el voto? Unos pocos.

Al menos en democracia cada cierto tiempo pueden cambiar las tornas, pero ¿hay elecciones en la Iglesia? Más todavía: ¿hay coloquio o turno de preguntas después de los sermones? La masa entontencida por siglos de adoctrinamiento y por ignorancia bíblica y teológica ¿podría argüir algo respecto a lo que allí se dice? ¿Hay posibilidad real de que los “dislates” de los pastores salgan a la luz dentro del entramado burocrático de la Organización? No.

Juzgar el pasado sin caer en "anacronismos". En primer lugar, no somos nosotros los que juzgamos el pasado con criterios de hoy: son personajes contemporáneos los que los juzgan, sean pertenecientes al entramado clerical --v.g. los "fraticelli" condenados, por supuesto, como destructores de la Iglesia-- o personajes foráneos. Ya desde la primera expansión del cristianismo hubo escritores que denunciaron primero su deriva doctrinal, más tarde la sanguinaria. Y eso que infinidad de escritos, según testimonio propio, desaparecieron “misteriosamente”. Nos queda el discurso de Celso en el siglo II y de Porfirio en el III. Sus razones, globales y terminantes, hasta teólogos actuales hay que las consideran justificadas. Esgrimen los mismos argumentos que hoy.

Por otra parte, y en segundo lugar, hay hechos cuyo juicio es atemporal, porque es el sentido común el que los juzga. Nada ha cambiado en la apreciación moral de la humanidad respeto a las rapiñas, la destrucción de cosechas, los homicidios, la opresión de los débiles, las guerras… en los últimos ¡dos mil años! El juicio del pueblo es constante y concordante. No vale aquí argüir anacronismos cuando nada ha variado.

No eran verdaderos cristianos… Manera simple de que un simple soslaye el pasado. Algo que también se dice de quienes en un momento determinado se dieron cuenta del inmenso engaño que escondía la doctrina salvadora del cristianismo y decidieron por su cuenta, “se salvaron”.

Según eso, pocos cristianos ha debido haber a lo largo de dos mil años. Tornando los ojos a nuestros días, una manera fácil de que, hoy, sindicatos y partidos políticos sean todos entidades puras e inmaculadas: sus delincuentes no son “verdaderos” lo que sea.

¡Son las personas las que forman las sociedades y en mayor medida aquellos que las dirigen, aquellos que marcan la pauta, aquellos que inspiran conductas!

¿Podrían decirles, con honradez intelectual, a ellos mismos, a los mismísimos Papas que no eran cristianos? ¿Pueden afirmar que las masas convertidas de la época merovingia o los francos, entregados a las mayores atrocidades y genocidios, no eran cristianos? ¿Y no estaban imbuidos de “cristiandad” los cruzados que asolaban territorios, degollaban guerreros, mujeres y niños? ¿Y no eran verdaderos cristianos los frailes dominicos dedicados en cuerpo y alma a defender la pureza de la fe quemando brujas y herejes? ¿Y no eran verdaderos cristianos, evangélicos por más señas, los que terminaron con el pueblo indio de Norteamérica? Dígase lo mismo de la Guerra de los Treinta años, todos tan cristianos pero todos entregados a las más bárbaras atrocidades; de la I Guerra Mundial, donde Dios sufría esquizofrenia por tener que estar de parte de todos; de la II Guerra Mundial donde “Gott ist mit uns” y cuando los pastores, católicos y protestantes, rezaban y exhortaban a los fieles a derramar la sangre por la patria… Cristianos eran, incluso los dirigentes que llevaron a la Guerra de Vietnam, cristianos de cristianismo acendrado provocadores de una guerra destinada a masacrar al comunismo ateo.

Volvemos a insistir: ¿se puede creer en una Iglesia cuyos hechos han demostrado ser lo contrario de lo que predica? Y reiteramos: no nos referimos especialmente a la base creyente, ni siquiera a los pastores de almas más unidos a la plebe crédula, aunque en parte sí. Importa lo que dicen y no hacen los rectores de masas, los que marcan el rumbo, los que tienen poder de decisión: monseñores, obispos, arzobispos, cardenales y papa, con su inmensa recua de palmeros.

