Humanismo sin credos

Hace 800 años que... (1/2) Merecido recuerdo de "Las Navas" 1212

14.07.12 | 12:00. Archivado en Historia


...
miles y miles de personas, con los mismos deseos, aspiraciones y miedos que tú y yo, aunque quizá algo más fornidas y por supuesto con infinito mejor manejo de la espada, la lanza, la ballesta o la honda, dejaron su vida en las colinas lejanas de Sierra Morena y Santa Elena, a cientos de kilómetros de su hogar y su familia, después de casi un mes recorriendo el desierto de La Mancha. El próximo lunes se cumple el octavo centenario de la Batalla de las Navas de Tolosa.

De mi interés por "la batalla", como la denominaron en su tiempo, se cumplen exactamente 27 años. Fue un deseo insatisfecho, el de recrear las rutas de aproximación, visitando especialmente los castillos, y el de pasear por el escenario de la Batalla de las Navas de Tolosa. Ahí, en mapas de 1/50.000 tengo anotados los vericuetos, sendas, trochas, arroyos y arroyuelos, cañadas, castillos, días de marcha y de descanso... relacionados con tal batalla.

El interés me lo despertó un artículo de D. José María de Areilza publicado en El País el 17 de julio de 1985, "Bajo el sol de las Navas", del que guardo el recorte, dando cuenta de sus andanzas en días anteriores en un todoterreno.

En marzo de 2004 el profesor cirujano e historiador Carlos Vara Thorbek publicó en "La Aventura de la Historia Nº 65" un resumen de su tesis doctoral "El lunes de las Navas", tesis que se hizo libro --actualmente agotado-- pero reeditado y ampliado con el título "Las Navas de Tolosa". El deseo se acrecentó.

Cuando hace meses caí en la cuenta de que el próximo 16 de julio, lunes, se cumplen 800 años de aquella histórica y transcendental batalla, animé a mis congéneres familiares para que reservaran hotel en La Carolina (la casa rural en la Mesa del Rey ya hacía tiempo que estaba completa). Tres días para recorrer escenarios participando asimismo en los actos programados, que son muchos. Hace unas semanas, todos los hoteles y casas rurales de la zona estaban casi al completo. El evento lo merece.

Algo que no comprendo es que las máximas autoridades del Estado --el rey ha declinado su presencia--, no caigan en la cuenta de que hay hechos de la historia que merecen recordarse siempre. No es que su presencia honre la efemerídes; es el "fecho histórico" el que les honra a ellos... si acuden.

Pues no. No acude nadie. Quizá una escapada en moto sea más importante que "perder" unas horas por Sierra Morena. O quizá no tengan ni la más pajuelera idea de lo que allí sucedió y de las consecuencias de tal batalla.

No acudir a tal evento como representantes de un Estado que mucho debe a tal hazaña es no caer en la cuenta de que hubo un periodo en la historia de España de 781 años llamado Reconquista y que gracias a ella hoy somos lo que somos. Casi los años que van de las Navas de Tolosa al veraneo en crisis del 2012. En tan largo periodo --es mi opinión-- hay tres momentos señeros: año 711, batalla de Guadalete, donde sucumbe el reino visigodo; año 1212 --bien fácil de recordar--, Batalla de las Navas, quicio histórico donde da un vuelco la reconquista; año 1492, conquista de Granada y fin de la presencia islámica.

Prescindo de consideraciones pías, porque la religión siempre ha secuestrado la historia. La Reconquista ha sido algo asimilado y engullido secularmente por el credo católico, que, según su opiníón, insufló el ánimo suficiente para llevar a cabo tal empresa. Burda mentira o sesgada interpretación. O quizá puntos de vista. A la hora de la verdad y de hendir la espada en el costado del soldado que ataca, la fe quedaba a un lado. Y el mismo rey de Aragón que acudió en "defensa" de la cristiandad, pocos años después murió en Muret "defendiendo" a los heréticos albigenses. ¿Alguien lo entiende? Es después cuando surge la interpretación y con ella la apropiación, el secuestro y el "así se escribe la historia".

Porque si de interpretar o de echar algo en cara se trata, habría que recordar a tales secuestradores de sentimientos y voluntades que el mensaje de su Maestro es claro: "el que usa la espada..."; "amaos los unos a los otros..."; "ofreced la otra mejilla..."; "no devolváis mal por bien...", etc. etc. etc. ¿En algún momento predicó su tierno y amado Jesús la "guerra santa" o la "cruzada"?

