Humanismo sin credos

Mecanismos de defensa (Psicología - Psiquiatría) (2/2)

04.05.08 | 11:00. Archivado en 1. Sobre este blog, Psicología
  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido

4. Aislamiento.

Una imagen, una idea, un hecho se separa de su contexto temporal, espacial o emocional. El aislamiento en determinadas situaciones es “vital” para entender la vida y de esto deben hacer “profesión” jueces o médicos, pero puede tornarse “obsesión” cuando se introducen separaciones mágicas o sagradas entre objetos, situaciones y personas para hacer soportables las emociones.

Es la perversión del obispo auxiliar encargado de los asuntos económicos de la diócesis: pastor de almas a ratos, lobo para los negocios durante la semana. Eso sí, sin mezclar una cosa con otra. Es, asimismo, la “frialdad” del funcionario que no atiende a razones sino a leyes que están por encima de las personas...

5. Introyección

El sujeto hace “suyo” el objeto o la persona amada u odiada. El objeto deseado o temido se hace imaginariamente propio. De esta forma se “destruye” el poder maléfico o se hace propia su fuerza benéfica. Es una defensa por destrucción. La etapa oral del lactante, el canibalismo totémico, el budú... son formas groseras de este mecanismo.

6. Anulación.

Es una conducta conjurativa que consiste en hacer lo contrario, aún en la imaginación, del acto realizado o del pensamiento concebido. La expiación piadosa, la compulsión repetitiva, las conductas simétricas son conductas de anulación. La aversión se hace deseo; el interés, el amor o la piedad remplazan al rechazo, al odio o la crueldad. Toda conducta moral religiosa es un mecanismo de anulación.

7. Formaciones reactivas

Conductas manifiestamente inversas a los efectos ocultos o potenciales. Es similar al mecanismo anterior, pero transformado en hábito mental: la tendencia o vivencia infantil de la suciedad se transforma en obsesión por la limpieza; la desatención recibida en la infancia se torna amor tiránico y opresivo; el control desmedido de los hijos con llamadas a todas horas...

8. Identificación

Apropiación del papel que “el otro” representa. Este mecanismo es fundamental en la educación. También en la religión, que propone modelos –santos— a imitar. La persona revive conductas paternas; hace propias “formas” de sus ídolos, se viste como ellos, construye su personalidad para llegar a ser como ellos; el reo se identifica con el agresor o con el adversario (sadomasoquismo).

9. Sublimación

No se considera propiamente mecanismo de defensa, porque más bien es un “desvío” de tendencias. Es una defensa que tiene “éxito”, que produce efectos benéficos sobre la pesona. La vida de la mayor parte de los “consagrados” a Dios es un permanente ejercicio de sublimación, bien autoengañado (refinamiento en la oración, vivencia acendrada del silencio, penitencias perpetuas...) bien desviado (cultivo de flores, cuidado de animales, escribir libros, dedicarse al arte, tocar el órgano, ser una autoridad en Renacimiento...)


Los comentarios para este post están cerrados.

Comentarios

Aún no hay Comentarios para este post...

    Jueves, 31 de julio

    BUSCAR

    Editado por

    Síguenos

    Hemeroteca

    Sindicación