Y son esos mis los que saben separar con claridad, dicho en términos suaves, la “burocracia” del espíritu cristiano. Con la artimaña añadida de “eso del Cuerpo Místico”. ¡Vaya invento para eludir responsabilidades!


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por J.P. 14.07.13 | 21:10

    Estoy de acuerdo con los comentarios de ACS a las 14:14 y 14:28, y en concreto en quién cree el cristiano.

    Se puede concluir muchas cosas, pero habida cuenta de que no conocemos a todos los critianos que han existido en este mundo, que el concepto de guerra justa no es ajeno al cristianismo (y no se trata de cristianos capitalistas contra ateos comunistas, por favor, que ya rizamos el rizo), etc., la generalización es evidente.

    Que la grey cristiana no se comportó como debería... Hombre, si no existiese un poder coercitivo, estaría por ver si todos respetaríamos las leyes civiles. Yo, la primera que me saltaría, es la fiscal. Miremos a quienes piensan que están por encima de la ley y las cosas que estamos sabiendo: ¿debemos concluir entonces que la democracia es mala?

    Hacer lo que a uno le venga en gana es humano, muy humano.

  • Comentario por acs 14.07.13 | 20:16

    No se inquiete, Inquieto, que ya aulla la hiena Margarita por todos. Y el Hypócrita repartidor de basura le da carné de espiritualidá haciendo pagar los platos rotos al pobre Spinoza con la santa desvergüenza viscosa que caracteriza a la masonería blanca y a la arcoiris.

  • Comentario por Hypatia 14.07.13 | 19:17

    Creo Margarita que lo que dices puede coincidir con el pensamiento de Benito Spinoza. Se conviene en que por ser causa de sí mismo hay que llamarlo, como hace él, Dios.

  • Comentario por inquieto 14.07.13 | 18:49

    Sr. Humanista:

    Escribe Ud.: "Sea o no cierto que León X, papa, lo dijera,.......".
    Pues, a mi torpe entender, no parece que dé igual que lo dijera o no.

    Sr. Humanista: Abróchese el cinturón que vamos a ..........teologizar con chanclas y bermudas. Nada serio viniendo de Repugnancio, que conste.

    Entiendo que el creyente tiene fé. Fé en Dios y a Dios.Fé en unos enunciados, etc. etc. Corto el rollo para abreviar el sermón. Ojo que ahora llega cuando la matan. Si Repugnancio actúa de manera contraria a lo que cree, lo realiza por una pérdida de fé. En ese lapsus temporal, Repugnancio ha padecido un quebranto de su fé, con todas las consecuencias que de ello puedan derivarse. Palabra de Repugnancio. No es obligatorio responder amén.

    Sr. Humanista: Saludo dominguero sin ulular. Si a Ud. llega un leve maullido no es de Repugnancio, sino de Bribón, mi gato azul ruso. ¡Y eso que le advertí de que durante la homilía ni mú!.

  • Comentario por acs 14.07.13 | 17:45

    Volvio la hiena con sus aullidos de siempre "por lo canto", dice Margarita, "no hay causa..." y no la hay para sus aullidos crédulos ante la crítica, pero no la toques ya más que así es la margarita, siempre dando el cante.

  • Comentario por MARGARITA 14.07.13 | 17:09

    ◦Comentario por promiscato 14.07.13 | 15:43

    ..... jajjajjajaja Promiscato sigue usted con el tema del necio y de la necedad. Ya le dije que la causa primera que usted menciona no tiene porque ser ningun dios o dioses o diosas. puede incluso que no hay causa primera porque la energia ha existido desde toda la eternidad, es eterna, increada, por lo canto no hay causa que cause la energia. y no hable de santo tomas de aquino que la cosa da risa, vamos que si usted ha leido completa los varios tomos de su "suma teologica" con razon tiene el cerebro/conciencia/mente que tiene jajjajajjajaj

  • Comentario por Moisés 14.07.13 | 15:50

    Como lo dice muy bien acs a las 14:14 y 14:28, especialmente en cuanto a razonamiento y a las 14:46 y 14:57 por una vía más próxima a los sentimientos... del BLOGGER y discípulos, no hago más comentarios al respecto.