Dejemos por una vez la religión a un lado, que harto de lado quedará en tales celebraciones. Tal día como hoy, 14 de julio, las huestes de los reinos del norte descansaban de la penosa caminata y del rodeo que tuvieron que dar bajando desde el Puerto del Rey o el Muradal a la Mesa del Rey. Mañana, domingo, mientras los jefes organizaban las "batallas" (tácticas, orden y posición de las tropas) caballeros y peones también descansaban, ponían a punto sus armas, confesaban, recibían la sagrada comunión y soportaban la larga parafernalia sacra, mientras en su interior vivían el "come-come" de lo que sucedería al día siguiente.

En este 2012, los días 14, 15 y 16 --lunes "en" las Navas--, la Mesa del Rey será una fiesta; el arroyo Magaña se hará más cantarino; el Paso de la Losa, antigua vía romana encajonada entre los dos ramales de la carretera de Andalucía a la salida de Santa Elena, recordará cómo le dieron de lado las huestes cristianas; el "Empedraíllo", restos de otra calzada romana, volverá a ser hollado por otros pies bien distintos; el mirador del Muradal no sólo contemplará el espacio que va hasta Santa Elena: rememorará el tiempo pasado, ochocientos años atrás; el castillo del Ferral, con muros a punto de desmoronarse definitivamente, recordará cómo fue abandonado y conquistado aquél 13 de julio por las vanguardias de López de Haro...

Quizá San Isidro se aparezca de nuevo a algún crédulo, como dicen que dijeron tres siglos más tarde para afirmar que Dios vino en su ayuda. Los demás recordarán a aquel pastor o almogávar que, haciendo de guía para la vanguardia de don Diego Lopez de Haro, fue elemento decisivo en la victoria. Su nombre ninguno de los tres cronistas --Alfonso VIII, Jiménez de Rada y el obispo de Narbona-- consignó, pero al que siglos más tarde dieron en llamar Martín Alhaja.

Algunas precisiones toponímicas:

1ª) el verdadero campo de batalla no está en el pueblo vecino de La Carolina, Las Navas de Tolosa, sino un tanto al Oeste de Santa Elena, en dirección a Miranda del Rey. En Santa Elena, en el denominado Cerro de las Viñas, donde actualmente está el Museo de la Batalla, es donde Al-Nasir --el miramamolín cristianizado-- ubicó y fotificó su famoso "palenque";

2ª) el paso de la Meseta por Sierra Morena no es el actual Despeñaperros, ruta proyectada a finales del XVIII y construida en el XIX, sino más al Oeste, por el puerto del Muradal, ruta secular que Cervantes cruzó varias veces --y que quiso hacer cruzar a su Quijote-- y por donde subían las carretas transportando el oro y la plata traídos de América para rescatar de la quiebra a Felipe II;

3ª) como todos saben, "nava" es un topónimo que indica "parte baja de un monte". De ahí tantísimos pueblos llamados "Navas". El nombre de Tolosa proviene precisamente de "el paso de la Losa", el camino más cómodo para subir al Muradal dirección Sur-Norte, cuya entrada parece que los estudiosos han convenido en situar entre los dos ramales en que se divide la autopista actual nada más dejar Santa Elena. Allí todavía se aprecia una especie de cantera de "losas" de donde durante siglos se extrajeron lascas para múltiples construcciones.

Nos vemos en Santa Elena o en La Carolina. Quizá rebuscando entre los repoblados pinares --en el siglo XIII dicen que todo estaba yermo-- encontremos alguna punta de flecha del ingente material bélico que quedó esparcido por el campo donde tantos dejaron, con las armas, su vida.


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios
  • Comentario por J.P. 15.07.12 | 09:53

    Duro, no. Dueño. Cosas de los correctores.

  • Comentario por J.P. 15.07.12 | 09:52

    Primero: ¿quién se rasga las vestiduras?

    Segundo: sin ser la batalla que cierra la Reconquista, tampoco fue una escaramuza de andar por casa. ¿Qué hubiese ocurrido de perder el bando cristiano? Nunca lo sabremos, pero algo se debió temer el Papa cuando proclamó la cruzada así como el "prudente" Alfonso IX.