    No obstante hay un punto sobre el que quisiera insistir dado que es reiterativo en la distribución por grupos de los humanos, según la lista que no se puede discutir (menos disentir) ya que es dogma definido definitivamente por el BLOGGER (loado sea):

    "Para la persona normal, la que piensa por su cuenta". Resumiendo: el BLOGGER y los que DICEN lo que él, es decir, los no creyentes. Reitero mi vivencia personal: los zotes ateos entre los que me crié no pensaban (ni por su cuenta ni por la ajena) en estas cosas: sólo en la sembradura, la siega, la recolección, las vacas, los bueyes, las cabras... Y, claro, yo no sé ya si eran normales o crédulos: empezaron donde acabó el BLOGGER... y sin estudiar.

    Un lío, vaya.

  • Comentario por promiscato 14.07.13 | 15:43

    "El necio carece de autoestima y lo compensa camuflándose de científico"
    “más les hubiera valido no haber conocido el camino de la justicia que, una vez conocido, volverse atrás del santo precepto que les fue transmitido. Les ha sucedido lo de aquel proverbio tan cierto: “el perro vuelve a su vómito” y “la puerca lavada, a revolcarse en el cieno” (2ª Pedro 2,20-22) .
    "sólo el neciio necesita pruebas de la existencia de Dios".
    "El blogger abomina de la Edad Media porque Santo Tomás le deja convicto:inequívocamente se define como necio quien carece de juicio sobre la Causa Primera".
    El blogger,en edad terminal,se propone perpetrar necedades hasta llenar una biblioteca de la necedad,vengándose de la enseñanzas de padres y educadores,camuflado de científico

  • Comentario por promiscato 14.07.13 | 15:24

    "LOS HOMBRES SIN REMEDIO(los necios) SON AQUELLOS QUE DEJAN DE ATENDER A SUS PROPIOS PECADOS PARA FIJARSE EN LOS DE LOS DEMÁS. NO BUSCAN LO QUE HAY QUE CORREGIR, SINO EN QUÉ PUEDEN MORDER. Y, AL NO PODERSE EXCUSAR A SÍ MISMOS, ESTÁN SIEMPRE DISPUESTOS A ACUSAR A LOS DEMÁS".
    Pablo:”Cristo nos liberó para ser libres. Manténganse, pues, firmes y no se sometan de nuevo al yugo de la esclavitud.Nuestra vocación, hermanos, es la libertad. No hablo de esa libertad que encubre los deseos de la carne, sino del amor por el que nos hacemos esclavos unos de otros”(Gal.5)
    “El rostro de Dios está impreso en nuestra razón.” (San Antonio de Padua)
    “Haze el pecado mortal tan FEA. TAN ABOMINABLE, Y DE TAN MAL OLOR al Alma en los ojos de Dios, que no hay en esta vida fealdad, abominacion, ni hediondez , á que se pueda comparar. Santa Francisca Romana, en teniendo presente á alguna persona inficionada con pecado mortal «percibía tan vehemente hedor, que no lo podía tolerar; También, San ...

  • Comentario por promiscato 14.07.13 | 15:18

    blogger:en edad terminal,y alimentando corriente albañal,ajeno a lo grotesco,la rechifla,el envilecimiento. Jactándose(en España) de ser necio autodidacta,hecho a sí mismo.De haber nacido en la Camboya polpotiana sería necio de nacimiento,malformado mental,moral y ética;aquí,en España, es malformado voluntario.Se vacía las cuencas de los ojos,y se presenta como experto en diferenciar colores.Se venga del don de la inteligencia,y se camufla de científico;se venga de su dignidad humana,y se pone el disfraz de humanista;parasita el espacio-tiempo vertebrado por la Religión,y cocea como jumento sin domesticar,camuflado de científico.Oficia de necio ostentosamente,con balcones a la calle.
    "los animales se domestican con los beneficios;los necios se vengan"
    "llegó un taxi vacío,y salió un necio,camuflado de científico"
    "es más fácil desintegrar un átomo que separar al blogger de la necedad"
    "aunque majes al blogger entre granos de trigo,no se apartará de él la necedad...

  • Comentario por acs 14.07.13 | 15:00

    Será que juzga a los demás desde su corrompido interior hypócrita -además de llamar historiadores a los que no son más que distribuidores de calumnias como él mismo.

  • Comentario por acs 14.07.13 | 14:57

    Piensa el ladrón que todos son de su condición y el insondable prejuicioso que adivina los interiores ajenos llegó repartiendo basura viscosa e intentando venderla como carnés de espiritualidá -la hypocresía en estado puro ad nauseam

  • Comentario por acs 14.07.13 | 14:46

    NB
    Resulta enternecedora su preocupación por la forma en la que funciona internamente la Iglesia Católica -y a vd qué más le da, eso le importará a quien pertenezca si es que le importa- pero en cambio resultaría insultante si no fuera su autorretrato de creyente esa descripción de "La masa entontencida por siglos de adoctrinamiento y por ignorancia bíblica y teológica" aunque yo no dudo de que vd estuviera entontecido y adoctrinado y fuera ignorante bíblica y teológicamente, pues aún se le nota, lo que me parece un poquitín exagerado es lo de los siglos, pues no creo que ninguno de los presentes haya aguantado tanto.

  • Comentario por Hypatia 14.07.13 | 14:35

    Hay una célebre pregunta que es muy expresiva ¿Tu crees que tal o cual autoridad eclesiástica "está en el secreto". Viene a colación de la célebre afirmación atribuida a Leon X. Los historiadores no "ortodoxos" siguen añadiendo tomos a su historia no oficial de la Iglesia. Los últimos papas puede que dejen pequeñito a nuestro Alejandro VI.

  • Comentario por acs 14.07.13 | 14:28

    pedir perdón.
    6- Reconoce el blogger que el fallo está en no haber sido consecuentes con la doctrina cristiana, por tanto, dejando de lado el hecho de que el mismo blogger afirma que ni siquiera creían en la doctrina cristiana aunque al mismo tiempo y contradictoriamente insiste en afirmar que eran cristianos, la consecuencia es clara: habrá que ser consecuentes con la doctrina cristiana para no actuar tan inmoralmente como la mayor parte de los mortales.
    7- Y desde luego se puede decir con toda honestidad intelectual que por mucho que esté bautizado quien no practica el cristianismo -ni siquiera cree en el cristianismo, según el blogger- difícilmente puede ser cristiano.
    (continuaremos cuando se pueda)

  • Comentario por acs 14.07.13 | 14:14

    Se podría resumir en que es más de lo mismo, pero concretaré un poco más a vuelapluma porque tengo otros deberes que cumplir.
    El post es pura contradicción.
    1- Habla de la crítica a los credos en general, cuando en realidad se centra en el anticristianismo que caracteriza el credo sincredista
    2- Generaliza indebidamente al insinuar que los creyentes "no piensan por su cuenta", proyectando sobre ellos su propia credulidad.
    3- Interpreta equivocadamente el supuesto de que los cristianos creen en la Iglesia, suponiendo que la Iglesia es el objeto de la creencia. Los cristianos creen en Jesucristo, en la Iglesia en sentido amplio, como comunidad de los que creen en Jesucristo.
    4- Cuando habla de la Iglesia Católica también generaliza indebidamente a partir de unas supuestas declaraciones de un papa concreto que le afectarán a él suponiendo que las hiciera.
    5- Se contradice al acusar de eludir responsabilidades al mismo tiempo que considera estúpido pedir...

Lunes, 19 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930