    Tercero: después de la Reconquista y salvando el caso navarro por especial, ningún reino continuó la guerra hasta quedar como único duro absoluto de la península. La componente religiosa _también_ estaba presente.

  • Comentario por Marga Reig 15.07.12 | 09:45

    Me gusta que el autor recuerde, no de forma tan rotunda, aunque sí tangencialmente, que aquello que se llamó Reconquista, no eran sino guerras de territorio. Hoy el rey de Castilla luchaba contra el moro tal y mañana se aliaba con el Almanzor de turno por ganar a otro rey cristiano unas tierras que le interesaban. Lo mismito que hacía el mercenario de El Cid. Vamos a quitarnos las vendas ya. Otra cosa es que a los Reyes Católicos les pudiera la ambición y lo quisieran todo. Recuerden que, precisamente, se saltaron a la torera al Papa de turno y se casaron sin su plácet y sin la Iglesia. Ah, y un tirón de orejas ortográfico para el autor, el golfín que guió a las tropas cristianas era, a buen seguro, de ascendencia musulmana, ya que su apellido, mal transcrito o escrito, por su parte, así lo delata. Martín Halaja, que no Alhaja, que otra cosa es, ¿no le parece?
    Y, a los todos, menos rasgarse las vestiduras. Que esta batalla no fue tan trascendental. Escrito desde La Carolina.

  • Comentario por jegranpo 14.07.12 | 21:54

    LAS TEOLOGÍAS DEICIDAS DE GERHARD LUDWIG MÜLLER? wwwapostoladoeucaristico.blogspot.com/...6 Jul 2012 Discípulo del creador de la Teología de la Liberación, el peruano ... Müller (¿impuesto al Papa o impuesto por el Papa?), quién es denunciado por su teología heterodoxa.
    1. Ninguna virginidad de María.
    En su libro “Dogmática católica: estudio y práctica de la teología” (Friburgo, 2003, quinta edición), Müller niega el dogma de la virginidad de María. Para él la virginidad no tiene que ver con las “características fisiológicas en el proceso natural del nacimiento de Jesús (como la no-apertura del útero, la incolumidad del himen o la ausencia de las contracciones)
    2. Ninguna transustanciación. Consiste en el signo de una comida común
    3. Los protestantes ya son parte de la Iglesia. Discurso en honor del obispo luterano Friedrich, 11/10/2011
    Rumores de Angeles, 04.07.12. Y humor con Juan 23. Humor

  • Comentario por inquieto 14.07.12 | 18:00

    Sr. Humanista:

    "Prescindo de consideraciones pías, porque la religión SIEMPRE ha secuestrado la historia", escribe Ud.

    Probablemente, recordó Ud. que el SIEMPRE del párrafo anterior resultaba ser una ponderación asaz maximalista e inexacta, inclusive para Ud., e intentó compensar tal desmadre con medias tintas, añadiendo a renglón seguido: "........Burda mentira o sesgada interpretación. O quizás puntos de vista".

    Sr. Humanista: Tal vez, rememorando Ud. fechas y hechos de antaño, recordóse Ud. de Fray Antonio de Montesinos, Fray Bartolomé de las Casas, Fray Pedro de Córdoba, Fray Bernardo de Samaniego, Fray Domingo de Villamayor........, y no puedo por menos que felicitar a Ud. por su magnífica memoria, si así fuere. Y si no, que la Historia se lo demande.

    Sr. Humanista: Espero su regreso con los brazos abiertos (por si me trae algún obsequio de comer).

  • Comentario por J.P. 14.07.12 | 16:53

    Para los miembros de las órdenes militares, mejor frEiles.

    P

  • Comentario por promiscato 14.07.12 | 16:39

    ¿Se da cuenta de que ocultar la dimensión religiosa de esta batalla es como sacarle a la atmósfera el aire;al mar,el agua;al fuego,la luz;a la flor,la belleza...? ¿Se da cuenta del altísimo precio que paga por oficiar de necio?

  • Comentario por promiscato 14.07.12 | 16:33

    "Diego López con los suyos mandó la vanguardia; el conde Gonzalo Nuñez de Lara con los FRAILES(¡) del Temple, del Hospital, de Uclés y de Calatrava, el núcleo central; su flanco, lo mandó Rodrigo Díaz de los Cameros y su hermano Álvaro Díaz y Juan González y otros nobles con ellos; en la retaguardia, el noble rey Alfonso y junto a él, el ARZOBISPO (¡) Rodrigo de Toledo y los otros obispos mencionados".

  • Comentario por promiscato 14.07.12 | 16:24

    ¿no se hartará Ud. de proyectar su necedad sobre cuanto trata? ¿no se hartará de esa pulsiój masoquista de ser visto como necio?
    http://personal.telefonica.terra.es/web/acv49/jaen/batalla_la_losa.htm
    http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/546/la-carga-de-los-tres-reyes/

  • Comentario por promiscato 14.07.12 | 16:19

    ¿se imagina cómo hubiera sentado a aquellos aguerridos enterarse de que siglos más tarde las bocas necias estarían sin sello e infamarían la épica batalla? Hace igual felonía con los caídos en "la más alta ocasión que vieron los siglos":"Poco antes de la batalla, se puso Don Juan de rodillas y oró a Dios pidiéndole la victoria para los suyos. Lo mismo hicieron todos los de la galera Real y del resto de la Armada. Tras esto les fue dada la absolución por los padres jesuitas y capuchinos enviados por su Santidad con el jubileo".¿Pero de qué extrañarse si Ud afrenta a sus padres porque no le iniciaron en la necedad ya en la tierna infancia?
    ¡Cuánto hay que degradarse y envilecerse para afrentar sin que le calcine la vergüenza a quienes intervinieron en los hechos fundacionales de España;para presentarse como albañal en calle real,muladar en plaza mayor,lamparón en traje de novia,mosca en la leche!

  • Comentario por promiscato 14.07.12 | 16:08

    blogger:una vez más exhibe Ud.su condición de mal nacido y vil infamando a quienes ofrendaron sus vidas en defensa de una España vertebrada por la fe.Mire a la diferencia entre una mirada de testigos presenciales y otra de necio:"En la infraoctava de Pentecostés, el Papa Inocencio III dispuso en Roma un ayuno de tres días y organizo una procesión de hombres y mujeres que recorrió la ciudad rezando por la victoria en España de las armas cristianas"(...)
    "celebrados los misterios de la Pasión del Señor, hecha confesión, recibidos los sacramentos, y tomadas las armas, salieron a la batalla campal"(...)
    "alzadas las manos al cielo, puesta la mirada en Dios, dispuestos los corazones al martirio, desplegados los estandartes de la fe e invocando el nombre del Señor, llegaron todos como un solo hombre al punto decisivo del combate"(...)
    "Terminada la lucha, el Arzobispo de Toledo entono un "Te Deum" sobre el mismo campo de batalla, en presencia del ejercito castellano, mientr...

  • Comentario por Moisés 14.07.12 | 15:30

    Aclaración oportuna de J.P., además de la opinión que expresa en su último párrafo. Efectivamente: sería de ver las reacciones....


    .....

    "Prescindo de consideraciones pías...." Este párrafo debe "haberse metido" sin advertirlo el escritor: no viene al caso y desmerece del resto del artículo (lo creo así, modestamente).

  • Comentario por J.P. 14.07.12 | 12:49

    Bueno, Pedro el Católico fue en 1213 a defender al conde de Toulouse, católico, que era su vasallo. Pero no lo hizo en 1209 cuando solo intentó mediar entre el vizconde de Carcasona (también vasallo suyo) y el ejército cruzado encabezado por el legado papal, sin éxito. El mismo legado que estaba al frente de los cruzados ultramontanos que acudieron a la expedición de las Navas y que tantos quebraderos de cabeza dieron a Alfonso VIII en Toledo y en Malagón (y el mismo legado que, según Cesáreo de Heisterbach dio aquella salvajada de orden en Béziers. Aunque parece ser que todo es un bulo del monje). 

    Quizás ahí la diferencia: un ejército cruzado (1209) frente a uno de conquista (1213).

    Por lo demás, si en España nos escandalizamos por una talla de Santiago Matamoros, olvidando la historia, sería de ver las reacciones de algunos si el Rey acudiese a la conmemoración de una batalla que fue proclamada cruzada y con escabechina de infieles incluida.

Jueves, 22 de noviembre

BUSCAR

Editado por

Síguenos

Hemeroteca

Noviembre 2018
LMXJVSD
<<  <   >  >>
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930